Mamma Mía » El efecto IPad entre los niños

21 agosto 2017

El efecto IPad entre los niños

Me desperté y ante mí estaba José de pié con mi Mac abierto en las manos. Me dijo: “ Te he escrito un post ”.
Se me escapó una sonrisa y con una mueca de sorpresa alargué los brazos para coger el ordenador. Acabamos de llegar de Cerdeña, para pasar algunos días en Madrid y volver a irnos después a Tenerife.
Durante las vacaciones con mis hermanos y familia, José por primera vez, se vio absorbido 24h de 24h en el mundo de los niños de hoy día y a las costumbres de otras familias que tienen hijos. Se quemó un poco con el tema de la tecnología y me pidió sacar este tema en el blog.

Al final lo hizo él mismo. Aquí su post, al cual he añadido mis reflexiones en cursiva.

Hola a todos. No soy sociólogo ni psicólogo ni nada similar, tan solo un padre joven que viaja y muy observador de las cosas que pasan a mi alrededor.

He pedido a Laura publicar este articulo, porque tras estas vacaciones, conviviendo con cuatro familias con niños de todas las edades, he vivido un tema que me ha tocado la fibra sensible. El efecto Ipad.

No soy una persona que vaya en contra de la tecnología ni mucho menos, creo en un futuro absolutamente digital, con drones y gafas especiales.
Surgirán miles de trabajos nuevos ligados a esto que aún ni conocemos.
¿¡Quien le iba a decir a mi padre hace diez años que mi mujer es blogger por ejemplo!?.
Forma parte de nuestra evolución.
El hecho es que vaya donde vaya, no dejo de ver a niños de todas las edades, enganchados a las tablets bajo cualquier situación cotidiana, restaurantes, aviones, salas de espera, incluso he visto algunos en la playa o en los parques.

Creo que es algo que va con la educación que se le da a cada niño, influida por la disponibilidad de los padres. No todos somos capaces de jugar horas y horas con los Lego, a peinar muñecas, o a jugar a las casitas y a dar patadas a la pelota en el parque. (Y muchos no tienen tiempo de jugar con sus hijos por causas de fuerza mayores, por ejemplo los que trabajan desde casa, yo lo sé porque cuando Leonardo no está en el cole, no me deja hacer nada.)
La solución más fácil es: dale un IPAD. Es automático, enciendes el Ipad y “apagas” a tu hijo. Se quedan absorbidos por la mini-pantalla y dejan de hablar, de gritar, de correr, de interactuar.

Podría hacer un símil con los helados, los hay Bio, sin azúcares añadidos, con frutas naturales…y están los del quiosco llenos de nata, colorantes y conservantes.
Al igual el contenido del Ipad, que puede ser una App o un juego para aprender matemáticas, o un videojuego de matar marcianitos.
En cualquiera de los casos incluso siendo el helado más sano o la App más educativa, creo que debemos poner limites a nuestros hijos y al igual que no les permitimos comerse tres helados por muy sanos que sean, tampoco deberíamos dejarles jugar cinco horas al día a un App por muy educativa que sea.

Creo que un rato es hasta necesario, ya que forma parte de nuestras vidas y por ello me alegra ver que en muchas escuelas ya usan pantallas táctiles y demás soluciones tecnológicas, siempre que hagan buen uso de éstas, y no sea para ponerles dibujos en inglés y que entiendan eso como clase de ese idioma.
Yo también estoy a favor de las tablets en las escuelas, pero como herramienta de trabajo, para escribir, para apuntar y para aprender a utilizarlas, pero que nunca sean fuente directa de aprendizaje. El dialogo es fundamental, como el intercambio de criticas e ideas y todas las manualidades.
Para el cerebro hhumano no hay un estimulo más complejo que otro ser humano. Interpretar las inflexiones de la voz, las microexpresiones faciales, la gramática de las frases o las motivaciones de otroser humano es un desafío único.
(Álvaro Bilbao “El cerebro de los niños explicados a los padres”).

Las vacaciones por ejemplo, son el único tiempo que tenemos para descansar después de un largo año de trabajo (la mayoría con horarios infames). Para aquellos que tenemos hijos, también es el momento en el que podemos pasar más tiempo con ellos. Por eso mismo, tenemos que evaluar bien las dos cosas.
Darle a los niños una herramienta de ese calibre a su libre disposición durante todas las vacaciones, personalmente no la veo como mejor solución, más bien sería que aprendiese a jugar solo y así entrenar su imaginación. Desde el aburrimiento pueden salir grandes ideas.

