Mamma Mía » Mi primer shopping premamá

24 abril 2017

Mi primer shopping premamá

Estoy de 30 semanas, Orlando ya pesa su kilo y medio…. Yo algunos más jeje pero todo sigue su ruta natural, sin demasiado cansancio, ni dolores de espalda &co. Lo único es que mi bebecito no para de moverse! Y no hablo de las rutinarias patadas, si no de movimientos que me descolocan toda la tripa y me hacen reír mucho. “Ya imagino el trasto que vas a ser Orlando! Tu hermano Leonardo se portó muy bien en su primera casita y siguió siendo un niño bueno una vez nacido, sin dejar de ser niño por supuesto. Así que tengo otras expectativas contigo, pienso que me darás más trabajo.

Con el inicio del último trimestre me han entrado ganas de hacer cosas que me hagan sentir más en contacto con Orlando y he empezado a comprar algunas cositas. Tal vez es una forma personal de “impaciencia”, es decir las ganas de conocer al nuevo miembro de la familia, de dar a la luz y volver a verme en mi forma física. (Y sé que habrá momentos de nostalgia, cuando por cualquier razón me encuentre tumbada delante del monitor de la ecografía pero con la tripa vacía. Ya lo probé y me sentí rara, como si el estado natural de mi cuerpo fuese tener a otro dentro).

En fin, de vuelta de las vacaciones de Semana Santa, me ha dado por empezar a pensar en la maleta del hospital e imaginar la vuelta a casa con uno más.
Las que tenéis hijos os acordarais de la famosa maleta, la que en la películas no existe, pero en la realidad si y es fundamental!!
Las mamás en su primera aventura no se preocupen porque en el hospital os dejarán una lista detallada de lo necesario y hoy en día cualquier información se encuentra también en internet (o en mi blog jaja).

Me hace mucha gracia el recuerdo de mi cuando fui madre por primera vez, venía de un periodo de mi vida muy diferente al ahora, estaba muy pendiente de mi aspecto y de mi look (tenía claramente más tiempo) y además mi relación con José estaba floreciendo. Llegué al hospital perfectamente arreglada y depilada, incluso con un poco de maquillaje (todo eso lo hice antes de que empezaran las contracciones serias). Para la estancia en el hospital, me había traído tres camisones de noche diferentes, los tres largos y blancos, uno de seda, otro con encajes…. Parecía haber salido de una película de Fellini. Era la única así vestida e ir al baño con esos camisones era una tortura, pero en la cama con Leonardo en mis brazos y las flores al lado de la ventana, parecía una princesa jaja.
Ay me gustaría tener aún algo de aquella inocencia y la frescura de cuando todavía no era esta mujer, más preparada y cansada, fuerte y consciente. Que grande enseñanza son los hijos.

Volviendo a los preparativos, todavía no he elegido los camisones jajaj pero creo que optaré por algo más práctico y corto. Mientras tanto he comprado casi todo lo necesario para cuando llegue el día tan esperado.

Os voy a comentar mi shopping y espero os sirva de ayuda.

La faja Postparto.
Aquí hay varias opiniones. Algunos en contra y otros a favor. Yo la utilice después de mi primer parto y me encontré fenomenal así que no tengo duda en volver a ponérmela. Hay varias tallas, normalmente en la tienda os ayudan a elegir la adecuada, yo llevo la más pequeña, tiene que estar bien apretada. Hay varios modelos, es importante elegir la que encontremos más cómoda. Yo elegí la  faja velcro de Chicco.

Os vais a necesitar también las braguitas de malla, o mejor dicho tejido no tejido, que son de un solo uso.

Sujetador para lactancia.
Es muy cómodo porque se abre fácilmente, sin tener que hacer maniobras de circo.
Junto al sujetador os aconsejo las aureolas mamaria que sirven para las pérdidas de leche. Hay algunas muy prácticas desechables pero personalmente me provocaron un poco de picor así que esta vez he preferido unas aureolas mamarias de cera ecológica, que también hidratan y protegen la piel. Son de la marca Mamaceram.
Crema para los pezones.
Creo que con las aureolas de cera os quitáis el problema pero por si a caso, en la farmacia venden un gel especifico para mantener la piel suave.

Accesorios de lactancia

Sacaleche
Con Leonardo lo utilicé muy poco porque no tenía grandes cantidades de leche, así que una vez que le daba su toma, me quedaba vacía hasta la siguiente toma. De todas formas sin duda es un accesorio indispensable si pensamos amamantar. Hay varios modelos, eléctricos o manuales, portátil, para un pecho o para los dos a la vez. Yo opté por un modelo eléctrico portatil  de media dimensión, para que no ocupe demasiado espacio y además lo puedes llevar facilmente contigo en su bolsa.

Calienta biberón
Aconsejo tenerlo en casa aunque penséis dar el pecho, nunca se sabe. En el primer periodo de lactancia, cuando Leonardo y yo todavía estábamos en fase de aprendizaje, por agobio mío le di algún biberón.
El tema de la lactancia es muy personal y psicológico y por mi experiencia lo ideal es tener una persona que os guie durante la iniciación a este periodo.
De todas formas el calienta biberón será necesario más adelante, cuando vuestro hijo será ya un poquito mayor, así que más vale tenerlo ya en casa. Aquí también hay varios modelos, dudé con comprar uno de viaje pero al final me quedé con uno digital de Chicco.

