Mamma Mía » La neumonía de Orlando

3 mayo 2018

La neumonía de Orlando

La incertidumbre, cuando se habla de la vida de tu hijo, te saca de quicio.
Después del episodio de mi mamá hace dos años (además de la aprensión típica de una madre), me he vuelto un poco hipocondríaca, no es que viva angustiada, aunque confieso que muchas noches se me pasan por la cabeza pensamientos horribles, más bien soy consciente de que puede pasar cualquier cosa, lo menos inesperado y en cualquier momento. Ya no vivo viendo tan solo el mal a mi alrededor, porque el mal ya ha pasado por mi camino. Hace dos años ha tocado mi puerta amenazándome con la vida de mi mamá y ha vuelto a verme hace unos días, pero esta vez ha atacado directamente al corazón, a mi corazón de madre, con una noche de agonía y el ingreso inmediato de Orlando en el hospital.
Durante la noche el mal actúa con más intensidad, porque es cuando las emociones pierden sus reales proporciones y se engrandecen, sobre todo las negativas.

Llegamos a urgencias después de un día de sol y viento, de paseos y playa. Fuimos a ver a Ana y su familia a Alicante, nuestro plan de puente. Orlando iba con sus dosis diarias de Apiretal y Dalsy por prescripción médica, estaba acatarrado (lo que decía el pediatra, yo siempre tuve la sensación de que había algo más). El día fue raro para mi, a pesar de estar con mi familia y mis amigos, a pesar del sol y que estábamos de vacaciones, sentía angustia, no estaba tranquila y al atardecer ya no hablaba mucho, solo miraba a Orlando que pedía brazos todo el rato o se quedaba desanimado en el carrito. No era él.
Él, que no para quieto nunca, ni en el cochecito cuando vamos de paseo, él que necesita constante entretenimiento, él que es un flujo imparable de buena energía. Como le he extrañado estos días….
Llamé a un pediatra que es amigo de la familia para comentarle mi angustia y me aconsejo ir a urgencia. Fue providencial, el instinto de madre no falla nunca!

Urgencias con un niño pequeño y otro en casa que te espera es como tener una pesadilla dentro de una pesadilla, tanto que perdí el sentido común, lo perdí completamente junto a la calma. Me di cuenta de que toda mi fuerza de mujer y madre perdió en la lucha contra el miedo. Maldito miedo que te apropiaste de mí y me dejaste destrozada. Orlando si es posible, tuvo aún más miedo que yo, nunca le había visto así, nunca olvidaré sus ojos de terror que me miraban mientras desnudó lloraba fuerte en la camilla de urgencias. Sé que me pedía ayuda y yo lo estaba haciendo, le ayudaba pero en este caso la ayuda dolía. Los niños tendrían que tener el derecho a no sufrir, porque es demasiado atroz. Orlando sigue teniendo pesadillas después de tres días, se despierta asustado y llora, mira a su alrededor inquieto, nadie se puede acercar, se pone histérico cada vez que los enfermeros tienen que hacer algo, cosas que ya no duelen, pero él no les cree. Espero poder poco a poco restituirle la tranquilidad y la confianza.

Dentro de un hospital, las esperas se apropian del tiempo manipulándolo a su placer, una hora se convierte en una eternidad y si estas esperando una respuesta, peor aún. Mi pregunta era: que le pasa a mi hijo? Cada prueba necesitaba otra posterior, hasta que llegaron las 2.00 de la madrugada y la conclusión fue una Neumonía. Que palabra más fea pensé.
Me entró pánico, José se quedó con nosotros a dormir porque yo no podía conmigo misma. Me quedé el resto de la noche llorando y mirando a este cuerpecito tan pequeño a mi lado lleno de cables enganchados, he rezado mucho y he llorado hasta que se me secaron las lagrimas. José se fue a las 7.00 para que Leonardo se despertara con él.
Nunca tuve buena relación con los hospitales, el olor a desinfectante y a enfermedad, la tristeza marcada por la decoración fría…. en pediatría es la misma que en el resto de las areas, los murales y los posters en las paredes no engañan, a mi incluso me parecen aún más triste, lo veo todo forzado y sin alma. Falta alegría en pediatría, faltan juguetes nuevos y que funcionen, falta música y comida adecuada. ¿Porque no lo hacen? Me han contado que hay niños que se aburren y niños que están enfadados durante toda la estancia en el hospital que a veces llega a ser de meses! Hace falta diversión, los pequeños no tienen la misma conciencia que nosotros, ellos creen en lo que ven y se ven actitud positiva, entretenimiento y diversión estoy segura de que pueden vivir la estancia de forma más agradable, casi como unas vacaciones.

