Mamma Mía » La maternidad es un himno de la vida

3 septiembre 2020

La maternidad es un himno de la vida

Ya he tratado este tema en el pasado, pero quisiera volver a comentarlo, aprovechando que los niños se han dormido a una hora decente. El primer intento de vuelta a la rutina ha funcionado. Pero creo que dejaré la pagina abierta y volveré mañana, ahora voy a bajar para pasar un rato “de adultos” con José y arreglar los restos de un día caótico.

Hace unos días estaba comentando con unas amigas sobre un blog de maternidad, donde un grupo de madres, evidentemente agotadas, se desahogaban a través de comentarios algo sarcásticos sobre sus hijos.
Hace unos años me hubiera tomado mal esos comentario, incluso es posible que me hubiera enfadado. Para mi ser madre era lo mejor que me había pasado (sigue siéndolo), estaba enamorada de mi hijo y emocionada por sentir la explosión de un amor por encima de todo. Quien me lee desde el primer año de Mamma Mia, recordará que mis posts hablaban de lo maravilloso que es la maternidad.
Efectivamente Leonardo era un niño mediamente bueno y fue la razón por la que superé el primer año en Madrid sin depresión.

Con el paso de los años empezó a gustarme mi vida en Madrid y me sentí preparada para volver a ser madre.
Cuando tuve a mi segundo hijo, cambió mi perspectiva de la maternidad, todo lo que había sentido seguía existiendo dentro de mi, sin embargo nuevas emociones iban haciéndose hueco: la irritación por la falta de sueño, el estrés por no llegar a todo, la insatisfacción por no ser lo que quería, la frustración por las incomprensiones con la pareja….
Ser madre una segunda vez me puso a prueba duramente. Afortunadamente los niños se hacen mayores y la vida vuelve a recolocarse en el sitio en el que la había dejado. Aunque siendo madre, para el resto de tu vida.

Nunca planeé mi vida de mayor como madre, no me imaginaba una familia, me veía libre viajando por el mundo. Evidentemente la vida tenia otros planes para mi ☺
Tuve hijos relativamente joven por nuestra época, el primero con treinta años. Así que no llegué a sentir el ridículo peso de la edad que “marca el estado fértil de una mujer”, nadie llegó a decirme que se me “pasaba el arroz” o que iba a “vestir Santos”
No he llegado a sentirme fuera de lugar cuando a mi alrededor ya se habla solo de hijos….
Afortunadamente tampoco he vivido la discriminación en el trabajo, o la frustración de la imposibilidad de conciliar vida familiar y trabajo.

Aún así he pasado momentos duros en los que no he sido una madre ejemplar, (lo demuestra el hecho de que mis hijos se han aprendido solo palabrotas italianas ajaaaj).
La maternidad te lleva a los limites, pero aun más la sociedad con sus “valores” e idealizaciones, difíciles de alcanzar o incluso inaccesibles. La presión que ejerce ha llegado a manipular los comportamientos humanos y las relaciones. Cada vez más conflictivas y aumentado distanciamiento e intolerancia.
Las opiniones se han convertido en criticas, verdaderos ataques morales que están causando una “auto censura” magistral, de la que la mayoría ni se da cuenta.

Su reflejo en la maternidad ha sido drástico, desde la procreación a casi un obstáculo en la vida de muchas mujeres.

Finalmente os diré que defiendo la maternidad, pero concienciada;
Los hijos no arreglan las relaciones de pareja que no funcionan, no mejoran las condiciones sociales, no son aptos para aliviar el tedio.
La maternidad es una cosa seria. Tal vez lo más serio en una vida. La responsabilidad más grande que pueda tener un ser humano.

Los hijos son lo más valioso que tenemos y por ello es necesario cuidarles con devoción. Tener hijos no es mejor o peor, no es una obligación ni una falta. La maternidad es un himno de la vida, si quieres únete.


5 Comentarios

  • 1. Myriam  |  3 septiembre 2020 - 15:38

    Gracias por plasmarlo tan bien. Te sigo desde que fui madre por primera vez en 2017 y me siento muy identificada con todo lonque expresas. He estado muy enfadada con el mundo y conmigo misma desde que fui mamá por segunda vez…cuando te he leído he sentido que no soy ningún bicho raro, sino que esta sensación es algo más común de lo que pienso. Gracias por escribir, compré tu libro sin dudarlo, no me defraudó y me encantan tus post. Sigue escribiendo, por favor.

  • 2. María José  |  4 septiembre 2020 - 19:33

    Para mí la maternidad es un acto de responsabilidad y de amor. No creo que nadie, medianamente normal, tenga hijos por tenerlos. Primero es un gran sacrificio físico que sigue con un gran sacrificio del tiempo del que disponemos y una responsabilidad para toda la vida. Compensa? Sin duda, adoro a mis hijos y así será mientras viva

  • 3. Angela  |  6 septiembre 2020 - 11:13

    Me encantan tus reflexiones sobre la maternidad , me siento tan identificada con lo que expresas. Mi primera maternidad fue dulce , lenta, gustosa , me aportó paciencia , ilusión serenidad… La segunda caos, cansancio , mucho amor pero también frustración por no llegar a todo. Porque dos niños no son uno y porque cada uno tiene su personalidad y el segundo es un niño “ guerrero” . Sientes como poco a poco desapareces y quieres reivindicar tu espacio al que con tanto gusto renunciaste con el primero y llega la culpa… Qué complicado es esto y qué privilegio a la vez

  • 4. Isa  |  13 septiembre 2020 - 17:41

    comparto siempre cada palabra que dices! gracias por compartirlo

  • 5. Ana  |  13 septiembre 2020 - 19:30

    Pero que razón tienes y tenéis, las que comentáis. Con el primero tenemos mas tiempo y se disfruta mas, pero con el segundo se nota la falta de tiempo, incluso el embarazo ya no lo vives con tranquilidad como el primero, pues tienes un chiquitín del que estar pendiente, no puedes dedicarte solo a ti. Con el segundo se nota el cansancio, la perdida de paciencia (lo de los tacos en italiano me he meado, Laura, jajajajajajaj, creo que el mayor mío va a aprenderlos hasta en arameo, pfffffff). Y sabéis cual es la solución? Ir a por el tercer hijo, el que no tiene ni fotos, como dice una conocida.Eso nos enseña a relativizar y a multiplicar el amor infinito hacia los hijos (y las copas de vino a escondidas) jajajajajaj

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


6 − dos =

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es


Subscríbete a los comentarios vía RSS