Mamma Mía » primera semana de vacaciones

30 julio 2018

primera semana de vacaciones

Desde la sombrilla de rayas precariamente montada a pocos metros de mi sitio habitual, en la playa de Porto Giunco, suenan una mezcla de voces masculinas y femeninas que juraría que no superaban los veinticinco años de edad. Me giro para comprobar si tengo razón. Centro. Tres chicas de pelo largo y cuerpos fornidos y dos chicos, uno rubio y uno moreno, con cuerpo atlético y un bañador pequeño. (Pienso que a los chicos siempre les cuesta menos que a nosotras conseguir un cuerpo perfecto). Están hablando en voz alta, al límite de resultar molesto, o mejor dicho, sería molesto si no fuera porque me recuerdan a mi misma hace algunos años. Juegan y organizan la noche. Miro a Orlando pacíficamente dormido encima de la toalla de playa azul y verte, las piernas cruzadas, el chupete caído por un lado y la expresión beata de quien no tiene preocupaciones. (Al mar se duerme mejor). Controlo que los ruidos de nuestros vecinos no le hayan despertado. Ni caso. Miro al horizonte, hacia el mar, para ver si detecto a Leonardo que está con mis padres y su primo. Han ido a jugar al agua, mientras que yo me he quedado vigilando a Orlando.
Han pasado casi diez años desde mis últimas vacaciones aquí, antes de ser madre. Recuerdo perfectamente la sensación de la arena en el cuerpo tónico y los juegos tontos en el agua con un amigo que sabían a otra cosa. Me movía en la playa con mis bikinis ajustados y la melena rubia a la merced del viento.

¿Cuando he pasado de ser una chica despreocupada a una mujer llena de preocupaciones?
Ha pasado ante mis ojos sin casi darme cuenta. Mi piel ha cambiado y los bikinis también, mis amigos se han casado y han tenido hijos y yo también. Ya no sé casi nada de ellos, nos perdimos dentro de nuestras nuevas vidas, demasiado llenas de cosas que hacer, de nuevas responsabilidades y de primeras canas.
De un día a otro los chicos de veinte años han empezado a referirse a mi de “Usted” y en las tiendas los dependientes a llamarme “Señora”. ¿De verdad se han ido los días verdes para siempre?
Se han acabados los días de no ponerse crema con protección solar, de bañarse en topless y de bronceados sin marcas y en su lugar han llegado los días de papillas bajo la sombrilla, los castillos de arena en la orilla y de bronceados al estilo “dálmatas”.

Ha pasado una semana desde que estoy en Cardeña con mis padres y deseo las vacaciones aún con más ganas jajajaaj. Las vacaciones ya no tienen la misma magia ni el mismo poder regenerarte, se parecen más a un reto para superar. Pero se superan, nos cansamos y a veces maldecimos, pero la vida es así, una montaña rusa que nunca repite la misma vuelta. Si no te subes no lo vives y si te subes tienes que vivir lo que viene con todo el entusiasmo en tu poder, porque nunca sabes cuando hay una cuesta arriba, ni cuando hay una rápida bajada. El día en que me preocuparé del bronceados al estilo dálmata, entonces significará que mis hijos serán mayores y yo tendré bastante tiempo libre, entonces de premio me permitiré unas vacaciones como Dios manda.


10 Comentarios

  • 1. Irene  |  30 julio 2018 - 17:17

    ERES ESTUPENDA!!
    Pd: ya les gustaría a muchas de 25 tener tu cuerpo, aunque sea bronceado a parches.

  • 2. LAURA  |  30 julio 2018 - 17:25

    Guau Laura! No me he podido sebtir más identificada!

  • 3. Hanna  |  30 julio 2018 - 17:39

    Laura, las vacaciones “como Dios manda” las estás viviendo ahora: con tu familia en una playa. Hay quien no tiene ni familia ni playa ni juventud. Feliz verano.