Los días se me hicieron eternos encerrada dentro una habitación y además con la vía y los cables, para mover a Orlando hacía falta toda una maniobra.
Familiaricé con un árbol, el único que veía desde la ventana, un pino debía de ser, su punta afilada vacilaba delante de mí y dos ramas más cortas parecían sus brazos y sus manos que me decían adiós. He llegado a verle los ojos, juraría que ese árbol era algo más porque me miraba. Si no estuviera afectada por los tabúes humanos, me esperaría que se acercara a la ventana. Pero no lo hizo nunca, solo me saludó animadamente basculando por un lado y por otro, al ritmo del viento primaveral y bajo el sol caliente que le quemaba las puntas.
Hoy precisamente es martes y nos dan de alta. Me sonríe hasta el corazón. La vida me está enseñando mucho, me recuerda lo pequeños que somos y a la vez lo grandes que podemos ser, este susto espero que se quede como un lejano recuerdo y que sirva una vez más para que no olvide nunca lo verdaderamente importante y que viva la vida profundamente y con amor. Quiero estar feliz cada día de mi vida, cada día donde no pasa nada de especial, porque lo especial es justo eso, que todo vaya bien.

Muchas gracias a todos por apoyarme y animarnos. No pude contestar a los numerosos mensajes, pero me hicieron mucha ilusión. Durante estos días pensé a los padres que pasan por cosas similares o peores. Este tipo de luchas que te marcan el alma para siempre y que te desarman, te destruyen en pedazos.
Me gustaría animar y desear fuerza a todas estas personas. Que puedan encontrar una luz en la oscuridad. Y a todos los angelitos luchadores de grandes batallas, que sean bendecidos y que encuentren la paz, dentro y fuera de ellos mismo. La Paz.

Sígueme en Facebook, Instagram y Twitter: Laura.Caldarola

 


24 Comentarios

  • 1. Ana  |  3 mayo 2018 - 09:54

    Menos mal que la angustia pasó. Lo recuerdo como un mal sueño. Un sueño horrible. Un abrazo enorme
    . Os quiero .

  • 2. ani  |  3 mayo 2018 - 09:56

    Hola Laura, me alegro que Orlando esté mejor, yo fuí una de las que te envié ánimos. De todas formas, no sé como decirlo quizá por desconocimiento de la enfermedad que narras pero me parece todo un poco exagerado. Me refiero a que verdaderamente hay padres que tienen niños con enfermedades gravísimas y sin esperanza y la sensación que tengo al leerte es de desasosiego pensando en esas familias, tú lo narras como el fin del mundo y hoy en día una neumonía se cura, qué tendrían que decir entonces todas esas madres que no pasan dos días en el hospital sino meses y años? No sé, me imagino que ha debido ser duro pero a veces creo que te excedes. No te ofendas.

  • 3. lcaldarola  |  3 mayo 2018 - 14:49

    Hola Ani.
    Tranquila no me ofendo, incluso te doy la razón y no puedo imaginar como estaría si pasara algo peor, mientras le hacían prueba tras prueba antes de ingresarlo, no sabíamos que le pasaba, me esperaba cualquier cosa y perdí completamente el juicio. Creo que cada situación tiene su valor, para mi esta experiencia ha sido horrible, no la comparo con cosas peores que pasan, solo hablo de mis emociones.
    Un abrazo y gracias por escribir

  • 4. Ana.A  |  3 mayo 2018 - 10:21

    Laura, estaba desayunando mientras te leía, se me ha hecho un nudo en la garganta y he roto a llorar…cómo te entiendo cuando hablas del miedo, soy mami primeriza de una bebé de casi 9 meses, de momento nunca se ha enfermado pero yo vivo con la angustia de que algún día le pase algo y yo no pueda frenarlo. Has Sido muy fuerte! Te admiro. Ahora a descansar y disfrutar de casita todos juntos en familia! Un abrazo para ti y otro bien fuerte para Orlando

  • 5. Tess  |  3 mayo 2018 - 10:22

    Ánimo familia que ya pasó lo peor, ahora solo queda la vida que no es poca…. aún así tu relato es bello, me encanta como escribes. Un beso a ese bebé campeón.

  • 6. Marina Beltrán  |  3 mayo 2018 - 10:28

    Que bonito escribes Laura! Yo Q trabajo allí y lo veo constantemente me aterroriza pensar que a mi hijo Le pase algo, xq veo a los padres sufrir…. Que cruel, Q los niños tengan Q pasar x tantas enfermedades siendo tan indefensos.
    Ojalá te lean las instituciones sanitarias y piensen en modificar las plantas de Pediatria y sus aéreas.
    Me encantó conocerte, aunque no la situación. Un abrazo familia!

