Mamma Mía » Algo sobre Celeste

11 julio 2019

Algo sobre Celeste

Este post lo dedico a mi “hija”, se llama “En marzo se peinan las brujas” y me da muchas satisfacciones.
(Estas son algunas citas).
Feliz fin de semana.

-Quiero tener un hijo pelirrojo como tu.- Le había dicho un día mientras estábamos tomando el café, sentados en la terracita de nuestro piso. Llevaba una de sus camisas blancas, sentada con una pierna doblada encima de la silla y fumaba un cigarro dándole caladas rápidas. Era casi verano, hace un año más o menos. (Pg22).

Las madres huelen a hogar seguro, a caricias y a ropa tendida al aire bajo el sol, huelen a pan mojado en el café con leche y a besos con pintalabios rosa claro. (pg 77).

Siempre tuve curiosidad por saber lo que sentían las madres en este momento. Y finalmente me toca a mí. El corazón late dentro mi vientre, eso significa que a partir de ahora y durante los próximos nueves meses tendré dos corazones. (pg116).

Veintiún días son un instante dentro una vida entera, pero si es la propia vida la que está en juego, pueden ser los últimos de tu vida.
¿Qué son veintiún días si estás a punto de morir?
El soplo que desintegra un diente de león, el instante de una caricia, el recorrido de una lagrima, el chasquido de un beso, la melodía de un te quiero, la promesa de un futuro desconocido, el eco de una sonrisa, la fugacidad de la infancia, el sabor de un recuerdo, el compendio de todo el amor que normalmente está repartido durante toda la vida. Los últimos veintiún días de una vida son la unión del pasado, presente y futuro, son la esencia de toda tu existencia, lo primordial de los sentimientos, del amor y del miedo, de la esperanza y de la derrota. Son el encuentro y la despedida. (pg146).

Cuando te despides de alguien repentinamente ves la esencia de la relación entre vosotros, no te quedas con los detalles y luego, con el tiempo te acuerdas de las cosas buenas y olvidas las que no lo han sido. En este momento no recuerdo por qué llegué a traicionarle, solo siento un gran amor que se rompe dejando sitio al vacío. (pg155).

Devolvería todos los besos que he dado, desde el primero, a cambio de uno de Javier. (pg174).

Hay personas que pertenecen a tu vida desde antes de conocerlas y cuando las ve por primera vez, las reconoces.
Pues Javier es una de ellas. (pg209)

Nos estábamos despidiendo, sin saber si volveríamos a vernos. Nuestras conciencias nos estaban diciendo que nada es para siempre, lo percibíamos a nuestro alrededor : en las cosas, en la luz, en el sonido de nuestras palabras, en nuestras lagrimas. Deberíamos vivir intensamente cada instante que la vida nos ofrece, siempre, como lo estábamos haciendo ahora nosotras, porque cada minuto es un milagro por estar vivo. (pg236)

Las fotos animan a los recuerdos, pero no son capaces de transmitir los olores. El olor de la piel de Javier es el más rico que he olido en mi vida. (pg238).

La expresión de su cara elimina todo rastro de su sonrisa brillante y contagiosa, vacía el vaso de agua siempre lleno y desmorona la felicidad incorporada desde siempre en sus huesos. (pg 269)

Recuerdo perfectamente cuando entré por primera vez por esta puerta. No tenía ni idea de lo que me esperaba, ni de que el sufrimiento me haría madurar. Jamás habría imaginado que este lugar se pudiera convertir en familiar. Era la puerta del infierno; sin embargo ahora es el lugar donde me siento más cómoda, ahora el infierno está fuera, mientras aquí me siento segura, al lado de mamá, aunque no me habla y mira hacía el vacío. (pg275).

El gran cajón que contiene los misterios de la vida, que no tiene fondo ni fin, pero ningún misterio se pierde, ninguno se cae o se confunde con otro, todos están meticulosamente ordenados en el infinito. El nacimiento, la muerte, los encuentros casuales, la elección primordial de nuestros padres, el destino… En este cajón está la respuesta a todas las preguntas, los comienzos y los finales de cada historia, también de la mía. (pg276).

