Mamma Mía » Terrible Two: Los terribles dos años

14 julio 2016

Terrible Two: Los terribles dos años

Que son los: ¿“Terrible two”?

Si sois padres de niños mayores de dos años, ya habéis superado esta etapa. Los “terrible two”, así la llaman.
Ataca a los niños alrededor de los 24 meses de edad, convirtiéndoles de nuestros angelitos a pequeños histéricos, matones y cabezotas. De repente es como formar parte de una peli de “transformers” , venimos abrumados desde una ola de “NO”, “NO QUIERO”, “ES MIO”, “TU NO”, “IO SOLO”, “FUERA”.
En la calle he visto a niños atacar, como Karate Kid, a sus propias madres y otros niños entre lágrimas, retorcerse en el suelo. Son los terribles dos años! Lo sé porque Leonardo tiene dos años y medio y estamos en ello.
He hablado con otros padres y con los míos, he pedido consejo a la tutora de la escuela infantil de Leonardo y también he leído sobre este asunto, saber que le pasa a todos me ha tranquilizado, en Italiano decimos: “mal comune mezzo gaudio”; compartir las penas reduce su peso.

Los “terrible two” es una fase fisiológica de todos los niños que se enfrentan al mundo y por primera vez se dan cuenta que tienen su propia identidad y que son capaces de elegir y hacer cosas solos, sin la ayuda de un mayor. Se desencadena en ellos la necesidad de autodeterminación y nosotros no podemos hacer nada más que respetarla y ayudarles a través de la comprensión.

No es fácil, a veces me entran ganas de dejarle en la calle e irme, de ganar la lucha contra Karate Kid y de gritar más fuerte que él. Así que respiro a hondo, me relajo e intento no tomármelo de forma personal, pienso en que se trata de un periodo y que pronto pasará!
Un día en el parque, un papá me dijo: ¿Los dos años? Una tontería comparado con la pubertad…. Veréis cuando lleguen los 13! Así que estoy avisada, de todos modos, prefiero pensar paso a paso.

2

Mi experiencia.
Leonardo hace unos meses empezó a pegar a todos los niños a su alrededor. Recuerdo que iba al parque con una buena dosis de ansiedad, cada vez que se acercaba a un ñiñ@ o que un niñ@, sobre todo más pequeñ@ , se acercase a él, me entraban las palpitaciones, tenía que quedarme siempre a una distancia de seguridad para poder intervenir al ataque a tiempo. Era su forma de llamar mi atención, de decir al mundo “estoy aquí” , sabía que no lo hacía con maldad, lo hacia incluso cuando estaba muy feliz y en lugar de abrazarte o besarte, te tiraba una palmada.

Alguien me aconsejó ser más dura con él y que una buena nalgada le habría venido bien. Yo no estoy totalmente de acuerdo, tengo otra mentalidad y aunque sé que a veces he caído en su “trampa de capricho”, creo en que de tras de cada llanto, rechazo y protesta hay una razón de ser.
Con Leonardo utilicé mi método, con paciencia le expliqué miles y miles veces que su forma de comportarse con los otros niños era equivocada, que así le hacia daño y que pegar no es la forma de conseguir las cosas. Me costó mucho tiempo y fatiga, pero mejoró.
Ahora tengo nuevas cosas con las que enfrentarme, su desafío diario hasta ponerme al límite. Ahora el pequeño boxeador de la casa quiere hacerlo todo él solo, vestirse y ponerse lo zapatos(incluso elige qué ponerse), así que a veces salimos con los calzoncillos puestos al revés o las zapatillas invertidas y si le digo “Leonardo te has equivocado, te has puesto el zapato derecho en el pié izquierdo”, él me contesta así: “QUE NOOOO”.
A veces me saca de quicio, hay días que empezamos con los NO desde la mañana y cuando llega la noche estoy hecha polvo.

No os preocupéis.

Esos terribles dos años no son nada más que una lucha continua para la independencia, que procede junto a la búsqueda de confirmaciones y seguridad por parte de los padres. Así Leonardo que quiere hacerlo todo solo, cuando llega la noche, vuelve a ser bebé y busca impaciente mi pelo, como hace desde los primeros meses de vida y se duerme pegado a mi.
Las ganas de crecer y ser mayores que caracteriza los terribles two es proporcional a la necesidad de tener un lugar seguro donde volver, un nido siempre a disposición en el que encontrar comfort y poder recargar la energía necesaria para volver a descubrir el mundo.

1

3

En fin, algún consejo para sobrevivir a los terrible two sin daños.

NIVEL DE DIFICULTAD: MEDIO
Evitar un NO rotundo, mejor ofrecerle alternativas y posibilidad de elegir, para que se sientan libres y sin imposiciones.

NIVEL DE DIFICULTAD: BAJO
Avisar con 5 minutos de antelación nuestras acciones; por ejemplo, estamos viendo la tele y es hora de acostarse, en lugar de apagarla de repente, avisar que en 5 tenemos que apagar la tele porque vamos a dormir.

NIVEL DE DIFICULTAD: ALTO
Intentar mantener la calma y explicarle las cosas con tranquilidad, además convenciéndonos a nosotros mismos que ellos entenderán.

NIVEL DE DIFICULTAD: MEDIO
Evitar comparaciones con los otros niños, cada uno es un mundo único y tiene su proceso de crecimiento.

NIVEL DE DIFICULTAD: BAJO
Cuando tenemos ganas de darle una bofetada, abracémoslo fuerte, estoy segura de que aprenderán más de eso.

