Mamma Mía » El amor dura tres años

15 octubre 2018

El amor dura tres años

El amor dura tres años es el titulo de una novela de Frédéric Beigbeder que no he leído pero vi la película y me gustó, me pareció sencillamente verdadera. Os recomiendo verla.

El amor dura solamente tres años, luego en las relaciones de pareja se imponen el tedio y la monotonía.

Cuantas veces ha sido el tema de conversación con mis amigas, delante de un café, un vino o en un momento de crisis.
Mi teoría es que el amor verdadero supera el tedio y la monotonía, aunque el camino no es fácil, mientras el enamoramiento sigue un ruta descendente hasta acabarse, con el tiempo las mariposas abandonan el estomago y vuelan hacía otros lugares. Además comparto lo de los tres años, en mi caso se ha clavado.

Mi primera relación ha durado menos, pero mi primer amor ha durado tres años, porque antes de acabar juntos, he estado mucho tiempo afinando mis técnicas de abordaje. No recuerdo exactamente cuando me enamoré de él, pero sé que fue amor a primera vista. Desde que nos conocimos, se convirtió en mi amor platónico, él pasaba de mi y yo de mis pretendientes. Nadie entendía nada, yo tampoco, menos ahora, cuando pienso al chico de pelo rizado con los ojos verdes que moría por mi mientras yo le hablaba de otro. Era una chica guapa pero me buscaba amores difíciles, en este caso un chico mayor y con novia. Le cortejé usando todas mis cartas, durante un año y medio y finalmente cayó en mis redes, en el siguiente año y medio me desamoré de él.
Mi atracción por los amores imposibles ha sido una constante en mi vida, no os voy a hacer una lista pero creedme que os digo la verdad. Eso si, no recuerdo haber pasado un solo día de mi vida sin estar enamorada. Mis relaciones acababan dentro de una nueva relación, una especie de cadena natural que no fui capaz de romper nunca.

Mi mejor amiga de aquella etapa se asombraba con mi capacidad de enamorarme y yo le decía: Me gusta la gente, me gustan las personas, hay demasiadas personas interesantes en el mundo.
Y cuanto menos prejuicios tienes, más personas interesantes conocerás, yo siempre he tenido una actitud positiva hacía los encuentros, siempre he sido una persona curiosa y entusiasta, la envidia no es parte de mi personalidad, mientras la estimación si.
Enamorarse es abrirse, ser receptivos, a algunas personas les cuesta, mientras que a otras les resulta natural.

Mi segundo amor fue muy atormentado y duró un poco más de tres años, entre rupturas y reconciliaciones, cuando acabó definitivamente sentí que mi alma se liberaba de un peso. En lugar de sentir pena, resucité. Era el momento justo para disfrutar de un poco de aire sin pareja, de salir e irme de vacaciones sola con mis amigas, lo probé pero evidentemente no era lo mío, porque mi tercer amor me estaba esperando. Completamente diferente del anterior, un chico ideal sobre el papel y tal vez por su pinta tan perfecta, tardé en convencerme. Este amor fue más débil que los anteriores, menos adictivo, pero creí en él igualmente y me empeñé en que funcionara. Funcionó durante tres años, hasta chocarme con el mayor sentimiento probado hasta entonces. Cuando encontré mi cuarto amor me di cuenta de que los anteriores no habían sido nada en su comparación. Me sentí invadir el corazón, el cuerpo, el alma del amor más maravilloso. Mi cuarto amor fue el amor de mi vida (hasta al quinto). Todo con él fue especial, descubrí mi esencia, mis virtudes, me hice más fuerte, más segura y con él también despertó mi parte más creativa. Fue el hombre que me descubrió y me enseñó a mi misma. Vivimos juntos y creí que sería para siempre, mientras que después de más o menos tres años algo cambió, el tedio y la monotonía que aparecen cuando el amor se va descolorando me hicieron más vulnerable. Jamás hubiera imaginado que pudiera pasar y luché con todas mis fuerzas para que durara, pero el destino hace lo que quiere y por cuanto te opongas, te lleva a donde tienes que ir.
El destino me llevó a mi quinto amor, que empezó como un amor clandestino y desinhibido. El más pasional e imposible, capaz de quitarme el sueño y la razón.
Mi quinto amor es el que revolucionó mi mundo y el que me enseñó el amor incondicional que dura para siempre. El amor de madre.
Han pasado más de tres años y sigo enamorada de José, puede que sea la excepción que confirma la regla o que finalmente estoy lista para traspasar la línea sutil que separa el enamoramiento del amor verdadero.


