Mamma Mía » MANÍAS & CO. De los niños

12 mayo 2016

MANÍAS & CO. De los niños

Los niños forman parte de un una especie única y fugaz.
Me atrevería a compararlos con los enanitos de Blancanieves, cada uno con su propria personalidad que los diferencia del resto y que incluso caracteriza su nombre.
Los niños aparentan ser pequeños pero son muy complejos, manifiestan una inteligencia adulta muy pronto y cuando compartes tiempo con ellos te das cuenta de que son muy sensibles y lo suficientemente listos como para no dejar mucho margen de error a los mayores.
Todos los martes por la tarde llevo a Leonardo a clase de música. Estando todavía en una edad “crítica” (2 a 3 años), se recomienda que los padres y/o los cuidadores se queden junto a los niños. Durante estos 45 minutos, que se repiten cada semana, he podido observar a los niños atentamente. He notado como cada uno de ellos se comporta de forma diferente con su mamá. No parece nada nuevo, eso ya lo había comprobado. La relación entre los niños por cierto es muy interesante y divertida, pero lo que más me sorprende es como cada uno de ellos se expresa de forma distinta al otro. Es asombroso. Al terminar la clase, Susana la profe, les pone una canción y llama a los peques uno a uno y les hace pompas. De los 10 niños no hay ninguno que coja las bolas de la misma forma! Uno le da palmas con las manos para explotarlas, otro parece que tenga unas pinzas en lugar de las manos, otra las roza solo con los dedos índices…
Los niños son muy detallistas, aunque parezca que no. Se fijan en todo, mucho más que nosotros y prestan atención a cualquier cosa que tal vez para nosotros no tiene mucha relevancia. Los niños piensan de una forma tan libre…. pero también saben ser esctrictos cuando se trata de algo que realmente quieren; ahí es cuando nos damos realmente cuenta de que tienen las ideas claras. De hecho los niños tienen manías.

¿Ya lo habíais descubierto?

Quiero compartir algunas de las manías que más me han hecho reír, pero, con una condición. Sin olvidar que esto es un asunto serio. Mi hijo es el primero que tiene algunas manías (que voy a mencionar) que me han hecho reír mucho con mi pareja, pero jamás me burlé de ello delante suyo, ni me he permitido tratarle con superficialidad. Soy consciente de que para ellos, detrás de estos hábitos se pueden esconder molestias o necesidades que intentan expresar de algunas formas.

Me gustaría que compartierais conmigo algunas de las manías más graciosas de vuestros hijos y también soluciones o experiencias que puedan ser útiles a las mamás que estén leyendo.

Miedos y miedos.
Hay muchos e inexplicables, yo desafortunadamente sé algo acerca las fobias…. Leí uno que me hizo morir de risa, un niño que tenía miedo de sus fotos de pequeño, a una en especial que lo retraía a los 4 años. Se aterrorizaba al verla.

A
foto encontrada en tmblr.

La rutina.
Los niños quieren rutina, les gusta saber lo que harán porque se sienten más seguros. La rutina muchas veces se convierte en rituales irremplazables. Ver la misma película miles veces y siempre desde la misma escena, la sopa se la come pero con la condición de que se la dé su amiguito de peluche, los libros contados con las mismas palabras….

N
foto encontrada en lavieenrose.com

Acariciar el pelo de la mamá.
No recuerdo cuando fue la primera vez, pero no consigo dormir a mi hijo sin que me toque el pelo. Con sus manitas me hace pequeñas tirabuzones y acto seguido me da tirones, provocándome un dolor tremendo. Ahora estamos en el nivel 2: UTILIZA LOS PIES. No sé como consigue posiciones tan complicadas únicamente para llegar con los deditos de sus preciosos pies a mi pelo.

F

Chupete a modo de cigarrillo.
Algunos habrán tenido la surte de no pasar por el momento: “quitar el chupete”, porque no todos los niños se acostumbran al chupete. El mío si. Es adicto! Tengo una enorme cantidad de chupetes de colores diferentes pero de la misma marca. Es un hecho, que si cambio la marca él se niega y monta el pollo. Siempre hay uno en el bolsillo de la chaqueta y él lo sabe, así que ya no me lo pide, directamente cuando lo necesita se pone a buscarlo, con el mismo gesto de alguien que está buscando los cigarrillos en su bolsillo y cuando lo encuentra le da unas cuantas chupadas, antes de volver a guardarlo.

G

Comida separada por colores.
Un día, una amiga me contó que su hija nunca se comía algo que fuese de colores diferentes mezclados. Así que la madre tenía que prepararle un plato con los ingredientes por separado, para que los colores no se mezclasen.

