Mamma Mía » Ser madre

8 noviembre 2018

Ser madre

Ser madre se parece a una tortura pero sin sangre ni dolor, te destroza de cansancio y te golpea los nervios para que pierdas la paciencia, continuamente, pero a la vez te deja en herencia una plenitud interior que desconocía, hasta ahora.
Antes de ser madre, inconscientemente ya buscaba este “relleno”, cada vez que tumbada en la cama escribía en un diario páginas y páginas atormentadas, mientras intentaba explicar a mi novio que pasaba por una “crisis existencial” o cuando me salpicaban los nervios en el trabajo…. Sentía una insatisfacción interior a pesar de que todo me iba muy bien pero no reconocía su proveniencia.
Fue la maternidad lo que me reveló la identidad de mi búsqueda, desde que fui mamá por primera vez, sentí una gratificación que me hizo sentir felicidad en mi interior y es gracias a ella que aguanto el día a día como madre. Si no fuera por esta compensación que viene del amor incondicional hacía mis hijos, probablemente me habría vuelto loca por la falta de sueño y los continuos sacrificios.
Soy sincera, lo que hago por mis hijos no lo hago por nadie, pareja, madre, o hermanos que sea y les quiero muchísimo.
El amor de madre para mi está a otro nivel y viene desde dentro como un eructo imprevisto, de hecho, por mucho que te esfuerces en imaginar como será tu vida de madre, la realidad es diferente, porque está enriquecida de los sentimientos que la imaginación no conoce.

Ser madre también me da seguridad, es una virtud más en mi “curriculum vitae” – Entre varías cosas soy madre – no es poca cosa. Para empezar mis prestaciones han mejorado con la maternidad, por ejemplo tengo más resistencia mental que antes (no por un factor genético, sino que como madre la entreno cada día) y se usar cada parte de mi cuerpo: llevar a mi hijo en brazos (que no quiere andar) y con la cadera empujar el cochecito (donde no quiere estar), con la mano escribir correos (porque no me queda otra)….
Mi nivel de concentración ha mejorado aún más desde que ha nacido mi segundo hijo, porque estoy constantemente estimulada por dos o tres personas a la vez (incluyendo mi marido). Aprovecho cada instante del día y de la noche, a partir del amanecer, mientras la gente todavía duerme, yo tiendo la ropa, plancho o arreglo la casa. Además porque mi ritmo biológico ha cambiado, así que si los niños milagrosamente no me llaman por la noche, yo me despierto igualmente y puntualmente para controlar si se han despertado.
Bueno el caso es que sé hacer más cosas que antes y soy más tolerante. (También desde que soy madre no he vuelto a despertarme con resaca, y todos sabemos lo horrible que se pasa).
Hay más, poco a poco he ido organizándome con hábitos, tareas, gestiones familia-trabajo, porque todo funciona como si fuera una cadena de montaje que si por alguna razón falla, se va todo al garete.
A ello debo mi obsesión con los horarios, con la rutina, incluso con el menú, porque cada cambio, aunque sea aparentemente insignificante, representa una amenaza a mi paz interior.

Ser madre es un pass en muchos aspectos si lo sabes aprovechar, en mi caso ha sido una oportunidad en el trabajo y me ha permitido conocer un abanico de personas que de otra forma estarían excluidas de mi agenda de contactos.
Ser madre es también una fatiga sin descanso, es respirar a hondo cuando a tu hijo le cogen las rabietas de repente, es no parar, es jugar cuando no te apetece, es ir al parque cuando te apetece dormir una siesta, es cuidar a otro ser en lugar que cuidarte a ti misma, es una conquista y una aventura.
A veces me gusta recordar lo que estoy haciendo.

Sígueme en Facebook, Instagram y Twitter: Laura.Caldarola


7 Comentarios

  • 1. Sonia Martin-Consuegra Campos  |  8 noviembre 2018 - 11:31

    Puede sonar vanidoso pero desde que soy madre me siento PODEROSA. Una Superwoman, una heroína sin capa. Fuerte, capaz de todo. Eso el 90% del tiempo, el resto estoy exhausta, agotada, al borde del llanto, ando arrastrando los pies….en fin…

  • 2. CECILIA LOPEZ  |  8 noviembre 2018 - 11:36

    precioso post! una vez más me siento taaan identificada contigo… preciosa tú, y preciosa tu familia.
    te deseo AMOR ETERNO.
    Besos

  • 3. Laura  |  8 noviembre 2018 - 12:07

    Hola Laura!
    Hace poco que te leo por aquí, pero te “cotilleo por instagram” desde que estaba embarazada, creo! Me caíste bien desde el principio… lo de llamarnos igual ayuda, aunque parece una tontería! xD Y tener esos dos bombones de hijos, todavía más!
    Lo cierto es que en cada uno de tus textos… me siento identificada totalmente! Soy madre primeriza, tengo un bebé de 13 meses y seguimos con el pecho!
    Sólo quería darte la enhorabuena, por ser MADRE ya es suficiente… pero también por lo bien que plasmas la realidad en letras!
    Un abrazo muy grande para tí y los peques!

  • 4. Sami  |  8 noviembre 2018 - 15:46

    Guaaau Laura, que ciertas tus palabras… muy identificada contigo! Como ya te he dicho en otras ocasiones, escribes y te expresas a las mil maravillas, da gusto leerte! Un saludo

  • 5. Lidia  |  9 noviembre 2018 - 20:39

    La sensación de sentirte más fuerte que nunca, poderosa, y a la vez mucho más vulnerable.

  • 6. María José  |  10 noviembre 2018 - 14:50

    Sin duda, Laura, el amor de madre es el más desinteresado del mundo. Cuando los hijos son pequeños porque todo tu tiempo está dedicado a ellos físicamente, y cuando van creciendo también, ya sea ayudándoles en las tareas, llevándolos y trayéndolos de los sitios. Siempre estás pendiente de ellos….yo haría por mis hijos lo que no estaría dispuesta a hacer por mi misma.

  • 7. Carolina  |  12 noviembre 2018 - 07:19

    Qué bien describes todo este cúmulo de sensaciones!!! Totalmente identificada. Me encanta porque, por lo menos para mí, es real “cadena de montaje” !
    Háblanos un día de tus ayudas!! Desde que soy mamá estoy súper sensibilizada con este tema porque a mí me medio crió mi abuela de la que me acuerdo cada día. Ayuda que te permita darte un respiro y tener tu espacio sin incurrir en abusos. Yo no lo tengo pero cuando me imagino como abuela espero poder ofrecerlo!!

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


ocho − = 3

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es


Subscríbete a los comentarios vía RSS