Mamma Mía » Era el 11 de marzo del 2020

13 marzo 2020

Era el 11 de marzo del 2020

Hace unos días compartí una reflexión de una psicologa italiana, preciosa y que os gustó mucho. Al ser por stories algunos de vosotros no habeís tenido tiempo de veerla, así que os la dejo por aquí, junto a un poema escrito para los italianos y que he traducido adaptándolo un poco.

Ánimo a todos y quedaros en casa 🙂

Creo que el cosmos tiene su propia manera de equilibrar las cosas y sus leyes, cuando se alteran.
“El momento que vivimos, lleno de anomalías y paradojas, hace que uno piense… En un momento en que el cambio climático causado por los desastres ambientales ha alcanzado niveles preocupantes, China primero y muchos países después se ven obligados a congelarse; la economía se derrumba, pero la contaminación disminuye considerablemente. El aire mejora; usas la máscara, pero respiras… En un momento histórico en el que se están reactivando en todo el mundo ciertas ideologías y políticas discriminatorias, con fuertes referencias a un pasado mezquino, llega un virus que nos hace experimentar que, en un instante, podemos convertirnos en los discriminados, en los segregados, en los atascados en la frontera, en los portadores de enfermedades. Incluso si no somos culpables. Aunque seamos blancos, occidentales y viajemos en clase ejecutiva. En una sociedad basada en la productividad y el consumo, en la que todos corremos 14 horas al día detrás de lo desconocido, sin sábados ni domingos, sin más rojos en el calendario, de un momento a otro, viene la parada. Detente, en casa, días y días. Contar con un tiempo cuyo valor hemos perdido, si no es medible en compensación, en dinero. ¿Todavía sabemos qué hacer con él? En una fase en la que el crecimiento de los hijos se delega, por necesidad, a menudo en otras figuras e instituciones, el virus cierra las escuelas y les obliga a encontrar soluciones alternativas, a volver a poner a las madres y a los padres junto a sus hijos. Nos obliga a empezar una nueva familia. En una dimensión en la que las relaciones, la comunicación, el socializar se juegan principalmente en el “no-espacio” de la red social virtual, dándonos la ilusión de cercanía, el virus nos quita la cercanía real, la cercanía real: sin tocar, sin besar, sin abrazar, a distancia, en el frío del no-contacto. ¿Cuánto hemos dado por sentado estos gestos y su significado? En una fase social en la que pensar en el propio jardín se ha convertido en la regla, el virus nos envía un claro mensaje: la única salida es la reciprocidad, el sentido de pertenencia, la comunidad, el sentimiento de ser parte de algo más grande que cuidar y que puede cuidar de nosotros. La responsabilidad compartida, el sentimiento de que el destino no sólo de ti, sino de todos los que te rodean depende de tus acciones. Y que dependes de ellos. Así que si dejamos de hacer cacerías de brujas, preguntándonos de quién es la culpa o por qué ha pasado todo esto, pero preguntándonos qué podemos aprender de esto, creo que todos tenemos mucho que pensar y a lo que comprometernos. Porque con el cosmos y sus leyes, obviamente, tenemos una deuda de gratitud. El virus nos lo está explicando, a un gran costo”. (Cit. F. Morelli)

*****

Era el 11 de Marzo del 2020, las calles estaban vacías, las tiendas cerradas, la gente ya no salía.
Pero la primavera no sabía nada.
Y las flores seguían floreciendo.
Y el sol brillaba.
Y volvían las golondrinas
Y el cielo se coloreaba de rosa y azul.
La mañana se amasaba el pan y se horneaban las rosquillas.
Oscurecía siempre más tarde y por la mañana, las luces entraban pronto por las ventanas entreabiertas.
Era el 11 de Marzo del 2020 y la juventud estudiaba conectados a G suite
Y por la tarde la imperdible cita a y treinta y siete.
Fue el año en el que se podía salir solo para hacer la compra.
Luego cerraron todo
También las oficinas
El ejercito empezaba a presidiar las salidas y los confines
Porque no había más sitio para todos en los hospitales
Y la gente se enfermaba
Pero la primavera no lo sabía y las gemas seguían saliendo
Era el 11 de Marzo del 2020 todos obligados a la cuarentena forzada
Los abuelos, las familias y también los jóvenes
Entonces el miedo se hizo real
Y los días parecían todos iguales
Pero la primavera no lo sabía y las rosas volvían a florecer
Se descubrió el placer de comer todos juntos
De escribir dejando libre la imaginación
De leer volando con la fantasía
Hubo quien aprendió un nuevo idioma
Quien se puso a estudiar y quien retomó el ultimo examen que le faltaba para la tesis.
Quien aprendió a amar realmente separado de la vida
Quien paró de hacer tratos con la ignorancia
Quien cerró la oficina y abrió un restaurante con solo ocho cubiertos
Quien dejó a su novia para gritar al mundo el amor por su mejor amigo
Hubo quien se convirtió en medico para ayudar a cualquiera que necesitase el día de mañana
Fue el año en el que se entendió la importancia de la salud y de los afectos verdaderos
El año en el que el mundo pareció pararse
Y la economía caer en picado
Pero la primavera no lo sabía y las flores dejaron el sitio a los frutos
Y luego llegó el día de la liberación
Estábamos delante de la tele y el primer ministro comunicó a redes unificadas que la emergencia se había terminado.
Y que el virus había perdido
Que los españoles todos juntos habían ganado
Y entonces salimos en la calle
Con las lagrimas en los ojos
Sin mascarillas ni guantes
Abrazando a nuestro vecino
Como si fuera nuestro hermano
Y fue entonces cuando llegó el verano
Porque la primavera no lo sabía
Y había seguido estando ahí
A pesar de todo
A pesar del virus
A pesar del miedo
A pesar de la muerte
Porque la primavera no lo sabía
Y enseñó a todos
La fuerza de la vida.


6 Comentarios

  • 1. Yaiza  |  13 marzo 2020 - 13:24

    ¡Precioso! Me ha conmovido el dedicado al 11 de marzo de 2020, gracias.

  • 2. altamoda  |  16 marzo 2020 - 11:38

    Saludos a Italia, mientras tanto muchos otros países están afectados también, pero, ¡todos saldremos aún más fuertes!

  • 3. Rosina  |  18 marzo 2020 - 13:15

    Profunda y sentida reflexión que nos ayuda a encarar el momento de crisis como oportunidad de aprendizaje y cambio… solo así sanaremos

  • 4. rosanna  |  18 marzo 2020 - 15:04

    precioso, conmovedor!!

  • 5. María José  |  21 marzo 2020 - 19:23

    Que bonita forma de expresar lo que nuestra acelerada vida, en general, nos hace pasar por alto. Esperemos que esta angustiosa situación en la que nos encontramos nos haga reflexionar sobre lo afortunados que somos teniendo salud, amor, familia amigos y suficiente dinero para vivir honestamente. Que nos haga menos consumistas y más responsables con el medio ambiente cuidándolo como a nuestra propia casa.

  • 6. Lucia  |  22 marzo 2020 - 16:43

    Muchas gracias ! Acabo de leerlo y me gustado mucho, sobre todo las tres últimas líneas…me van ayudar en los dias menos positivos
    Pd. En marzo se peinan las brujas me encantó. Felicidades y sigue escribiendo!

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


1 − = cero

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es


Subscríbete a los comentarios vía RSS