Mamma Mía

12 junio 2020

10 cosas sencillas que me han hecho feliz la semana pasada

Me he apuntado pequeñas cosas que me han hecho feliz la semana pasada. Quiero aprender a disfrutar de este extraño momento, un poco vago, un poco aburrido, típico de cuando todo va bien.

Estas son las 10 cosas :

1. Se ha acabado el colegio y pienso celebrarlo (a escondidas de mis hijos jajjaj) Estos meses han sido una especie de vuelta al cole para los padres, hemos estado involucrados en los deberes y en el manejo de las herramientas tecnológicas de nuestros hijos y ha sido dificilísimo compaginarlo con trabajo, familia y compromisos diarios. Pero se acabó!

2. El champagne con mis amigos, durante el atardecer en la terraza. Celebrar el reencuentro, ha sido como reiniciarse.

3. La excursión a casa de Lorenzo. Hemos pasado un sábado muy bonito con mi amigo Lorenzo y sus hijas. Nos hemos bañado en la piscina, hemos ido a caminar en la naturaleza, hemos comido recetas italianas, hemos cantado y tocado la guitarra….

4. Mi bici indoor para sudar sin piedad, una novedad en mi casa y en mi vida, me está gustando mucho como entrenamiento diario.

5. El ragú vegetariano que me ha salido sublime. Se prepara por un lado poniendo aceite y cebolla a sofreír y añadiendo una salsa de tomate natural, por otro lado preparar un caldo, una vez listo, con el fuego apagado, echar la soja texturizada y dejarla unos 15 min. Sacar la soja y quitar el caldo en exceso, añadirla en la sartén con el tomate y cocinar durante otros 15/20 min. Aconsejo probarlo con “le tagliatelle”.

6. El nuevo dragón que habita nuestro salón. Se llama Julio y es una de las nuevas criaturas de Leo_nar_do_paints, se queda con nosotros, de momento en el salón, luego habrá que encontrar una pared… no va a ser fácil, considerando que tenemos más cuadros que muros.

7. Las telas nuevas para la terraza. De rayas blancas y verdes y que le dan un rollo mediterráneo a la decoración de la terraza. Las encargamos para las tumbonas y algunos cojines.

8. Una playlist de canciones de Hot Chip que escuchamos todo el día y que a los niños les entusiasma.

9. Haber comprado el regalo de cumpleaños a José, mientras los niños correteaban de un lado a otro de la tienda, un poco nerviosa pero con la satisfacción de cuando compras un regalo.

10. El frescor nocturno que me ha hecho dormir como a mi me gusta: desnuda y medio tapada con el edredón, aunque sea una sola pierna, la parte izquierda del cuerpo o los glúteos.


3 ComentariosEnviado por: lcaldarola

8 junio 2020

Los hijos te lo erradican todo

Los hijos te lo erradican todo.
La libertad, la desinhibición de la juventud, el descanso necesario, la paz de tu alrededor, las noches, la frivolidad, los sueños realizables, las ganas…

Se adueñan de tu vida sin pedir permiso, con sus manitas pequeñas y perfectas se lo cogen todo y lo hacen con tal fragilidad que tiemblan incluso las intenciones más arraigadas. Sus necesidades cuelgan de tus dedos, dependen de ti. Tus hijos son el producto de tus acciones, el fruto de tu sacrificio, el resultado de tus esfuerzos.
Eres quien les entrega al mundo, es una enorme responsabilidad y se nota.
Ser el guardián de una vida, me resulta la cosa más complicada que he tenido que hacer. Algunas veces noto el peso escacharme hasta que me duelen los huesos y me falta el respiro. “Es demasiado para mi” repito en silencio muchas veces, aunque luego nunca lo es. Siempre lo supero y me siento plena.

Me dibujaría como una saltadora de obstáculos, así nos veo a todas. Corremos y saltamos los obstáculos, lo hacemos también cuando estamos exhaustas y las piernas parecen demasiado pesadas para levantarlas otra vez, sin embargo, asombrosamente, saltamos.
Un grito roto en el aire, las mejillas húmedas de sudor y lagrimas, esa mueca, puerta de un universo incomprensible para los forasteros. Es la meta y universo implacable de las madres.

Chicas enamoradas de un amor descarado y apasionado que les priva de mucho a cambio de todo. Mujeres que se quitan trozos de si mismas como la ropa antes de acostarse. No es una elección, es una condición natural e inevitable que aceptamos, incluso buscamos. Tener hijos significa entregarse, lo es en el momento en que decidimos ser responsable de un nuevo ser humano, que se convertirá en una persona con ciertas características, valores y opiniones.

