Mamma Mía » A todas vosotras.

4 marzo 2019

A todas vosotras.

No es que con los años me haya hecho más feminista o que antes fuera más machista, ni pienso escribir un post sobre el tema de la igualdad, porque hay gente más preparada que yo y que ya lo está haciendo.
Prefiero reflexionar sobre la micro vida dentro de cada día. Lo que pasa en mi casa y en la casa de mis queridos, lo que veo a mi alrededor, con los ojos atentos de una persona sencilla como soy yo.
Durante mis treinta y seis años he tenido relaciones amorosas con personas muy diferentes. Es cierto que los años no influyen poco en nuestras elecciones y cuando pienso en mis primeros amores se me escapa una sonrisa, más parecida a la de una madre que a la sonrisa cómplice de una amiga.
Algunas de mis relaciones fueron la manifestación de una época critica cual es la pubertad, otras de la superación de mi misma, casi siempre nacían de una necesidad más profunda. Probablemente, en menor parte, también las últimas, las que merecen más de unas paginas de diario y que llevan su nombre indelebles en mi corazón. Pero en cualquier caso, todas mis relaciones han tenido algo en común, a pesar de su distinta naturaleza y del periodo histórico, algo por lo que me he dado cuenta de que la diferencia entre un hombre y una mujer es infinita.

Como el blanco y el negro: uno es la suma de todos los colores y el otro la ausencia de ellos. (El yin y el yang que echan raíces el uno dentro del otro, son interdependientes, tienen origen reciproco, origen mutuo, el uno no puede existir sin el otro).
Como el sol y la luna: uno brilla de día y el otro de noche y aunque coexistan, cada uno tiene su función y cuando uno es visible el otro se esconde.

He llegado a esta conclusión porque después de años de palabras, lloros, sonrisas y manifestaciones pasionales en todos sus aspectos, me di cuenta de que mi pareja no me entendía. A pesar de los intentos de explicarles “cómo funciono”, ninguno de ellos nunca llegó a comprenderme verdaderamente. Al principio creí que se tratara de un problema de carácter, llegué a poner en duda todo de mí y a perder la confianza, sin embargo, a pesar de mis esfuerzos para “cambiar algo”, no llegué a ningún lado, así pues, cambié la táctica: el dialogo pensé. Hablar ayuda, decirse las cosas ayuda, es un gesto espontaneo, natural, necesario. Tampoco solucionó esa falta de comprensión interior que sentía, que siento. Llegué a frustrarme más de lo debido y cada vez vertí mi frustración en largas conversaciones con mis hermanas, con mi madre, con mis amigas. Finalmente con ellas sentía volver la paz dentro de mi, siempre. Ellas me comprendían donde mi pareja no lo hacía, sentían conmigo.

He puesto en practica una “táctica personal de defensa” (después de leer el libro “los hombres son de marte, las mujeres de venus” que confirmó mi teoría de la inmutable diferencia entre hombres y mujeres) que es la de buscar consuelo fuera de las relaciones de amor. Si tengo un mal día y necesito desahogarme es mejor hacerlo con mi hermana que con mi pareja, si tengo un nudo en la garganta, es preferible compartirlo con mi madre, si tengo mi drama del día, mejor contarlo a mis amigas. Si necesito un te comprendo, un abrazo sin explicaciones, un silencio cómplice, un apoyo moral, se que lo puedo encontrar en otra mujer, a veces ni hace falta que sea intima, porque el vinculo que nos une, la complicidad, lo que compartimos en nuestros cuerpos “iguales” nos hace compañeras por naturaleza.

Existe un horizonte que delinea el limite entre dos universos, para mi es el encuentro y la separación, es la unión y el desacorde. Es donde cada día me enamoro de mi pareja y cada día me siento “sola”, donde nacen y se acaban los besos, donde las palabras se convierten en música o en silencios mojados de lagrimas, donde los sollozos de resignación se alternan con lujuriosos suspiros, donde las manos se enredan y se sueltan. Cada día veo ese horizonte parte de la naturaleza, como los paisajes. Me intriga, pero conozco su límite.

Por mucho que nos amemos, por muy afines que seamos, por cuanto expertos, sabios, buenos nos demostraremos, la diferencia entre una mujer y un hombre jamás será superada, el horizonte jamás desaparecerá y ningún hombre, incluso el más enamorado, será capaz de penetrar a una mujer dentro de su alma y comprender su verdadera esencia.

Dedicado a todas las mujeres que forman parte de mi vida y a las que no.

Feliz casi día de las mujeres.


