Mamma Mía » ¿Crees en la Navidad?

28 diciembre 2017

¿Crees en la Navidad?

Estos días he estado poco activa en las redes sociales, la familia y las demasiadas cosas de hacer me han absorbido sin darme tregua. Pero he pensado, he vivido y sentido y me apetece compartir con vosotros mis emociones.

He notado que con el paso del tiempo la ilusión de estas fiestas se va difuminando, cada año que pasa me interesan menos los regalos, no tengo especialmente ganas de decorar la casa y si no fuera por Leonardo no hubiera hecho el árbol de navidad o las galletas de chocolate navideñas. La única razón real que tengo para vivir el espíritu navideño son mis hijos.

Para mi es una ruta natural, cuanto más mayores si todo va bien nos hacemos más sabios pero a la vez perdemos (casi todos) una cosa fundamental: Creer.

Mis sobrinos se despertaron a las 6.30 el venticinco de diciembre, y con dolor de barriga. Mi hermana y mi cuñada me hicieron un report en el chat de que tengo con la familia.

¿Porque le duele la barriga a Pietro? Y a Bianca? Que le pasa?

¿Lorin no te acuerdas? Me contestó mi hermana. Y entonces entendí.

Entendí que había olvidado lo que sentía cuando creía en papá Noel, la excitación antes de ir a dormir y al despertarme, tanta como para hacerme dormir solo unas pocas horas. Olvidé que esa noche es la más especial cuando eres niño, por lo menos los más pequeños, ahora hay una confusión sobre la edad en la que confesar que papa Noel no existe, que somos nosotros los padres los que ponemos los regalos debajo del árbol, a beber la leche, a comer las galletas y dejar una nota. Lo hacemos todo después de que se hayan ido a dormir, no esperamos ni que pase la noche, para no arriesgarnos a que se nos olvide algún detalle. En cuanto se duermen, sacamos los regalos y nos ponemos a envolverlos, le ponemos el nombre, los posicionamos bonitos debajo del árbol de navidad encendido y le sacamos una foto. Luego vaciamos el vaso de leche, guardamos las galletas y escribimos algo a los peques (eso es optativo, cada uno tiene su estilo). Este año se me hizo especialmente triste, vivir el “detrás de la escena”, he sentido la falta de magia. Ha sido como vivir todo desde fuera, ver a los niños durmiendo y nosotros maquinar la fabula.

Este ha sido también la primera navidad de Orlando y yo estoy especialmente agotada, además el cambio de casa, clima, país o no se que, pero ha influido en la actitud de Orlando que es, si posible fuera, más molesta aun, se despierta miles de veces por la noche y quiere estar todo el rato en brazos.

Esta Navidad ha sido también la en la que hemos cogido nuestros primeros piojos! Jajajaj y creo que es la razón por la que nunca la olvidaré. Leonardo se los llevó del cole como regalito y creo que José y yo caímos en la trampa. Bueno ya soy experta también en este tema, así que si necesitáis , os puedo ofrecer consejos.

En fin, este año con la llegada de otro hijo, una carga de responsabilidad se me ha venido encima y con ella la falta de tiempo, como consecuencia no he podido pasear entre las luces de la ciudad para comprar los regalos, nunca antes me había sentido en tan baja forma y de consecuencia he tenido menos ganas de arreglarme, el agotamiento me ha quitado energía para jugar con mis sobrinos o preparar una mesa especialmente bonita. He llegado a la Navidad sin darme cuenta y cuando he recordado que papa Noel no existe, he sentido nostalgia por lo que he sido y que ahora ya no soy. Por la niña que creía en todo, inocente y más libre que nunca. Capaz de ver una sombra detrás de la luna y un campanilla venir desde las estrellas. He sentido nostalgia por la niña que fue capaz de hinchar con la boca, su primera pelota saltarina, porque la ilusión de la navidad la hizo fuerte. He deseado ver lo mismo en los gestos de Leonardo y un día en los de Orlando también. He entendido que es importante enseñarle el valor de creer, no solo en papá Noel, sino en todo, porque si creemos entonces podemos, si creemos, las luces volverán a brillar y los regalos serán nuestros sueños que se realizan, si creemos, nuestros días serán mágicos para siempre.