  • 7. MARÍA JOSÉ CÁNTABRA EN MADRID  |  3 mayo 2018 - 12:39

    ECHÉ DE MENOS TU BLOG DURANTE DÍAS, ME DECÍA QUE RARO¡¡¡¡¡
    ESPERO QUE YA ESTEÍS LOS DOS BIEN, YO HE TENIDO EN 2 AÑOS 2 NOTICIAS FUERTES EN LA FAMILIA ,PADRE Y HERMANO Y DUELE MUCHO, AHÍ SEGUIMOS HACIÉNDOLO CON TOQUES DE NORMALIDAD QUE NO LO ES¡¡¡
    UN ABRAZO GRANDE DE UNA TIFFOSSI DI TE.

  • 8. Julia  |  3 mayo 2018 - 12:40

    Siento muchísimo que tuvieras que pasar por eso, preciosa. Por suerte, Orlando ya está bien y en casa y cuenta con el apoyo de una madre que le ayudará a reconstruir sus miedos y a crecer ante las adversidades.

    Ojalá los niños y todos los seres indefensos de este mundo fueran intocables.

    Te mando amor y luz a raudales.

  • 9. Cristina Troya  |  3 mayo 2018 - 13:05

    Laura, siempre te leo con mucha atención. Me gusta como escoges con delicadeza y precisión palabras y frases para tejer un texto que logra expresar sentimientos que a menudo me emocionan y me resultan tan conocidos…
    Esta es la primera vez que te escribo. Me gustaría mandarte palabras que reconforten esas lágrimas nocturnas en el hospital, esas lágrimas de tantos y tantos padres que aún pasarán tantas noches…
    Ya pasó!

  • 10. Ainhoa  |  3 mayo 2018 - 14:57

    Ay Laura, he comprendido tu miedo a través de tus palabras, se me han saltado las lágrimas al ver a tu precioso pequeño malito en el hospital… no quiero ni pensar en la angustia que habréis pasado… Desde luego qué duro es el miedo de madre…la de veces que he tenido noches con esos pensamientos que no te dejan ni dormir…Me alegro mucho, muchísimo de que ya esté mejor. Un abrazo muy fuerte supermamá.

  • 11. ani  |  3 mayo 2018 - 15:15

    Te entiendo Laura, ahora a disfrutar de la vida y de tu bonita familia, un abrazo

  • 12. Marta  |  3 mayo 2018 - 17:50

    Hola Laura!
    Cómo Me alegro que Orlando ya se encuentre bien!
    Leyéndote me recuerdas mucho a mi.
    Mi hijo acaba de cumplir dos años. Con 14 meses ya había estado ingresado dos veces. La segunda fue horrible. Se fracturó el cráneo por dos partes. Pero los niños son unos campeones y son mucho mas duros de lo que pensamos. En nuestro caso quedo en el peor susto de nuestras vidas.
    Qué duro es verlos malitos, pero más duro es verlos en el hospital.
    Imagino que todavía estarás un poco nerviosa y angustiada y sobretodo cansadisima.
    Yo necesite bastante tiempo para recuperarme mentalmente de aquello.
    Espero que todo vaya genial y que tus peques tarden mucho mucho en volver a daros otro “sustillo”.
    Un besote enorme

