Mamma Mía » Cien globos de corazones

30 octubre 2017

Cien globos de corazones

Cada vez que iba a Berlín para ver a José, me preparaba durante una semana.
Solía irme el viernes por la noche, cogía un vuelo que llegaba a Berlín más o menos a la hora de cenar. El martes anterior empezaba a pedir citas en la peluquería, en el centro estético y en las chinas para la manicura y pedicura, las buenas, que tenían un salón en el centro de Milán y que eran igual de caras que el resto de los salones, pero ellas tenían el cuidado típico de las orientales. Cada día tenía una tarea después del trabajo y cuando llegaba el viernes, estaba más guapa que nunca. (Amada juventud).
Esta vez había pensado en algo más que mi puesta a punto personal, quería hacerle una sorpresa. Organicé una fiesta en casa para dos.
José vivía en un pequeño piso en Mitte, muy pequeño pero acogedor, con el suelo de madera chirriante y las típicas ventanas escavadas en la pared y bordadas de blanco. – Reconocería un piso de Berlín en cualquier revista por sus ventanas – . Mi fiesta para dos era una experiencia sensorial que seguía una ruta que se desarrollaba en cada habitación. Empezaba por el baño, seguía en el salón y terminaba en el dormitorio. Preparé unas tarjetas por cada experiencia, con un titulo relativo a la habitación y una breve explicación de la actividad que debíamos hacer y las pegué en las puertas y una tarjeta general, que decía algo parecido a “Bienvenido a nuestra fiesta privada”, que colgué en la puerta de entrada. Recuerdo todavía la cara que puso José cuando entró, más sorprendido imposible. Aquel día cogí un avión por la tarde y llegué más pronto de lo normal, tenía una llave del piso y un amigo de allí vino a ayudarme con todo, sobre todo con los cien globos de corazones que pegué en su dormitorio. Fue la habitación que mejor me salió, inspirada en una opera de Yayoi Kusama pero en versión casera jajajja. El dormitorio se convirtió en el “sentido del amor”. Mientras el cuarto de baño fue dedicado al relax, lo llené de velas de diferentes tamaños y sales perfumadas para un baño coloreado. El salón fue la experiencia culinaria, pedí algo al restaurante italiano de abajo, porque no me dio tiempo de cocinar y de todas maneras, admito que poco comimos.
No me gusta viajar en avión, pero cada vez que iba a Berlín no me daba cuenta del viaje, la excitación no me permitía leer, aunque siempre lo intentaba, ni escuchar música, como máximo me tomaba un “vino express” mientras miraba por fuera de la ventana con demasiadas ganas de llegar. Esa vez fue peor aún, la tensión era tanta que no se como me aguanté sentada. Tanía mi hoja de Excel virtual en la cabeza con el To Do de la tarde. Era principios de marzo, hacía todavía frio en Berlín, pero yo no lo percibía, el sol entraba por la ventana mientras pegaba los globos de corazones. Cien. Ni más ni menos, por todo el dormitorio, incluso en el techo. Recibí una llamada de mi mamá que me preguntó si el viaje había ido bien. Por supuesto que si mamá, le contesté. Ella no sabía mucho de mis viajes, menos de quién era José. Llegó un bonito atardecer y yo me puse a escribir una carta en el diario de piel encima del escritorio, solía hacerlo cada vez que iba.
Escuche la llave girar y la puerta abrirse. José entró, desde el dormitorio y con el corazón en la garganta, escuché sus pasos y un murmullo, no le di tiempo de hacer preguntas, salí del cuarto y lo abracé. Wow y rió.

Ese fue un fin de semana especial, el más especial que viví en Berlín. No solo nos sorprendimos, nos duchamos a la luz de las velas y cenamos desnudos. Ese fin de semana, entre cien corazones, Leonardo ganó su primera competición, la que le llevó hasta mi y luego al mundo.

La foto tiene muy baja calidad, pero es la única que encontré de aquel weekend.

Sígueme en Facebook, Instagram y Twitter: Laura.Caldarola


17 Comentarios

  • 1. Marta  |  30 octubre 2017 - 09:58

    Queééé bonitoooo!!! Me encanta.

  • 2. Ana  |  30 octubre 2017 - 10:32

    Qué bonito post!. Siempre me gustan más tus post cuando empleas ese tono relajado y soñoliento, melancólico. Este en concreto me abstrae a mi propio pasado, hace unos años (un lustro ya), cuando iba a ver a mi chico que tampoco vivía en mi ciudad. Yo iba en bus (no me daba para más la economía, jeje) pero la sensación era idéntica. También yo preparé noches especiales empapelando su cuarto con post-it llenos de amor…oooohh dulces recuerdos. Hoy no compartimos esas noches pero compartimos un hijo maravilloso que cada día nos sorprende. Enhorabuena por tu blog, siempre te leo, nunca te escribo, soy perezosa, sorry. Por instagram me animo más a comentarte, pero hoy quería animarte a escribir más post en esta línea. Un saludo, AC.

