Mamma Mía

30 junio 2020

Carpe Diem

La gente olvida. O mejor se adapta a cualquier condición, áspera, inesperada, dura, extremamente difícil… Somos gente capaz de almacenar las vicisitudes en un rincón y seguir adelante, de otro modo no podríamos hacerlo, viviríamos atrapados en los hechos del presente que se convierten en pasado, sin superarlos.

Lo sé porque es lo que siempre ha sucedido, cada vez que se me ha roto el corazón por una relación acabada, ha llegado el momento en el que me he enamorado de otra persona, cuando he perdido a personas que amaba, con el paso del tiempo el dolor se ha convertido en nostalgia, cuando mi mamá se ha enfermado gravemente y durante meses he vivido una pesadilla creyendo de no poder despertar.

Sin embargo un día me he despertado, mi hermano se ha cortado pelo y la barba que había dejado crecer como símbolo de protesta, mi padre ha vuelto al trabajo, mis hermanas a sus vida… Todos nos hemos adaptado al cambio y hemos seguido adelante.

Durante los meses pasados la angustia me ha llevado a un insomnio acompañado de pesadillas, he probado un miedo nuevo, colectivo y la sensación de estar perdida en la incertidumbre. Pero han llegado tiempos mejores, junto al verano, que con su cielos azules y olor de mar, se ha llevado consigo sus tormentos, dejando el horizonte un poco más despegado y llenándome de ganas de sentirlo sobre la piel.
Después de algunas dudas, he decidido aprovechar este instante intermedio, la oportunidad de una tregua entre la guerra pasada y la que podría venir. Será un verano diferente, cierto, pero aun así será verano, el mar nos esperará cristalino y frio como siempre.
Y el sonido de las grillos.
Y la fruta fresca debajo de la sombrilla
Y las cartas al atardecer
Y las duchas al aire libre
Y el olor de cremas aftersun
Y los atardeceres espectaculares
Y las canciones que se convertirán en un hit
Y las cenas improvisadas
Y los cafés con hielo
Y el sal en el pelo hasta la noche
Y las raquetas en la playa
Los juegos, los besos, el vino blanco, la comida que sabe diferente, las estrellas que brillan más, los castillos de arena, la despreocupación del día siguiente….

Aprovechad el momento. (Responsablemente).

Nos vamos unos días a Ibiza, a la vuelta os contaré como ha ido.


Deja tu comentarioEnviado por: lcaldarola

26 junio 2020

Home sweet home

Siempre me ha intrigado ver las casas por dentro, elegir corriendo mi habitación en la vivienda veraniega, buscar puertas secretas o imaginar su historia, encontrar rincones inesperados, enamorarme de algunos detalles o estar en desacorde con la decoración. Conozco a personas que miran paginas webs de apartamentos, sin estar en búsqueda de un hogar, solo por el gusto de verlas.
Las casas son teatros de comedias familiares, únicos testigos de pasiones clandestinas, lugares que proporcionan seguridad y acogida, sitios que sentimos nuestros y donde se consuman las vicisitudes de las personas.
Son silenciosas cuando nadie las habitas, quietas en la inmovilidad de quien está a la espera, pacientes y con un aire nostálgico, a veces un poco triste. Cuando se habitan se llenan de ruidos y de vida que las dejará marcas temporalmente. Guardan silenciosamente secretos del pasado, durante tiempos infinitos.
El primer año en Madrid, vivimos en un apartamento suficiente para una pareja y pequeño para una familia. Cuando Leonardo cumplió un año, justo nos coincidió una oportunidad que aprovechamos y desde entonces vivimos en el mismo piso, que nos gusta mucho.
He recibido varias veces mensajes pidiéndome enseñar la casa, así que he decidido enseñar algunos rincones.


El sofá es de Ikea y los cojines con flores de Zara Home.


Esta libreria es de un diseñador alemán del que no recuerdo el nombre (Alex Walder, creo), la compramos en Berlin. La lampara la compramos en el rastro y luego la pintamos.


La mesita es de Made.com


Nuestra mesa y las sillas son de Vitra. La escultura es original de Sud Africa.


La lampara roja de diseño es de Artemide.


Este cuadro lo pintó Leonardo con solo 4 años y durante mucho tiempo. El mueble negro es de Habitat.


