Mamma Mía » Mi rutina de deporte

15 enero 2019

Mi rutina de deporte

Nunca me he dedicado a un deporte en concreto, mi relación con la actividad física desde que era pequeña, no ha estado marcada por ninguna pasión, si no porque “es bueno hacer deporte”, además se me da bien ;). En el colegio era de las mejores en escuela deportiva y muchas veces me apuntaba a las competiciones de carreras y de salto de longitud (aunque no he ganado nunca jajajaj).

Siempre he ido a natación, lo recuerdo con mucha pereza, jamás lo elegiría como deporte ahora, pero mis hijos están apuntados, porque sigo pensando que es uno de los mejores deportes para el cuerpo y además hay que aprender a nadar.

De mayor he empezado a ir al gimnasio, al principio me costó, pero poco a poco le he cogido el gusto, hasta llegar a hacerme dependiente. Antes de quedarme embarazada de Leonardo, iba al gimnasio de lunes a domingo y cuando estaba de vacaciones, hacía ejercicio con gomas.

Durante ambos embarazos he seguido haciendo ejercicio con poco o nada de peso y además Pilates.

He probado también Cross Fit, me ha gustado la forma de entrenar, a través de circuitos, la veo súper efectiva.

Pero lo que más me preguntáis es por la recuperación post parto.

Para empezar tengo que decir que mi genética me ha ayudado mucho, nunca he seguido ningún tipo de dieta, incluso me permito bastantes caprichos. Sin embargo una correcta alimentación, en la mayoría de los casos, es fundamental!

Ya sabéis que tuve un prolapso de vejiga (de 1/2 grado) después del segundo parto y por ello tuve que dejar la actividad física durante un largo periodo (un año y medio). En ese periodo solo hice ejercicios hipopresivos en una clase dirigida por una matrona especializada en suelo pélvico (cerca de la glorieta de Quevedo) y en casa todos los días.
Gracias a ello y a mi constancia en hacerlos, mi suelo pélvico se recuperó y quise volver a la actividad física que echaba mucho de menos.

Me apunté a clase de ashtanga yoga, fue durante tres meses, pero a pesar de que me gustaba, me di cuenta de que teniéndolo como único deporte habría tardado mucho en recuperar la tonicidad que esperaba y decidí dejarlo para volver al gimnasio. Pienso retomarlo en el futuro como único deporte, me gusta el yoga porque es una disciplina dulce, que respeta el cuerpo.

Creo que a todas nos pasa que después del brutal cambio de nuestro cuerpo tras el embarazo, queremos vernos como antes. Yo no tuve problemas de peso, pero igualmente mi silueta no era la anterior y quería volver a verme tónica.
Os aviso de que la recuperación verdadera llega después de la lactancia, así que paciencia, la lactancia materna en mi opinión es un periodo maravilloso y que merece la pena ser disfrutado. No tengáis prisa, todo llega a su tiempo y la primera recuperación que necesitamos después de un parto, es el descanso!

Mi verdadera vuelta al gimnasio ha sido en septiembre. Desafortunadamente no puedo ir con la misma frecuencia que antes, porque los compromisos entre trabajo y familia no me lo permiten. De todos modos me considero una privilegiada, porque la mayoría de las mujeres trabajan el día entero y no les queda ni una hora libre al día para poder dedicarse a sí mismas. Yo trabajando de autónoma puedo recortarme una hora al día para el deporte.
En las semanas más relajadas, consigo ir al gimnasio cuatro veces a la semana, otras veces voy menos, dependiendo de los compromisos.
Pienso que tres veces a la semana son lo mínimo para notar resultados.

Suelo ir a las clases de grupo, son las que más me gustan y menos me aburren, además al tener solo una hora, me encajan perfectamente.

Alterno trabajo aeróbico (cardio) con trabajo de fuerza.

Las clases que normalmente hago son:

Body combat (2 veces por semana) me gusta porque es básicamente cardio y por ello sudo mucho y además trabajo bien la parte de arriba: hombros, brazos, tórax, abdomen.

Body pump (1 o 2 veces por semana) es la única clase que hago para trabajar fuerza, es toda con pesas y barra. Suelo coger pesos ligeros para trabajar mejor en los movimientos, que según mi punto de vista dan mejores resultados y menos riesgo de lesiones. Además nunca he aspirado a tener un cuerpo musculoso, prefiero que sea tonico e fit.

Body attack. (1 vez a la semana) Es la más cañera de todas las que hago, si no estoy entrenada, por ejemplo, a la vuelta de las vacaciones, me cuesta aguantar toda la clase (aunque lo hago) Es una clase que trabaja la potencia: cardio y fuerza a la vez. Te deja muerto, pero es muy divertida.

Estas tres son mis clases de rutina, a veces por cuestión de horario, me encajan más otras, pero principalmente mi entrenamiento se basa en esto.

Al llevar mucho tiempo haciendo este tipo de ejercicio, sé adaptarlo a mis exigencias y conozco lo que me hace bien y lo que no. A pesar de que son clases de grupo, sé cómo adaptarlas a mí.

He aprendido que los ejercicios con fuerte impacto son malísimos para el suelo pélvico y también algunos ejercicios para el abdome, que tanta prisa tenemos de que vuelva a su tonicidad. Es preferible hacerlos con mucho cuidado y realizar ejercicios como “la plancha” en lugar de los “Crunch” por ejemplo. (Un buen entrenador sabrá aconsejaros).
Las clases te permiten elegir opciones, pero pienso que para alguien que empieza, sería útil un periodo de entrenamiento personal.

Esta es mi rutina de deporte, mi experiencia personal y lo que me funciona a mí, pero pienso que cada uno debería buscar la más adecuada a su cuerpo y exigencias. Espero de todos modo haber colmado vuestra curiosidad y haber respondido a vuestra preguntas.

Acabo de volver del gimnasio 😉

Buen Martes

Foto de Deborah Torres. En la Playa de Las Gaviotas en Tenerife.

Sígueme en Facebook, Instagram y Twitter: Laura.Caldarola


2 Comentarios

  • 1. Sara  |  16 enero 2019 - 09:39

    Vaya tipazo Laura! Ni un gramo de grasa!

  • 2. Curvera  |  17 enero 2019 - 11:27

    Me ha parecido muy inspirador tu testimonio, Laura.
    Creo que hacer ejercicio es súper importante, aunque yo nunca he tenido la suficiente fuerza de voluntad como para convertir esa actividad física en un hábito a largo plazo. Pero en realidad me gusta cuidarme y sentirme bien.
    Veo que tu recuperación post parto va viento en popa. ¡Enhorabuena! Estás estupenda.
    A mí me costó bastante. Di a luz hace casi 3 años y, al igual que tú, me apunté a yoga durante unos meses, para pasarme después a pilates. Y ahí sigo.
    Este año, tras los excesos de las navidades, estoy valorando volver al gimnasio. Me llama la atención el auge de los gimnasios femeninos y si al final me animo, creo que voy a optar por uno de este tipo (creo que me sentiré más cómoda con rutinas adaptadas a mí).
    Por cierto, lo de las clases de body combat y body pump tienen muy buena pinta. Igual cuando recupere un poco el tono muscular me apunto 🙂

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


3 + cinco =

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es


Subscríbete a los comentarios vía RSS