Mamma Mía » Ser tú

5 noviembre 2019

Ser tú

Después de hablar con mi padre por teléfono.

Sabemos cuándo y dónde nacimos, sabemos cuántos años estudiamos, cuándo tuvimos la primera regla, el nombre de nuestro primer amor, las personas que besamos, lo que desayunamos y cuánto tardamos para ir al trabajo. Sabemos que nos gusta un sabor más que otro, un color más que otro, un perfume más que otro. Conocemos nombres y apellidos de nuestros amigos, de nuestros parientes de nuestros ex, nuestro número de identidad, el código para acceder al móvil, a la cuenta y para llamar a ciertas personas.
Nuestra vida está llena de datos que se van sumando y crean el historial de cada uno de nosotros.

Somos el nombre que nos han dado, el sexo que nos han elegido, el titulo que nos han entregado, los premios que hemos ganado, el resultado por lo que hemos entrenado, lo que nos han enseñado.
Nuestra personalidad se crea alrededor de una pirámide de información que nos ha sido proporcionada desde que hemos nacido y va englobando los datos que vamos sumando con el tiempo.

Me llamo Laura.
Soy la madre de…
Soy la mujer, la hermana, la prima, la amiga de…
Soy médico, empleado, actor, panadero, abogado….

Navegamos entre referencias sin las cuales perderíamos la brújula, que nos sirven para reconocernos dentro del aglomerado de personas que se parecen unas con otras. Nuestra identidad se declara cuando nacemos y se va enriqueciendo de detalles con los años, mientras que nuestra individualidad nos pertenece solo a nosotros y es lo más valioso que tenemos. Es el hueso mientras el resto es la piel. Es el yo sin narcisismo, es la ausencia del artificio es la bandera de la paz, la obra maestra de cada uno.
El lugar donde se refugia ese abrazo que nunca diste a tu madre, donde se esconde ese beso esquivo dado en secreto, donde silenciosas se quedan las palabras que no se han pronunciado, donde se detiene la caricia de tu abuela mientras te dormía, donde se mecen los mimos de tus padres y donde se celan los enfados más grandes, donde están las respuestas no escuchadas, donde la grandeza espera paciente… Es el baricentro que se detiene detrás de los datos y es lo que saldría si los datos perdieran su importancia.
Lo que más ocultamos, desafortunadamente es lo que dice quienes somos.

Me parece que nos estamos conformando con lo que los datos dicen de nosotros, creemos en ellos con tal devoción como para sacrificar nuestra individualidad.
El problema es que hay siempre más gente deprimida, insegura y superficial, aunque lo más grave, en mi opinión, es que cada día más, acabamos pareciéndonos. Y es una pena. Preferir una pizza congelada a una pizza artesanal porque tiene una burbuja en la masa, la forma menos perfecta o la costra chamuscada por un lado.
Tengo la sensación de que nos estamos volviendo adictos a los filtros y que nos estamos homologando.
Por ser como tu vecino te perderás el privilegio de es ser tú.


2 Comentarios

  • 1. María José  |  6 noviembre 2019 - 15:02

    Desgraciadamente, Laura, tienes razón en lo que dices. Hoy se le da mucha importancia a cosas superficiales que las redes y otros medios de comunicación amplifican. Falta educar en valores, no se puede circunscribir la educación de los niños solo a los colegios, la familia tiene que estar muy pendiente de esa educación, máxime en el mundo actual, donde falta tiempo para todo y se es más laxo en este tema primordial. Bonitas fotos.

  • 2. Irene  |  14 noviembre 2019 - 03:10

    Buenísimo

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


− cinco = 3

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es


Subscríbete a los comentarios vía RSS