La estanteria es de Vitra, con sus creaciones preferidas de Lego.  El cuadro es de Leonardo.


El mueble y los jarrones son del Rastro, la escultura nos la regalaron y no recuerdo el nombre del artista. El cuadro se llama Il mangiatore di pasta.


Hace poco pintamos el techo de amarillo y pusimos azulejos en el rodapié.


Leonardo y sus cuadros, en su habitación.


Los niños duermen en una cama matrimonial que está en el suelo, a ras del grande ventanal.


Esta escultura es de Habitat

Nuestra Terraza. La magia de la casa.


1 comentarioEnviado por: lcaldarola

22 junio 2020

Tres años de Orlando

Cuando esperas un hij@ sueñas sobre como será. Su aspecto y a quien se parecerá más, sus características, si será inteligente, simpático, alegre…. y aunque lo que todas rezamos con el corazón es que esté sano, imaginarle es un juego inevitable.

El embarazo de Orlando fue completamente diferente del de Leonardo, el parto (desafortunadamente) también.
Recuerdo que por la noche le decía a José “este niño va a salir guerrero, preparémonos”. Se movía sin parar, me llegaban patadas por todos lados y me parecía que mis vísceras se mezclasen e intercambiasen de sitio.

Efectivamente Orlando es un concentrado de energía, incansable y agotador.
Hoy cumple tres años y quiero agradecer a la vida por traérmelo, porque es la felicidad encarnada en persona y me hacía falta alguien como él.
Es para mi un chapuzón en el agua del mar en pleno verano, un cono helado mientras camino por las calles típicas de los pueblos italianos, una risa con los amigos, es una canción que me hace bailar. Orlando es el sol que ilumina mi casa cada día.
De vez en cuando Leonardo y yo, después de una travesura típica de su hermano, nos quedamos mirándole y comentamos riéndonos: ¡¿que haríamos sin él?!
La generosidad de Orlando va más allá del compartir (que hace de manera ejemplar), él se presta a ser el juglar de la corte para sacarte una risa.

Recuerdo que durante los días en los que estuvo ingresado en el hospital (por neumonía una vez y por broncoespasmo la segunda vez), perdió su alegría y fue increíblemente raro verle tan diferente. Me sentí perdida sin su sonrisa. Fueron días muy raros para los dos, una transición, afortunadamente no grave, que me hizo valorar aún más su carácter fuerte y solar.

Os soy sincera, siento nostalgia viendo el paso de los años. Sé que los años se llevan a los niños lejos de sus padres (como debe ser) y extrañaré muchísimo esta etapa. Estoy convencida de que el recuerdo de estos tres años serán un particular elixir de juventud que podré usar cuando lo necesite.

Te amo Orlando.
Feliz tres años y que la vida te de todo lo que necesites para seguir iluminando.


2 ComentariosEnviado por: lcaldarola

17 junio 2020

Nada es previsible

Nada es previsible, ni siquiera el pago de los impuestos. La previsibilidad es una característica que no pertenece a nuestro mundo. Si no te has dado cuenta es porque no te has chocado con un sol deslumbrante y cálido en pleno invierno, ni has corrido para protegerte debajo de un balcón en pleno mayo mientras caía una portentosa lluvia otoñal. La vida está llena de indicios comunes de su picardía.

Amores que se encienden rápidos, arden e igual de rápido se apagan, promesas indisolubles que se rompen antes del canto de un gallo, entregas derrotadas, planes saltados, sueños alcanzados, encuentros inesperados….

Lo imprevisible crea la magia, construye las ganas con las que te entregas a la vida. De verdad.

La falta de certezas son cajas vacías que se van llenando de creencias, ideas y propósitos, destinadas a no quedarse vacías nunca, porque dentro de la instabilidad es donde salpica la curiosidad y la búsqueda, fundamentales para el crecimiento personal.

La imprevisibilidad nos hace seres más fuertes y más inteligentes. Es el detonador que nos propulsa hacía arriba. Un matiz delicado de la vida, que hay que aprender a coger, como las olas del mar, y hasta entonces tocan caídas y vueltas bajo el agua sin tregua. Pero una vez domadas las olas, es como bailar un baile con el universo, respirar la libertad por la nariz y disfrutar.


