Mamma Mía » Te cuento como Leonardo vino al Mundo

1 junio 2017

Te cuento como Leonardo vino al Mundo

Ana, amiga que estás embarazada de tu primera hija, tengo el placer de compartir mi segundo embarazo contigo, tan solo nos separa una semana y solo nos falta un mes para la meta. Quiero contarte como Leonardo vino al mundo.

La mañana del 22 de Noviembre del 2013 me levanté y fui al baño para hacer pis como de costumbre. Vivía en casa de mis padres en aquel periodo, pensé que era lo mejor considerando que estaba embarazada de Leonardo y que José vivía entre Berlín y Madrid.

“Mamá! Mamá! Creo que se me ha roto el tapón, ven!”

Me había informado sobre como reconocer cuando empieza el periodo anteparto. Lo más común es que se te rompan las aguas, o el tapón mucoso y las contracciones.

Salía de cuentas al día siguiente, el 23, así que no tuve dudas y llamé a mi ginecólogo, un hombre joven y muy disponible que sinceramente echo de menos en este embarazo. A la media hora ya estaba visitándome y estaba claro, Leonardo iba a nacer en menos de 48 horas.

Se me pone la piel de gallina solo de pensarlo, la emoción de tener tu primer hijo es algo que por mucho que te cuenten, no te lo imaginas hasta que lo pruebas tu misma.
Pasé la mañana con pequeñas contracciones, me duche, me aseguré de estar bien depilada y me hice ondas en el pelo. La maleta estaba lista, yo también, solo faltaba José, que estaba trabajando…. En Madrid!! Por supuesto le llamé para avisarle y se puso muy nervioso con la idea de no llegar a tiempo, cogió el primer avión de la tarde.
Vi la tele, leí, comí algo, mientras las contracciones iban aumentando de fuerza y ganando cercanía entre una y otra.

Era el cumpleaños de uno de mis sobrinos así que organizamos una cena de familia en casa de mis padres, me apetecía mucho aunque visto la situación, no lo habría disfrutado plenamente.
Mi hermano fue a recoger a José al aeropuerto, era la primera vez que se veían y tuve que explicarles más o menos como iban vestidos para que pudiesen reconocerse. A la hora de la cena estaban todos, José incluido. Mis contracciones eran muy fuertes y cada vez que tenía una, mi cuerpo me obligaba a ponerme a cuatro patas. Aguanté la cena, sin cenar y esforzándome de no parecer un alma atormentada a los ojos de mis sobrinos, pero sufría muchísimo.
Se fueron todos a dormir prontito, sobre las 11.30 Yo me quedé en el salón con mi mamá, ella no quiso dejarme.

“Mamá vete a descansar, no te preocupes por mí, os avisaré en cuanto no pueda más y decida ir al hospital”.

“Prefiero quedarme contigo, sé lo que se siente en este momento”.

Mamá, nunca me olvidaré de este momento y de tus palabras, es lo que me hace desear tener una hija, para poder ser la madre que tu has sido para mi, para decirle lo mismo en el mismo momento. Gracias por haberte quedado, por entender y sentir conmigo.

Fueron pocos minutos, una media hora más o menos y tuve que despertar a José, que acababa de dormirse.

“José tenemos que ir, tengo contracciones cada minuto, no puedo más”.

Desperté a mi hermana mayor también que cogió su coche, nos despedimos de mi mamá que seguía despierta y con los ojos lagrimosos, igual que los míos. La próxima vez que nos veamos seré una madre, como tu. Esto pensamos las dos mirándonos, antes de que saliera por la puerta.

“Vamos a recoger a Luisa” Me dijo mi hermana Elisa. Luisa es mi hermana pequeña y ella también quería venir, así que fuimos los cuatros en el coche al hospital, yo muriéndome de dolor mientras ellos bromeando intentaban hacerme reír.
Entramos en el hospital y me hicieron los monitores, no recuerdo la barriga tan dura como en aquel momento.
Cuando pienso en la suerte que tuve al poder compartir este momento con mi familia, me da una pena infinita no poderlo repetir con Orlando.

