Mamma Mía » Ser feliz

3 diciembre 2018

Ser feliz

Hace unos días mi hermana envió en el chat de grupo de mi familia un discurso pronunciado durante una homilía. Es una reflexión tan profunda e inspiradora que me apetece compartirla con vosotros, especialmente ahora que nos acercamos a la Navidad y parece que estemos más abiertos a meditar sobre nuestras elecciones y forma de vivir, ahora que se están haciendo virales los anuncios que promueven las relaciones y la familia, conscientes de que vivimos en una época virtual más que real y donde estamos más que nunca atrapados en las redes sociales.
Algunos de vosotros probablemente ya la conoceréis, para los otros, buena lectura.

«Puedes tener defectos, estar ansioso y vivir irritado algunas veces, pero no te olvides que tu vida es la mayor empresa del mundo. Solo tú puedes evitar que ella vaya en decadencia. Hay muchos que te aprecian, admiran y te quieren. Me gustaría que recordaras que ser feliz no es tener un cielo sin tempestades, camino sin accidentes, trabajo sin cansancio, relaciones sin decepciones. Ser feliz es encontrar fuerza en el perdón, esperanza en las batallas, seguridad en el palco del miedo, amor en los desencuentros.
Ser feliz no es solo valorizar la sonrisa, sino también reflexionar sobre la tristeza. No es apenas conmemorar el éxito, sino aprender lecciones en los fracasos.
No es aprender a tener alegría con los aplausos, sino a tener alegría en el anonimato. Ser feliz es reconocer que vale la pena vivir la vida, a pesar de todos los desafíos, incomprensiones y periodos de crisis. Ser feliz no es una fatalidad del destino, sino una conquista para quien sabe viajar para adentro de su propio ser. Ser feliz es dejar de ser víctimas de los problemas y volverse actor de la propia historia. Es atravesar desiertos fuera de sí, más ser capaz de encontrar un oasis en lo recóndito de nuestra alma. Es agradecer a Dios cada mañana por el milagro de la vida.
Ser feliz es no tener miedo de los propios sentimientos, es saber hablar de sí mismo. Es tener coraje para oír un «no». Es tener seguridad para recibir una crítica, aunque sea injusta. Es besar a los hijos, mimar a los padres, tener momentos poéticos con los amigos, aunque ellos nos hieran. Ser feliz es dejar vivir a la criatura libre, alegre y simple, que vive dentro de cada uno de nosotros. Es tener madurez para decir ‘me equivoqué’. Es tener la osadía para decir ‘perdóname’. Es tener sensibilidad para expresar ‘te necesito’.
Es tener capacidad para decir ‘te amo’. Que tu vida se vuelva un jardín de oportunidades para ser feliz… Que en tus primaveras seas amante de la alegría. Que en tus inviernos seas amigo de la sabiduría.
Y que cuando te equivoques en el camino, comiences todo de nuevo, pues así serás más apasionado por la vida perfecta. Usar las lágrimas para regar la tolerancia. Usar las pérdidas para refinar la paciencia. Usar las fallas para esculpir la serenidad. Usar el dolor para lapidar el placer. Jamás desistas de las personas que amas. Jamás desistas de ser feliz, pues la vida es un espectáculo imperdible».

Jorge Mario Bergoglio


Llevo traje de terciopelo y sandalia Zara.


Foto de Jesús Romero Deluque.

Sígueme en Facebook, Instagram y Twitter: Laura.Caldarola


3 Comentarios

  • 1. Celia  |  3 diciembre 2018 - 12:52

    No sabes lo bien que me ha venido leer esta homilía justo en este momento. Lo necesitaba.

    Muchas gracias….

  • 2. María José  |  3 diciembre 2018 - 18:23

    Bonita homilía del Papa, lástima que, en generarla, la Iglesia Católica camine por otros derroteros. Sin duda que hay que ser generoso, no solo en lo material, en todos los aspectos de la vida, más aún con las personas con las que tenemos contacto y sobretodo con las más cercanas. Todos tenemos defectos y virtudes, hemos de ser conscientes de ello e intentar que los defectos no influyan en nuestra relación. Preciosas fotos.

  • 3. María  |  4 diciembre 2018 - 01:33

    El Papa es argentino, como yo.
    Y aunque haya tomado una postura que yo no comparta con relación a personas que le hicieron mucho mal a mi país, siento un gran cariño por él.
    Preciosos, vos y tus hijos.

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


uno + = 2

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es


Subscríbete a los comentarios vía RSS