Mis hijos me han bajado los pies en el suelo, hubiera pasado igualmente, probablemente solo han acelerado el proceso. En cierto sentido me han complicado los sueños o me lo han hecho más cercana a la realidad.
Por poner un ejemplo: cuando estás durmiendo plácidamente y una voz estridula te despierta: “mamáaaaaaa”.

Quizás nunca antes como en estos meses me he sentido tan vulnerable, he pasado por múltiples emociones y tal vez no he sido una madre de guion. La presión de esta situación mundial y dramática ha intensificado los estados de animo negativos. Algunos días me he visto hacerme pequeña y pequeña y más pequeña. Adquirir un tamaño desproporcionado al esfuerzo llevado. Afortunadamente hay días en los que esta sensación se queda como la estela de una fragancia y la esencia de la relación con mis hijos vuelve a ser la historia de amor empezada hace unos años.


1 comentarioEnviado por: lcaldarola

2 junio 2020

Deco en terraza

La terraza es mi zona preferida de la casa, y este año la estamos aprovechando como nunca. Siempre que hacemos cambios de deco, hago un post, así que, aunque no está terminada del todo, os quiero enseñar algunos cambio de este año. Principalmente hemos cambiado la mesa por una mucho más grande de baldosas, que nos gusta mucho porque tiene un aire campestre. Dos falorillos sustituyen a las antiguas lucecitas de colores, cuelgan en el centro de la mesa. Lo más extravagante que  nos hemos concedido,  ha sido poner una bañera. La idea era crear una piscina particular para los niños, donde pudieran refrescarse en los días de mucho calor. Todavía no nos han llegado pero hemos encargado unas telas de rayas verdes y blancas que utilizaremos para las tumbonas y algunos cojines. Os enseñaré pronto el resultado. Hemos comprado más plantas para crear una zona verde y para los niños hemos colgado una hamaca que utilizan como columpio.
En muchas ocasiones me habeis preguntado sobre la decoración de nuestra terraza, asi que aquí tenéis algunas fotos, en la espera de las definitivas.

Un abrazo y feliz semana.

D

 


1 comentarioEnviado por: lcaldarola

29 mayo 2020

Mamá es la palabra con más expectativas del mundo

Nunca antes, como desde que soy madre me he sentido menos acompañada. Mi vida ha dado una vuelta y mi posición se ha convertido en la de responsable absoluta. Responsable de mis hijos, responsable de sus necesidades, responsable de su educación, responsable de su hogar, responsable de sus decisiones y de las mías, responsable de lo que piensan, de lo que dicen, de lo que comen, de la hora en la que se acuestan…. Son mis responsabilidades, más las suyas.
Nunca antes, como desde que soy madre he sentido el peso de la soledad. Cada vez que he tenido que tomar decisiones sin estar convencida, todas las veces en las que he flaqueado o que alguien me ha hecho sentir menos importante, todas las veces en las que he acariciado el pelo de mis hijos mientras se dormían y he recordado las caricias de mi madre.
Los hijos son el espejo más grande en el que podemos mirarnos, son los que te enseñan las cosas tal y como son, que te bajan los pies al suelo y te indican con sus manitas inmaculadas el camino menos adornado.
Los hijos son los que convierten una palabra (mamá) en totalidad. Lo hacen con sencillez, sin saber que aquella palabra también significa sacrificio, sufrimiento, esfuerzo, renuncia. Sin saber que aquella palabra te arranca el derecho de ser hija, mimada y caprichosa, y que acelera el tiempo dejándote con las manos al aire en el intento de alcanzarle.
Mamá es la palabra con más expectativas del mundo y quien la pronuncia sabe que allí dentro hay confianza, esperanza, seguridad, amor, como en ningún otro lugar. No hay sonido más desolador que el silencio provocado por una llamada “mamá” sin respuesta.
Convertirse en madre es enterrar parte de nosotras, con las mejillas mojadas de lagrimas y una sonrisa entregada al misterio. Es aceptar con gratitud el esfuerzo, sentir de repente que cada centímetro de tu cuerpo tiene un valor inestimado porque es parte de un engranaje único. Vivir la esperanza conociendo su fragilidad, acompañar a alguien hasta que te falte el aliento. Tener las manos siempre llenas para otro. Quitar, quitar, quitar y luego dar, dar, dar, y si un día las manos se quedan vacías, desafiar mar y montes para volver con algo, aunque sea un solo fruto. Saber que lo que merece realmente la pena es lo que te hace maldecir y agradecer a la vez. Se llama amor .


2 ComentariosEnviado por: lcaldarola

26 mayo 2020

MIS MEJORES BIZCOCHOS

A la espera de tener un rato de tranquilidad para escribir el próximo post, os propongo una receta para dos variantes de bizcocho. Os garantizo el éxito!!