Esterilizador
Pasa lo mismo que con el calienta biberón, mejor tenerlo en casa. Yo lo utilizaba también para chupetes, juguetes de goma que se ponen en la boca y para los contenedores de papillas. La única “pena” de este accesorio es que es que ocupa espacio, por eso han sacado nuevos modelos más pequeño y para microondas. El mío es el clásico, se llama SterilNatural 3 en1.

Boppy: Cojín de lactancia
Un súper invento, ayuda a mantener una correcta postura mientras se amamanta y vuestros brazos y espalda os lo agradecerán seguro.
Leonardo tardaba en total una hora para cada toma y Boppy me salvó la vida!
No os olvidéis una botella de agua cerca mientras estáis dando el pecho, la necesitareis 😉

Ropita
Se había apagado durante años, desde que paramos de jugar con las muñecas, el innato deseo de combinar ropita y crear preciosos looks y ahora vuelve más fuerte. En cada tienda vemos algo que deseamos para nuestro bebé, es una ley, todas las cosas en tamaño mini son irresistibles!!
De echo la ropita interior fue mi primera compra, dudé con la talla porque me he acostumbrado al tamaño de Leonardo y me cuesta recordar cuan pequeños son los recién nacidos. Blanco y algodón, estos son los requisitos que requieren para la ropita del hospital, que en Italia va obligatoriamente bordada con el nombre del bebé o puesta en bolsitas de plástico con el nombre bien marcado, para que no haya posibilidad de equivocarse.

Por si a caso, Biberones
Yo soy una fan del amamantar y jamás aconsejaré perder este momento tan especial, un vinculo único que siempre recordaremos. Pero… ¡Por si a caso!… mejor estar preparados. Comprar un biberón no es una gran inversión, así que estaremos más tranquilas teniendo en casa uno o dos biberones, uno de caucho y uno de silicona tal vez, porque cada uno tiene sus gustos. Yo compré también uno de cristal que me encanta!

Set de higiene
Los sets de higiene son una monada, da igual si no los vamos a necesitar porque tenemos un bebé sin pelo! Merece la pena tenerlo en el baño. No me he resistido. También tengo una provisión de productos de baño para Orlando. Jabón y cremitas, que ya sé que le organizaré con cuidado a la hora de preparar el baño (con la ayuda de Leonardo).

El diario
El diario también suele ser parte de los regalos, de hecho este fue justo el regalo de una amiga. Suelo emocionarme y empezar a escribir y poner fotos pero pronto entre la falta de tiempo y la memoria, termino con dejarlo. Pero si sois más pacientes que yo, hacerlo, es un recuerdo bonito para toda la vida.

Un peluche
El primer amiguito se quedará para siempre o casi. Me parece indispensable, es como tener un llavero, algo personal, aunque no le haga caso todavía, me gusta la idea de ponerlo en la cunita con él como un amuleto que lo proteja.

De momento es todo pero os mantendré informadas acerca mis shoppings y la nueva “estructura del hogar” para mi Orlando.

Sígueme en Facebook, Instagram y Twitter: Laura.Caldarola

 


7 Comentarios

  • 1. Belen  |  24 abril 2017 - 11:51

    Me encantado la ropitaaa que mona!!!!

    NUEVO POST: https://lotofdots.wordpress.com/2017/04/18/coachella-2017/

    Besos

  • 2. Clara  |  25 abril 2017 - 18:41

    Muy util este post!! Me voy preparando yo también!
    Muchas gracias por tu blog Laura, es maravilloso.

    Un saludo
    Clara

  • 3. ROSAG  |  25 abril 2017 - 22:15

    Me encanta la ropita, el peto vaquero es una monadaaaa.
    No soy madre ni lo seré pero me pirra ver y comprar ropa para bebés ( indudablemente para regalar a amigas ).
    No hay cosa más tierna que unos patucos, suele ser lo primero que les regalo.
    Me gusta tanto, que regalo hasta a los sobrinos de mis amigas, y eso me preocupa, porque soy una NO-Madre convencida, pero mirar ropitas y accesorios me chifla.
    Mi marido está más que contento con no tener hijos, el descalabro económico con un bebé propio sería muy serio.
    Que guapa estás.

  • 4. Amicuba  |  26 abril 2017 - 11:49

    Feliz dia guapetona!!
    https://amicubasite.com/2017/04/25/al-final-el-amor-que-recibes-es-igual-al-amor-que-te-das/

  • 5. María José  |  26 abril 2017 - 12:49

    Laura, que consejos tan prácticos. Lo cierto es que un bebé te cambia totalmente la vida, es una experiencia fantástica que quizá no valoras en su justa medida porque el cansancio te lo impide. Disfruta de esos preparativos para recibir a esa criaturita.

  • 6. Clinica Estética Madrid  |  27 abril 2017 - 10:58

    Qué de cosas! Menos mal que aún no tengo pensado tener niños. Muy instructivo el post, mucha suerte con todo y que salga muy bien

  • 7. MamaceraM | Faja Postpart&hellip  |  28 abril 2017 - 13:47

    […] lunes, Laura Caldarola hablaba de su primeras compras premamá. A parte de las MamaceraM, también incluía una faja abdominal. La […]

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


nueve − = 3

Subscríbete a los comentarios vía RSS