6

Leonardo está en plenos terrible two y yo con él.
Me encantaría que me escribieseis vuestras vivencias con este momento, quien lo ha superado, quien esta en ello.
Y a todos los papis mucha suerte ☺

8

4

Sígueme en Facebook, Instagram y Snapchat: Laura.Caldarola


8 Comentarios

  • 1. Berna  |  14 julio 2016 - 10:34

    Real como la vida misma. Tiene mérito resumir en un blog tantas reflexiones y experiencias

  • 2. Silvia García  |  14 julio 2016 - 12:55

    Hola Laura,

    Tengo una hija y estamos en los trerribles two. Flavia está pasando por el mismo proceso que Leonardoy yo por el mismo que tu. Aquí decimos mal de muchos consuelo de tontos pero a mi me consuela saber que hay mas madres como yo.

    Gracias por compartir tus post y hasta el siguiente.

  • 3. Natalia  |  14 julio 2016 - 17:27

    Hola Laura,

    Yo también tengo un nene de dos años ….y me siento aliviada cada vez que alguien me dice que es pasajero!!!

    Estamos pasando por lo mismo….el sabe lo que esta bien y mal…y lo hace por llevar la contraria…!! acabamos agotados a final del día…!!

    Te leo desde el principio de tu blog,,,y comparto contigo que es la mejor experiencia y aventura que he vivido!

    Sin duda espero repetir pronto!

    Sigue así, tus posts son geniales!

  • 4. Irene  |  14 julio 2016 - 18:20

    Jajajaja Laura me parto de risa contigo, llenas todo lo que escribes de humor y sensibilidad a partes iguales. Cada vez que veo en instagram que has escrito entrada de blog , hago click sin dudarlo! Consejos sobre los crazy two years ninguno, sólo he vivido los mios y no me acuerdo 😉 pero ánimos para seguir con el blog te mando muchos! Besos!

  • 5. Laura  |  14 julio 2016 - 19:32

    Hola Laura, tal cual lo cuentas, es la primera vez que comento en un blog, te sigo por casualidad por un post que me pasaron, desde entonces me siento bastante reflejada contigo, transmites mucha cercaina, supongo que por edad similar, somos mamis, tb he cambiado de ciudad, todavia no, nos hemos casado jiji tambien tengo un niño de 2 años y medio y con todas mis fuerzas quise que fuera un chico en su dia…se agradece saber que no solo me pasa a mi, (mami primeriza que piensa que algo ha hecho mal), lo he criado con apego, estoy todas las mañanas con el, por las tardes me escapo a trabajar un rato al negocio familiar, me cuesta mucho separarme de el, me encanta disfrutarlo y ver a traves de sus ojos todo lo que descubre cada dia. Hace un par de meses que le pasa lo mismo, le ha cambiado radicalmente el caracter, todo es suyo, no comparte nada, alguna que otra rabieta y a veces imposible hacerle entrar en razon, con lo que me cuesta descifrar su lengua de trapo…como tu dices mucha paciencia..y respirarr jeje no somos las unicas y sobre todo, como he oido por ahi, no los tenemos malcriados! Atenta a nuevos posts

  • 6. Maria Jose  |  16 julio 2016 - 12:58

    No es fácil educar a un hijo, yo creo, como dice el refrán, que en el término medio está la virtud, ni ser demasiado estricto ni demasiado permisivo, los niños son muy listos y hay que saber manejarlos. Muy interesante post.

  • 7. Su  |  24 marzo 2018 - 20:23

    Ufff la mía aun no llegó a los 2 y está insoportable…se suma que fue una bebé muy buena pero con carácter, la edad y que tiene una hermana de 2 meses…frustra a veces caer en el error del cabreo pero a los padres se nos suma el desconcierto, el cansancio por las noches cortadas entre bibes por el bebé y las pesadillas de la mayor y sus rabietas con cabezazos incluidos…vienen momentos de rechazo de la comida, problema que parecía superado hace unos meses porque desde que le introdujimos frutas y verduras su alimentación ha sido fuente de agobio. Pues de repente vuelve con el NO y se vuelve un reto difícil que me saca de mis casillas. A veces apetece irse a dormir un día entero a un hotel lejos de gritos y rabietas. Espero que pase pronto porque madre mía…

  • 8. Covi  |  25 junio 2019 - 01:42

    Am I pretty ready for…. the terrible two again…. ???

    One of the big big tantrums that my son grabbed I asked when he was calm:
    – What’s the matter with you?
    He did not answer me. Then I changed the question:
    – You know what’s going wrong with you?
    And he answered me:
    – I don’t
    Then for an instant tears of emotion appeared in my eyes and I said:
    – I know about it. You are getting older and this is very difficult.

    At least it’s how I see it. Suddenly they grow older and begin to make their decisions. For us small ones and very important for them. Your little head starts to work independently. You can take into account if something I do not like. They are new emotions that they do not know. This is his first adolescence. You have to be patient and try don’t lose the papers.

    When my son got out of control and grabbed tantrums, you can not say anything because it burns up more. So, at least I did not think it was better at the moment this works for me. I told him “when you calm, let’s talk”. He threw himself for a while screaming and crying and 5 minutes more later we started to stop crying and we’re hugging each other. Now he’s just 5 years old and just one tantrum every month. Several changes coincided. It was very important and, at the same time, very hard for him. Keep out him pacifier and I started to work, we had to start to eat at school, we started talking about the course that comes… And it was complicated but … each Child is a world

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


2 + dos =

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es


Subscríbete a los comentarios vía RSS