Mamma Mía » Menú del domingo

30 enero 2017

Menú del domingo

Llevamos unos días muy cerca de pillar un buen gripazo, el mismo que parece afectar a todo el país.
Por “filosofía”(no sabría como decirlo) no tomo medicamentos hasta que no sea estrictamente necesario y entonces seguimos con lavados de nariz con suero y tomando Jarabe natural, además estando embarazada no puedo tomar nada!
Este fin de semana me parece que lo hemos alcanzado ( el gripazo), llevo unas noches despertándome cientos de veces, con la boca seca, la nariz obstruida y un malestar general, menos mal que el café por la mañana todavía funciona!
El clima tampoco ha sido un valioso aliado y el fin de semana ha pasado más vago de lo usual. El sábado desayunamos ricamente en casa, luego salimos a dar un paseo y a comer con nuestro amigo Lorenzo y sus princesas Stella y Allegra.
El domingo lo pasamos entre el Open de Australia y los Playmobil, yo he aprovechado para cocinar, como se hacía antiguamente en las casas italianas los domingos por la mañana.
Entre foto y foto os voy contando lo que he cocinado, mientras tanto os dejo con una bonita reflexión para arrancar bien la semana.

¿ Por qué las cosas no son como en las películas?
¿Por qué los extraños en el metro en lugar que limitarse a mirarte, no empiezan una conversación contigo diciéndote que tienes una sonrisa muy bonita?
¿Por qué después de treinta años, en un café del centro, no reencuentras nunca a la persona por lo cual has luchado?
¿Por qué la frase justa llega siempre en el momento equivocado?
¿Por qué no te pasa nunca correr bajo la lluvia, llegar debajo del portal de alguien, hacer que baje, pedirle perdón y empezar a hablar sin sentido hasta encontraros labios con labios y oír: no pasa nada, lo importante es que estas aquí.?
¿Por qué nunca te despierta por la noche una voz al teléfono que te dice: no te he olvidado?
Si fuésemos más atrevidos, más irracionales, más luchadores, más creativos, más seguros y si fuésemos menos orgullosos, menos vergonzosos, menos frágiles, estoy segura de que no tendríamos que pagar ningún billete del cine para ir a ver personas que hacen y dicen lo que no tenemos el coraje de exteriorizar, para ir a ver personas que aman como nosotros no somos capaces de amar, para ir a ver a personas que nos representan, para ir a ver a personas que fingiendo, logran ser más sinceras que nosotros. (David Grossman).

Este ha sido nuestro menú del desayuno:
Zumo de naranja natural para todos, servido en copas.
Té negro para mi, en este periodo lo prefiero al café. Lo he servido en una vajilla estilo inglés de Salvador Bachiller.
Zumos de fruta y verdura de tres sabores diferentes:
-Zanahoria manzana, remolacha y fresa . -Calabaza, melocotón, zanahoria, jengibre y manzana. -Piña, espinacas, berza, manzana. Se llaman Veggy y son de Zumosol.

Para comer:
Dulce de San Gaudenzio, me ha llegado desde Italia uno de mis dulces preferidos, se llama San Gaudenzio, se hace solo por la ocasión de la fiesta patronal de mi ciudad Novara, mi papá invento un dulce especial y diferente de las demás pastelerías. Se parece a un panettone aunque la masa es diferente y lleva un poco de cacao, en su interior lleva trozos de chocolate y de marrón glacé mientras que por encima lleva azúcar glas.
Pastas con chocolate, las preferidas de Leonardo y que también venían en el paquete desde Italia.
Bocadillo de pan de centeno con tomate raf, aguacate y queso fresco.
Yogur natural con fruta fresca y semillas, es mi desayuno más recurrente.

El menú de nuestra comida ha sido:
Crema de calabaza y queso de cabra fresco.
Risotto de calabacín y azafrán.
Parmigiana de calabacín.

Para la crema he utilizado calabaza, cebolla fresca y patatas, un caldo de verdura y una pizca de pimienta negra y queso fresco. No me gusta poner nata en las cremas, me resulta pesada y según mi punto de vista le quita sabor a las verduras.

Para el risotto suelo utilizar una tipología de arroz que se llama “Carnaroli”, si no lo encuentro compro un arroz de granos “gordito”.
He preparado un sofrito de aceite y cebolla al cual he añadido el calabacín, a parte he preparado un caldo de verduras. Tras unos minutos, he metido el arroz.
El arroz se va cocinando añadiendo poco a poco el caldo de verdura, se suele utilizar también vino blanco, pero yo nunca lo hago. Cuando estaba ya casi listo, lo he batido con un trocito de mantequilla y queso parmesano y he añadido el azafrán.

La parmigina tradicional es de berenjena fritas, en este caso he preferido usar el calabacín que tenía en casa y sin freír para que resultase más ligera. Mi “parmigiana con prisa” lleva a parte del calabacín, salsa de tomate, queso para fundir y por encima pan rallado y queso parmesano. Es muy rápida de hacer y muy sencillo.

Sígueme en Facebook y Instagram: Laura.Caldarola

 

 


3 Comentarios

  • 1. Vera  |  30 enero 2017 - 12:55

    Uy que pintaza el risotto y la parmigina, me lo apunto, gracias por las recetas Laura.

  • 2. María José  |  30 enero 2017 - 14:06

    Laura, que presentación tan bonita y que comida tan sana y apetecible, no me extraña que a esa monada de hijo que tienes le encante. Gracias por las recetas, las incorporaré a las mías

  • 3. Belen  |  31 enero 2017 - 11:10

    Que pintaza que tiene esa comida por dios!!!
    Un post genial.
    Os espera a todas un nuevo post,
    https://lotofdots.wordpress.com/2017/01/31/sag-awards-2017/

    Besos

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


8 + = dieciséis

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es


Subscríbete a los comentarios vía RSS