Mamma Mía » Orlando

24 junio 2019

Orlando

No he vivido tu embarazo con ilusión, tampoco el de tu hermano. Es una condición física que no me gusta y si no fuera porque hay una vida que se te genera dentro, lo compararía con una enfermedad. Sin embargo recuerdo mi sonrisa entre lagrimas cuando descubrí que estaba embarazada de ti.
Parirte fue demasiado fácil, a pesar de tu cabezón, dicen que el segundo sale más rápido y en mi caso fue cierto. No te escondo que mis expectativas de un parto épico, igual que el de tu hermano, se extinguieron dejándome un regusto amargo, pero esto no fue lo peor, mis brazos alargados en vano para cogerte, que se quedaron colgados en el aire como dos trozos de carne, fue lo peor. Nuestro primer abrazo negado, las manos de las enfermeras que llegaron antes que las mías. Te llevaron antes de poderte dar mi bienvenida y decirte que estaba ahí contigo, que nuestros corazones seguían latiendo juntos.

Te escuché llorar mientras terminaban de sacarme la placenta y finalmente llegaste, más limpio de lo que deberías. Te cogí en mis brazos, te enganché a mi pecho y te amé infinitamente. Susurré tu nombre. Soy mamá.

Los días siguientes fueron una maraña de sentimientos, una mujer que acaba de dar a luz es más delicada que una flor, más sensible que nunca. Me resulta difícil explicarlo, son de las cosas que hay que vivirlas para entenderlas. Pero quiero decirte la verdad, lo nuestro no fue amor a primera vista, aunque en mi corazón te amaba incondicionadamente, tenía miedo de que te antepusieras en mi relación con tu hermano mayor. Te miraba, pequeño e inocente y desconfiaba de ti, mientras tu sonrisa escavaba un hueco que te hubiera llevado a mi alma. Tengo la certeza absoluta de que tu desvergonzada sonrisa te ayudará a conquistar el mundo.

Dos años son solo el comienzo, el disparo al aire y una línea blanca que dice start, pero ya sé mucho de ti, cada día descubro suaves facetas de tu personalidad y estoy atenta a no perderme ningún detalle de tu crecimiento.
Tú no te acordarás de nuestros días juntos, de las cosas que te hago para que te rías, de los juegos que ya me tienen aburrida, pero a ti te gustan, de los helados que te permito para sentirme culpable. Probablemente muchas cosas las olvidaré yo también. Es un delito que la memoria humana no sea más sofisticada, para recordar cada instante de nuestra vida, en lugar que desperdiciarla en el tiempo, hasta desaparecer, como si no hubieran existido. Tal vez no haga falta recordar tanto, porque lo esencial está en el resumen de nuestras vidas y recordar quitaría poesía, como en las relaciones de amor que fracasan, pero en el recuerdo siguen bellas.

No recordaremos todo, Orlando, pero estamos tejiendo la trama de nuestra relación, que nos unirá para siempre, pase lo que pase.

Dos años son solo el comienzo, el ruido de las palas de un helicóptero, el embrague y el vacío por delante antes de saltar. Egoístamente no quisiera que crecieras, para acunarte en mis brazos y sentir que me necesitas tanto como yo te necesito a ti.
Pero sé que me perdería mucho, perdería tus conquistas, tus retos, tus victorias, tus luchas… y yo no quiero perderme nada de ti, quiero ver con mis ojos la persona maravillosa que serás.

Feliz cumpleaños


7 Comentarios

  • 1. MARÍA  |  24 junio 2019 - 16:41

    Qué bonito, qué identificada me siento con tus palabras, qué alegría será irlos viendo crecer.

  • 2. TAMARA  |  24 junio 2019 - 17:19

    Es precioso todo lo que escribes y como te expresas. Un beso muy grande y a seguir disfrutándolos

  • 3. Ale Casas  |  24 junio 2019 - 20:58

    Tan chulisimo Orlando, con esos ojos pispiretos que te anuncian que “te voy a robar tu corazón”. Que sigas acumulando recuerdos Laura, felicidades a ambos.

  • 4. Amparo Senra  |  25 junio 2019 - 01:37

    Es tan precioso este post que me emociona tu sinceridad, tu verdadero amor de madre y cómo nos muestras las cosas tal cuál son, sin adornarlas. Es maravilloso cómo escribes y todo lo que transmites. No dejes de hacerlo nunca. En el futuro Leonardo y Orlando serán tus lectores favoritos y les gustará recordar su infancia a través de las bellas palabras que escribes sobre ellos y que hoy compartes con todos nosotros. Un beso grande, mi querida Lauri, fuente de inspiración para las que son mamás y para las que no, y ahora prosigo con la lectura de tu maravillosa novela En Marzo Se Peinan Las Brujas, que me tiene atrapada

  • 5. Pilar  |  25 junio 2019 - 14:34

    ¡Qué preciosidad! la piel de gallina, me encanta como escribes, desde dentro. Me acuerdo cuando preguntabas qué nos parecía el nombre de Orlando, que a Jose no le gustaba… y ya han pasado más de dos años!! muchas felicidades a ese bombón, que ya ha empezado a conquistar el mundo.

  • 6. Inma  |  26 junio 2019 - 18:20

    Hola Laura, te sigo desde mi embarazo,
    tú hijo Orlando le lleva 4 meses a mi hija.
    Y fuiste un gran descubrimiento, cada semana busco tú blog ‘ como agua de mayo’
    Qué bien describes la maternidad, unas veces más dura, otras más tierna…
    cuántos sentimientos y qué bien los reflejas.
    Enhorabuena por tú blog y tú libro, a disfrutar de la vida con tus hijos y tú amor, qué se nota qué lo haces.

  • 7. María José  |  27 junio 2019 - 15:44

    De que forma tan bonita y sensible expresas, Laura, tus sentimientos hacia Orlando. No te quepa duda de que cuando sea mayor y lo lea se emocionará. Que niño tan guapo es tu hijo, disfrútalo, todo pasa tan rápido.

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


2 + seis =

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es


Subscríbete a los comentarios vía RSS