ROSQUILLA DE PLATANO Y CHOCOLATE
250 gr Harina 00
150 gr Azúcar
2 huevos
1 sobre levadura
2 platanos
250 gr yogur natural
100 gr chocolate negro (80% aprox)
70 ml aceite de oliva extra virgen

Poner la harina y la levadura en un bol, en otro el azúcar con los huevos y batirlos. Cortar los platanos y el chocolate en trocitos (aconsejo poner el chocolate a enfriar en la nevera para que los trozos no se derritan en la masa) añadir a la harina con levadura. Unir el compuesto de huevo y azucar al de harina y mezclar, añadir el yogur y el aceite y mezclar.
Vertir en el molde untado con mantequilla.
Poner en el horno pre calentado a 180º durante media hora aprox.

Este mismo podeís hacerlo sin platano, en este caso yo utilizo 200 ml de leche en lugar que el yogur natural y 150 gr de chocolate.

BIZCOCHO DE LIMÓN
250 gr Harina 00
150 gr Azúcar
2 huevos
1 sobre levadura
zumo de 2 limones
ralladura de 2 limones
250 gr yogur natural
70 ml aceite de oliva extra virgen

Poner la harina, la levadura y la ralladura de limón en un bol, en otro el azucar con los huevos y batirlos, añadir el zumo de limón. Unir el compuesto de huevo y azucar al de harina y mezclar, añadir el yogur y el aceite y mezclar.
Vertir en el molde untado con mantequilla.
Poner en el horno pre calentado a 180º durante media hora aprox.


2 ComentariosEnviado por: lcaldarola

21 mayo 2020

Madres

Cuando se apaga hasta la última luz y el mantel airoso de la noche cubre uno a uno los edificios, los arboles y las calles, convirtiendo el paisaje en una línea negra.

Cuando cae la noche en la ciudad.

Cuando los cuerpos exhaustos de los amantes se rinden al sueño.

Cuando los fieles han rezado el último rezo del día.

Cuando las manos entrelazadas de los sabios se libran de la presa.

Cuando los libros descansan en la mesita de noche juntos a un vaso de agua.

Cuando él duerme plácidamente.

Cuando los abuelos han intercambiado el beso de la buenas noches.

Cuando las lagrimas se secan en las mejillas.

Cuando los ojos de los niños se cierran y el sueño se los lleva hacia mundos fantásticos.

Ellas se quedan. El enjambre nocturno de madres vigilantes se mueve entre las habitaciones de la casa, no danza como las bailarinas, no vuela como los fantasmas pero posee la misma delicadeza cauta en los movimientos. El enjambre respeta el sueño de los otros habitantes y se prodiga al servicio nocturno de los necesitados.

Las madres juntas tejen una tela de hilos invisibles. Son como luciérnagas que dibujan una imagen luminosa en la oscuridad.

Ellas son el consuelo de los lloros.
Ellas son las que atrapan las palabras gritadas por la noche y devuelven el silencio.
Ellas son las que construyen cuevas de brazos en las que el miedo no puede llegar.
Ellas son la voz que calma.
Ellas son las que lo sacrifican todo.

A veces me pregunto si existe una especie más valiosa que la nuestra. Si hay luchadoras más combativas, si hay corazones más grandes, si hay caricias más dulces, si hay manos más sanadoras, si hay voces más melódicas, si hay algo más imprescindible que una madre.

A todas vosotras os dedico este post, ánimo, seguiremos luchando, seguiremos logrando victorias, seguiremos generando vida y amando con locura.


4 ComentariosEnviado por: lcaldarola

18 mayo 2020

Libros

Leer es una ventaja atemporal, el consenso a perderte, la única posibilidad de vivir otra realidad y hacerlo cuando te da la gana. O casi. Desafortunadamente el tiempo libre es cada vez menos y los móviles se están apoderando de ello.
Mi escasa memoria no me permite recordar todos los libros que he leído, ni la mitad, pero siempre me ha gustado la lectura, tanto como escribir. Me gusta la estética de las palabras y la enorme potencia de cada letra, para mi la escritura es la madre del arte.

He pensado que en este periodo tal vez tengamos más tiempo y ganas de leer, sobre todo ganas, porque el tiempo siempre es demasiado poco. Así que os quiero recomendar algunos de mis libros preferidos de autores italianos.

CAOS CALMO – SANDRO VERONESI

“La gente pensa a noi infinitamente meno di quanto crediamo. Non ci pensa quasi mai, questa è la verità.”
La gente piensa en nosotros infinitamente menos de cuanto creemos. No nos piensa casi nunca, esta es la realidad.