2 ComentariosEnviado por: lcaldarola

12 junio 2020

10 cosas sencillas que me han hecho feliz la semana pasada

Me he apuntado pequeñas cosas que me han hecho feliz la semana pasada. Quiero aprender a disfrutar de este extraño momento, un poco vago, un poco aburrido, típico de cuando todo va bien.

Estas son las 10 cosas :

1. Se ha acabado el colegio y pienso celebrarlo (a escondidas de mis hijos jajjaj) Estos meses han sido una especie de vuelta al cole para los padres, hemos estado involucrados en los deberes y en el manejo de las herramientas tecnológicas de nuestros hijos y ha sido dificilísimo compaginarlo con trabajo, familia y compromisos diarios. Pero se acabó!

2. El champagne con mis amigos, durante el atardecer en la terraza. Celebrar el reencuentro, ha sido como reiniciarse.

3. La excursión a casa de Lorenzo. Hemos pasado un sábado muy bonito con mi amigo Lorenzo y sus hijas. Nos hemos bañado en la piscina, hemos ido a caminar en la naturaleza, hemos comido recetas italianas, hemos cantado y tocado la guitarra….

4. Mi bici indoor para sudar sin piedad, una novedad en mi casa y en mi vida, me está gustando mucho como entrenamiento diario.

5. El ragú vegetariano que me ha salido sublime. Se prepara por un lado poniendo aceite y cebolla a sofreír y añadiendo una salsa de tomate natural, por otro lado preparar un caldo, una vez listo, con el fuego apagado, echar la soja texturizada y dejarla unos 15 min. Sacar la soja y quitar el caldo en exceso, añadirla en la sartén con el tomate y cocinar durante otros 15/20 min. Aconsejo probarlo con “le tagliatelle”.

6. El nuevo dragón que habita nuestro salón. Se llama Julio y es una de las nuevas criaturas de Leo_nar_do_paints, se queda con nosotros, de momento en el salón, luego habrá que encontrar una pared… no va a ser fácil, considerando que tenemos más cuadros que muros.

7. Las telas nuevas para la terraza. De rayas blancas y verdes y que le dan un rollo mediterráneo a la decoración de la terraza. Las encargamos para las tumbonas y algunos cojines.

8. Una playlist de canciones de Hot Chip que escuchamos todo el día y que a los niños les entusiasma.

9. Haber comprado el regalo de cumpleaños a José, mientras los niños correteaban de un lado a otro de la tienda, un poco nerviosa pero con la satisfacción de cuando compras un regalo.

10. El frescor nocturno que me ha hecho dormir como a mi me gusta: desnuda y medio tapada con el edredón, aunque sea una sola pierna, la parte izquierda del cuerpo o los glúteos.


1 comentarioEnviado por: lcaldarola

8 junio 2020

Los hijos te lo erradican todo

Los hijos te lo erradican todo.
La libertad, la desinhibición de la juventud, el descanso necesario, la paz de tu alrededor, las noches, la frivolidad, los sueños realizables, las ganas…

Se adueñan de tu vida sin pedir permiso, con sus manitas pequeñas y perfectas se lo cogen todo y lo hacen con tal fragilidad que tiemblan incluso las intenciones más arraigadas. Sus necesidades cuelgan de tus dedos, dependen de ti. Tus hijos son el producto de tus acciones, el fruto de tu sacrificio, el resultado de tus esfuerzos.
Eres quien les entrega al mundo, es una enorme responsabilidad y se nota.
Ser el guardián de una vida, me resulta la cosa más complicada que he tenido que hacer. Algunas veces noto el peso escacharme hasta que me duelen los huesos y me falta el respiro. “Es demasiado para mi” repito en silencio muchas veces, aunque luego nunca lo es. Siempre lo supero y me siento plena.

Me dibujaría como una saltadora de obstáculos, así nos veo a todas. Corremos y saltamos los obstáculos, lo hacemos también cuando estamos exhaustas y las piernas parecen demasiado pesadas para levantarlas otra vez, sin embargo, asombrosamente, saltamos.
Un grito roto en el aire, las mejillas húmedas de sudor y lagrimas, esa mueca, puerta de un universo incomprensible para los forasteros. Es la meta y universo implacable de las madres.

