Mamma Mía » La foto con el turbante

14 mayo 2018

La foto con el turbante

Los primeros hijos nacen con el dormitorio listo, con un armario lleno de ropa muy mona, con un cuarto de juegos porque son tantos que no caben en su propio cuarto! Con las sabanas bordadas con las iniciales y en algunos casos las toallas también. Los padres sueñan con el aspecto que tendrá…. Mis ojos y tu nariz, tus piernas y mis pies, tu pelo y mi boca…. Etc… (nunca adivinamos) y se quedan despiertos hasta tarde para elegir el nombre, en la cama, cada uno con el móvil encendido, metidos en alguna pagina de nombres femeninos/masculinos originales, o bíblicos, o famosos, o de tendencia…. Hermenegildo? Marco!, Fabio? Juan!, Juana! Silvia? Etc…
Los primeros hijos hacen que los padres se cojan horas del trabajo para ir a la eco y que las madres se cuiden como si fueran de cristal. Los primeros hijos son un evento que se empieza a celebrar desde el test de embarazo.

Cuando llegan los segundos hijos ya no hay mucho tiempo para celebrar, porque el primer hijo “no te deja ni respirar”… Pero la ilusión es la misma!
Es cierto que no hace falta comprar mucha ropa porque puede usar la del hermano, que está casi nueva…. “ Los niños crecen tan rápido que es como nueva ”. (En caso de que sean de sexo distinto, haced el esfuerzo!) también los juguetes se traspasan de generación, porque además con la experiencia, los padres han aprendido que los niños juegan con cualquier cosa y que los utensilios de la cocina son más entretenidos que cochecitos y peluches.
Los segundos acaban con uno de los nombres descartados para el primero y no se sabe a quien se parece ni cuando los tenemos delante, “ bueno mirándole bien diría que se parece a mi ”, finalmente dirá la madre.
Los segundos hijos son campeones de compartir, comparten el dormitorio, la cama, la ropa, las toallas (con las iniciales del hermano), los juguetes, las chuches, la comida…. Y espabilan rápido porque crecen solos comparado con los primeros.
Las madres llegan tarde a las ecografías y sin maridos y no hacen preguntas a los médicos porque ya saben todo y tienen prisa.

Los primeros hijos tienen en común con los segundos (y terceros y cuartos….) el amor incondicional de los padres, que no es compartido si no distribuido en partes iguales, tienen en común la importancia que ocupan en la familia, que no van en escala, es una línea horizontal, recta e infinita.

(Lo que he descrito es una caricatura de la realidad, lo digo para los que son más susceptibles. Me gusta forzar el contenido, colorearlo.)

Mi Orlando es listo y ha pensado nacer con seis meses de diferencia de Leonardo, en verano, mientras que Leonardo es de invierno, así que la ropa del hermano no le vale para empezar! Tres años y medio después, así que muchas cosas ya las había regalado o tirado. Orlando se olía lo del segundo y dijo No! Mamá yo no voy a ser segundo de nadie y te voy a dar más guerra que mi hermano, ya veras!
Os lo prometo que esto dijo y así nació, guerrero e irresistible! Me robó el corazón cuando creía que Leonardo se lo había llevado ya. Los segundos hijos no son segundos en los sentimientos, solo en la cronología.
Orlando ha revolucionado la casa y nadie se ha quejado la verdad. Pero me tomé mis venganzas jajajjaj , por ejemplo las fotos con el turbante en la cabeza, que me tiene enamorada.
Los productos de la fotos son los estamos utilizando en este periodo, son de Freshly Cosmetics la linea dedicada a los niños, cuyos productos llevan ingredientes naturales, que respetan la barrera dérmica de la piel. Sus fórmulas son natural y libre de tóxicos y alérgenos, además huelen suave y muy rico. Me gustan para Orlando y los utilizo también para Leonardo, porque la piel de los niños es delicada, aunque menos que las de los bebes, es importante estar bien atentos.


8 Comentarios

  • 1. Rosa  |  14 mayo 2018 - 14:33

    Laura,
    Te sigo y me encanta tu blog. Eres sincera y no pintas un mundo irreal como muchas bloggers. Sin embargo, veo que te estás volcando mucho más en Orlando que en Leonardo. Espero que sólo sea en el blog.
    El te necesita y no es justo que los pequeños acaparen tanto. Por cierto no soy madreb así que mi opinión quizás no tenga mucho peso.
    Un abrazo

  • 2. Mirela  |  14 mayo 2018 - 23:16

    Me ha encantado! Trabajas los post mucho y eso se nota, a parte de tu talento natural para escribir y tu sensibilidad. Se nota mucho al leerte! Tu niño esta precioso un muñeco! Yo tb le hubiese puwsto el turbante!! Un besito

  • 3. Julia  |  15 mayo 2018 - 09:56

    Totalmente de acuerdo: se nota muchísimo que te curras lo que escribes, y eso hace que leerte sea un placer.

    Qué maravilla de persona que tienes que ser, Laura.

  • 4. Angela  |  15 mayo 2018 - 14:07

    Hola Laura, me ha gustado especialmente el post de hoy ya que tengo un niño de 3 años y pronto me convertiré en madre de otro pequeño. Las dudas son muchas :, le querré igual, podré con todo, como se sentirá mi hijo mayor …pronto lo averiguaremos , aunque todo el mundo nos dice que el amor no se divide si no que se multiplica….

  • 5. ROSAG  |  15 mayo 2018 - 19:45

    Al del turbante, pa’comérselo.
    Mira que está precioso.
    Bello bambino.
    Leyéndote me entran ganas de tener un bebote en brazos, no de tener el mío propio, no no, sólo tenerlo en mis brazos, ya no puedo y no he querido nunca ser mamma, pero cuando te leo, me entran muchas ganas de jugar un rato con uno.
    Es que los bebés me chiflan, es cuando más me gustan y siendo de otros mucho más.
    Los cachorros me vuelven loca, tanto los perritos como los niños, es ver un cachorro y sujetarme para no cogerle o hacerle alguna tontería.
    Que bonito como escribes, que bonito como quieres a tus hijos Laura.

  • 6. CECI  |  16 mayo 2018 - 10:36

    qué bonito post Laura! yo aún me estoy pensando lo de tener un segundo hijo… es tanto trabajo.. pero es tan maravilloso… no sé aún…jajajaj gracias por tus posts tan bonitos!y tu familia linda! un abrazo
    pd: la foto del turbante…jajajaPRECIOSOOOO

  • 7. María José  |  16 mayo 2018 - 18:09

    Cuanta razón tienes, Laura, en lo que dices del primer hijo con respecto al segundo. Yo tengo grabadas en mi mente determinadas cosas del primero que no recuerdo del segundo. Sin duda que el amor hacia ellos es el mismo, inmenso y desinteresado. Las fotos de Orlando son preciosas como es lógico en un niño tan guapo.

  • 8. Cris  |  22 mayo 2018 - 07:13

    Orlando está precioso, con turbante o sin el… y si se parece más a ti que Leonardo, que es también un niño guapísimo!
    Te estoy leyendo ahora aunque te sigo en Instagram desde hace tiempo y no paro de llorar. Que bien escribes, que bien reflejas lo que pasa en cada ocasión. Soy mama de un niño de dos años y 2 meses y en 2 meses más llega nuestro segundo hijo, así que me encanta leer tus post sobre segundos hijos y celos entre ellos. Gracias por tus consejos que seguiré y continua escribiendo, es una delicia leer la dulzura con la que escribes. Besos, Cris

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


− 1 = dos

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es


Subscríbete a los comentarios vía RSS