Mamma Mía » Fue ayer

21 marzo 2019

Fue ayer

Sin embargo fue ayer cuando corrías arriba y abajo por la rampa de la placita de la heladería, llevabas la camiseta blanca con las letras de “play hard” y tenias la cara roja como un tomate. Reías feliz y yo te amaba.

Sin embargo fue ayer cuando reíamos a carcajadas y nos intercambiamos mimos bajo las sábanas, en la vieja y húmeda habitación de la casa alquilada en la montaña. Tu ternura sanó mis heridas causadas por la enfermedad de la abuela.

Sin embargo fue ayer cuando te cambié el pañal encima de la caja de cartón donde hoy guardamos los juguetes, la caca se te había salido del body y te habías manchado hasta la espalda. Me sonreías y yo me sentía plena.

Sin embargo fue ayer cuando me mirabas fijo desde el sofá negro del salón, donde te había sentado, rodeado de cojines y peluches para que no te cayeras. Eras tan pequeño y yo te protegía como podía.

Sin embargo fue ayer cuando te llevaba a pasear al parque, tú en el carro y yo, vestida de jogging, caminaba lo más rápido posible, me ponía la música en los auriculares y soñábamos juntos. Fuiste mi compañero de paseos y más, contigo nunca me sentí sola.

La mayoría de las cosas se olvidan o se quedan descoloridas, pero hay algunos momentos, solo algunos, que se quedan marcados en nuestra memoria con todos los detalles, como si hubieran pasado solo ayer.

Me gusta mi presente, con un hijo más y un hermano para ti, pero siento una nostalgia que me hace llorar cada vez que pienso en nuestro pasado juntos.
Lloro justo a tu lado, mientras te miro y te veo más largo y listo, más independiente y menos cariñoso, aunque te reconozco, eres siempre tú, sin embargo ayer ya pasó y no volverá.

Me seco las lagrimas pensando en que todavía tenemos muchos recuerdos para contruir y para extrañar.

Te quiero Leonardo. Buenas noches.


3 Comentarios

  • 1. Mar  |  21 marzo 2019 - 22:54

    Ay qué pena me ha dado leer esto, qué rapido crecen y qué mayores se hacen… mi hija mayor es de la edad de Leonardo y no puedo evitar verme reflejada en tus palabras, y llorar como tú de la nostalgia infinita que me invade sólo de pensarlo… Por suerte estoy ahora embarazada del tercero y me queda cuerda de infancias nuevas, pero cuando pase el tiempo volveré incondicionalmente a pensar en todo esto que cuentas y no podré evitar llorar de nuevo. Gracias por escribir tan bonito y tan real, conecto a la perfección con todo lo que describes cuando habla de maternidad. Un beso!

  • 2. María José  |  22 marzo 2019 - 13:39

    Es comprensible, Laura, que tu relación con Leonardo haya sido especial, tú cambiaste de vida totalmente y Leonardo fue tu referencia a la que te aferraste. El devenir de la vida es inebitable pero cada etapa tiene su atractivo y hay que disfrutarla. Tienes una familia preciosa y veo que eres consciente de ello.

  • 3. Maria  |  22 marzo 2019 - 16:23

    Laura , de verdad q me encanta como escribes, pero no tsnto lo q escribes., a no ser q estes pasando una mals etapa en cuyo caso lo siento. Pero si no es asu,chica, cambia el discurso y disfruta el presente por muvho q ek padadi no vuelva te queda mucho niño peqeñi todavia y cada etapa es distinta no se si mejor, pero si q a disfrutar. R

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


4 − = uno

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es


Subscríbete a los comentarios vía RSS