Mamma Mía » Saudade

14 julio 2020

Saudade

Reclamo el silencio numerosas veces al día, empujo la mirada hacia el cielo y oscilo la cabeza de un lado a otro con gesto teatral, mensaje directo de que la paciencia se está agotando. Murmullo y me quejo de esto y de aquello. Nunca me pregunto si mi actitud resulta molesta, pero es probable. Aun así no soy capaz de contenerme.

Soy un vaso que se va llenando de agua hasta el borde y muchas veces acaba rebosándose.

Sin embargo este mismo mecanismo que pone en marcha mi “operetta” de madre agotada, es el mismo que me crea una extraña sensación física y mental cuando José y los niños no están. La compararía por similitudes a la melancolía, aunque no es la definición exacta.
(La he encontrado, se llama SAUDADE).

Para explicarlo de manera más figurativa: cuando no están en casa, percibo el estruendo del silencio y el peso del vacío y muchas veces acabo pensando en ellos, incapaz de hacer cualquier cosa practica y útil para mi. Es una especie de instinto interior que se activa con la ausencia y me da acceso directo al miedo de perderles. Y cuando el miedo se interpone en la lógica, las defensas se bajan y la racionalidad tiembla.

No os imagináis la alegría que me produce escuchar los familiares chillidos de mis hijos en el vestíbulo, de vuelta a casa. Una sensación de pacificación parecida al gusto de ver un arcoíris después de una estruendosa tormenta de verano.

Están aquí, conmigo.

Entonces las camas vacías dejan de inquietarme y los juegos abandonados en el suelo no me entristecen. Todas las cosas vuelven a tomar vida, el caos se vuelve a animar como una feria de pueblo, alegre y vivaz y yo me adueño otra vez del derecho a quejarme de tanto lío.

Saudade es un vocablo de difícil definición, incorporado al español del portugués saudade,1 que expresa un sentimiento afectivo primario, próximo a la melancolía, estimulado por la distancia temporal o espacial a algo amado y que implica el deseo de resolver esa distancia. A menudo conlleva el conocimiento reprimido de saber que aquello que se extraña quizás nunca volverá.2 El escritor portugués Manuel de Melo la definió en 1660 como «bem que se padece e mal de que se gosta» (bien que se padece y mal que se disfruta).


1 comentario

  • 1. María José  |  19 julio 2020 - 19:12

    “Saudade” no conocía esta palabra, dices Laura, que proviene del portugués, es bonita y su significado también. Todos necesitamos momentos de tranquilidad y a todos nos pasa que cuando esos momentos se alargan estamos deseando que vuelvan nuestros seres queridos para disfrutar de su presencia, así es el ser humano.

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


+ 2 = nueve

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es


Subscríbete a los comentarios vía RSS