H

El orden del desorden.
Cada uno entiende su propio orden. Seguro que os habrá pasado que en casa hay algo que no se pueda mover de allí, sin el riesgo de convertirte en la mamá pesada y que “no entiende nada”!

B
foto encontrada en tmblr.

La pasta sin nada.
Mi sobrina de 4 años solo come pasta sin nada, lo único que permite ponerle es un hilo de aceite. Antes de descubrirlo, un día mientras estaba en Italia, ella quiso venir a cenar a casa de mis padres, donde estaba Leonardo. Yo le preparé el típico plato de pasta con tomate que a todos los niños (por lo menos italianos) les encanta!! Pues no, ella cuando lo vio me dijo que no lo quería, que prefería la “pasta in bianco” así nos expresamos para decir sin salsa. Pues vale, le preparé otro plato de pasta sin salsa, solo con aceite y un poquito de parmigiano rallado….. Aquel día descubrí que por “bianco” ella entiende sin salsa ni queso! Ayy cuanta paciencia…

_C
foto encontrata en theberry.com

Tengo dos manos y cuatro manías.
¿Tenéis presente el juego que se hace para ver como de coordinados somos? ¡Lo de mover una mano arriba y abajo sobre el pecho mientras la otra lo golpea!
Hay niños que hacen mucho más. El hijo de un amiga se tocaba la oreja con una mano y con la otra se torcía el pelo, mientras movía la cabeza como para acariciarse el hombro.

I

La galleta rota.
¿Habéis probado ofrecerle a un niño una galleta rota? El resultado es más o menos como cuando el peluquero corta más de lo acordado…. Se te va la cabeza…. Y ellos lloran y se ponen a gritar. Da igual intentarlo con otra galleta, ya es demasiado tarde, ellos quieren esa galleta, pero la quieren intacta.

O

Llena libretas de infinitos números.
Tengo un sobrino, desde hace algunos meses, todos los días después de la cena, llena hojas y hojas de papel con números de menor a mayor, cuando lo vi ya había pasado los miles…..

M

Aullar a los lobos.
Mi sobrino con 6 años, durante unas vacacione de verano, cada noche antes de acostarse, pedía a su mamá (mi hermana) que le llevara hasta una roca que estaba a pocos metros de casa para, una vez allí, ponerse los dos a cuatro patas a aullar como los lobos. Luego, se iba a dormir tan contento.

L

Limpiar todo.
Desde que empezó a caminar, A Leonardo le gusta limpiar todo. Va a buscar las servilletas húmedas y se pone a frotar todo lo que encuentra por su camino. A veces lo hace incluso con el muro de la calle.


6 Comentarios

  • 1. sara  |  12 mayo 2016 - 23:47

    Son un amor los peques… a veces demasiado pesados jaja
    espero que tu madre esté mejor… un besito

  • 2. lcaldarola  |  13 mayo 2016 - 12:32

    Sara, gracias por preguntar! Si está mejor, por fin en casa, después de dos meses en el hospital. La vida ha sido muy buena con nosotros, nunca me olvidaré de eso.

  • 3. Ruth  |  13 mayo 2016 - 12:15

    Genial, como siempre! me encanta lo observadora que eres y como lo expresas.
    En mi casa las manías son peludas…mi hija desde bien pequeña se tiraba en plancha a tocar todo lo que fuese pelo animal (del bueno, visones y demás) se acercaba a las señoras en el parque a tocarles el abrigo..ella duerme con un cuello de piel al que llama “su suave” y toca sin parar, pero no duda en cambiarlo si encuentra otro más suave aún.
    Y mi hijo la tiene tomada con mi pelo, desde bebé se dormía tocándomelo…un show, como un cavernícola.. la cosa se va arreglando.
    Un beso!!

  • 4. lcaldarola  |  13 mayo 2016 - 12:30

    Ruth tenemos muchas cosas en común! Mi hijo está igual que el tuyo con el pelo y tu hija me recuerda muchisimo a mi de pequeña!!!
    Por cierto, muchas gracias por tu cariño.
    Un beso.

  • 5. Maria José  |  14 mayo 2016 - 00:56

    Es cierto que los niños tienen sus rarezas, manías o como queramos llamarles. Mi hijo pequeño tenia que dormir siempre con una almohadita a la que llamaba “kika”. Creo que mientras sean cosas menores no tiene importancia. Las rutinas son fundamentales para los niños.

  • 6. taTEti  |  15 mayo 2016 - 21:10

    Que identificada que me sentí con muchos de los miedos y los rituales. A mi hijo pequeño le gusta dormirse tocando mi dedo pequeño de la mano, solo el pequeño jaja!!!
    https://tatetionline.wordpress.com

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


9 − = seis

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es


Subscríbete a los comentarios vía RSS