Mamma Mía » El lugar donde se recoge toda la inocencia

22 febrero 2021

El lugar donde se recoge toda la inocencia

Mi método de medición del crecimiento de mis hijos son sus pies. El lugar donde se recoge toda la inocencia, junto a las pelusas de los calcetines.

Hay algo en las facciones redondeadas y perfectas de estas extremidades que produce un exceso de ternura. Ahí donde se asoma la fragilidad y se afirma la independencia.

Es su parte del cuerpo que más echo de menos a medida que se estiran, y aun manteniendo el tamaño de niños, no es el imán donde gravitan todos los besos. Tienen el presentimiento de la madurez y de la despedida cualquier día tras las vacaciones de verano.

Sus pies son los guardianes en carne y hueso de la vida y las madres lo percibimos desde que los tenemos. Cada vez que sonamos una melodía al pasar el pulgar sobre cada uno de sus maravillosos dedos. Cada vez que emocionadas se los besamos, cada vez durante el cambio del pañal, nos los apoyamos en la cara para hacerles reír.

Los pies de los niños son santos,
también con la “porquería” atrapada debajo de los dedos cerrados cuando son bebes,
también cuando desatan miles de pelusas en el agua de la ducha,
también cuando están sudados y los calcetines solo se quitan al revés.

Hasta el día, que la ternura se enfría un poco y los besos resultan incomodos. Cuando ya no hace falta agacharse para atar a los cordones antes de salir de casa y en el zapatero no caben todos los pares de antes.

Todavía cada vez que miro los pies a mis hijos siento la dulzura poseerme el alma y pienso:

Deseo que crezcáis libres.
Sin embargo, no sé como podré miraros correr en la dirección opuesta a la mía.
Ahora siempre volvéis a mis brazos, ahora soy vuestra casa. Todavía nos queda tiempo antes de la carrera hacia el otro lado. Pero el tiempo huye y no hay manera de agarrarse a él, solo podemos aprovecharlo y no olvidar esos piececitos que nos hicieron una sola persona feliz.


3 Comentarios

  • 1. vive  |  22 febrero 2021 - 12:31

    Laura! necesitamos un libro que hable de la maternidad, nadie explica como tu los sentimientos que despierta!
    tienes un don!
    besos

  • 2. Ana  |  24 febrero 2021 - 16:38

    toda la razon Vive! Laura, un libro! porfaplis! Esos puies…..ayyyyyyy van a acabar devorados!

  • 3. María José  |  25 febrero 2021 - 13:59

    Comparto contigo, Laura, la ternura que inspiran los piececitos de los niños, también me fascina esa perfección en tales miniaturas, lo mismo me ocurre con las manos. Es ley de vida que los hijos crezcan y se emancipen pero SIEMPRE serán una parte de una misma y siempre los adoraremos.

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


+ seis = 7

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es


Subscríbete a los comentarios vía RSS