Mamma Mía » El primer hijo

16 agosto 2019

El primer hijo

El primer hijo es como el primer amor, nunca se olvida. Aunque los que vienen después no son menos importantes, menos excitantes o menos dignos de mención.

El primer amor es la primera vez por antonomasia, cuando caminas de puntillas en la incertidumbre, equiparada de un coraje inconsciente y la curiosidad por descubrir “qué es”. Una “búsqueda del tesoro” con el premio anhelado más que cualquier otro.

La primera vez es la conquista de una nueva meta, la bandera clavada en una tierra desconocida, el salto al vacío, la risa interior que te hace sonreír cada vez que piensas en ella, la primera vez.

La primera vez en la que te transformas físicamente para acoger a tu gran amor. Día tras día y durante meses, construyes las piezas de un nido seguro y cálido, sacrificando tu “belleza”, sobreponiéndote a un esfuerzo que dejará su huella en el mapa de tu cuerpo y que, como los tatuajes de los enamorados, cada vez que las mires te recordarán a tu amor.

El primer hijo es la versión mejorada de las mariposas en el estomago cuando esperas a tu cita. Son burbujas que se mueven dentro de tu tripa y te dan ganas de acariciarte el vientre, segura que la caricia llegará a tu amor. Por la noche te hace cosquillas, a medida que pasan los meses te despiertan y te quedas fantaseando sobre su aspecto.
Cada día que pasa es diferente del otro a pesar de la semejanza, porque sabes que no durará eternamente y tus sentidos están más vulnerables que nunca.

La espera antes del encuentro es como la orilla, donde el mar besa la arena, a ratos la devora, a ratos a penas la roza.

El primer hijo reúne todos los sentimientos. Es una sopa de contradicciones que te deja exhausta físicamente y mentalmente, es el descubrimiento de un amor creciente cuando crees que se va a estallar, es la superación de ti misma.

Es cuando aprendes a ser madre.
Y lloras las lagrimas de otro.
Y no te cansa de contemplarle.
Y antes de ojos y orejas, sientes y ves con el corazón.
Y te sientes desbordar de emociones, más viva que nunca.

Con cada hijo que tengas sentirás lo mismo, sin embargo la primera vez habrá escavado y luego aplanado el camino, será la línea que te guía, el almacén de sabiduría donde acceder las sucesivas veces. El capitulo de tu vida que se llamará mamá.

 

 


Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


tres + = 8

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es


Subscríbete a los comentarios vía RSS