  • 13. ROSAG  |  3 mayo 2018 - 19:17

    Ay Lauri, que panzada a llorar me acabo de pegar, sin ser madre, me ha entrado una angustia leyéndote que te he entendido un poquito.
    Las neumonías se curan, eso ya lo sabemos, pero también pueden ser muy muy graves y en algunos casos mortales, por lo que no me extraña que siendo Orlando tan chiquitín, te entrara verdadero pavor.
    MI consejo, si es que soy quien deba darlos, es que te dejes guiar por tu intuición cuando vuelva a ponerse malito, cualquiera de los dos, (ojalá no te toque de nuevo), porque la madre sabe cuando su pequeño está malito de verdad, cuando hay algo grave. Mi ahijado, cuando era de la edad de Orlando, estuvo a punto de quedarse ciego y quien sabe como le habría afectado intelectualmente el que su pediatra no viera que se le estaba deformando la cabecita al niño. Su madre veía que algo no iba bien, que se le estaba cerrando un ojo un poco más cada día y la cabeza se iba metiendo para adentro en un lateral. Estuvieron angustiadísimos, no hacían más que llevarle al médico y no le daba importancia. Se metían en internet cada día investigando hasta que dieron con un médico experto y que gracias a su buen hacer y saber y que los padres no se desalentaron con que algo no iba bien, pudieron salvar el futuro del niño. Le tuvieron que poner un casco casi dos años si no me equivoco, que el pobre lo pasaba mal y los padres peor por cómo mira la gente cuando ven algo que no están acostumbrados, pero el niño se salvó de quedar ciego y que su inteligencia se viera tremendamente afectada.
    Así que, mientras el niño no sea grande y sepa expresar lo que siente, si tienes que ir a urgencias o veinte veces al pediatra vas, lo que sea antes de una negligencia y que sea demasiado tarde.
    Da pánico escuchar la de veces que pasan éstas cosas, que saben que algo marcha mal y el médico no lo ve, y es que estamos en las manos de ellos, por lo que a la mínima, le llevas y punto. Mi ahijado por desgracia ha tenido varios episodios de esos y si no es porque le llevan al hospital no sé cómo estaría hoy.
    Bueno, vosotros sabréis qué hacer, no soy la más adecuada para decir nada sobre hijos.
    Tu cara y la de tu bebote lo dicen todo de los días que habéis pasado tan mal. El niño se le nota en la cara y en su cuerpecito que ha estado fatal. Y tus ojeras a pesar de la sonrisa no desaparece. Ya todo pasó. Ahora se tiene que recuperar lo más rápido posible y tú recupera la tranquilidad y el sosiego que ya pasó.
    Leyéndote me ha dado una penita del niño, y es que se ponen malos en los hospitales. Y estoy contigo en que se debería cambiar pediatría, no puede ser más desagradable. Cualquier habitación, cualquier planta, son muy desagradables, ayudan muy poco a que la estancia obligada sea agradable y placentera. Y el olor……….ese olor, no puedo con el olor de los hospitales, ni el olor de las sábanas, ay que asco xd!!!!.
    Te mando un abrazo muy muy fuerte. Y un besito para el nene.

  • 14. virginia  |  3 mayo 2018 - 20:47

    Hola Laura,

    es la primera vez que te escribo, aunque te leo siempre. Me alegro mucho, mucho! de que tu hijo esté recuperándose, los niños son fuertes, mucho más que nosotras, todo se olvidará. Soy PEDIATRA, y me he animado a escribirte porque me gustaría que también se viera el otro lado de la pediatría hospitalaria. Un hospital no deja de ser un hospital. Es un lugar de trabajo, un lugar donde el trabajo a veces es muy serio y muy duro. Se intenta hacer lo mejor posible, “engañar” a los niños con los dibujos para que todo parezca menos triste y menos frío, ellos lo agradecen, quizá Orlando es muy pequeño aún, extraña mucho y es normal, pero cada pequeño detalle se hace con toda la buena intención y el amor y la profesionalidad del mundo. Hay muchos hospitales que tienen auténticos programas dedicados a mejorar la estancia de los niños en sus ingresos, a veces larguísimos. Hay voluntarios, gente que los acompaña, que los entretiene, hay música y hay muñecos… todo en la medida que se puede y que se consigue dentro de un sitio de trabajo. Probablemente es la visión de los padres la que echa en falta más cosas, o cosas mejores, más cuidadas, para que un hospital no parezca un hospital a los ojos de sus hijos. Entiendo esa parte, ese querer protegerlos, como en la película de la Vida es Bella. Pero los niños ven lo que ven, lo que les dejas ver, ven juguetes y ven dibujos y ven gente, que no conocen y de los que desconfían, pero que van cada día para intentar ayudarlos y mandarles a casa donde sí todo será perfecto.

    Me encanta cómo escribes, cómo ves y vives la vida como madre y el amor que destilas con cada cosa que describes.
    un abrazo!

  • 15. Alba  |  3 mayo 2018 - 23:07

    Buenas noches Laura,

    Te sigo desde que nació Orlando, tuve una niña un mes después y tengo otra casi dos años mayor. Además, soy una enamorada de italia y me encanta cómo escribes. Me alegro muchísimo de que todo haya pasado ya, qué penita Orlando, aún así seguía estando guapísimo el pobre…te escribo para decirte que en España existe una Fundación que se dedica a aquello que demandas en tu post: Juegaterapia, hacen una labor maravillosa…un abrazo.

  • 16. lcaldarola  |  4 mayo 2018 - 09:09

    Hola Alba.
    Por favor podría decirme cual es??
    Muchas gracias.
    Un abrazo grande!!