  • 3. Sandra  |  30 octubre 2017 - 10:35

    Que bonita historia Así como está escrita parece sacada de una novela. Me encanta

  • 4. Mirian Pérez  |  30 octubre 2017 - 11:01

    Qué historia de amor tan bonita!!

  • 5. Tania  |  30 octubre 2017 - 11:33

    Ay Laura soy adicta a tu blog hasta cuando estoy de vacaciones fuera de España!! Como me recuerdas a mi!! Yo las hacia y sigo haciéndolas , sorpresas especiales más que materiales de pistas, de juegos… en definitiva el tiempo juntos, el tiempo es el regalo más bonito!! Un dia le puse a mi chico tantas pistas en una especie de busqueda del tesoro ( creo q se me fue de las manos) que entre el vino y las sorpresas tuvimos que acabar las pistas a la mañana siguiente jajajjajsjajja!enhorabuena por tu manera de escribir y contarnos tus cosas! Un besito

  • 6. Belen  |  30 octubre 2017 - 11:58

    Ohhhh!!!! Me encantado el post 🙂

    NUEVO POST:
    https://lotofdots.wordpress.com/2017/10/30/paris-street-style/

    Besos

  • 7. CECI  |  30 octubre 2017 - 12:27

    ohhhhhhhhh qué post taaan bonito!!(como todos) son tan cercanos, tan sinceros… tan bonitos! de verdad… me encantan!! cómo conociste a Jose? algún día nos lo podías explicar? o es demasiado privado??
    Muchos besos!!
    sois una familia preciosa!
    me caes bien! me gustas!jajaja
    besos

  • 8. Martina  |  30 octubre 2017 - 14:08

    Precioso, el relato y como escribes ❤️

  • 9. Andrea  |  30 octubre 2017 - 16:36

    Una historia de amor soñada. Me ha alegrado el día saber que estos flechazos siguen existiendo. Me encanta como escribís y el sentimiento en cada una de tus palabras. Abrazo!

  • 10. Paloma  |  30 octubre 2017 - 16:40

    Solamente con tu manera de escribir y tu forma de contar las cosas se nota que ere una persona con magia y especial! ¡¡¡Sigue llenando al mundo de amor con tus historias Laura!!!

  • 11. An  |  30 octubre 2017 - 17:24

    Me encanta tu blog y por como escribes, se te ve muy buena persona. Con muchos valores ( ahora ya casi no quedan personas así )
    Si algún día nos puedes contar cómo conociste a jose. Seguro que es muy bonito .
    Tus niños también son encantadores. Besos laura !!

  • 12. Noe  |  30 octubre 2017 - 21:36

    Jejeje qué buena historia! Además es bonito saber el día que Leonardo alcanzó la cima y se quedó con vosotros!! A mí me daría un poco de vergüencita contarlo por eso te agradezco tu sinceridad al contar tus historias! Enhorabuena por tu blog y tus post Laura!

  • 13. Carolina  |  30 octubre 2017 - 21:44

    Nos tienes hechizadas con tu blog!! Siempre te leo aunque no escriba. Muchas gracias por compartir con nosotras momentos como los que nos cuentas. Soy mamá de un niño y una niña de las mismas edades que los tuyos y casada con italiano así que me siento super identificada con lo que nos transmites incluidos los viajes de noviazgo!!! Sigue así!!

  • 14. Lorea  |  31 octubre 2017 - 21:48

    Eres lo más Laura! Qué relato tan emocionante! Me encante leerte, xxx

  • 15. Maria  |  1 noviembre 2017 - 11:08

    Jo Laura,
    Leyéndote no he podido evitar que se me caiga una lágrima… de la emoción. Del amor que hay en las cosas que cuentas.
    Yo vivo un amor a distancia… entiendo tus palabras y los sentimientos cada vez que cojo un avión. La gente me dice como puedo aguantar 3 años asi… Y si supiesen qué sentimos cada vez que cogemos un avión… lo entenderían todo.
    Gracias por ser tan generosa, bonita y auténtica. Tal cual eres es la familia que habéis formado.

  • 16. MartaB  |  1 noviembre 2017 - 22:34

    Precioso….. gracias!

  • 17. Maria José  |  3 noviembre 2017 - 11:45

    Que romántico encuentro, Laura, en este mundo de prisas y materialismo todavía tiene más mérito. Comprendo que Jose te haya entregado su corazón!

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


ocho − = 7

Subscríbete a los comentarios vía RSS