Mamma Mía » Toda la vida que no vivimos

5 abril 2021

Toda la vida que no vivimos

Un día de lluvia. Escribía: 

Si no fuera porque el cuerpo me pide comida no me levantaría de la cama. El dormitorio es bastante más oscuro que el de mi casa, es un interior bajo y apenas filtra la luz. Orlando duerme beato a mi lado, sus piececitos apoyados en mi muslo derecho, me hacen cosquillas. Pienso en el café mientras escucho el ruido familiar de la lluvia que desde algunas horas moja el paisaje. El tiempo está más imprevisible que mi humor, ayer había un sol veraniego y hoy parece una mañana de Noviembre.
Calculo llevar despierta una hora y media, en la que no he hecho nada más que mirar los mensajes en el móvil, pensar en las últimas vacaciones en Cerdeña con mi familia, hace dos julios y admirar la belleza inocente de Orlando, que dormido, todavía preserva los rasgos de bebé, o por lo menos es lo que me parece. Necesito creerlo un poco más.
Me duele la mandíbula, como cada mañana desde hace unos meses. Es mi nuevo habito nocturno; un bruxismo, inesperado a estas alturas de mi vida, pero obvio por otro lado, considerando que en este último año mi cuerpo ha manifestado claramente su disconformidad. Además en perfecta sintonía con mi estado de ánimo.

Apunto en mi agenda mental: después de una Navidad sin Navidad, llega una Pascua que no sabe ni a huevo de chocolate con sorpresa, ni a primavera. Más bien me ha pillado con una obra en casa, razón por la que escribo desde otro piso.

Como decía, noto que mi cuerpo responde más lentamente de lo normal, debido a los cambios de hábitos que he adoptado desde el comienzo de la pandemia, supongo. Una vida menos social y de consecuencia menos dinámica, incluso demasiado sedentaria en mi opinión. Así que empiezo a notar algunos achaques típicos de una maquina que ha estado parada durante un tiempo.
Pero sobre todo, se me escapan las ganas de las manos, estoy conociendo por primera vez la “atrofia de la energía” y un poco de pereza, sobre todo ante la idea de empezar el día.

Sigue siendo muy raro y me resulta todavía complicado acostumbrarme a lo que está pasando, aunque ya no es una novedad, sigo anhelando volver al nivel anterior. Me siento atrapada en un tiempo que sigue adelante, pero sin dejarme vivirlo. Una parálisis atemporal donde un año pesa más que cuatro, donde no hay gracia ni riqueza, donde la vida se ha convertido en no vivir.

Como dice Alessandro Baricco, celebre escritor italiano, en un post :

¿Y de esta otra muerte cuando hablamos? La muerte trepadora, que no se ve. No hay decreto que la tenga en cuenta, no hay gráficos cotidianos, oficialmente no existe. Pero cada día, desde hace un año, ella está ahí: toda la vida que no vivimos, por no arriesgarse a morir.


4 Comentarios

  • 1. Beauty Trend Blog  |  6 abril 2021 - 00:08

    Excelente post!
    Las invito a que den un vistazo de mi blog, en donde trata de temas relacionados como belleza, moda y lifestyle.

  • 2. ViVe  |  6 abril 2021 - 12:44

    me siento muy identificada, creo que transmites a la perfección sentimientos que tenemos todos, q el tiempo pasa sin vivirlo, casi sin darnos cuenta….y siendo conscientes de ello intentando aprovecharlo, ver las cosas buenas, sentirlas….pero es muy difícil. ánimos !

  • 3. Paula  |  8 abril 2021 - 14:58

    Maravilloso !! Lo describes tan bien …

  • 4. María José  |  12 abril 2021 - 14:33

    Sin duda, Laura, que esta pandemia y lo conlleva nos está marcando, no obstante, yo pienso que mientras lo ESENCIAL siga ahí todo se puede sobrellevar. Para mí lo esencial es mi familia y que disfruten de buena salud, todo lo demás es secundario. Ánimo y buena predisposición.

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


cuatro + 3 =

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es


Subscríbete a los comentarios vía RSS