Lo que veo a mi alrededor a día de hoy, es que los niños ya no juegan entre sí. En Cerdeña, no obstante una casa con grandes espacios a disposición, los niños no se recreaban historias con los arboles del jardín (por ejemplo), ni jugaban con los sillones de la casa…. Tan solo se miraban unos a otros las pantallas de los I pads, sentados y sin hablar, Leonardo incluido! Porque funciona como el “EFECTO CASINO” la banca siempre gana. No importa la actividad que estén desarrollando los otros niños, si juegan al futbol o si están con los Lego o las muñecas…en cuanto alguno saca un IPAD…dejan todos lo que estaban haciendo…y a por él.
La única forma de pararles es ponerse con ellos, dedicar nuestro tiempo a inventar alguna actividad para hacer juntos. Como jugar al escondite, contar una historia, concursos de pintura o inventarse juegos absurdos.

Me parece que los niños de hoy ya no son capaces de hacer nada de esto, son muy diferentes de cómo éramos nosotros. Ellos siempre tienen el Ipad o el móvil como primera o única opción.
He sacado el tema varias veces durante las cenas con otros padres y no llegué a ninguna conclusión muy clara. Alguien argumentaba que estábamos en el siglo veintiuno y que no podíamos ir contra la sociedad ni el sistema. Otros comentan que si no les das el IPAD les tienes que dar muchos juguetes para que se entretengan…argumentos que yo encuentro flojos. Otros están de acuerdo, pero reconocen que es muy complicado educar nuestros hijos así hoy en día.

Leonardo no tiene Ipad, ni nosotros tenemos Apps para niños en nuestros móviles y me siento orgulloso de que mi hijo dibuje durante las horas de vuelo en lugar de ver una película. A la cual recurrimos si no nos queda más remedio, por ejemplo si viajo sola con los dos peques, me puede venir útil tener una película en mi portátil.
Me encanta ver a Leonardo dar la lata a todos los camareros del restaurante y que pida la cuenta y hable con todas las mesas de alrededor, en lugar de tenerlo “apagado” en la mesa con algún dispositivo.
Disfruto inventándome juegos con él, mientras esperamos en las salitas de espera.
Lo que comento con José muchas veces, para romper una lanza a favor de los “Ipads addicted” es que Leonardo solo tiene tres años y es fácil mantenerse duro sin recurrir a estas herramientas, pero todo cambia con la edad y es verdad que los niños de 10/11 años ya piden un móvil, porque los demás lo tienen y les gusta jugar a los videojuegos, como a nosotros nos gustaba la play station. Reconozco la dificultad de ponerse firme delante de niños mayores, que están rodeados de esta realidad. Espero que seamos capaces de mantener nuestra filosofía cuando nuestros peques sean mayores. Se que no será nada fácil.
Creo que según se vaya avanzando con la edad, este dilema aumentará notablemente, por las influencias de amigos en el cole, o similar.

No quiero parecer autoritario, ni juzgo a las personas que hacen lo contrario a lo que opino. Tengo muchos conocidos que me reconocen haber sido educados durante 24h delante de la tele en casa de los abuelos porque sus padres trabajaban y que hoy en día son maravillosas personas y estupendos profesionales. De hecho mis amigos me vacilan por complicarme la vida en ese sentido ya que con el Ipad sería todo mucho más sencillo y no me levantaría 10 veces en cada cena.

Creo que como todo en la vida, hay que encontrar el punto medio, el balance entre las cosas y que si “apagamos” a nuestros hijos cada vez que nos sea cómodo, o en exceso acabaremos con la frescura y la libertad creativa que hemos conocido a través de los juegos, de las horas pasadas hablando con los amigos, de los parques y los partidos de futbol y que todavía recordamos con nostalgia.

En el 2010, cuando un periodista preguntó a Steve Jobs cuáles eran las aplicaciones del iPad favoritas de sus hijas de quince y doce años, este respondió: “No le han usado todavía. Mi esposa y yo limitamos cuánta tecnología utilizan nuestras hijas”.

Sígueme en Facebook, Instagram y Twitter: Laura.Caldarola


12 Comentarios

  • 1. Nazaret  |  21 agosto 2017 - 12:14

    Estoy totalmente de acuerdo con vosotros y vuestra visión del mal uso de las nuevas tecnologías con bebes….

    Enhorabuena José por el post

  • 2. Irene  |  21 agosto 2017 - 12:19

    Totalmente de acuerdo! A mi también me entristece mucho ver a los niños pegados a los iPads. En cambio yo si soy de las que pienso que sin tanta tecnología (excluyo la medicina y los transportes jajaja) antes la gente era más feliz, se desarrollaban (como comentas con los niños) otras aptitudes que en los adultos creo que también son importantes. Yo a veces tengo la sensación de que se me va la vida estando tan pendiente de móvil, echo de menos el sms y me sobra el WhatsApp.
    Relacionado con esto os recomiendo ver la película de Captain Fantastic, es un ejemplo más exagerado pero el mensaje es el mismo.
    🙂

  • 3. Teresa  |  21 agosto 2017 - 12:50

    Totalmente de acuerdo, no lo podrías haber explicado mejor! Os admiro como familia y os sigo por aquí y por IG. Jose, anímate y escribe más a menudo, se te da fenomenal!!

