Mamma Mía » Diálogo entre tu amiga soltera y tú a la vuelta de las vacaciones.

9 septiembre 2019

Diálogo entre tu amiga soltera y tú a la vuelta de las vacaciones.

Salía disparada del supermercado, con los pantalones del pijama y una camiseta que había manchado poco antes, mientras le hacía un pecaminoso bocadillo de Nutella a mi hijo… ¡ Con pan de molde! Algo por lo que podría acabar en la lista negra de las madres imprudentes.
Agradecí al cielo por haberme acordado de la bolsa de tela y así salvarme por lo menos en las apariencias, dos culpables bolsas de plástico colgando de mis brazos me hubieran hecho sentir aun más inadecuada.
Con aire sigilosa y marchando a pasos agigantados cruzaba la calle, cuando ella me reconoció.
– ¡Hola guapa!
Obviamente no me giré, jamás pensaría que alguien se atrevería a llamarme guapa con esta pinta miserable.
En seguida scuché mi nombre soltado en el aire y la vi. Mi amiga Serena, rubia, morena de piel, arreglada y con una sonrisa de oreja a oreja.
– ¡Hola Serena! (En su caso el nombre le correspondía por naturaleza real)
– Cuanto tiempo….
– Si, he estado viajando todo el verano, acabo de bajarme del avión de hecho y estoy volviendo a casa, tengo mucha ganas de meterme en la cama!
Intento recordar si antes de ser madre solía viajar en avión vestida como si estuviera saliendo a cenar…. Pero por mucho que me esfuerce, no me acuerdo, estos últimos años han cancelado cada traza y recuerdo de mi “Belle Époque”.
Que maravilla poderte meter en la cama y no hacer nada durante el resto del día…. Mi cerebro se convirtió sin querer en una cadena de pensamientos insalubres que se detuvieron al instante cuando Serena me preguntó:
– ¿Qué tal tus vacaciones?
Entonces rebobiné mentalmente mi verano, intentando placar los pequeños músculos de mi cara que se contraían debajo de la piel, obligándome a una mueca poco natural, y escupí un “Bien. Gracias”.
El sendero silencioso de mis palabras sonó a: es una mentira y tuve que corregir mi postura añadiendo más detalles a mi respuesta.
– He estado con los niños…. veinticuatros horas de veinticuatro y me he dado cuenta de que no son suficientes para hacer una sola cosa para mi…. Se me escapa una risa aguda y un poco histérica.
– También hemos estado en la playa. Ha sido divertido hacer miles de castillos de arena. Me he hecho una experta!
Jajajaja Serena ríe.
– No estás tan morena ¿has vuelto hace mucho?
– No, llevamos pocos días en la ciudad, pero con los niños bajo a la playa cuando el sol no está fuerte….
– Entiendo. Además el moreno antes o después se va, en unos meses estaré igual que tú. ¿Los niños que tal?
– Bien. Con ganas de que empiece el cole…. Bueno, yo. Ellos no, les encanta pasar el día poniendo patas arriba la casa, es asombroso como en SOLO dos meses de vacaciones pierden por completo todas las buenas costumbres y se convierten en verdaderos salvajes. Aunque supongo que necesitan salirse un poco de la rutina, por lo menos durante las vacaciones.
– ¿¡Claro, quien no se sale de la rutina durante las vacaciones?! De hecho mi cuerpo necesita retomar los hábitos de todo el año, no puedo aguantar más así. (Se le escapa un risa cómplice).
– Ya, yo tampoco puedo aguantar más así…. (y sé que se me nota, mi aspecto grita socorro a los cuatros vientos).
– Por lo menos tú tienes a tu marido, dile que te haga un masaje esta noche para relajarte….
(Mmmm… si, seguro que le apetece un montón darme un masaje una vez que los niños se hayan dormido….. sobre la medianoche).  -Tienes razón Serena, me has dado una idea brillante.
– ¿Y tu que planes tienes?
– ¿Esta noche o en general?
– Bueno, ambas cosas….
– Esta noche he quedado con un chico, empezamos a vernos antes de las vacaciones pero ya sabes, durante los viajes se encuentran muchas personas interesantes…..
( Recuerdo algunos de los niños que contribuyeron en la construcción de los castillos de arena….)
… Pero ahora tengo curiosidad de ver si todavía me gusta. Me apetece quedar con él.
– Suena casi mejor plan que mi masaje. Finjo una sonrisa. Bueno ahora te dejo porque tengo que irme a cambiar rápida para ir al fisioterapeuta, tengo un lumbago tremendo por cargar a mi hijo pequeño todo el rato. No sabe nadar todavía y no quiere ponerse los manguitos, así que me toca sujetarlo…. ¡Por lo menos entreno bíceps!
Le regalo mi mejor sonrisa y me sumerjo en su perfume mientras me despido con dos besos en la mejilla.
– Ha sido una alegría verte, estas muy guapa, añado.
– Gracias guapa. Nos vemos.
Serena cruza la calle con elegancia, su vestido flota en el viento como una medusa que avanza cauta.
Giro la llave en la cerradura del portal, que empujo con mi trasero mientras arrastro la compra hacía dentro.
Me doy un vistazo fugaz en el espejo de la entrada y se me escapa una risa. Tengo la pinta de una fugitiva. Y así es como me siento muchos días, sin embargo, al contrario que yo, los fugitivos no sienten la necesidad de volver de donde han huido.
En el ascensor oigo los chillidos de los niños. Espero que en casa esté todo bajo control, había dicho que tardaba solo cinco minutos y llevo diez…. Podría ser el fin del mundo ahí arriba.

