Mamma Mía » Volver

22 agosto 2019

Volver

El sábado pasado volvimos de nuestras vacaciones. Madrid nos esperó más sola que nunca y con un inesperado aire fresco. Al contrario de muchos otros, a mi las ciudades vacías me provocan mucha nostalgia y una pizca de tristeza, las veo iguales pero sin vida, también sin trafico es cierto, pero eso me afecta menos a los sentimientos.
Me mudé de mi ciudad nativa, de poco más de 100k habitantes y con las facciones casi perfectas de la mini ciudad o grandes pueblos según los gustos, principalmente por esta misma razón; me gusta el caos de las grandes ciudades, las tiendas siempre abiertas, la gente vagabundeando a todas horas, los bares y restaurantes animados y la sensación de no estar nunca sola.
De eso se trata en mi caso, de soledad. Estoy atraída por la naturaleza, me encanta poder escaparme durante un periodo y degustar su grandeza y calma, sentirme participe de un universo mágico, sentir la vida más que nunca, verla con mis ojos en las olas del mar, en los arboles que me cubren del sol caliente, en los animales libres, en las rocas, en cada estrella que brilla, en los colores del atardecer …. La naturaleza es la vida por antonomasia, pero llega un momento en el que me siento perdida en su inmensidad, me siento acuñada por la Madre Tierra y añoro a la mía, en carne y hueso. Con el paso de los días me siento rara, un poco ansiosa y finalmente sola. Entonces necesito sumergirme otra vez dentro de la caótica vida de ciudad.
Tardé poco más de media hora en deshacer las maletas, con el tiempo me estoy volviendo más minimalista y siguen sobrándome cosas, los hijos me han ayudado a desarrollar mi parte práctica, de la cual carecía.
Después me fui al supermercado, porque las tiendas estaban todas cerradas, a por una abundante compra.
Al día siguiente mi vida parecía haber tomado semejanzas con la anterior a las vacaciones, a excepción de que Leonardo no volvió con nosotros, prolongó sus vacaciones en casa de los abuelos y llegará en unos días. Me siento afortunada por la soltura que tiene al desapegarse de nosotros y su resiliencia en general, se que en el futuro este aspecto le ayudará. Me pregunto si es fruto de la educación recibida en casa, o si es simplemente carácter, o una mezcla de las dos cosas. Se despidió con un beso en la mejilla a cada uno y un abrazo tímido y espontáneo a su hermano. Se me encogió el corazón y guardando a un lado la practicidad de la cosa, me sentí haber dejado la mitad de mi misma.
No es fácil explicar los sentimientos que pruebo al separarme de uno de mis hijos, porque es una emoción ancestral y que no tiene lógica en el presente, pero está conectado a la esfera de los miedos, a la parte irracional del ser, la separación es total también cuando hay una reunión.
Sin embargo hay una persona de pequeño tamaño que está disfrutando de este sitio vacante, Orlando está aprovechando las ventajas de hijo único, que como segundo no le han tocado.
Hasta el final de Agosto permanecerá un aire de vacaciones disperso en la ciudad, como el pasaje desde el fin al comienzo, como el pasillo tapizados de recuerdos, que te conduce a una nueva etapa. Ya lo he dicho varias veces, para mi septiembre es el verdadero comienzo, es el ilegitimo año nuevo, cuando todo vuelve a la casilla de inicio y donde nuevos retos y nuevas apuestas están encima de la mesa.

Tengo la sensación de que mi vida tiene un alma nómada y me gusta porque pone sus raíces en la esfera emocional en lugar que en la tierra. En lugar que atarme me proporciona la capacidad de sentir, en el bien y en el mal y gracias a su forma de ser descubro la mía.
Así que una vez más estoy abierta a la extravagancia de la vida y a sus sorpresas. Cada septiembre puede ser el comienzo de una nueva historia.

Gandhi


3 Comentarios

  • 1. Amparo Senra  |  23 agosto 2019 - 00:24

    Querida Lauri, este post me ha parecido maravilloso y me ha dejado pensativa, a mi también me producen tristeza y nostalgia las ciudades vacias, sin embargo cada vez observo más el vacio de las ciudades cuando están llenas de gente, pero cada uno está inmerso en sus móviles y vida virtual, como si los demás no existieran y eso me produce también una gran soledad. Yo no he sido mamá ni lo seré ya, ese tren pasó para mi, pero puedo entender lo que es separarse de un hijo porque he criado a mis hermanos pequeños y de alguna forma esa es la especie de maternidad que he sentido a través de ellos y sus sufrimientos y penas también han sido los mios y el acompañarles en su crecimiento personal y emocional. Preciosa la reflexión de Gandhi que da mucho que pensar. Una vez más te felicito por tu maravillosa forma de escribir y de transmitir sentimientos y emociones que nos hacen reflexionar sobre nuestra vida y el sentido de todas las cosas. Un beso grande Lauri

  • 2. Irene  |  23 agosto 2019 - 10:43

    Hola Laura,
    Creo que entiendo bien lo que escribes, me pasa parecido. Una vez Sara Carbonero explicó el significado de una palabra en portugués: saudade, y vino a decir que la saudade es el precio que pagas por vivir cada experiencia maravillosa. Busca su significado, creo que te sentirás muy identificada!
    Bss
    Irene

  • 3. María José  |  28 agosto 2019 - 13:11

    La vuelta de las vacaciones siempre trae nostalgia pero también alivio, las disfrutamos enormemente pero cuando entras por la puerta de tu casa respiras tranquilidad. Que decir de los hijos…..quizá cuando se van haciendo mayores son más conscientes de lo que cuesta separarse de ellos, es la vida. Bonito y poético post.

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


nueve − = 1

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es


Subscríbete a los comentarios vía RSS