Mamma Mía » “Rozados”

24 enero 2019

“Rozados”

No sé decir hasta que punto ser madre es un gesto heroico o imprudente.
No pasa un solo día sin escuchar algo terrible, catastrófico o triste y cada vez mi pensamiento se va hacia ellos. ¿He hecho bien en traer al mundo, especialmente a este mundo, dos criaturas sin pecado?
Esta reflexión es también una de las razones por las que tengo dudas de tener una familia numerosa. Son reflexiones extremas que en las mayoría de los casos se presentan por la noche, antes de acostarme, cuando por alguna razón perdemos parte de objetividad y todo aparenta más oscuro, oprimente y complicado.
El sol trae un nuevo día y si no abres el periódico tal vez sea un buen día, pero como te equivoques, vuelves a entrar en la misteriosa crueldad de nuestro alrededor, retransmitida con perverso énfasis por los medios.

Me resulta pesada mi misma supervivencia, para tener que cargarme de la responsabilidad de más personas. Sin embargo he tenido dos hijos y todas las consecuencias que conlleva.
El mismo instinto humano de supervivencia, nos empuja a traer hijos al mundo. Pienso yo.Ya que vivimos, aprovechémoslos. Aunque sabiendo que todo lo que tenemos no es nuestro, tampoco nuestros hijos, porque la vida podría llevárselos sin pedirnos permiso, o podría meterle en peligro ante nuestra impotencia, mientras que si fueran verdaderamente nuestros seríamos capaces de defenderles.

¿Mis hijos están felices de estar aquí? ¿Si hubiera tenido la posibilidad de elegir si venir al mundo o no, que habría elegido? A pesar de todo, la vida es emocionante y también divertida, puede incluso que sea sencilla y feliz hasta el final.
Vivir es un poco como caminar por el borde de un muro muy estrecho, poniendo un pie delante del otro e intentando no caer. Una madre además tiene a sus hijos atados con una cuerda en fila detrás de ella y como alguien caiga es probable que se caigan todos.

Se me ocurre otro ejemplo absurdo: Cuando en el avión, las azafatas me explican como actuar en caso de emergencia, antes de tener miedo me preocupa mi deber como responsable de mis hijos. Me angustia la rapidez con la que tendría que ponerles las mascarillas, sabiendo que cada temblor o ataque de pánico atrasaría la practica y podría ser fatal para sus vidas. Pienso que tendría que ponérmela yo antes que a ellos, como si mi vida fuera prioritaria (aunque sabemos que la razón es otra). Pienso que a pesar de que esté muriendo de miedo, debería tranquilizarles, para no asustarles más.
Vivir se hace más pesado, morir también.

Mi hermana o mi padre me dirían que no puedo vivir con miedo y que no debería pensar en ciertas cosas, tienen razón, para ser sincera es lo que hago, intento no pensar en ello, intento alejar los malos pensamientos y concentrarme en los buenos, sino no estaría deprimida. Desafortunadamente tenemos que olvidar y hacerlo rápidamente, debemos ser capaces de seguir adelante siempre y en cualquier caso para intentar construir una existencia más feliz a nuestros hijos.


Pasan cosas inmensas, en el mundo, terribles, maravillosas, tan cerca que marcan para siempre nuestra vida, sin embargo, una vez que han pasado, nos damos cuenta de que solo nos han rozado, y tenemos que conformarnos en imaginarlas como si nunca hubieran pasado.

“Gli Sfiorati”, Sandro Veronesi .

 


5 Comentarios

  • 1. Julia  |  24 enero 2019 - 21:27

    Gracias por hacerme sentir acompañada muchas veces en este ambiguo y emocionante camino de la bimaternidad! Yo tengo pensamientos de este tipo a diario, me angustia tanto pensar que les pueda pasar algo muy malo… Y cada vez que leo prensa o veo telediario me pongo mala y luego muy paranoica! Y yo nunca he sido así! Como nos cambia la maternidad eh? Enhorabuena por tu blog, es de los pocos que leo y no me canso de hacerlo. Saludos!

  • 2. ana  |  25 enero 2019 - 09:35

    Que identificada siento con tus palabras! Desde que soy madre tantas veces he pensado y sentido lo mismo…
    Pero vivamos!!
    Un abrazo

  • 3. María José  |  27 enero 2019 - 14:29

    Siempre muy sensible tu post, Laura, sí, es verdad que nos hacemos muchas preguntas, que nos asaltan muchas incertidumbres pero quizá y, desde mi experiencia puedo decirte que vale la pena, que los hijos son una bendición aunque también una angustia y una responsabilidad permanente. Disfrutar de los buenos momentos, de un día soleado, de una película incluso de una buena comida con o sin amigos…..esa es la receta que yo veo para ser feliz, son las cosas pequeñas las que nos llenan. Saludos.

  • 4. Sami  |  28 enero 2019 - 12:20

    Hola Laura! Me siento muy identificada contigo en cada una de tus palabras, sensaciones y miedos. Escribes fenomenal!
    Un saludo.

  • 5. Yaël  |  29 enero 2019 - 12:17

    Idem de lo mismo, soy mamá de dos niños como tu, y me pasa lo mismo. Gracias por hacernos ver que no estamos solas con esos pensamientos que de vez en cuando nos vienen por culpa de los medios como bien dices. Justo el otro día le decía a mi marido que porque los medios no cuentan más cosas buenas, que hay muchísimas. Y que a cada noticia mala que cuenten tres buenas. Un abrazo familia, y espero que el Rey de la casa esté mejor.

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


uno − 1 =

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es


Subscríbete a los comentarios vía RSS