  • 4. Alicia  |  31 julio 2018 - 00:52

    Hola! Me ha encantado la reflexión. Soy madre de un bebé de 6 meses y está siendo un veranp raro..jamas he estado tan blanca!! Pero no me quejo porque soy la persona más feliz del mundo con mi peque.
    Un beso y feliz verano!

  • 5. Martina  |  31 julio 2018 - 01:49

    Hola Laura,
    Todos tenemos nostalgia de tiempos pasados, con y sin hijos, echamos de menos los 25 o los 18, una relación de verano o amistades que ya no están… quizás el secreto sea vivir el presente, el aquí y el ahora, porqué en un tiempo ,también, su recuerdo nos traerá pensamiento y suspiro.

    Precioso como lo cuentas, como siempre.

    ¡Un beso fuerte y felices vacaciones!

    Martina

  • 6. Amparo  |  31 julio 2018 - 02:03

    Precioso post Laura!!! Yo que te he visto en persona, puedo decir que al natural eres aún más joven y guapa que en las fotos, que muchas de 25 desearían tener tu tipazo y encima has sido madre y el tipazo continúa intacto. Y señora a mi me llaman también así en las tiendas y me siento mayor, pero la verdadera edad se lleva por dentro. Sabiendo lo madraza que eres, no creo que cambiases las vacaciones de hace años por las de ahora con Orlando y Leonardo y José, con esa gran familia que formais. Eres un referente para muchas de nosotras y nos encanta verte tan feliz, con una vida auténtica que nunca oculta la parte negativa de cada cosa, siempre haces balance de todo y en Instagram no nos vendes una vida perfecta, si no auténtica y es muy de agradecer. Un beso grande. Ojala tuviera tantos sobrinos y pudiera pasar esas maravillosas vacaciones con mis padres y hermanas. Disfruta mucho. Un beso grande

  • 7. CECI  |  31 julio 2018 - 09:47

    Ohhhhhhh siempre que te escribo por aqui empiezo igual… con un “ohhhhhhh” porque son realmente taaan bonitos tus posts… me encantan.. me siento tan identificada con lo que cuentas.. cómo lo cuentas.. es así.. las vacaciones para descansar ya no existen con niños.. pero recargar el vínculo con nuestros hijos…les recordamos que estamos aquí para hacer que sus vidas sean lo más maravillosas posibles…
    disfruta mucho de tu familia! es preciosa como tú!

  • 8. María José  |  31 julio 2018 - 19:39

    Laura, nada te cambia más la vida que tener hijos, tú y tus necesidades pasan a segundo plano porque ellos absorben casi todo tu tiempo, aún así vale la pena. Los hijos crecen y se hacen más independientes y tu tendrás más tiempo para ti, aunque nunca dejarás de preocuparte por ellos. Disfruta de su infancia y disfruta de tus vacaciones con ellos, todo pasa tan rápido. Las fotos preciosas.

  • 9. María José  |  31 julio 2018 - 19:39

    Laura, nada te cambia más la vida que tener hijos, tú y tus necesidades pasan a segundo plano porque ellos absorben casi todo tu tiempo, aún así vale la pena. Los hijos crecen y se hacen más independientes y tu tendrás más tiempo para ti, aunque nunca dejarás de preocuparte por ellos. Disfruta de su infancia y disfruta de tus vacaciones con ellos, todo pasa tan rápido. Las fotos preciosas.

  • 10. AmordeAmor  |  2 agosto 2018 - 11:20

    Preciosa familia feliz, se nota que están disfrutando en la playa. Por cierto me siento muy identificado con tu relato, a veces no nos damos cuenta de cómo la vida se nos va delante de nuestros ojos y sí, está claro que a medida que avanzamos nuestras preocupaciones son otras y unas vacaciones con hijos poco o nada tienen que ver como las vacaciones que hacíamos cuando éramos solteros. Un besote.

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


nueve + 6 =

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es


Subscríbete a los comentarios vía RSS