Mamma Mía » La sopa del viernes

22 octubre 2020

La sopa del viernes

Cada viernes mi abuela materna cocinaba una sopa de legumbres y verduras. La cantidad de legumbres debía de ser mayor respecto a las verduras, porque recuerdo que era de color marrón. También recuerdo que había muchas alubias, culpables de nuestras quejas. Lo bautizamos “il minestrone del venerdí” – La sopa del viernes, pues no había viernes sin sopa, ni sopa sin viernes.
Supongo que el habito de cocinar las mismas recetas en días específicos era común en esa época y más en las familias de campo. La tradición de dicha sopa pasó de generaciones, hasta la mía, la cual le puso fin.

Hoy parece haber empezado el otoño, no por fecha, sino que tras el verano, es el primer día cuya composición: lluvia, gris y aire fresco, es digna de un taller otoñal del colegio. Con hojas y castañas que los niños pegan sobre cartón con pegamento licuado.
He vuelto a casa pronto, sorprendentemente no había trafico a excepción del tramo que llega a la puerta de la escuela. Ahí, en pocos metros, se concentra una aglomeración de gente cuya intención es cumplir el distanciamiento social, pero el “déficit urbanístico” lo complica todo.

He pedido una playlist de música jazz a Alexa y me he preparado una taza de chocolate caliente, me pareció mejor opción que una tercera taza de café.
Entonces recuerdo que cualquier cosa que ingiero, ya sea solida o liquida, hace que el dolor de la muela sea más fuerte, así que me coloco en el sofá de cuclillas, con la cabeza apretada en un cojín y dejo a la mente galopar libremente… La comida, el post, aquel mail, la brioche de mi pastelería, la pastelería, mi familia, el tiempo, navidad, la ropa oscura para lavar, la revisión del coche, el titulo de una película francesa, el libro que no consigo acabar, una cara, el año pasado, la canción que canta Orlando…. El ordenador sin memoria, yo sin memoria, el patio de mi casa, los juegos, mi abuela que nos lanzaba chicles desde la ventana, mi abuelo, la sopa del viernes…. ¡LA SOPA DEL VIERNES!

Mi mente desde siempre, es incapaz de descansar, es otro órgano, impalpable y un poco chiflado, que origina unos pensamientos tras otros, muchas veces sin lógica aparente.
Así, esta mañana me he acordado de mi discrepancia con la tradición del viernes y de todas las veces que se lo dije a mi abuela, sin preocuparme de ofenderla. Era niña, no entendía. Pero ahora que he crecido, no sé qué daría por poder volver a sentarme a esa mesa un viernes al medio día y disfrutar de la sopa, piropear a mi abuela y darle la gracia, sabiendo que un día me acordaría de ella con las lagrimas en los ojos.

A veces las intenciones son más importantes que el resultado, la dedición y el amor con el que se hace una cosa es el verdadero éxito, la satisfacción personal que no siempre coinciden con el reconocimiento colectivo. Mi abuela sabía que un día la apreciaría.

Ai miei nonni, una parte importante del mio passato e che rimarrá sempre con me.


2 Comentarios

  • 1. Helen  |  25 octubre 2020 - 06:27

    Querída Laura, que razón tienes! Yo todavía puedo disfrutar de mis abuelas, de 96 y 95 años respectivamente, ahora no como quisiera por el momento que nos toca vivir! Pero guardaré siempre en mi corazon todas esas cosas que me enseñaron y que me quedan por aprender.
    Desde aquí quiero hacerlas un pequeño homenaje por su fuerza, coraje y valentía para afrontar la vida y ayudar a los demás sin esperar nada a cambio, para ellas y todos los abuel@s del mundo!! que sería de nosotros sin ellos, un abrazo

  • 2. María José  |  30 octubre 2020 - 13:46

    A todos nos pasa, Laura, que en algún momento nos ponemos a pensar en cosas del pasado e incluso las mezclamos. Si es cierto que los años nos hacen apreciar situaciones que en su momento nos incomodaban. Es la vida……

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


nueve + 9 =

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es


Subscríbete a los comentarios vía RSS