Mamma Mía » EL CHUPETE DEL SEGUNDO HIJO SIEMPRE CAE BOCA ARRIBA.

23 agosto 2018

EL CHUPETE DEL SEGUNDO HIJO SIEMPRE CAE BOCA ARRIBA.

Yo me pensaba que probado uno, probados todos, que la práctica viene de la teoría, que era más lista de lo que soy. Me pensaba que las reglas son iguales para todos y que “yo lo haré mejor”.
Evidentemente me he vuelto a equivocar, con la experiencia he cambiado un poco mis opiniones, ahora creo que: probado uno…. Prueba también con el otro, que la teoría es interesante y la práctica enseña, que soy lista pero siempre depende de con qué/quién me comparo, que la reglas, a parte de los Diez Mandamientos, no son iguales para todos y que lo “haré a mi manera”, porque mejor y peor son relativos y además no me gustan las etiquetas.

Para mi ha sido más fácil ser madre primeriza que madre de dos.
Será porque como primeriza te fijas en todo y estudias a tu hijo como una “cobaya de laboratorio”. Le miras mientras duerme hasta adivinar lo que está soñando, te conectas telepáticamente para adivinar lo que quiere, porque llora, que le apetece comer, predices cuando hará caca….
Podrías hablar en su lugar, jugar en su lugar, pensar en su lugar…. Y si alguien te pregunta ¿Por qué llora? Tu sabes la respuesta. Si alguien te pregunta ¿Por qué hace esto? Tu sabes la respuesta. Si alguien te pregunta ¿Por qué no lo hace? También sabes la respuesta.
No hay pregunta sobre tu primer hijo a la que no sabía contestar, por lo menos yo.

Cuando llega el segundo te pones “chulita”, piensas que eres capaz de hacerlo con los ojos cerrados, porque tienes ya el plan hecho, solo hay que seguirlo al pie de la letra.
(Jajajjaja Mi risa histérica se ríe de mi misma).
No me puedo echar ninguna culpa de todos modo, yo no lo sabía y nadie podía avisármelo, (aunque si lo estoy haciendo con vosotros), pero ya os lo dije que todo es relativo, que probado uno no significa haberlos probado todos, porque nadie es igual, si estamos atentos, las relaciones nos lo enseñan.
He tenido que quemar mi “manual de super mamá” cuando ha llegado Orlando…. O tal vez se lo ha comido él , mientras estaba DISTRAÍDA, o cuando le he DEJADO SOLO parar hacer un pis (cosa que nunca habría hecho con el primero, pero con el segundo… Si).

Son muchas las cosas que sobrevuelas con el segundo, no es que seas una madre menos atenta, menos enamorada, menos libre (bueno, sí, menos libres lo eres). Pero ya te lo sabes de memoria, ya has comprobado lo que “mata” y lo que no.

Un claro ejemplo es el del chupete.
Cuando a tu primer bebé se le cae el chupete, el cielo se cubre de nubarrones negros, la gente te mira con desconfianza y algunos, incluso, te indican con el dedo, un drama coge forma delante de tus ojos, mientras tu bebé llora. El lloro aumenta y se hace insoportable, tu sensibilidad de madre se siente atacada y se difunde el pánico. Te giras y giras nerviosa, en búsqueda de una fuente, de agua, de un esterilizador si es posible (jo…, tu casa está demasiado lejos para recorrer al esterilizador). No puedes ni pensar, porque el lloro te confunde. Caminas rápida hasta encontrar una tienda donde comprar agua, una botella de medio litro que acabará completamente malgastada en el suelo, por limpiar un chupete (¡además tenía agua en el bolso y un chupete de cambio!).

Mientras que, por alguna extraña razón….
EL CHUPETE DEL SEGUNDO HIJO SIEMPRE CAE BOCA ARRIBA.

Con el segundo hijo la destreza y el conocimiento hacen que te relajes, que te permitas un descanso mental de 0,2 segundos (Aconsejo no dejar al niñ@ cerca de una escalera durante este descanso), el mecanismo que se pone en marcha, hace de ti una madre menos dramática, aunque sigues siendo una madre, una mujer, una persona muy sensible y con insuficiente reposo.

