Mamma Mía » Mamá es la palabra con más expectativas del mundo

29 mayo 2020

Mamá es la palabra con más expectativas del mundo

Nunca antes, como desde que soy madre me he sentido menos acompañada. Mi vida ha dado una vuelta y mi posición se ha convertido en la de responsable absoluta. Responsable de mis hijos, responsable de sus necesidades, responsable de su educación, responsable de su hogar, responsable de sus decisiones y de las mías, responsable de lo que piensan, de lo que dicen, de lo que comen, de la hora en la que se acuestan…. Son mis responsabilidades, más las suyas.
Nunca antes, como desde que soy madre he sentido el peso de la soledad. Cada vez que he tenido que tomar decisiones sin estar convencida, todas las veces en las que he flaqueado o que alguien me ha hecho sentir menos importante, todas las veces en las que he acariciado el pelo de mis hijos mientras se dormían y he recordado las caricias de mi madre.
Los hijos son el espejo más grande en el que podemos mirarnos, son los que te enseñan las cosas tal y como son, que te bajan los pies al suelo y te indican con sus manitas inmaculadas el camino menos adornado.
Los hijos son los que convierten una palabra (mamá) en totalidad. Lo hacen con sencillez, sin saber que aquella palabra también significa sacrificio, sufrimiento, esfuerzo, renuncia. Sin saber que aquella palabra te arranca el derecho de ser hija, mimada y caprichosa, y que acelera el tiempo dejándote con las manos al aire en el intento de alcanzarle.
Mamá es la palabra con más expectativas del mundo y quien la pronuncia sabe que allí dentro hay confianza, esperanza, seguridad, amor, como en ningún otro lugar. No hay sonido más desolador que el silencio provocado por una llamada “mamá” sin respuesta.
Convertirse en madre es enterrar parte de nosotras, con las mejillas mojadas de lagrimas y una sonrisa entregada al misterio. Es aceptar con gratitud el esfuerzo, sentir de repente que cada centímetro de tu cuerpo tiene un valor inestimado porque es parte de un engranaje único. Vivir la esperanza conociendo su fragilidad, acompañar a alguien hasta que te falte el aliento. Tener las manos siempre llenas para otro. Quitar, quitar, quitar y luego dar, dar, dar, y si un día las manos se quedan vacías, desafiar mar y montes para volver con algo, aunque sea un solo fruto. Saber que lo que merece realmente la pena es lo que te hace maldecir y agradecer a la vez. Se llama amor .


2 Comentarios

  • 1. Paula  |  30 mayo 2020 - 14:14

    Qué bonito escribes Laura! Para mi lo has descrito a la perfección

  • 2. María José  |  3 junio 2020 - 19:45

    Efectivamente, Laura, la palabra MADRE engloba amor, entrega, renuncia, sacrificio y mucho amor. Qué no haríamos por nuestros hijos su seguridad y su felicidad? Lo cierto que que no valoramos en su totalidad ese tremendo amor de nuestras madres hasta que nosotras lo somos. No quiero dejar de decir que, aunque nuestras parejas no sean tan entregadas como nosotras, están ahí, apoyándonos, ayudándonos y queriéndonos. Que bonitas fotos con tus preciosos hijos.

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


+ seis = 11

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es


Subscríbete a los comentarios vía RSS