  • 4. Patricia C.  |  21 agosto 2017 - 13:49

    Buen post… La verdad que es un tema muy difícil de abordar. Todo lo relacionado con la crianza de los niños es algo muy personal pero, como dices en tu conclusión, creo que, como todo en la vida, lo mejor es mantener un equilibrio.

    Un beso, familia!

  • 5. Irx  |  21 agosto 2017 - 14:29

    Totalmente de acuerdo. Nosotros hemos crecido sin, pero los peques, nativos digitales han nacido rodeados de.
    Creo que hasta los cinco años no recomiendan la exposición a dispositivos digitales porque no aportan, es puro consumo de contenidos.
    Enhorabuena por el colaborador que te has agenciado, por tus post y por esos peques tan amorosos. Ánimo con la crianza. Saludos

  • 6. Irx  |  21 agosto 2017 - 14:35

    Adjunto un artículo interesante “No te engañes, tus hijos no necesitan una tableta”

    https://www.google.es/amp/s/elpais.com/elpais/2017/07/16/mamas_papas/1500184427_052226.amp.html

  • 7. Mireia  |  21 agosto 2017 - 14:56

    Totalmente cierto, pienso exactamente lo mismo que Jose.Mi hijo tiene 16 meses y ya le ofrecen móviles y tableta, y nosotros no le dejamos porque no me parece que tenga edad. Y el niño ya señala y pide los dispositivos cada vez que los ve.
    Los amigos te miran cómo si fuésemos unos exagerados, pero como dice él,la solución fácil es dárselos y así no molestan. Y eso que mi hijo es super inquieto y tampoco me deja hacer nada.
    Los niños tienen que correr,pintar,saltar,jugar…Y cuándo sean más mayores tener pequeños ratitos para la tecnología.

  • 8. María José  |  21 agosto 2017 - 18:34

    Laura/Jose, que bien compenetrados estáis compartiendo este post. Cuanta razón tenéis al criticar el exceso de tecnología en los niños, creo que en este mundo actual de prisas y poco tiempo es una evasión para los padres el uso excesivo de estos artilugios por los niños. Habría que buscar el término medio y no es fácil. Afortunadamente todavía se pueden ver parques llenos de niños jugando.

  • 9. Sara  |  21 agosto 2017 - 23:19

    Independientemente de lo que opine de las nuevas tecnologias y su abuso con los más pequeños, lo que me parece más fuerte es que José haga esta entrada poniendo de ejemplo de lo que no se debe hacer a su familia política.

    Yo, si soy la familia de Laura me parecería un poco mal y me sentiría triste al leer el post, después de haber pasado estos días en familia, que tanto han motivado a Jose a hacer esta entrada “protesta”.

  • 10. Ainhoa  |  21 agosto 2017 - 23:38

    Totalmente de acuerdo!. Por supuesto que estar pendiente de tu hijo las 24 horas del día es duro, pero también maravillosamente gratificante! Me encanta cómo has definido el abuso de las nuevas tecnologías con nuestros hijos: “apagar al niño”… Desgraciadamente este comportamiento es habitual con casi todo, no tengo tiempo para jugar, le doy un iPad, no tengo tiempo para cocinar, le compro cualquier cosa precocinada, etc…Es nuestra responsabilidad esforzarnos en evitar ser vagos en la crianza de nuestros niños.

    ENHORABUENA por el post.

  • 11. Ana  |  22 agosto 2017 - 19:19

    Completamente de acuerdo pese a que no puedo evitar algun rato (nunca mas de 5 minutos) dejarle el movil al niño. Ya sea porque lo ve y se lanza a por el como gato tras sardina o como ultima medida desesperada para que acabe de comer o este callado.Y no es lo peor el aparato, sino internet y el uso que se haga de el y los peligros que conlleva (acoso, persecuciones, etc). Detras de una pantalla todos nos amparamos para escribir y decir barbaridades, y los niños son muy sensibles e influenciables.

  • 12. Leyla  |  23 agosto 2017 - 17:32

    Hola, estoy de acuerdo con lo que planteáis. Cuando estamos por ahí, suelo llevar cuentos, cartas y cosas así para entretener a mi hijo de 2 años y no es lo habitual, ni mucho menos. No veo a nadie haciendo eso, la verdad, en una comida o momentos así. Para mí el móvil es lo último… Y me ha pasado en comidas con familiares, mi hijo dando vueltas buscando con quién jugar y sus primos mas mayores claro, pero niños todavía, con el móvil o la tele…

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


4 + tres =

Subscríbete a los comentarios vía RSS