Mamma Mía » La maternidad me hace pensar en un cielo nocturno, infinito y rebosante de estrellas

25 enero 2021

La maternidad me hace pensar en un cielo nocturno, infinito y rebosante de estrellas

La maternidad me hace pensar en un cielo nocturno, infinito y rebosante de estrellas. Cada una de ellas representa un momento definitivo y relevante, a veces positivo, otras veces más sufrido. Pues la maternidad no es idílica, como no lo es ninguna relación, ni el amor. Aun así es bella tal y como es ese mantel salpicado de purpurina que nos envuelve por la noche.

Las madres vivimos en un constante vaivén de emociones que contrastan, ganas y rechazo, alegría y rabia, plenitud y frustración…. Somos una tribu con un propio lenguaje y que comparte ese extraño mundo fuera del tiempo, demasiado rápido y tremendamente lento a la vez.

Un tren que se precipita en el carril mientras en su interior impera el sosiego.

En este limbo agridulce estoy criando a mis criaturas, de puntillas y con todo el amor posible, consciente de mis limites y con expectativas terrenales.
La crianza es pura improvisación, un ejercicio sobre la marcha sin patrón absoluto ni margen de planificación. Es necesario salir de una imagen especifica, si la tenemos, y vivir según el instinto y lo que se nos presenta delante.

Es un acto altruista y generoso.

Sin embargo puede que algunas veces confundamos nuestras propias necesidades con las de nuestros hijos o pretendamos saber lo que es mejor para ellos.
Sin preguntárselo.
Sin escucharles cuando a su manera intentan demostrarlo.

Los hijos constituyen un puente entre el pasado y el futuro, se parecen a los sueños que silenciosamente juegan con el mundo invisible de adentro. Son pescadores de los que llamo “demonios interiores”, capaces de atraparlos uno a uno en un cubo de plástico amarillo. Y lo hacen presionándote.
Sin querer.
Sin saber.
Sin intenciones.
Con la misma delicadeza, que acompaña sus dóciles rasgos y la ingenuidad vivida del inconsciencia.

La maternidad es una gran oportunidad para renacer. Trazar una línea de comienzo, más consciente y menos pretenciosa y emprender un camino junto a nuestros hijos.

A ratos corriendo, a ratos agarrados de las manos, de vez en cuando parándose para descansar, cogiendo flores, resbalando, corriendo otra vez, caminando distanciados, sujetándose….

Observar

Escuchar

Sentir

Respetar

Perdonar

Y dejar que cada uno sea únicamente lo que quiera ser.


2 Comentarios

  • 1. Elena  |  26 enero 2021 - 11:40

    ¡Qué bonito describes y escribes siempre, Laura! Plasmas en palabras lo que vivimos y sentimos muchas mamis. Gracias

  • 2. María José  |  27 enero 2021 - 13:40

    Bonita forma de expresarte, Laura. Para mí la maternidad es puro amor y mucho sacrificio pero, también, grandes compensaciones. No hay amor más desinteresado que el de unos padres hacia sus hijos.

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


tres + = 5

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es


Subscríbete a los comentarios vía RSS