Me ingresaron y tuve que despedirme de mis hermanas, solo podía entrar un miembro de la familia y obviamente fue el padre. José no se enteraba de nada porque no hablaba italiano y a parte era su primera vez! Yo le traducía en ingles lo que podía mientras lloraba del dolor. El inglés era nuestro idioma para comunicarnos porque todavía no había aprendido español y eso lo hacía todo aún peor, hablar en otro idioma mientras estas pasando por el infierno!!

“Me voy a morir, te lo digo. Yo no puedo con esto, creía que si, pero no. No puedo con esto”. Se lo repetía continuamente y sinceramente lo pensaba.
Tenía contracciones de parto y no estaba dilatada… Era plena noche y Leonardo parecía estar cómodo allí donde estaba, o tal vez era yo la que no estaba preparada…. Quien sabe como reacciona el cuerpo y la mente ante tanto dolor.
Supongo que eran las 4 de la madrugada o por ahí cuando me pusieron la epidural, me había dilatado 3 cm por fin!!
Después todo cogió otro ritmo, avancé rápidamente en dilatar y me dormí un ratito, estaba en la gloria….

Las matronas, dos jóvenes muy preparadas y amables conmigo, me explicaron como iba a ser la cosa y todas las sensaciones que habría probado. Me lo explicaron tan bien que me resultó fácil intuir cuando tuve que empezar a empujar y como hacerlo.
Llegó el momento, y dejaron pasar a mi hermana Elisa que había vuelto. Me dio coraje tenerla cerca.
Cuando la cabecita estuvo visible, me puse a cuatro patas y con mi brazos sobre las piernas de José, que sentado delante de mi, me sujetaba.

Así vino a la luz Leonardo, mientras sus padres se tenían agarrados y la luz entraba por la ventana. Eran las 10.10 de la mañana, el reloj sonreía igual que nosotros y yo le amé con locura.

Llevo un mono y sandalia de la colección Ladies Trend de H&M

Sígueme en Facebook, Instagram y Twitter: Laura.Caldarola

Foto de @arashmetterling


7 Comentarios

  • 1. alejandra  |  1 junio 2017 - 11:03

    Hola! el otro dia preguntaste en instagram donde se podia dar a Luz por parto natural, se que en la Clinica Nuevo Belen (que esta en arturo soria) tienen una unidad de parto natural, yo no he sido madre (todavia) pero mi ginecologa es de ese hospital (https://www.hmhospitales.com/prensa/noticias/unidad-de-parto-natural)

    Todo el mundo que conozco que ha dado a luz alli ha salido encantada! mucha suerte!!

  • 2. Mirian Pérez Molina  |  1 junio 2017 - 13:01

    Lauri estoy aquí leyéndote en la pelu y se me salen las lágrimas al leerte. Intento disimular ante la atenta morada del peluquero jajajaj

  • 3. lcaldarola  |  1 junio 2017 - 13:25

    Jajajajaja Miri!!! yo también lloré a escribirlo, pero ya sabes que soy de lagrimas faciles.
    Quiero verte!!!

  • 4. Irene  |  1 junio 2017 - 14:46

    Qué emocionaaaaaaaante!!!!!! Me encanta el momento manos agarradas y luz entrando por la ventana

  • 5. Rebeca  |  2 junio 2017 - 13:33

    Laura, me encanta leerte, eres tan cercana, natural, y ademas no atormentas, un post como este, en el que puede haber mas dolor que otra cosa… Yo tambien embarazada, a parte de emocionarme, pensando en la llegada de mis babies, me has tranquilizado.
    Eres una italiana única!!!!

  • 6. Amicuba  |  2 junio 2017 - 18:10

    Buenos tiempos ! ❤️gracias por compartirlo ☺️ espero que te vaya todo muy bien cielo! Un besote enorme! estan super guapas!

    https://amicubasite.com/2017/06/01/reconocer-y-de-ahi-crecer/

  • 7. booboots  |  2 junio 2017 - 19:13

    Nos has emocionado con tu relato, sobretodo, cuando mencionas el gesto de tu madre. Nos gusta todo de tí, sigue así y felicidades!!!

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


2 + ocho =

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es


Subscríbete a los comentarios vía RSS