Mamma Mía » ¿Mary Poppins existe?

2 noviembre 2017

¿Mary Poppins existe?

Cuando me quedaba a dormir en casa de mi hermana mayor, por la mañana llevábamos a los niños al cole y luego íbamos a desayunar en una cafetería con sus amigas. (al estilo “Big Little Lies” una serie que os aconsejo ver). Todas arregladas e impecables, aunque fueran vestidas de deporte. Yo las escuchaba hablar de los hijos y de las niñeras mientras comían bizcocho de zanahoria y capuchino con leche desnatada. Pensaba “que mundo más lejanos del mío” y me parecía poco atractivo.

Llegó el día en el que fui madre. Empecé a entender cosas sobre el mundo de la maternidad y a compartir con otras madres mi visión, mi experiencia, mis dudas…. Poco a poco me adapté a un nuevo estilo de vida hasta formar parte del “exclusivo club de las madres”, aunque el mío era muy diferente al de mi hermana.
Al no tener trabajo pude dedicarme a Leonardo a tiempo completo. Hice muchas cosas con él, salimos, jugamos y fuimos al parque casi todo los días. Descubrí que el parque es una fuente de inspiración para un novela (un día la escribiré), que está lleno de trozos de vidas y tramas interesantes. Me hice amiga de bastantes madres y sobre todo pude mirar con mis ojos la multitud de niñeras que llenan los bancos, o caminan cargadas de bicis y otros juguetes o llevando a los perros. Las miré por primera vez con los ojos de madre y me pareció que casi ninguna de ellas hacía lo que yo, jugar. Las he visto pasarse el mate de unas a otras y charlar alegres o manejar el móvil, tal vez para chatear con los hijos que tuvieron que dejar para ir a otro país a cuidar a los hijos de otras mujeres. Me alegra haber podido cuidar yo misma a mi pequeño.
Cuando nació Orlando, el cambio fue grande y decidí que necesitaba ayuda. Tuve la posibilidad de expandir el horario de la chica que me ayudaba en casa y así durante unas pocas horas al día, empezó a cuidar de Orlando y yo a tener un poco de tiempo para trabajar.

Acostumbrada a ser madre a tiempo completo, estoy todavía en un “proceso de adaptación” para dejar a mi bebé con una “extraña”, aun teniendo máxima confianza en ella. Estoy entregándole mi tesoro más grande y no es lo mismo que una abuela o una tía, que por unión de sangre naturalmente le quieren y entonces vas más confiada.
Bueno, el caso es que estoy muy contenta con la chica que cuida a Orlando, además conocía la casa y a Leonardo ya muy bien, así que duermo tranquila! Pero no puedo esconder que algunas veces me he rallado un poco y mi fantasía me lleva a imaginar cosas muy ridículas.
Ahora, mi pregunta es: ¿Os pasa a vosotras también?? Principalmente el concepto se sintetiza en esta pregunta: ¿Le cuidará bastante bien, como si fuera suyo? ¿Mary Poppins existe?

Pero luego hay más preguntas, como estas….

¿Donde irán cuando salen?

¿En lugar de salir a pasear, lo llevará a su casa o a casa de una amiga? Y en este caso, donde pondría a mi hijo (si la casa no está organizada para un bebé)?

¿Le dejará llorar algunas veces?
Si llorara mucho y durante mucho tiempo, sin poderle callar de ninguna forma, ¿Le dejaría chupar los dedos de su mano? En una película seguro que les darían hasta su pecho jajjajja

¿Le dará besos en la boca?

Me doy cuenta de que es bastante ridículo, de hecho cada vez que me viene un pensamiento de este tipo, lo rechazo, pero tengo la curiosidad de saber si soy la única a la que le pasa.

Preciso que eso que cuento no tiene a que ver con una falta de confianza, si no jamás dejaría a mi hijo. Más bien con los típicos miedo, que incluso tenemos hacía nosotras mismas cada vez que nos preguntamos si lo estamos haciendo bien.
Para mi esta ayuda es un verdadero regalo, sin ella no tendría tiempo de hacer nada, además con lo mimoso que es Orlando.

Os deseo un feliz jueves, de sol ojalá, porque parece que mañana y el sábado va a llover.

Un abrazo.


4 Comentarios

  • 1. shaila  |  2 noviembre 2017 - 12:13

    Ay ay Laura! A mi tambien me ha pasado!! Yo me tome 10 meses de baja maternal =, y cuando llego el momento de volver a trabajar no queria dejar a Oliver en una guarderia, asi que trajimos una au pair a casa. La trajimos de Espana, ya que queria que le hablara en espanol a Oliver (vivimos en Oxford, UK y mi marido es ingles). El primer dia lo pase fatal, me hacia esas mismas preguntas, y al volver, observaba a mi hijo rigurosamente buscando restos de algo, no sabia el que, que probara mis pensamientos ridiculos como certeros….El caso es que los 6 meses que Rosa estuvo con nosotros fueron un regalo, mi hijo la adoraba y yo aprendi a delegar, sabiendo que nadie NADIE sera nunca como mami.
    Espero que esto te de algo de paz.
    Un abrazo desde Oxford!!

  • 2. Maria  |  3 noviembre 2017 - 08:24

    Laura, creo que todas estamos igual! Yo a los 7 meses de mi bebé sigo en casa sin trabajar proque no me siento preparada para dejarlo con nadie. Me pregunto lo mismo, si lo cuidarán bien, si lo dejarán llorar, si sabrán lo que pide en cada momento… A veces por la noche cuando estoy muy cansada y llora “sin motivo” me dan ganas de dejarlo en la cama e irme a la ducha (no lo hago, pobrecito que no tiene culpa) y me pregunto si una persona sin las hormonas de madre protectora de su cachorro lo haría. En fin, que me estoy obligando a dejarle 15minutos en la guardería del gimnasio mientras estoy al otro lado de la puerta y… Me cuesta! Somos increíbles!!

  • 3. Maria José  |  3 noviembre 2017 - 11:57

    Laura, tus miedos son muy frecuentes en todas las madres que por una u otra razón tienen que dejar a sus hijos en manos de otras personas, yo recuerdo mi obsesión porque todas las ventanas estuvieran cerradas cuando mis hijos ya caminaban y no estaba en casa, siempre llamaba para asegurarme. Comprendo la angustia de esas madres que tienen que pasarse el día fuera trabajando. Debería haber unas leyes más acordes con esta situación. Haya que luchar por ello.

  • 4. Alicia  |  3 noviembre 2017 - 17:16

    Yo dejé de trabajar cuando tuve el primero. No volví a encontrar trabajo.Tuve a la segunda. Me retiré del mercado.Nunca tuve niñera, Ni chica en casa. A veces ansiaba a alguien para dejarlos y respirar. No , creo que Mart Poppins no existe.
    Un beso

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


+ 5 = once

Subscríbete a los comentarios vía RSS