Mamma Mía » Mallorca

11 junio 2018

Mallorca

Nuestra semana en Mallorca ha sido nublada e intensa. Llegamos el lunes pasado, desde el aeropuerto fuimos directamente a alquilar un coche a un sitio que se llama Ok, el cual descubrimos que estaba fuera del aeropuerto y se llega mediante un servicio de shuttle de autobuses. Está bien organizado pero desde luego cómodo no es. Con el coche bien equipado y dos niños dormidos, nos dirigimos a nuestra meta: localidad Can Picafort. Era la primera vez que iba a Mallorca y nos perdimos unas cuantas veces, porque el GPS funcionó fatal! Llegamos al destino con algo retraso y un poco nerviosos, pero la villa nos alegró el humor.
Todo el viaje se organizó para celebrar la boda de Nina, la mejor amiga alemana de José, su mejor compañera y guía de la época Berlinesa. Se casaron en la playa el sábado, pero durante toda la semana hubo planes para celebrar, la verdad es que me he anotado varias cosas para cuando toque mi turno 😉
Alquilamos junto a otros amigos una casa rural en medio del campo, ideal, con piscina y todas las comodidades. La dueña es una señora mallorquina súper simpática, que nos regaló una riquísima ensaimada artesanal. Leonardo se hizo amigo de las caracoles y pintó sobre algunos troncos de árboles cortados, también se pasó algunos ratos con su nueva nintendo. Orlando se arrastró por toda la casa y el patio, destrozando pantalones y zapatos!! Los dos se lo pasaron en grande, nosotros menos jajajja porque no pudimos aprovechar de la tranquilidad y las ventajas que transmitía la casa. La parejita Leonardo & Orlando es un coctel explosivo de agotamiento.

A pesar de un junio parecido al Octubre, fuimos una tarde en catamarán, lo alquilaron los novios en el puerto, muy cómodo para ir con los pequeños también. Nos bañamos en una bahía preciosa, con el agua fría y oscura por la falta de luz y sol, Leonardo y yo dimos una vuelta con la canoa.
El viento nos acompañó durante el viaje de vuelta en la barca y Leonardo no paró de correr de un lado al otro del catamarán, mareándonos a todos. Deseé llegar a tocar tierra pronto. Como el sol lo cambia todo, pensé, y los niños también.

La playa de Can Picafort, me encantó, aunque de nuevo no tuvimos suerte con el clima.
Me bañé y comimos una de las paellas más ricas que he probado, en un chiringuito bien decorado que se llama Can Gavella.
Mientras la playa donde los novios se casaron es parte del patrimonio ambiental, más salvaje, pero me gustó menos.
Sin embargo la ceremonia fue la más bonita y especial que he visto nunca. Nos sentamos en las rocas, cantamos hasta que llegó la novia. Vestida de blanco, venía como una sirena desde el mar.
El sol eligió salir de golpe, potente, como para decir “estoy con vosotros” y nosotros tuvimos que irnos antes de que acabara la celebración y antes de que los niños se quemaran su piel sensible..

Participamos en todos los planes pero los dejamos siempre a la mitad… no disfrutamos como hubiéramos querido si fuéramos José y yo solos. Los niños se portaron bien, Leonardo socializa fácilmente, también en otro idioma y Orlando dentro de lo que cabe, no ha sido malo, pero llegué a Madrid exhausta. Es cierto que también las vacaciones ya no son un plan para descansar y regenerarse, a pesar de los conforts, del fantástico destino, de la compañía, los hijos son un constante y bendito agotamiento.

Quiero volver a Mallorca, visitarla como a mí me apetece, porque lo que he probado me ha encantado. El mix de campo y playa me enamora.


Mi bikini, mis pantalones y el sombrero son de H&M. El look de Leonardo es de Blan Blin, las chanclas de Igor.


Mi bañador es de H&M, los looks de los niños son de tiny cottons.


Mi sudadera es de H&M


Mi vestido es de H&M y mis chanclas de Igor.


El peto de Orlando es de Zara.


Mi vestido es de Numero21, mis sandalias de Steve Madden.


La camisa de Leomardo es de Blan Blin, los pantalones de Cos.


Mi chubasquero es de H&M


Sígueme en Facebook, Instagram y Twitter: Laura.Caldarola


2 Comentarios

  • 1. CECI  |  12 junio 2018 - 11:16

    Hola Laura,
    Leo muchos blogs.. pero casi nunca escribo en ellos.. pero es que contigo siempre me apetece decirte “qué bonito todo”. Es como si te conociera de siempre.. y estoy segura que si nos conociéramos seríamos amiguisimas!! eres muy maja y me encanta tu blog!
    Cuánta razón tienes en lo de que se acabaron las vacaciones para descansar… los niños son lo mejor del mundo..pero lo de relajarse…es imposible!!jajajaj
    te mando un abrazo!
    sois una familia preciosisisima!!
    ceci

  • 2. María José  |  12 junio 2018 - 23:58

    Que curioso, Laura, tu post me ha traído a la memoria recuerdos de similares situaciones que tuve que vivir hace ya tiempo. Yo no pude ir a la boda de mis cuñados (solo fue mi marido), uno se casó en Madrid y otro en Barcelona porque en ambos casos mis hijos eran bebés. Las cosas han cambiado, ahora se viaja con los niños pequeños a todas partes, no obstante, creo que quizá haya que plantearse si compensa por el tremendo esfuerzo que supone para los padres y la incomodidad que es para los niños. Como bien dices, Palma es un sitio muy bonito y seguro que tendrás más oportunidades de ir. La finca donde os quedasteis es preciosa, y que decir de las fotos con esos preciosos hijos que tenéis.

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


nueve + = 11

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es


Subscríbete a los comentarios vía RSS