11 Comentarios

  • 1. Mercedes  |  4 marzo 2019 - 15:55

    No estoy de acuerdo. Me siento mucho más cerca de muchos hombres que de un montón de mujeres. El sexo es indiferente absolutamente. Otra cosa son los estereotipos sobre la feminidad y la masculinidad. Si tú necesitas esa complicidad de la que hablas, la necesitas tú porque eres de una determinada manera, no por el hecho de ser mujer. Cuándo dejaremos de hablar de esto, por favor.

  • 2. Diana  |  4 marzo 2019 - 16:52

    Totalmente de acuerdo, muy bien expresado! A mi me ha costado entender tantas diferencias entre hombres y mujeres, lo veía injusto, pero así sólo sufría…ahora lo entiendo y lo llevo mejor

  • 3. Paula  |  4 marzo 2019 - 20:39

    Hoy me temo que no coincido contigo Laura…. Las necesidades de cada una las tenemos en función de nuestra personalidad y no de nuestro género…. Personalmente no soporto necesidades tan manidamente femeninas como “que me entiendan sin decir lo que quiero”, “que me escuche y solo eso”…. yo a mis amigas cuando se ponen en ese plan no las entiendo y además me cansan… Por supuesto que hay rasgos que definen más a una mujer y otros a un hombre pero es que hasta eso ha cambiado. Creo que hay que tener muy claro qué apoyo tendrás en una madre, cuál en una hermana o amiga o el de tu pareja, sin falsas esperanzas. Y sin lamentarnos ni lamernos las heridas con un “es que no me entiendes”.

  • 4. Irene  |  5 marzo 2019 - 04:50

    Hola Laura,
    Me ha encantado tu post. El otro día en el trabajo una compañera me recordaba que se acercaba el día de la mujer y me preguntaba que si lo iba a celebrar. No pensé mucho la respuesta, me salió así: “no tengo nada que celebrar María, nací mujer, y lo soy cada día, mi mejor versión”. Luego profundizamos un poco y pensando en ello, yo no creo en la igualdad como la explican hoy en día. Somos diferentes, somos complementarios, y en esas diferencias está el crecer, aprender, ser generoso…y saber donde está la comprensión para cada momento determinado.
    Un besote
    Irene

  • 5. Irene  |  5 marzo 2019 - 04:50

    Hola Laura,
    Me ha encantado tu post. El otro día en el trabajo una compañera me recordaba que se acercaba el día de la mujer y me preguntaba que si lo iba a celebrar. No pensé mucho la respuesta, me salió así: “no tengo nada que celebrar María, nací mujer, y lo soy cada día, mi mejor versión”. Luego profundizamos un poco y pensando en ello, yo no creo en la igualdad como la explican hoy en día. Somos diferentes, somos complementarios, y en esas diferencias está el crecer, aprender, ser generoso…y saber donde está la comprensión para cada momento determinado.
    Un besote
    Irene

  • 6. m  |  5 marzo 2019 - 15:47

    Absoluta realidad.

  • 7. María José  |  10 marzo 2019 - 12:56

    Comparto contigo, Laura, que en general, hay grandes diferencias entre un hombre y una mujer en el plano sensitivo pero también te digo que a lo largo de mi vida he encontrado hombres muy sensibles con los que he podido hablar de todo y mujeres faltas de sensibilidad. Sin duda, somos diferentes y nos complementamos pero, quizá porque no tengo hermanas y mi madre me llevaba muchos años, he compartido con mi hermano sentimientos profundos que con otra mujer no me hubiera atrevido. Un cordial saludo.

  • 8. Fátima  |  11 marzo 2019 - 08:50

    Hola Laura,
    Te leo y es como si hubiera visto dentro de mí mucho tiempo y lo plasmaras en palabras….has ordenado todos mis pensamientos y sentimientos en tu post. Gracias por compartirlo, por expresarte tn bien y por ayudarme a ver q no solo yo soy de Venus
    Bs

  • 9. Estefania  |  19 marzo 2019 - 16:00

    Que bien te expresas siempre Laura, podrías escribir un libro. Me hacen sentir muy bien tus palabras. Sigue asi!

  • 10. lcaldarola  |  19 marzo 2019 - 16:31

    Muchas gracias Estefania. Le he escrito 🙂 Una novela, saldrá en mayo.
    Un besooooo

  • 11. Estefania  |  19 marzo 2019 - 18:53

    Ay que bien! Que buen regalo me haré para mi cumple! Gracias!

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


+ 9 = catorce

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es


Subscríbete a los comentarios vía RSS