Chicas enamoradas de un amor descarado y apasionado que les priva de mucho a cambio de todo. Mujeres que se quitan trozos de si mismas como la ropa antes de acostarse. No es una elección, es una condición natural e inevitable que aceptamos, incluso buscamos. Tener hijos significa entregarse, lo es en el momento en que decidimos ser responsable de un nuevo ser humano, que se convertirá en una persona con ciertas características, valores y opiniones.

Mis hijos me han bajado los pies en el suelo, hubiera pasado igualmente, probablemente solo han acelerado el proceso. En cierto sentido me han complicado los sueños o me lo han hecho más cercana a la realidad.
Por poner un ejemplo: cuando estás durmiendo plácidamente y una voz estridula te despierta: “mamáaaaaaa”.

Quizás nunca antes como en estos meses me he sentido tan vulnerable, he pasado por múltiples emociones y tal vez no he sido una madre de guion. La presión de esta situación mundial y dramática ha intensificado los estados de animo negativos. Algunos días me he visto hacerme pequeña y pequeña y más pequeña. Adquirir un tamaño desproporcionado al esfuerzo llevado. Afortunadamente hay días en los que esta sensación se queda como la estela de una fragancia y la esencia de la relación con mis hijos vuelve a ser la historia de amor empezada hace unos años.


1 comentarioEnviado por: lcaldarola

2 junio 2020

Deco en terraza

La terraza es mi zona preferida de la casa, y este año la estamos aprovechando como nunca. Siempre que hacemos cambios de deco, hago un post, así que, aunque no está terminada del todo, os quiero enseñar algunos cambio de este año. Principalmente hemos cambiado la mesa por una mucho más grande de baldosas, que nos gusta mucho porque tiene un aire campestre. Dos falorillos sustituyen a las antiguas lucecitas de colores, cuelgan en el centro de la mesa. Lo más extravagante que  nos hemos concedido,  ha sido poner una bañera. La idea era crear una piscina particular para los niños, donde pudieran refrescarse en los días de mucho calor. Todavía no nos han llegado pero hemos encargado unas telas de rayas verdes y blancas que utilizaremos para las tumbonas y algunos cojines. Os enseñaré pronto el resultado. Hemos comprado más plantas para crear una zona verde y para los niños hemos colgado una hamaca que utilizan como columpio.
En muchas ocasiones me habeis preguntado sobre la decoración de nuestra terraza, asi que aquí tenéis algunas fotos, en la espera de las definitivas.

Un abrazo y feliz semana.

D

 


1 comentarioEnviado por: lcaldarola

29 mayo 2020

Mamá es la palabra con más expectativas del mundo

Nunca antes, como desde que soy madre me he sentido menos acompañada. Mi vida ha dado una vuelta y mi posición se ha convertido en la de responsable absoluta. Responsable de mis hijos, responsable de sus necesidades, responsable de su educación, responsable de su hogar, responsable de sus decisiones y de las mías, responsable de lo que piensan, de lo que dicen, de lo que comen, de la hora en la que se acuestan…. Son mis responsabilidades, más las suyas.
Nunca antes, como desde que soy madre he sentido el peso de la soledad. Cada vez que he tenido que tomar decisiones sin estar convencida, todas las veces en las que he flaqueado o que alguien me ha hecho sentir menos importante, todas las veces en las que he acariciado el pelo de mis hijos mientras se dormían y he recordado las caricias de mi madre.
Los hijos son el espejo más grande en el que podemos mirarnos, son los que te enseñan las cosas tal y como son, que te bajan los pies al suelo y te indican con sus manitas inmaculadas el camino menos adornado.
Los hijos son los que convierten una palabra (mamá) en totalidad. Lo hacen con sencillez, sin saber que aquella palabra también significa sacrificio, sufrimiento, esfuerzo, renuncia. Sin saber que aquella palabra te arranca el derecho de ser hija, mimada y caprichosa, y que acelera el tiempo dejándote con las manos al aire en el intento de alcanzarle.
Mamá es la palabra con más expectativas del mundo y quien la pronuncia sabe que allí dentro hay confianza, esperanza, seguridad, amor, como en ningún otro lugar. No hay sonido más desolador que el silencio provocado por una llamada “mamá” sin respuesta.
Convertirse en madre es enterrar parte de nosotras, con las mejillas mojadas de lagrimas y una sonrisa entregada al misterio. Es aceptar con gratitud el esfuerzo, sentir de repente que cada centímetro de tu cuerpo tiene un valor inestimado porque es parte de un engranaje único. Vivir la esperanza conociendo su fragilidad, acompañar a alguien hasta que te falte el aliento. Tener las manos siempre llenas para otro. Quitar, quitar, quitar y luego dar, dar, dar, y si un día las manos se quedan vacías, desafiar mar y montes para volver con algo, aunque sea un solo fruto. Saber que lo que merece realmente la pena es lo que te hace maldecir y agradecer a la vez. Se llama amor .


