Mamma Mía » Hubo un tiempo.

26 agosto 2019

Hubo un tiempo.

Coincidieron varios hechos que me hicieron reflexionar, uno fue los incendios empeñados en devastar parte de nuestro patrimonio terrestre, otro es la consecuente difusión en redes sociales de imágenes y fotos con texto animando a rescatar solidaridad, aunque en muchos casos sin interés real y repostando material que no pertenecía correctamente a la noticia aunque lo pareciera. Otro fue el documental “El gran hackeo” en Netflix ,que os animo a ver para ser más conscientes del mundo en el que nos estamos encarcelando.
Las reflexiones no me llevaran a una revelación, no busco respuestas ni me hago preguntas, solo intento sobrevivir al soborno tecnológico del cual soy victima junto a vosotros.

Escribí algunas notas en mi móvil:

Ayer fue Gran Canaria, hoy es Amazonia, mañana será otro incendio, otro terremoto, otra catástrofe que nos dejará una vez más atónitos, pero sobre todo víctimas de nuestra propia indecencia.
El mundo se está enfermando a medida de que la humanidad se hace más inhumana.
En mi humilde opinión parte de la culpa la tiene el exceso de información mediática hipócrita y engañosa.
Hubo un tiempo en el que las personas vivían en una “gloriosa ignorancia” y la falta de comunicación global hacía que cada uno procurase “cuidar de su propia huerta”, se centraba en lo que estaba a su alcance y de esta manera su obra era proporcional a sus posibilidades y de consecuencia más efectiva. Al menos eso creo yo.
Hoy en día estamos constantemente bombardeados de información, sin darnos cuenta del poder que conlleva este medio y que si utilizado con fines inapropiados, como suele ser, puede, o mejor dicho es una verdadera arma destructora y nefasta, que alimenta los sentimientos negativos generando miedo, depravación, hasta odio. Y a cambio ofrece refugio en falsos mitos, propagandas engañosas, promesas sin fundamentos, ilusiones de algo mejor, muy lejano de la naturaleza humana y su verdad (felicidad y amor). Más bien se centra en una única filosofía autodestructiva que mira a dividir. Y se infiltra como veneno en las grietas de las debilidades humanas, haciéndonos más vulnerables e implacables, hasta devastar a la Tierra, nuestro bien más preciado y que desafortunadamente nos hemos permitido maltratar durante mucho tiempo, con la arrogancia de quien posee algo, mientras que la tierra es un don.

Quieren apropiarse de nuestra identidad y manipularnos a través de ella, sin embargo nadie puede llegar a nuestro interior, allí donde custodiamos nuestro mayor recurso, lo que no se puede remplazar con las maquinas y que nos mantiene vivos, el amor. Y hay una sola forma de poseerlo, amando.
Seamos conscientes de los hechos pero no seamos portadores de sus malvadas intenciones.


2 Comentarios

  • 1. María José  |  28 agosto 2019 - 12:59

    Sin duda, Laura, a través de las redes tenemos exceso de información a veces engañosa. Estoy de acuerdo contigo en que los valores fundamentales son el amor y el respeto, no solo a los seres que queremos también al planeta en el que vivimos. Todos debemos ser conscientes de que este planeta se está deteriorando y poner los medios a nuestro alcance para evitarlo.

  • 2. Mariajose  |  3 septiembre 2019 - 18:49

    Totalmente de acuerdo contigo. Hoy en día las noticias/ la prensa, tienen el poder y nos manipulan. Las noticias son sensacionalistas, no pretenden ser objetivas e informar, pretenden manipular, crear miedo. Las noticias de las cosas buenas ya no importan, duran poco y dan pinceladas. Nos bombardean con asesinatos, con terrorismo, con envidias, con actos vandálicos…pero claro es que aunque ocurran otros cientos actos buenos, éstos no venden, éstos no manipulan, y ahí está la clave de lo que ocurre. Por una parte crean miedo, que pensemos que el mundo está peor de lo que está, así somos más manipulables. Y por otra, crean normalidad en aquellos actos que no lo son, crean impunidad, que veamos ciertas cosas normales y que ya no nos afecten, y que ya no reaccionemos. Es la normalidad para aquellos que necesitan muy poco para cometer atrocidades.

    ¿Por qué dejamos que la prensa/noticias/periodismo de hoy en día sea sensacionalista? Deberíamos luchar porque ese poder fuera neutral, y eliminar toda aquella prensa sensacionalista. Al menos en aquellos programas donde se habla de “Informativos”, Periódicos y se jactan de ser imparciales.

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


− uno = 4

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es


Subscríbete a los comentarios vía RSS