    Aprovecho para dar la gracias a todas las que me habeís escrito. Os quiero mucho, gracias de corazón.

  • 17. Judith  |  4 mayo 2018 - 09:09

    Me alegro muchísimo que el chiquitín esté curado, pero si ya estaba con Dalsy y Apiretal, lo mejor es no irse de puente y quedarse en casa tranquilos para que mejore…cuando nosotros estamos mal, sólo queremos estar en casa en cama…vaya, es lo que hubiese hecho yo. Saludos!

  • 18. Julia  |  4 mayo 2018 - 11:45

    Judith, cada uno hace lo que le da la gana dependiendo de sus circunstancias. Me parece un comentario bastante desafortunado y erróneo criticar la decisión de unos padres de irse de fin de semana con el típico “pues yo lo hubiera hecho diferente”. Cada uno toma unas deciciones dependiendo de las circunstancias y el contexto en el que se encuentra.

    Quizá no lo hayas querido expresar con ese tono, pero así lo he entendido yo.

    Dejemos de juzgar a la gente por lo que hacen o dejan de hacer y respetemos la libertad y decisiones de cada uno. Centrémonos en cosas más importantes, y apoyémonos los unos a los otros, sobre todo en este tipo de situaciones.

    Un saludo a todas

  • 19. ROSAG  |  4 mayo 2018 - 15:44

    Totalmente de acuerdo con Julia.
    Basta ya de juzgar lo que no vemos ni conocemos.
    Nadie estaba con ellos para ver la situación.
    Todo empieza por un pequeño malestar que con el Dalsy y el Apiretal se les pasa, y de pronto deriva en algo peor.
    Si se hubiesen quedado el pequeño se habría puesto malito igual o no, quien sabe.
    Con los niños nunca se sabe, ni con los mayores.
    Yo me he ido varias veces de vacaciones y terminé yendo a urgencias.
    Dejemos que cada uno en su casa gestione su vida como le de la real gana, por favor.

  • 20. Manuela  |  4 mayo 2018 - 20:00

    Me alegro mucho de que el pequeño Orlando ya esté bien, es lógico todo lo que has sentido, cuando pasan cosas nunca sabemos como vamos a reaccionar y sobre todo cuando le ocurre a un hijo tuyo, gracias a Dios todo está bien ahora, así que no pienses más. Yo ya tengo una edad y mi hijo es mayor de edad, cuando hablo con mis amigas de los hijos siempre digo lo siguiente: yo antes de tener a mi hijo no sabía lo que era el miedo, el miedo a lo q pueda ocurrir, y eso se estaciona en tu vida, pero no lo piensas porque te volverias loca. De pequeño, de adolescentes, después de la adolescencia, para cada etapa hay un miedo diferente, uffffff muchas cosas, pero esa es la vida, un viaje dónde pasan mil cosas, pero no hay que pensarlas, hay que seguir adelante y vivir. Yo te he entendido perfectamente, y me alegro muchísimo deque todo esté bien. Un abrazo

  • 21. María José  |  5 mayo 2018 - 00:53

    Que experiencia tan angustiosa, Laura, que terrible es para unos padres ver a su criaturita sufriendo y sin saber las causas. Afortunadamente Orlando se ha recuperado y aunque todavía no esté normalizado solo es cuestión de días. Estas experiencias nos sirven para valorar lo afortunados que somos en nuestro día a día y dar gracias por todo cuanto tenemos.

  • 22. Ana  |  5 mayo 2018 - 12:34

    Me alegro q tu hijo esté mejor, pero me parece que no estás acostumbrada a pasarlo mal. Hay cosas peores, niños sin recursos mueren sin un medico. Da gracias pq en el fondo eres una afortunada. Los recursos hay q gastarlos en otras cosas más necesarias q en hacer tu estancia cómoda. Y para tu hijo con tu amor es más q suficiente. Seamos más fuertes y agradecidos

  • 23. María J  |  5 mayo 2018 - 20:49

    Pobrecitos!A esa madre que dijo que exagerabas no lo comparto para nada …. Es normal tu sufrimiento ante la incertidumbre inicial y después al saber que era neumonía y el hecho de que lo dejaran ingresado tan chiquitito ❤️❤️❤️❤️
    Están muy lindos tus niños

  • 24. Alba  |  10 mayo 2018 - 00:10

    Laura es la Fundación Juegaterapia: https://www.juegaterapia.org/
    Échale un vistazo a sus proyectos…y no te suenan los babypelones?
    Un beso

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


− dos = 5

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es


Subscríbete a los comentarios vía RSS