Mamma Mía » Hace casi cinco años

26 noviembre 2018

Hace casi cinco años

La vida hay que aceptarla tal y como se presenta, dejándose llevar por los eventos importantes que determinan nuestro camino.

El día que dejé mi país fue hace casi cinco años, era finales de diciembre, hacía mucho frío y la Navidad iba dejando espacio al año nuevo. Nos habíamos reunido todos en casa de mis padres, donde estaba vivendo desde que me quedé embarazada, mientras José vivía en Berlín. El trato era dar a luz en mi ciudad y luego irnos a Madrid los tres, para crear nuestra nueva familia.
Me levanté más tarde de lo normal, porque había sido otra noche infame, sin sueño y acompañada de lloros continuos.
Leonardo por la noche lloraba sin parar. No había forma de calmarle ni con la teta, por turnos José y yo lo cogíamos en brazos y paseábamos adelante y atrás oscilándole suavemente y mirándonos mutuamente con la expresión perdida de dos padres primerizos. Mi mamá de vez en cuando se acercaba a la habitación y humildemente me ofrecía su ayuda “si me necesitas aquí estoy”.
Solo después de algunos días descubrí que la causa de tanto llorar era debida a que Leonardo no se enganchaba bien al pecho y por ello no comía lo suficiente. Pobrecito, había pensado cuando la matrona me lo comentó, sintiéndome una pésima madre para no haberlo entendido.

Cuando me levanté estaban ya todos despiertos, me sentía desanimada y agobiada porque me daba cuenta de mi inexperiencia como madre y porque ese día me habría ido para siempre. Era la primera vez en todo, hasta entonces no me había separado de mi familia más que un puñado de kilómetros. Mi familia que adoraba, que adoro y que extraño desde entonces.
De camino a la cocina me crucé con mi hermana mayor, me preguntó que tal la noche y luego se puso a llorar “No me lo puedo creer que te vayas”. Me puse a llorar yo también. Nos abrazamos fuerte. Me acuerdo ese momento como si fuera ayer. Nos hicimos una foto con mi hermana pequeña y Leonardo que tenía poco más de un mes. La foto de nuestro grupo de WhatsApp.

No recuerdo como fue el resto de la mañana, pero si la hora de despedirme.

A veces las elecciones se llevan un sendero de tristeza, a pesar de que son fruto de tu voluntad. Yo deseaba crear mi nueva familia pero me dolía dejar a la otra.

Madrid está a solo dos horas de vuelo de Milán, pero lo suficientemente lejos para no poder pasar los domingos todos juntos, para no jugar con mis sobrinos y para no poderme pasar por la pastelería y hacer incursión de dulces, suficientemente lejos para no poder charlar con mi hermana delante de un té caliente o tomar un vino con mi hermano, suficientemente lejos para no aparecer de repente en casa de mis padres y sentarme en el sofá de la cocina para contarle mi día mientras cenan o para ir al mercado del brazo con mi madre. Suficientemente lejos para que no pudieran ver a mi hijo crecer.

A día de hoy no consigo todavía pensar en la despedida sin echarme a llorar. Lloro como he llorado ese día, cuando intenté aguantar y aguantar, hasta que el abrazo de mi sobrino me sacó las lagrimas y me puse a llorar sin dignidad. Lloramos todos, incluso mis tíos y mi abuelo, el único que quedaba y que no pude ir a despedir cuando pasó a mejor vida.

La personas se unen y se separan, así es la vida, también dentro de las familias. Nuestros padres nos traen al mundo y forman un núcleo familiar en el que nos sentimos amados y que amamos, nos educan y luego nos dejan libres, esa libertad nos hace únicos pero asusta. Yo lo estaba. Sentada en el aeropuerto, con mi primer hijo de solo un mes y una maleta más grande que yo, esperando un vuelo que me hubiera llevado a una nueva y desconocida vida, sin recursos a parte de mi pareja que todavía estaba conociendo.
Mi hermana pequeña me había acompañado con su novio, fue a la que le costó más aceptar mi decisión.
“Os saco una foto nos dijo José”, antes de pasar a los controles. Tan difícil ha sido esbozar una sonrisa a las dos, la única forma fue jurarnos que vendría a verme al mes siguiente. Me he quedado mirandola hasta verla pequeña y más pequeña, luego me giré para enseñar mis documentos al policía.

Leonardo sabe cuantas lágrimas han seguido saliendo por mis ojos durante meses, cada vez que le llevaba ante la ventana y le contaba que el cielo sobre nosotros era el mismo que estaba mirando su familia italiana.
Él ha sido mi compañero de aventura, la compañía en mis momentos de soledad y la fuerza necesaria para conquistar paso a paso mi lugar en otro país.
Han pasado casi cinco años desde esas lagrimas, que he sustituido con sonrisas. Tenía treinta y un años. Hoy cumplo treinta y seis.

