Mamma Mía » La maravillosa ingenuidad de los niños

8 enero 2018

La maravillosa ingenuidad de los niños

Una tarde volvía a casa después de un paseo, estaba con Leonardo. Había organizado una merienda en casa y nos paramos en una pastelería para comprar dulces. Mientras estaba eligiendo los pasteles, Leonardo, que miraba hacia fuera, a la calle, me gritó alarmado: “mamma mamma, que atropellan a la vieja!” Yo asustada me asomé a la puerta y no vi nada, pero entendí a lo qué se refería. Había una anciana que pedía limosna a los conductores de los coches que se paraban en el semáforo. Aquel día reflexioné sobre la diferencia que hay entre la visión infantil y la de los mayores.
Seguí con mi compra, mientras Leonardo no le quitó ojo a la señora, entonces me acerque a él y le expliqué que la anciana era una señora pobre que pedía dinero a los conductores de los coches y que nadie la atropellaría, después se quedó más tranquilo pero me pidió más explicaciones acerca de la pobreza. Intenté explicárselo de una forma que pudiera entenderlo y le dije que la señora necesitaba una casa porque no la tenía y por eso pedía dinero a los que ya tienen una.
Nos fuimos a casa y merendamos con nuestros amigos. Días después estábamos a punto de salir para dar uno de nuestros paseos y Leonardo quiso vestirse solito. Le dejé en su habitación y me quedé a la espera abajo. Tardaba. Le llamé varias veces: Leonardo venga date prisa, vamos!! apareció después de un buen rato y con una moneda de 1 euro en la mano, me dijo: Mamma, ésta se la llevamos a la vieja para que se compre una casa!
Se me pusieron los ojos llorosos. Habían pasado días desde aquel episodio, pero él todavía se acordaba, se le había quedado en su corazoncito. Lo que me emocionó, a parte de la extraordinaria empatía con solo tres años (sucedió el año pasado), fue la ingenuidad de un niño que cree poder comprar una casa a una mendiga con una moneda de su hucha. Cree. Todo es posible para los niños! Maravilloso.

He tenido varias ocasiones para poder disfrutar de esta ingenuidad y siempre me quedo alucinada, me encantaría que se quedara para siempre con él, pero sé que no es posible. La vida, las experiencias y las personas, pronto le quitarán esta frescura y en lugar de ello llegarán otros sentimientos, más “terrestres” y el cinismo y la falta de tiempo hará disipar la magia.

Pronto empezará a preguntarse por qué los perros de la patrulla canina están en diferentes sitios a la misma vez y por qué los Reyes Magos parecen diferentes cada año, aunque nunca envejecen. Descubrirá que papá Noel no existe y que los padres compran los regalos, que las cosas se compran con el dinero. Se dará cuenta de que con 1 euro no se puede comprar una casa, que no da ni para un Huevo Kinder y que la magia existe solo si nosotros la creamos. Pero de mayores estamos más cansados y a veces nos cuesta crearla.

Descubrirá Que el “puñazo” que papá le pegó al Spiderman de la Plaza Mayor y que le hizo estar tan orgulloso, fue una mentira y que mamá no tiene súper poderes.
Los años vendrán para quitarle esta luz especial de niño. Los años le regalarán muchas explicaciones y entonces perderá sus alas y no será libre.
Los años lo harán espectador, como lo soy yo a día de hoy.
Con los ojos enamorados te miro e Intentaré fijar cada momento, intentaré no olvidar tus manos que temblaban mientras abrías los paquete el día de reyes y tu cara al despertarte el día de navidad y ver qué papá Noel había pasado, las emociones al mirar los personajes en las carrozas de la cabalgata y la vez que me dijiste: mamma, cuánto dinero le hemos dado!! Porque le di a un mendigo muchas monedas pequeñita ( lo único que tenía en el monedero, no llegué a 1 euro pero tú te fijaste en la cantidad).
Guardaré conmigo todas estas imágenes y haré todo lo posible para que dure. Mientras dure… Viva la vida, la magia y la Libertad. Aprendemos de nuestros hijos en lugar que los demasiados no, las demasiadas tareas y el “ explotamoeno” con las actividades. Disfrutamos de ellos tal y cual porque pronto el tiempo se los llevará.

Sígueme en Facebook, Instagram y Twitter: Laura.Caldarola

 


7 Comentarios

  • 1. Susana  |  8 enero 2018 - 10:23

    Qué bonita reflexión Laura y cuánta razón tienes. Qué pena que esa magia que ven a través de sus ojitos, se vaya a perder. Yo vivo todo eso con especial ilusión a través de los ojos de mi sobrina (no tengo hijos todavía) y sé de lo que hablas. Yo la digo muchas veces que no quiero que crezca y ella me dice: “tengo que crecer, tia Susi, para hacerme muy muy mayor…”
    Ojalá nos dure esa magia con ellos eternamente. Un saludo.

  • 2. AINHOA  |  8 enero 2018 - 12:19

    Sin duda tu hijo será un gran hombre…

    Es curioso, es algo en lo que pienso mucho desde que soy madre, en la empatía. Una vez leí que es la base de nuestra civilización, y que se cree que su origen está en la relación madre/hijo..

    Tenemos que hacer un esfuerzo para evitar que esa forma de mirar que tienen nuestros hijos no se disipe del todo con los años, aunque sea tremendamente complicado en este “mondo difficile”! jeje.

    Un besazo Laura, como siempre, un gran post.

  • 3. Irene  |  8 enero 2018 - 12:53

    PRECIOSO POST.
    Esperemos que Leonardo no empiece a leer tu blog antes de dejar de creer…jajaja!!
    Feliz 2018 familia!

  • 4. MAR DE LA PARRA  |  8 enero 2018 - 20:21

    Hola! Laura me encanta tu blog ,yo ahora estoy redescubriendo todo eso,gracias a mis nietos y tienes razon en todo. Disfruta de tu preciosos niños y Feliz año

  • 5. Simply Sory  |  9 enero 2018 - 10:53

    Que mono tu hijo, es cierto es tan bonita la inocencia espero que le dure muchos años.

    Te dejo mi nuevo post, con un abrigo muy molón http://www.simplysory.com/2018/01/09/abrigoestilochanel/

  • 6. CECILIA LOPEZ  |  9 enero 2018 - 12:47

    Hola Laura! qué bonito post… como todos la verdad!! me encanta!! tus niños son preciosos!!! enhorabuena por esa familia tan bonita que tienes!

  • 7. María José  |  12 enero 2018 - 11:41

    Que ingenuidad la de Leonardo y que buenos sentimientos, la ingenuidad se pierde con los años pero los buenos sentimientos permanecen. Educar a los niños en la generosidad y respeto a los demás forma parte de nuestro trabajo como padres. Tus hijos son preciosos.

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


cuatro − 2 =

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es


Subscríbete a los comentarios vía RSS