Mamma Mía » Lunes

5 noviembre 2018

Lunes

Recuerdo los primeros días como papás, estábamos en casa de mis padres en Italia. Todo mi embarazo transcurrió lejos de José, que vivía en Madrid y vino durante el parto (justo a tiempo). Los recuerdo porque fueron raros, sobre todo llenos de dudas y porque tardé mi tiempo en aprender la organización de una casa con un bebé. Prepararnos para salir era el equivalente a preparar las maletas para un viaje a día de hoy.
Llegamos a discutir, José me decía que no era posible que tardara tanto, yo le intentaba explicar que todo era nuevo y que estaba aprendiendo, que seguramente mejoraría y que si me hubiera ayudado, probablemente hubiéramos tardado menos. Lo entendió rápidamente y a pesar de ser dos contra uno, seguimos tardando horas antes de salir. Con los meses los tiempos de preparación se hicieron cada vez más cortos, me convertí en una experta, no fallaba una y empezamos a reír pensando en las primeras semanas de la maternidad.
Han pasado casi cinco años y a pesar de ser una familia ya con rodaje, tardamos una eternidad para salir a la calle. Para ir al supermercado o a una fiesta de cumpleaños, da igual, siempre hay un pañal por cambiar en último momento y una lucha para elegir la ropa de Leonardo.
No me acuerdo de ser tan presumida a su edad, sin embargo Leonardo quiere elegir la ropa, que en la mayoría de los casos no coincide con mis gustos y es capaz de enfadarse mucho si no le hago caso. Puntualmente acabamos negociando y todo el proceso tarda un rato.
Los tiempos se extienden aun más si quiero arreglarme y me toca hacerlo bajo la presión de José que se desespera en la puerta de casa.
Le he explicado que no tiene ni idea de lo que puede llegar a tardar una mujer en arreglarse, yo para empezar no me maquillo ni me peino…. ¡¿Que más querrá?! Hay que tener paciencia con los hombres y aguantar las pequeñas incomprensiones, gracias a Dios no son importantes en nuestro caso.
Cuando estamos todos listos, Orlando ya ha perdido la paciencia y no quiere subirse al cochecito….
En fin, tengo la sensación de que a pesar de que tardamos mucho para prepararnos, cuando salimos es como si estuviéramos escapando de un incendio; con un zapato desatado, uno que corre detrás de Orlando para ponerle la chaqueta y Leonardo aprovechando nuestra distracción, mientras tanto se ha abierto las cremalleras de todas las prendas que lleva, desafiando al frio polar con su camiseta de Batman (que pensaba haber tirado, pero no, él la encontró), el cochecito lleno de bolsas y los restos de prendas que faltan por ponerse…. Mi pelo enredado y el corrector de ojeras puesto a medias en el ascensor.
Ahora os dejo con las fotos, para que tengáis el cuento completo.
Feliz comienzo de semana.


Mi parka y americana son de H&M, el mono y la capucha de pluma son de Cos, el cinturón de Marni, la cadena de Uterque, las botas de House of Holland y la riñonera de Merkal.


Leonardo lleva total look de tinycottons y zapatillas de tinycottons en colaboración con Puma.
Orlando lleva un abrigo antiguo de Leonardo, mono de tinycottons y zapatillas de tinycottons en colaboración con Puma.

Sígueme en Facebook, Instagram y Twitter: Laura.Caldarola


1 comentario

  • 1. María José  |  5 noviembre 2018 - 18:11

    Que simpático tu post de hoy lunes, Laura, salir a la calle con dos niños no es tarea fácil, los hombres no lo acaban de entender, por lo que dices parece que tu marido lo va comprendiendo. Es una suerte que no tengas que maquillarte antes de salir a la calle, yo tampoco lo hago, aunque tengo amigas que incluyo cuando van a hacer deporte se maquillan, imagino que están tan acostumbradas que no pueden verse al natural. En las fotos estas estupenda y tus hijos son preciosos.

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


9 − cuatro =

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es


Subscríbete a los comentarios vía RSS