No cambiaría nada de mi elecciones, el tiempo cura las pequeñas heridas y tengo mucha ganas de ver que hay por delante.


Mi jersey y pantalón son de Indi&Cold. Mis zapatos de Avec Modération. Mis gafas de sol son de CHIMI.


Leonardo lleva jersey y gorro de tinycottons, pantalón de Cos y zapatos Clarks de la edición limitada con Mickey Mouse.


Orlando lleva jersey de Zara y botas de tinycottons.


Nuestras bufandas son de la colección  Made in Catteland cuyo concepto nace de la idea de hacer bufandas de los fans de los muséos de arte.

Fotos de Jesús Romero Deluque

Sígueme en Facebook, Instagram y Twitter: Laura.Caldarola

 

 

 

 


11 Comentarios

  • 1. Ainhoa  |  26 noviembre 2018 - 13:17

    Felicidades Laura bonita! precioso post, como siempre.

  • 2. MARÍA JOSÉ CANTABRA EN MADRID  |  26 noviembre 2018 - 13:26

    TANTI AUGURI¡¡¡ NO SOLAMENTE POR TU CUMPLEAÑOS SINO QUE TAMBIÉN TE LO DESEO EN TU VIDA AQUÍ CON NOSOTROS LOS ESPAÑOLES QUE TENEMOS NUESTROS PUNTOS MALOS¡¡¡ EUROPEOS SOMOS PERO NOS COMPORTAMOS DE AQUELLA MANERA¡¡¡
    DESEO TE SIENTAS BIEN ACOGIDA ENTRE NOSOTROS.
    QUE ESTILOSOS Y GUAPOS SOIS FAMILIA.

  • 3. Rut  |  26 noviembre 2018 - 16:12

    Uff! Qué lagrimones he sacado leyéndote! Ya te he felicitado en instagram pero aquí te felicito por ser tan valiente y salir de tu zona de confort para luchar por tus sueños.

  • 4. Fátima  |  26 noviembre 2018 - 16:27

    Muchas felicidades!no soy muy dada a comentar pero tus post siempre me desatan las lágrimas. Brava!

  • 5. Sami  |  26 noviembre 2018 - 16:35

    Lo primero de todo, muchas felicidades Laura! Lo segundo, precioso post. Lo tercero, has formado tu preciosa familia, da igual dónde, lo más importante es que sea con AMOR. Feliz día! Un saludo

  • 6. Cris  |  26 noviembre 2018 - 21:53

    ¡Feliz cumpleaños, Laura! Debes saber que llegas a mucha gente por tu simpatía, tu honestidad y el amor que desprendes. Molas mucho 🙂

  • 7. Maria  |  26 noviembre 2018 - 22:10

    Hola Laura! Te leo desde el ppio y me siento super identificada contigo. Tengo un niño de 5 y una niña de 2 y como madre he pasado por la mayoria de las cosas que relatas. Hoy me he quedado de piedra sl leerte porque tambien me siento identificada como hija y como hermana. Deje a mi familia de nacimiento para venirme a Lisboa hace ya 15 años y todavia los echo de menos… Gracias por hacerme sentir que mi pena no es unica, ni como hija ni como madre que no estoy sola en el mundo. Un saludo desde Lisboa

  • 8. marta  |  27 noviembre 2018 - 07:23

    Precioso… No suelo comentar, pero que bonito… No dejes de escribir cosas como esta.

  • 9. María José  |  27 noviembre 2018 - 13:31

    Que emotivo tu post de hoy, Laura. A mí tambien me tocó dejar a mi familia cuando me casé y, aún hoy, lo recuerdo con tristeza, es la vida….El tener un bebé ayuda mucho porque te ocupa tanto tiempo que apenas puedes pensar. Me alegra saber que ya tu vida en Madrid está organizada y aunque eches de menos a los tuyos, tus hijos y marido la llenan. Yo también le doy una gran importancia a la familia, adoro a mis hijos y todo lo que les concierne me afecta. Las fotos son preciosas.

  • 10. Tamara  |  27 noviembre 2018 - 14:30

    ¡Muchas felicidades con un día de retraso Laura!
    Qué post tan fantástico, me has hecho emocionarme al contar tu despedida el día que partiste de Italia para comenzar una nueva etapa en España.
    ¡Eres una gran escritora!
    Qué sigas cumpliendo años y sueños a la vez.
    Un besito enorme

  • 11. Carla  |  27 noviembre 2018 - 15:15

    He llorado con este post. Te entiendo tanto porque vivo también lejos de mis padres y hermanos. Pero tengo felizmente mi familia y bueno, así es la vida. Te abrazo y deseo un feliz cumpleaños, un nuevo año de sueños para cumplir y mil bendiciones!

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


dos − 1 =

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es


Subscríbete a los comentarios vía RSS