Mamma Mía » Carta a mi hijo. El amor de una madre no tiene fin.

16 febrero 2017

Carta a mi hijo. El amor de una madre no tiene fin.

Desde que nació Leonardo, sentí que yo misma había vuelto a nacer con él. El embarazo prepara tu cuerpo durante nueves meses para una nueva vida, pero tu corazón no conoce todavía lo que pasará. Amamos durante toda nuestra vida y desde que venimos al mundo, pero no sabemos realmente nuestra capacidad de amar hasta que no nos sometemos a una prueba. Ser madre ha sido para mí un descubrimiento, el nacimiento de nuevos sentimientos. Por primera vez he descubierto un nuevo y profundo lado de mi ser. También he comprobado que el amor no tiene margen ni fin y ahora que estoy esperando a mi segundo hijo, me doy cuenta de que el amor no se comparte si no que se multiplica infinitas veces. El amor de una madre no tiene fin.

Estas fotos las hicimos por la campaña de Petunia, una marca de bolso para mamá. Las fotos nos la hizo Rus Anson.
Os aconsejo de mirar la pagina web de estos bolsos porque he constatado que son hechos muy bien, cuidados en los detalles, ideales para las mamis primerizas.

Querido Leonardo.

Tienes solo 3 años pero cuando te miro distingo algunos rasgos de niño mayor en tu cara y puedo imaginar como serás dentro de algunos años. Pero todavía eres pequeño y necesitas que me ponga a tu lado para dormir, reímos y nos contamos cosas, es nuestro momento de confesión, luego nos miramos en silencio hasta que tus ojos se cierran y tus manos buscan mi pelo y mis manos, así cogiéndome te abandonas. Me quedo un poquito más para mirarte mientras duermes y siento que me inunda una profunda nostalgia porque sé que este momento se acabará cuando seas mayor, que llegará el día en el que no necesitarás buscar seguridad en mis manos y confianza en mi pelo que ahora no paras de perseguir.

Noto tu desenvoltura cuando estás con los compañeros del cole o con tus amiguitos en el parque, te pones chulito y como debe ser, no me haces caso, ni contestas a mis preguntas, tanto menos a mis “ordenes”, pero cuando volvemos a casa me pides que te coja en brazos y aprietas tu cara contra de la mía.
Contestas a mis “te quiero”, incluso eres tú quien muchas veces me lo dice primero, todavía no ha llegado aquel pudor típico de los mayores que pondrá el silencio entre nosotros.
Disfruto de cada uno de tus besos, que siguen siendo muchos y me pregunto hasta cuando durará. Porque sé que antes o después te dará vergüenza y serán las “ocasiones especiales” las que debilitarán el embarazo de acercarse tanto el uno al otro.

¡Mamá yo solo! Me repites cuando intento ayudarte en algo y te pones serio para conseguir tu reto. ¡Tu vete! Añades, porque no quieres que te mire mientras estás ocupado, pero luego vienes corriendo a enseñarme que bien lo has hecho, orgulloso de ti mismo, quieres complacer a tu mamá. Y es así Leonardo, cada vez que te miro me alegro del niño que eres y del hombre que serás y si ves algo brillante en mis ojos no te preocupes, no son lágrimas, sino el agradecimiento a la Providencia por haber sido tu mamá.

Sigo siendo el faro en tus días, aunque me vas enseñando poco a poco tu camino, tus pies me sugieren que eres todavía mi pequeño, tu piel tan suave me recuerda cuando te pusieron en mi pecho el día que naciste, sin embargo la expresión de tus ojos tiene una conciencia que en aquel tiempo no tenías. Estás poco a poco descubriendo el mundo, experimentando emociones y construyendo tu personalidad.

Más pronto de lo que esperamos te convertirás en un hombre. No conocerá el amor de una madre, más bien el de un hijo y probablemente el de un padre y yo staré encantada de que me lo cuentes, mientras tanto, seguiré yo contándote de mi amor por ti durante cada día en que estemos juntos y para siempre. Porque el amor de una madre jamás se acabará.

