Mamma Mía » Lo que aprendo de mis hijos

30 octubre 2019

Lo que aprendo de mis hijos

Estas son solo algunas de las cosas que aprendo de mis hijos cada día.

Sorprenderme por las cosas, porque la vida es un milagro y por descontada que nos parezca. Cada día es una posibilidad.

Pedir perdón y olvidar, los errores sirven para aprender, centrarse en lo malo no sirve para nada.

Disfrutar el momento en lugar que malgastar el tiempo recogiendo y arreglando continuamente, porque el caos no es peligroso y un día, cuando mis hijos serán mayores, lo echaré de menos. (diez minutos al final del día son suficientes).

Mañana puede ser ayer, lo importante es hoy.

Ser espontanea, porque es un bien en extinción.

Sentirme libre de elegir a mis amigos y mi compañía sin sentirme mal, maleducado o un poco “borde”.

No dudar sobre lo que me voy a poner. A nadie debería importarle lo que me pongo y yo quiero sentirme cómoda, incluso llevando un disfraz.

Salir de la rutina sin sentirme mal o culpable.

Entusiasmarme más, mucho más y más a menudo.

Despreocuparme de las consecuencias. Hacer las cosas pensando en el después contamina la espontaneidad.

Correr y enredarme en los brazos de alguien, darle un beso a mi madre, decirle te quiero a mi padre, a mis hermanos, a mis amigos, manifestar cariño desvergonzadamente.

Mirar a las cosas sin prejuicios ni dobles sentidos.

Hablar con cualquier persona que me apetezca.

Darle a las cosas materiales la importancia que tienen. Si se pierde algo no pasa nada, si se rompe algo no pasa nada. Los objetos son nuestro “pegamento terrestre”, son sustituibles y los necesitamos menos de lo que creemos.

Saber decir adiós sin sufrir más de lo que debería porque la vida está llena de “holas y adioses” y hay que acostumbrarse.

Creer que todo es posible, porque a veces lo es.

Y esto es lo que quiero que mis hijos aprendan de mi:

Nada de lo que tienes te pertenece, a excepción de lo que eres. No vivas para tener, vive para ser.


1 comentario

  • 1. María José  |  6 noviembre 2019 - 14:49

    La espontaneidad, Laura, es positiva pero siempre dentro de unos límites. No se trata de que los niños no jueguen por no desordenar la casa pero tampoco que puedan tirarlo todo. Lógicamente cada cual puede vestir como le apetezca pero no cabe duda de que la gente bien vestida causa mejor impresión y no hablo de ropas caras. Los excesos siempre lo son, de ahí el refrán “en el término medio está la virtud”. Preciosas fotos con tus preciosos hijos.

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


3 − dos =

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es


Subscríbete a los comentarios vía RSS