Mamma Mía » SE LLAMA CALMA

1 marzo 2021

SE LLAMA CALMA

Echo de menos la sensación del viento que sopla con fuerza en dirección opuesta a la mía, librándome el pelo en el aire, como la melena de un caballo que corre salvaje.
Pisar la arena cuando ya no está caliente y observar el destello del mar encrespado, sabiendo que en pocos segundos estaré inmergida en su agua, observando un espectacular atardecer.

Extraño la libertad que se desprende en estos gestos, el bienestar que te genera la comunión con la naturaleza y el silencio.

Nunca he valorado tanto el silencio como ahora, este lugar inaccesible al mundo exterior. Colchón suave en cuyas curvas rebotan los ruidos innecesarios: noticias, palabras que sobran, falsas intenciones, estúpidos compromisos, superficialidad, que comúnmente abundan.

En el silencio es fácil escucharse, sin la contaminación exterior no hay indecisión, solo lo que necesitas.
He llegado a una edad que me permite respetarme a mí misma, he ganado cierta confianza y experiencia para que no haya otros que opinen o piensen por mí.
Y no me apetece conformarme, no me interesa encajar a la fuerza, no quiero fingir para halagar a otro.

Deseo sentir la brisa soplar en mi rostro cada día de mi vida y alejar cualquier cosa que lo impida. Quedarme solo con lo importante para mí.

La vida te ofrece la posibilidad de amar y algunas veces ser correspondido, en este caso, voy a intentar no equivocarme.
El  “pecado” más tonto que alguien puede hacer es asemejarse a alguien diferente.

Foto de @romerodeluquefoto

SE LLAMA CALMA (Dalai Lama)

Se llama calma y me costó muchas tormentas.
Se llama calma y cuando desaparece…. salgo otra vez a su búsqueda.
Se llama calma y me enseña a respirar, a pensar y repensar.

Se llama calma y cuando la locura la tienta se desatan vientos bravos que cuestan dominar.

Se llama calma y llega con los años cuando la ambición de joven, la lengua suelta y la panza fría dan lugar a más silencios y más sabiduría.

Se llama calma cuando se aprende bien a amar, cuando el egoísmo da lugar al dar y el inconformismo se desvanece para abrir corazón y alma entregándose enteros a quien quiera recibir y dar.

Se llama calma cuando la amistad es tan sincera que se caen todas las máscaras y todo se puede contar.

Se llama calma y el mundo la evade, la ignora, inventando guerras que nunca nadie va a ganar.

Se llama calma cuando el silencio se disfruta, cuando los ruidos no son solo música y locura sino el viento, los pájaros, la buena compañía o el ruido del mar.

Se llama calma y con nada se paga, no hay moneda de ningún color que pueda cubrir su valor cuando se hace realidad.

Se llama calma y me costó muchas tormentas y las transitaría mil veces más hasta volverla a encontrar.

Se llama calma, la disfruto, la respeto y no la quiero soltar…


2 Comentarios

  • 1. Sandra  |  6 marzo 2021 - 07:23

    Precioso 🙂 no hay mejor estado q ese. Solo en calma encontré yo mi gran amor

  • 2. María José  |  8 marzo 2021 - 11:58

    Que poético y bonito tu post de hoy, Laura. Pero lo cierto es que solo el paso del tiempo y la madurez te ayudan a comprender lo transcendente de lo que no lo es, lo realmente importante de lo superficial.

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


+ cuatro = 13

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es


Subscríbete a los comentarios vía RSS