Mamma Mía » Una madre exagerada

15 julio 2019

Una madre exagerada

Desde que mis hijos han venido al mundo, he deseado estar pegada a ellos y acompañarles en la traumática separación física que aviene con el parto (de un unico cuerpo, a dos personas); el paso de un lugar familiar con ciertas características: cálido, oscuro y con cierto sonido, a un lugar frío, bañado de luz deslumbrante y con mucho ruido, nuevo y desconocido, un lugar donde hemos llegado por un empujón sin que nadie nos advirtiera y que en la mayoría de los casos, como es justo que sea, saludamos llorando.

-Bienvenida criatura a este mundo. Un mundo áspero y a veces despiadado, encantador cuánto desencantador, lleno de contradicciones y misterios, lleno de preguntas sin respuestas, tendrás tiempo para coincidir conmigo sobre su descripción, pero ahora no te preocupes, porque tu mamá está contigo y ella te protegerá y guiará hasta que estés listo. Confía en ella, como has hecho durante nueve meses.- (palabra de madre).

Esta sensación la he vivido como niña y ahora como madre.

¿Qué es una madre?
Para empezar la interpretación de una palabra, ya que cada uno la utiliza según sus propias necesidades, para mi siempre ha sido una sola cosa: una persona que abre su vida a otra.

Abrir la propia vida no es fácil, cuesta un gran esfuerzo y sacrificio. Imaginad abrir vuestra casa a cualquiera, dejándole plena libertad de coger lo que necesita. Es difícil, sin embargo los sentimientos juegan un rol fundamental en el primer caso, y nos resulta más fácil abrir la puerta de nuestra vida a nuestros hijos. Aún así, pensar de poderlo hacer sin cambiar nada de nuestros hábitos, me resulta bastante ridículo.
Ser madre no es una vocación, ni menos un deber. Ser madre es tomar conciencia de una gran responsabilidad y amar incondicionalmente a otra persona, entregarse a ella con devoción porque criar a una persona es una tarea compleja.

Desde que mis hijos han venido al mundo he entendido que ellos dependen de mi y me necesitan en cada instante, soy la persona más importante e indispensable para ellos. La unica, y así será durante un periodo de sus vida. Un periodo que aparenta largo pero no es eterno, sacrificado, pero cuando habrá pasado probablemente lo echaré de menos. Ese momento fundamentan para su crecimiento, en el que solo nos piden estar pegados a ellos.

Es precioso sentirles tan cerca, percibir el latido de sus corazónes sobre mi tripa, dejar que sus pequeños dedos, apretados en un puño, se suelten poco a poco para descubrir mi piel y come hundidos en mis brazos, encuentran la paz. La maternidad florece junto a ellos y es hermoso.

Mis hijos no me han quitado nada, no me he sentido menos libre desde que son parte de mi vida, no me he sentido atrapada en una vida que no deseo o en una persona en la que no me reconozco. Nunca he tenido miedo a la maternidad y menos de que mis hijos me cambiarían la vida, sabia que mi vida cambiaría en cualquier caso, porque el ser humano necesita evolucionar (y menos mal!) Los cambios son oportunidades, ser madre lo es, pero hay que seguir adelante, si pretendes quedarte en el patrón del pasado, no lo disfrutarás y sería una pena. Los hijos son la oportunidad más grande que tenemos para crecer interiormente.

Hay personas que me consideran “exagerada” en la relación con mis hijos: demasiado entregada, demasiado apegada, demasiado apasionada.
¿En serio?
Pues no sería capaz de vivir un amor, probablemente el más grande de mi vida sin pasión, me sale de las vísceras.


2 Comentarios

  • 1. MyriamGolalla  |  15 julio 2019 - 19:14

    Gracias por expresarlo tan bien. Me siento igual, exageremos nuestra maternidad, es maravillosa

  • 2. María José  |  16 julio 2019 - 13:16

    Sin duda, Laura, que la maternidad es una etapa en la vida de una mujer única y preciosa. Sin embargo yo la recuerdo con un sabor agridulce, junto al tremendo amor que me inspiraban esas pequeñas criaturas había otro sentimiento de agobio, de ver que todo mi tiempo era para ellos. Echando la vista atrás me reprocho el no haberla disfrutado en toda su intensidad por esos momentos, quizá…..el sentido de responsabilidad que los abuelos no tienen. Bonita foto.

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


ocho + 4 =

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es


Subscríbete a los comentarios vía RSS