Mi vestido es de Sophie and Lucie.   Mis botas de House of Holland.

Sígueme en Facebook, Instagram y Twitter: Laura.Caldarola


8 Comentarios

  • 1. Pepa  |  15 octubre 2018 - 11:10

    ¡¡¡GUAU!!!
    Me encanta leerte Laura, he leído cada palabra tuya con una sonrisa en mi boca. 🙂
    Adoro la sinceridad y la libertad con la que escribes.
    Un besazo enorme y a disfrutar de tus tres amores.

  • 2. Berta  |  15 octubre 2018 - 12:44

    El amor es maravilloso, pero a la vez te hace sufrir en la inocencia de la juventud. Yo he sufrido mucho por amor (que no desamor), hasta el punto de no poder ser yo misma. Eso es lo que me ha hecho ver con el tiempo que el hecho de que alguien te haga ser lo que no eres no merece la pena. Aun asi no cambiaría por nada esa sensación de locura de estar profundamente enamorada, hay gente que nunca lo ha estado.Con el tiempo, cuando encuentras a tu amor verdadero, ese que no te hace hacer locuras, pero te da amor, cariño, comprensión, complicidad y decides ser la madre de sus hijos, ahi, es cuando descubres lo que es el verdadero amor.

  • 3. Ire  |  15 octubre 2018 - 13:07

    Me ha encantado este post, Laura.
    Me identifico contigo en muchas cosas y después de leer esto, me pregunto cuál de ellos era tu amor cuando tenías 25 años.
    Por cierto, tus hijos son puro amor.
    Un abrazo.

  • 4. Sami  |  15 octubre 2018 - 17:12

    Que bien escribes Laura!!! Da gusto leerte con esa claridad y realismo que te caracteriza! Ay el amor y sus experiencias… yo también me he topado con el verdadero… y vamos camino de los 10 años!
    Un abrazo!!

  • 5. Mire  |  15 octubre 2018 - 19:42

    Laura cielo en las fotos estás radiante y preciosa, pero el texto… El texto es impresionante. Por un momento he olvidado que estaba leyendo un blog y creía que estaba leyendo un libro! Me he quedado con ganas de más! Jaja eres un 10 Laura gracias por dejarnos leer un poquito de ti! Si sacaras un libro me lo leería en 1 día! Besos preciosa!

  • 6. lcaldarola  |  16 octubre 2018 - 10:19

    Ayyy que mona eres por favor!
    Pues el libro lo voy a sacar pronto, ya está en camino 😉
    Un besooo

  • 7. Patricia  |  16 octubre 2018 - 10:13

    El amor por los zapatos es para siempre jijiiji.Si queréis ver zapatos cómodos, de diseño, hechos en Rspaña, todo piel y a buen precio, no dudéis en visitar esta página: http://www.tiendapatriciamiller.com

  • 8. María José  |  16 octubre 2018 - 12:34

    Sin duda, Laura, que cada persona es un mundo e igual pasa con los amores. Me centraré en el que consideramos “definitivo”, puede que el enamoramiento inicial pase pero cuando realmente amas a una persona el día a día fortalece ese amor. La llegada de los hijos hace que no estés tan pendiente de tu pareja pero el amor sigue ahí. Bonitas fotos.

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


cuatro − = 1

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es


Subscríbete a los comentarios vía RSS