Mamma Mía » Cuando vuelvo a casa de mis padres

14 agosto 2020

Cuando vuelvo a casa de mis padres

Habrá una razón desconocida por la que cada vez que vuelvo a casa de mis padres, pongo en la maleta solo un par de cosas y me visto con ropa de cuando tenia veinte años o con las prendas que mi hermano (mide un metro y noventa cuatro) se ha dejado hace años.
Volver a casa de mis padres es un flash back tras otro, a veces resulta un poco incomodo, por los cambios de hábitos que he ido haciéndome a medida, a veces más nostálgico por los recuerdos tremendamente lejanos, que vuelven a emerger.
Cada cajón que abro es un collage de mi pasado y me pierdo rebuscando las piezas que componen el puzzle. Especialmente me hacen gracia las cartas y los diarios secretos de la adolescencia. Noto un cambio asombroso en el espabile de la nueva generación, comparado con mi ingenuidad de aquella época.
La mayoría de las cartas que escribía eran de amor y las escribía a cantantes, actores, y futbolistas que me gustaban. Lo ridiculo es que me dirigía a ellos como si fuesen íntimos.
Mis hijos no encontrarán tantas reliquias guardadas de su pasado, yo no tengo la misma manía de mi madre de conservarlo todo. Al revés, suelo tirar las cosas rotas, sin valor y que ocupan espacio. Me sienta muy bien hacer limpieza de trastos.
Por otro lado tendrán mucho material digital, fotos y vídeos que les retratan en cada instante.
Hace unos días, me puse a buscar algunos rotuladores y acuarelas de las que usaba en el colegio, para dárselo a Leonardo. En lugar de ese material, encontré tras veinticincos años, la parte izquierda recortada de unos vaqueros. Pertenecían a un niño del que estuve enamorada unos días. Mi mejor amiga tenía la otra mitad.
En otro lado del cajón, había una bolsa con unos juguetitos de tamaño mini, que tenía completamente olvidados y una cajita roja, que conocía perfectamente el contenido. Llamé a mis hijos y abrí la cajita. Quise enseñarle el mechón de pelo de mi antiguo conejo (nuestra mascota), del cual les he hablado innumerables veces. Lo había guardado durante una “muda” pues quería sentir la sensación de acariciarle también cuando estuviera muerto. Así fue, veinte años después, tener ese mechón entre los dedos, me recordó perfectamente las caricias que le daba a Camillo.
Puede que fuera una niña un poco original, por lo que recuerdo y por lo que me cuentan. Mis padres me dicen que se me notaba el carácter de “artista”…. quizás ha saltado una generación y ha sido directamente heredado a Leonardo 😉

Estoy preparando un post sobre nuestro viaje al Trentino. Espero que estéis disfrutando de vuestras vacaciones como yo. Un abrazo


3 Comentarios

  • 1. María José  |  15 agosto 2020 - 18:21

    Volver a casa siempre es recordar cosas del pasado. Lo cierto es que almacénanos cosas que pocas veces sacamos y, cuando lo hacemos, nos producen, una gran ternura los recuerdos. Posiblemente ahora disponemos de menos espacio para guardar las cosas, bien porque las casas son más pequeñas, bien porque compramos más y las tenemos abarrotadas. Espero hayas disfrutado de tus vacaciones en Italia y hayas encontrado bien a toda tu familia , en especial a tus padres.

  • 2. no makeup  |  16 agosto 2020 - 09:05

    Es tan nostálgico. Lo leí con mucho gusto. Gracias.

  • 3. María  |  17 agosto 2020 - 17:49

    Muy linda publicación.
    Por otro lado, ¿cómo están las cosas en Italia, Laura? ¿Es obligatorio usar barbijos todavía? Me imagino lo incómodos que deben ser en verano. Donde yo vivo, todavía estamos en invierno y viviendo una de las cuarentenas más largas del mundo. Todo es producto de las malas decisiones de los gobernantes.
    Cariños.

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


siete − = 3

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es


Subscríbete a los comentarios vía RSS