 


8 Comentarios

  • 1. Amparo  |  9 septiembre 2019 - 13:18

    Me ha encantado el post Lauri, divertido y me ha recordado a Bridget Jones. Es verdad que las mamás teneis otro ritmo y prioridades diferentes a los solteros, pero estoy segura que al final del dia te sentirás cansada, pero feliz de tener una gran familia. Mientras los solteros deben lidiar con su Soledad, no siempre fácil de llevar. Un beso grande y muy buen post, te felicito!!!

  • 2. María José  |  9 septiembre 2019 - 19:24

    Es curioso, pero a mí encontrarme con amigas solteras no me produce desánimo, al contrario. Claro….que ya estoy en otra edad. Tengo que reconocer que cuando mis hijos eran pequeños todo mi tiempo era para ellos y si es cierto que durante esa etapa echaba de menos tener tiempo libre para mí. Todo pasa tan rápido que cuando menos acuerdas esos hijos a los que has dedicado tu vida ya son autónomos. Laura, aprovecha todo lo que puedas esa infancia de tus hijos porque son etapas preciosas e irrepetibles.

  • 3. Yael  |  10 septiembre 2019 - 16:26

    Como siempre, es genial leerte! Pero no me creo esa pinta tan miserable jaja Eres una mamá súper sexy y natural. Siéntete orgullosa! Un beso, y hasta el siguiente post 😉

  • 4. Raquel  |  10 septiembre 2019 - 18:14

    Buenas tardes,

    Para nada estoy de acuerdo con Amparo, las solteras no tenemos que lidiar con ninguna soledad, que estes soltera no significa que estes sola, existen los amig@s, la familia…
    Hay madres y padres que aun teniendo hijos se sienten solos y mal acompañados. Tenee hijos es una opción no una obligacion. Y no siempre por tenerlos vas a estar “bien acompañada”. En esta vida todo es respetable. Cada uno que busque su felicidad acompañada o sola. Saludos.

  • 5. Sami  |  10 septiembre 2019 - 22:56

    Hola Laura! Me ha encantado el post, completamente identificada… buen comienzo de semana, de vuelta al cole y las rutinas!

  • 6. Susana  |  11 septiembre 2019 - 07:43

    No escribo nunca, pero este post se lo merece. Me ha encantado! 😉 me encanta lo que escribes y cómo lo haces.

  • 7. Encarna  |  12 septiembre 2019 - 11:15

    Genial!!! me he reído mucho y me he sentido identificada. Pero ante todo naturalidad, hay días de todo! y nada superficial.

  • 8. isa  |  16 septiembre 2019 - 23:13

    Qué gran verdad!!! me siento taaan identificada… eres muy sincera y me encanta leerte. Gracias por estas verdades que nadie cuenta. Saludos

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


+ 9 = diez

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es


Subscríbete a los comentarios vía RSS