Siempre me ha parecido absurdo que dos personas, tan próximas a sellar para siempre sus reciprocas vidas, cuando rompen, se dan cuenta de que lo que han compartido juntos apenas les ha tocado y se conforman con imaginarlo como si nunca hubiera pasado de verdad. (pg283).

Es cierto que se puede amar con ardor a alguien y que con el tiempo se llega a apagar la llama, dejando flotar en el aire una estela de humo como el vestigio de un amor lejano hasta que un día desaparece para siempre.
Mirando al hombre que tengo delante, me doy cuenta de que mi llama no se ha apagado por completo, es una llama débil eso sí, pero sigue ahí, y tengo la sensación de que en este instante ha crecido un poco más. (pg284).

Pero no fue solo eso, tuve miedo. Miedo de que las palabras, hasta entonces reconfortantes, pudieran tomar otro camino y acabar en algo que no quisiera escuchar. Quise parar el tiempo, darme un plazo un poco más largo. Coger lo que todavía era mío, sabiendo el riesgo que corría de perderlo (pg315).

Las grandes cosas las decide la vida, tu preocupate de las otras. (pg321).

El cielo azul se mezcla con un rosa tenue, veo que Madrid se hace cada vez más pequeña, imagino que la cojo en mis mano para poder mirarla mejor y encontrar algo familiar. “y si no se lo pondré yo”(pg323).

FIN.

La novela se puede en contrar en amazon y en todas las grandes librerias como La casa del libro, Fnac, El corte ingles….


5 Comentarios

  • 1. María  |  12 julio 2019 - 01:32

    ¡Hola, Laura! Creo que no leíste el comentario que te dejé en una de tus publicaciones. Vuelvo a escribirlo: compré tu libro por Internet y lo terminé en dos días. ¡Me gustó muchísimo la historia! Como muchas, tuvo piedras en el camino, pero un final/comienzo feliz.
    Un beso desde el otro lado del mundo (Buenos Aires, Argentina).

  • 2. lcaldarola  |  12 julio 2019 - 11:27

    Hola María.
    Muchas gracias, te llegó hasta Argentina? Porque hay muchas chicas que me preguntan desde allí.
    Un grande abrazo

  • 3. María  |  13 julio 2019 - 04:37

    ¡Compré el e-book, Laura!
    Un beso.

  • 4. María José  |  16 julio 2019 - 13:03

    Por una serie de circunstancias, Laura, todavía no he terminado de leer tu libro, voy por la mistad. Cuando lo termine te daré mi opinión, si anticiparte que te expresas en un lenguaje poético y que tienes madera de escritora.

  • 5. Amparo Senra  |  23 agosto 2019 - 00:35

    Aunque te lo he comentado por Instagram, al repasar ahora los posts de tu blog del verano y ver éste sobre Celeste, he de decir que acabo de terminar de leer tu libro y me ha marcado mucho tanto la historia de Celeste como ella en si misma, por su fuerza y personalidad tan fuera de lo común. Me gustaría ser tan valiente como ella y a la vez dejar fluir la vida para encontrar la brújula que me guíe. Una historia profunda, llena de fuerza, sentimientos, verdad , amor, alegria y tristeza. Vida y muerte. Me siento orgullosa de tu primera novela y me encantaria que continuase y en la segunda parte sepamos cómo prosigue la vida de Celeste una vez que es mamá y se adapta a su nueva vida en España. Todo eso nos lleva a ti, querida Lauri, que tan generosamente has compartido momentos de tu propia vida en esta magnífica obra maestra. Un beso grande y felicidades por este maravilloso libro con el que nos has deleitado todo y nos has llevado a la profundidad del ser que habita dentro de nosotros mismos

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


7 − seis =

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es


Subscríbete a los comentarios vía RSS