2 ComentariosEnviado por: lcaldarola

26 mayo 2020

MIS MEJORES BIZCOCHOS

A la espera de tener un rato de tranquilidad para escribir el próximo post, os propongo una receta para dos variantes de bizcocho. Os garantizo el éxito!!

ROSQUILLA DE PLATANO Y CHOCOLATE
250 gr Harina 00
150 gr Azúcar
2 huevos
1 sobre levadura
2 platanos
250 gr yogur natural
100 gr chocolate negro (80% aprox)
70 ml aceite de oliva extra virgen

Poner la harina y la levadura en un bol, en otro el azúcar con los huevos y batirlos. Cortar los platanos y el chocolate en trocitos (aconsejo poner el chocolate a enfriar en la nevera para que los trozos no se derritan en la masa) añadir a la harina con levadura. Unir el compuesto de huevo y azucar al de harina y mezclar, añadir el yogur y el aceite y mezclar.
Vertir en el molde untado con mantequilla.
Poner en el horno pre calentado a 180º durante media hora aprox.

Este mismo podeís hacerlo sin platano, en este caso yo utilizo 200 ml de leche en lugar que el yogur natural y 150 gr de chocolate.

BIZCOCHO DE LIMÓN
250 gr Harina 00
150 gr Azúcar
2 huevos
1 sobre levadura
zumo de 2 limones
ralladura de 2 limones
250 gr yogur natural
70 ml aceite de oliva extra virgen

Poner la harina, la levadura y la ralladura de limón en un bol, en otro el azucar con los huevos y batirlos, añadir el zumo de limón. Unir el compuesto de huevo y azucar al de harina y mezclar, añadir el yogur y el aceite y mezclar.
Vertir en el molde untado con mantequilla.
Poner en el horno pre calentado a 180º durante media hora aprox.


2 ComentariosEnviado por: lcaldarola

21 mayo 2020

Madres

Cuando se apaga hasta la última luz y el mantel airoso de la noche cubre uno a uno los edificios, los arboles y las calles, convirtiendo el paisaje en una línea negra.

Cuando cae la noche en la ciudad.

Cuando los cuerpos exhaustos de los amantes se rinden al sueño.

Cuando los fieles han rezado el último rezo del día.

Cuando las manos entrelazadas de los sabios se libran de la presa.

Cuando los libros descansan en la mesita de noche juntos a un vaso de agua.

Cuando él duerme plácidamente.

Cuando los abuelos han intercambiado el beso de la buenas noches.

Cuando las lagrimas se secan en las mejillas.

Cuando los ojos de los niños se cierran y el sueño se los lleva hacia mundos fantásticos.

Ellas se quedan. El enjambre nocturno de madres vigilantes se mueve entre las habitaciones de la casa, no danza como las bailarinas, no vuela como los fantasmas pero posee la misma delicadeza cauta en los movimientos. El enjambre respeta el sueño de los otros habitantes y se prodiga al servicio nocturno de los necesitados.

Las madres juntas tejen una tela de hilos invisibles. Son como luciérnagas que dibujan una imagen luminosa en la oscuridad.

Ellas son el consuelo de los lloros.
Ellas son las que atrapan las palabras gritadas por la noche y devuelven el silencio.
Ellas son las que construyen cuevas de brazos en las que el miedo no puede llegar.
Ellas son la voz que calma.
Ellas son las que lo sacrifican todo.

A veces me pregunto si existe una especie más valiosa que la nuestra. Si hay luchadoras más combativas, si hay corazones más grandes, si hay caricias más dulces, si hay manos más sanadoras, si hay voces más melódicas, si hay algo más imprescindible que una madre.

A todas vosotras os dedico este post, ánimo, seguiremos luchando, seguiremos logrando victorias, seguiremos generando vida y amando con locura.


4 ComentariosEnviado por: lcaldarola

Post Anterior