Mi vida es diferente comparada con como lo era hace cinco años, cuando vine a Madrid con un bebé de un mes. Mi tiempo estaba dedicado al cien por cien a él y me sobraba algo para mí, para hacer deporte, leer, una siesta…. Ahora trabajo, tengo más compromisos y también más amigos, el tiempo que puedo dedicar a Orlando no es el mismo que le dediqué a Leonardo.
El “manual de super mamá ” ya no me sirve, porque el método de educación utilizado con Leonardo no me vale en nada con Orlando.

“Orlando me supera” Lo digo con la corroboración de mi madre, de mis hermanas, de mis amigas. Podría ser hijo de otra por lo poco que le entiendo, Orlando me descoloca de verdad.
Estoy intentando poner a prueba una nueva estrategia con él, no es fácil teniendo una ya comprobada y con resultados más que satisfactorios. Es necesario olvidarme de ella y crear una solo para él.
Esta vez, en lugar que dar respuestas, soy la que hace las preguntas.

Sígueme en Facebook, Instagram y Twitter: Laura.Caldarola


6 Comentarios

  • 1. paula  |  23 agosto 2018 - 14:22

    Ay Laura, como te entiendo… yo tambien tengo un hijo de 5 y otro de 14 meses y tardas en darte cuenta de que son dos personitas distintas y con necesidades diferentes… Al salir del hospital una matrona me dijo: has visto alguna vez dos diamantes iguales? No existen. Tienes dos hijos y son diferentes, no intentes lo contrario… Ahora la entiendo.
    Un beso y ánimo! El primer año es el más duro, cuesta acostumbrase a la nueva situación. Ahora será todo mejor, ya verás:)

  • 2. María José  |  23 agosto 2018 - 17:09

    Sin duda, Laura, que cada hijo es una historia diferente, porque no hay dos personas iguales y lo que es válido para uno puede no serlo para el otro. Con el primer hijo todo te agobia, con el segundo vas más relajada, en general, pero en mi caso concreto no fue así porque el segundo tuvo una salud más endeble que el primero y tuve que estar siempre muy pendiente. Si hay unas pautas de conducta que se les van inculcando y que siempre permanecen. Paciencia.

  • 3. Jeanni  |  23 agosto 2018 - 21:32

    Me pasa igual. Tengo 2 niños, la mayor es una nena y el segundo un niño me salió muy muy acelerado y con un carácter súper fuerte, al q no le gusta la leche y ama las pelotas. Aún así me alegra saber a traves de tus Posts q las madres compartimos tantas experiencias similares.

  • 4. Bego  |  23 agosto 2018 - 23:02

    Totalmente de acuerdo! Y te volverá a pasar si tienes un tercero. Mis hijos son opuestos Filippo nos lo puso todo “ muy fácil” y me crei poderosa y llego Olimpia, que me supera en todos los sentidos cada día …pero me anime a un tercero conseguí convencer a mi marido y ha llegado Sofía que gracias a Dios se parece a pippo en carácter . Tres hijos que tenemos que educar de tres maneras diferentes…

  • 5. marina  |  26 agosto 2018 - 23:28

    Yo creo que la base fuerte y solida es la misma,que son los valores en los que tu crees y quieres transmitir a todos tus hijos. El camino para ello es lo que cambia,porque cada uno necesita y aprende a distinto ritmo y de formas diferentes, pero al igual que te paso con la lactancia,tu lo iras viendo.Quiza Orlandino no necesita una estrategia predisenada,y es el quien te muestra a ti que no todo tiene que ser calculado,que otra manera de educar es mas fluida.

  • 6. isabel  |  6 septiembre 2018 - 11:25

    Me encantan tus entradas Laura, cuanta verdad en todo lo que pones, a mi me pilla con las niñas un poco mayores a los tuyos..pero quien dijo que fuera fácil? aun recuerdo, cuando acaban las vacaciones de s.santa y yo era la más feliz del mundo, o los lunes por la mañana…por suerte , todo pasa, la cosa se va normalizando, ya me dicen: mamá quiero estar sola, te dejan ratos de paz, todo vuelve a la calma.. ahora vana cumplir 7 y 10.. todo lo que pones lo hemos vivido todas..los segundos son complicados..ánimo guapa, además escribes muy bien y lo que cuentas lo hemos pasado casi todas

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


7 + dos =

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es


Subscríbete a los comentarios vía RSS