Mamma Mía » ¿Por que?

22 marzo 2020

¿Por que?

Algunos días siento que la esperanza toma el control de mi mente y de mi cuerpo, me inunda una sensación de amor primordial, de fe y compasión del ser humano y la necesidad de imaginar ese día que todos esperamos, el día del reencuentro, de los abrazos y de los besos, el día glorioso de la victoria. En estos días tengo energía, me siento positiva, veo el fin de esta pesadilla.

Algunos días, tal vez por las noticias, tal vez por el cansancio de no parar, siento la vulnerabilidad que me acompaña fiel y que me recuerda la fragilidad con la que estamos hechos. Es cuando la hipocondría prevalece sobre la lógica, cuando por la noche me cuesta dormir y me quedo enganchada al móvil en busca de alguien que me tranquilice (en la mayoría de los casos es mi papá). Estos días, si no comparto mi angustia, ella crece y se convierte en un monstruo. Me cuesta echarlo, aunque siempre amanece y él se va con la oscuridad.

Durante todos los días, los buenos y los malos, soy consciente de que estoy viviendo una guerra, una especie de guerra del futuro, incurrida en el presente. Una guerra contra un enemigo invisible y que no tiene un fin despiadado, que no quiere conquistar, más bien quiere liberar, por lo menos es lo que creo. Este enemigo no tiene objetivos económicos o intereses políticos, no mira al poder como fin. Es un enemigo silencioso, que no utiliza armas, que no lucha, pero nos castiga utilizándonos a nosotros mismo como medio. Nosotros somos nuestro propio enemigo, el egoísmo humano.
Cada uno de nosotros está involucrado en esta guerra y cada uno de nosotros es fundamental para combatirla y ganar con los medios necesarios: el respeto, la responsabilidad y el amor.

La conciencia se estratifica en diferentes niveles según el individuo y algunos estamos aprendiendo mucho de esta situación. Cada día una semilla se planta en nuestro interior: la paciencia, la generosidad, el sacrificio, el altruismo, la calma…. Y posiblemente, si no lo olvidaremos, florecerá una preciosa flor.
Esta horrible pandemia servirá para algo, para limpiar la Tierra, para que seamos mejores personas, para renacer…. Dicen. ¿Aun así como se puede explicar tanta muerte, como se puede ver el bien, rodeados del mal?
Ni idea. Por muchas noticias que nos transmitan, por cuantos poemas conmovedores nos lleguen a los chats, es absolutamente imposible conocer la razón de algo así, sin embargo no dudo en que la haya.

Hay días en los que siento un dolor cósmico pesar sobre mis hombros y lloro por él, por su lamento inquieto que me debilita. La verdad es que conozco esta sensación desde siempre, nunca tan fuerte como ahora, durante este drama mundial. Me he acostumbrado a acogerla, a pesar del daño que me hace y de la prepotencia con la que me quita la paz durante un rato. Luego vuelve a irse y recupero la serenidad.

Los sentimientos son como el vaivén de las olas. Ahora mojan la orilla, ahora se retiran. A veces son furiosas y se rompen estruendosas en las rocas, provocando miles de relucientes trocitos esparcidos en el aire, después vuelven al mar, englobadas en una aparente calma.


4 Comentarios

  • 1. Clara  |  22 marzo 2020 - 21:02

    Me siento tan indentificada…

  • 2. BRILLIBRILLI  |  22 marzo 2020 - 21:25

    Qué necesario y bueno tu texto.
    Muchas gracias por compartir tus pensamientos.
    Un abrazo de brillibrilli (desde lejos)

  • 3. trendstendencia  |  25 marzo 2020 - 15:30

    La verdad es que si!!! queréis conocer las últimas tendencias @trendstendencia

  • 4. María José  |  30 marzo 2020 - 19:13

    Sin duda, Laura, estamos en un momento de nuestras vidas totalmente excepcional, es como una pesadilla de la que queremos despertar y no podemos, al menos de momento. Por otro lado, vemos cómo hay personas generosas y sacrificadas que no dudan en ayudar les cueste lo que les cueste. Hay que agarrarse a esos ejemplos. Espero que esta situación nos haga reflexionar, ver lo frágiles que somos, también lo afortunados y lo valoremos en su justa medida.

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


+ siete = 13

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es


Subscríbete a los comentarios vía RSS