Esta fue nuestra mesa de postres. Todo de mi pastelería (Caldarola).

Desculpadme todos los que me habeís contactado para los panettones, os prometo que volveré a traerlos otra vez a partir de el año que viene, entre tantas cosas, este año no me dio tiempo de organizarme.

Felices fiestas.

 

Feliz navidad a todos, os deseo creer!


5 Comentarios

  • 1. Martina  |  29 diciembre 2017 - 01:24

    Hola Laura, en primer lugar, ¡¡felices fiestas!!
    Gracias, una vez mas, por abrirnos la puerta de tu intimidad y familia para mostrarnos como pasas las fiestas. Gracias, también, por recordarnos dos términos que personalmente me encantan, la Magia y el Creer, la frase “Los regalos seran nuestros sueños que se realizan” es preciosa y no puede ser mas cierta!! Hasta el próximo post.
    Muchos besos, amor y luz.

  • 2. LaE  |  29 diciembre 2017 - 15:31

    Hola Laura, te sigo desde hace mucho tiempo aunque nunca me había animado a escribir…
    Quiero decirte que me encanta tu manera de decir las cosas, la sensibilidad con la que te expresas, y eso que no es tu lengua materna.
    No sabes hasta qué punto me siento identificada contigo, tanto en los mensajes llenos de vida, de positividad, como en estos que tienen un cierto halo de tristeza… tienes una capacidad especial para expresarte, de verdad que has encontrado tu vocación en la vida, a parte de ser madre, saber expresar con palabras sentimientos difíciles de identificar…
    Yo tengo tres hijos pequeños, un marido maravilloso y, en general, una vida fantástica, y sin embargo hay momentos en los que me siento tan agotada que estoy como triste, a veces, hasta gruñona, y ninguno se lo merece, y cuando me doy cuenta, entonces me siento aún peor…
    También me da pena el haber perdido mi esencia, apenas tengo tiempo para mí, o estoy tan cansada que no me apetece hacer nada, sé que es un periodo y esto pasará, sé que no tengo derecho a quejarme, tengo una familia sana y fantástica ¿qué más quiero? pero no puedo evitar que haya momentos en los que me entristezco…
    En fin, disculparme todas por este arranque de espontaneidad, no es lo mío y seguramente no me haya expresado todo lo bien que hubiese querido.
    Es genial haberte conocido Laura, y leer a tus seguidoras, que enriquecen aún más si cabe tu blog.
    Felices fiestas!!

  • 3. lcaldarola  |  29 diciembre 2017 - 17:31

    Gracias de corazón. No tengo mejor palabra en este caso para expresar la ilusión que me hace tu mensaje.
    Y gracias a todas las que me comentáis, para mi vale mucho!!

  • 4. Irene  |  29 diciembre 2017 - 23:58

    Ánimo Laura!! Yo también he estado muy desconectada últimamente, pero por fin me he animado a meterme en tu blog y ponerme un poco al día. Toda la fuerza del mundo para ti, vales oro. Un beso!

  • 5. Omayra Jaén  |  1 enero 2018 - 04:41

    Olvidamos que la Navidad es la celebración del nacimiento de Cristo quien se encarnó en nuestra historia, nuestra humanidad. Ciertamente me siento identificada con el sentimiento de no poner el Belén o el árbol, antes me decía, por los niños…pero al recuperarme o verdadero sentido de la Navidad vuelve mi alegría y esperanza. Cristo nació pobre para restaurar mi humanidad, para regalarme la vida eterna en el cielo. Esto es la verdad. Papá Noel no existe. Existe Cristo y todo lo superfluo nos roba la verdadera Navidad.

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


5 + cinco =

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es


Subscríbete a los comentarios vía RSS