Sígueme en Facebook y Instagram: Laura.Caldarola


10 Comentarios

  • 1. Noe  |  16 febrero 2017 - 10:12

    Qué cosas más bonitas escribes, y yo que soy mamá veo reflejado en tus palabras mis propios sentimientos que tan bien no los expreso yo…:-p. Voy a tener que dejar de leerte en el trabajo que se me salta la lagrimita¡¡ un beso

  • 2. Belen  |  16 febrero 2017 - 12:00

    Que bonita reflexión!!! Me ha encantado de verdad, muy profunda 🙂

    https://lotofdots.wordpress.com/2017/02/14/grammys-2017/

    Besos

  • 3. BEENABE  |  16 febrero 2017 - 16:09

    Precioso !!!!!!!

  • 4. Eva Pérez  |  16 febrero 2017 - 16:33

    Hola, siempre te leo pero nunca te escribo….. Esta vez me siento muy identificada en tus palabras… También tengo un hijo de 3 años y como bien dices es como si te volviera a enamorar, es uno de esos sentimientos difíciles de expresar por su grandeza. Felicidad plena.
    Saludos desde Murcia. Eva

  • 5. Ani Ote  |  16 febrero 2017 - 16:37

    Querida Laura, q sensibilidad tienes y q bonito cuentas las cosas ,yo tb pienso que ser mamá es la experiencia más increíble que he vivido y el Amor más bestial Abrazo¡

  • 6. Natalia  |  16 febrero 2017 - 16:45

    Qué bonita la carta, Laura. Y me pasa como a Noe, tendré que dejar de leerte en el trabajo porque se me escapan las lagrimillas.
    Tu carta desprende ternura y amor por todos los costados. Gracias por expresar lo que muchas llevamos dentro.
    Precioso. Muchos besos.

  • 7. ROSAG  |  16 febrero 2017 - 17:15

    Jo Laura, me he estremecido leyendo tu carta.
    Que afortunado es Leonardo de tener una mami tan amorosa, de que le quieras tanto.
    Cuando sea mayor, espero valore todo lo que le das, ese inmenso amor que no se puede tocar ni pesar.
    Espero que cuando se acuerde de tus caricias y de como le miraban tus ojos, se estremezca tanto como lo he hecho yo.
    Tienes un corazón tremendo, grandísimo, que suerte querer así y que te quieran así.
    Yo no he tenido una mami que me mirara como tú a tu hijo, ni que me dijera te quieros cada momento, ni que me abrazara cuando yo la necesitaba, ni tampoco me ha escrito jamás una carta llena de amor como la que he leído hoy.
    Leonardo, eres muy afortunado, un suertudo, y creo que tu mami tiene una revolución tremenda de hormonas y está temiendo que cuando nazca tu nuevo hermanito/a, te deje de querer un poquito para dárselo al recién nacido.
    Pero estoy segura que como has dicho, serás capaz de dar amor por duplicado, no tendrás fin.

  • 8. María José  |  16 febrero 2017 - 18:12

    Laura, que tierno todo lo que dices en tu post, es cierto que el amor de una madre a su hijo es inmenso, también el del padre, quizá los hombres son menos expresivos pero me consta que adoran a sus hijos igual que nosotras. La relación cambia con los años pero el amor permanece. Disfruta de tu precioso hijo!

  • 9. 30 y... y mamá  |  16 febrero 2017 - 23:32

    Qué palabras tan bonitas dedicas a tu pequeño Leonardo!! Palabras cargadas de amor, realidad y un ápice de nostalgia en referencia al futuro que vendrá. Precioso post!!!

  • 10. MARÍA JOSÉ CÁNTABRA EN MADRID  |  17 febrero 2017 - 12:05

    BUEN REMATE DE SEMANA¡¡¡ NOS TIENES A TUS PIES¡¡
    YA TE LO HAN DICHO MUCHAS VECES Y YO…TE LO REPITO, ESCRIBEEEE¡¡ LLEGAS A TUS LECTORAS EN CUANTO LEEMOS LA PRIMERA PALABRA.
    ESE AMOR QUE ESTÁS SEMBRANDO EN LEONARDO SERÁ EL EQUIPAJE NECESARIO PARA QUE CUANDO SEA ADULTO LO SAQUE POCO A POCO DE SU MALETA Y AFRONTE LA VIDA CON SUS MAS Y SUS MENOS CON VALENTÍA Y FUERZA. QUE SUERTE HEMOS TENIDO DE CONOCERTE AQUÍ EN ESPAÑA , SIGUE SIEMPRE TI PREGO¡¡¡¡

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


− 6 = tres

Subscríbete a los comentarios vía RSS