“…e comunque quella canzone dice bene, siamo solo incidenti in attesa di capitare…”
De todos modo aquella canción lo dice bien, somos solo accidentes a la espera de que sucedan

“Il caos. Però un caos gioioso, privo di drammaticità, perché i bambini, anche se non sono ancora usciti, hanno già cominciato a spargere qua fuori la sostanza che permette loro di sopravvivere agli adulti, quella specie di antistaminico naturale che rilassa un po’ i genitori e li fa regredire, e li rende non solo compatibili ma talvolta addirittura complici del caos del quale loro, i bambini, si sentono parte: il caos delle loro camerette prima dell’ordine di rimettere a posto, il caos degli zaini al ritorno da scuola, degli astucci, dei cassetti, dei quaderni; il caos semplice e fondamentalmente calmo nel quale crescebbero tutto il tempo, se gli fosse permesso, senza comprendere fino in fondo la maggior parte delle cose che accadono ma, proprio per questo, con la capacità di viverle molto intensamente.”

El caos. Pero un caos alegre, libre de drama, pues los niños, aunque si no han salido todavía, ya han empezado a esparcir aquí fuera la sustancia que les permite sobrevivir a los adultos, aquella especie de antiestamínico natural que relaja un poco a los padres y les hace retroceder, y los hace no solo compatibles sino cómplices del caos del cual ellos, los niños, se sienten parte: el caos de sus habitaciones, antes del orden cuando se guarda todo, el caos de las mochilas a la vuelta del colegio, de los estuches, de los cajones, de los cuadernos; el caos sencillo y básicamente calmo en el crecerían todo el tiempo, si les fuera permitido, sin comprender completamente la mayor parte de las cosas que suceden pero, justo por ello, con la capacidad de vivirlas intensamente.

TÚ MÍO – ERRI DE LUCA

Era una noche tranquila. El mar en la orilla no conseguía dar un paso. Cuando es así no es ni siquiera mar, parece cielo.

Quiero intentar estar contigo. Quiero creer que es posible, aunque no sea por ahora, aunque sea desde lejos. Necesito esperar a alguien que no se parezca a nadie y ese eres tú

(…) Cayeron las dos primeras lágrimas, que vienen por parejas, y es de esto de donde los poetas han aprendido las rimas.

ALDA MERINI
Cualquier libro con sus poemas traducido al Español valdrá la pena.

Giovanni “Gianni” Rodari
(Omegna, Piemonte, 23 de octubre de 1920 – Roma, 14 de abril de 1980) fue un escritor italiano , pedagogo y periodista italiano especializado en talleres sobre la comedia infantil y juvenil. Como pedagogo realizó una gran labor siempre al servicio de la renovación educativa.

Sus Libros infantiles son obras de arte.

SEDA – ALESSANDRO BARICCO
Lo que era para nosotros, ya lo hemos hecho y tú lo sabes. Créeme: lo hemos hecho para siempre.

(…) Hasta que al final te bese en el corazón, porque te quiero, morderé la piel que late sobre tu corazón, porque te quiero, y con el corazón entre mis labios tú serás mío, de verdad, con mi boca en tu corazón tu serás mío para siempre…

LA SOLEDAD DE LOS NUMEROS PRIMOS – PAOLO GIORDANO
(…) Sabía cómo contar una historia. Conocía lo expresivo que puede ser un detalle.

Me estoy volviendo loca, pensaba a veces. Pero no le importaba. Al contrario, sonreía satisfecha, porque por fin elegía ella.

NO TE MUEVAS – MARGARET MAZZANTINI

Se muere como se vive.

Entonces lo entendí. Porque mi vida siempre ha sido así, ha estado llena de pequeñas señales que me vienen a buscar.

Era feliz. Uno nunca se da cuenta de cuándo es feliz, Ángela, y me pregunté por qué la asimilación de un sentimiento tan benévolo nos encuentra siempre poco preparados, despistados, tanto que sólo conocemos la nostalgia de la felicidad o su espera perpetua.

CARTA A UN NIÑO QUE NUNCA NACÍ – ORIANA FALLACI

“Sólo quien se destroza en las preguntas para obtener respuestas logra avanzar”


1 comentarioEnviado por: lcaldarola

11 mayo 2020

¿Que haré de mi vida?

¿Qué haré de mi vida?
En mi habitación encontré todas las respuestas. El techo me dijo: puedes llegar a la cima. La ventana me dijo: observa y disfruta de las maravillas del universo. El reloj me dijo: aprecia cada segundo de tu vida, cada uno de ellos cuenta. El espejo me dijo: analizate a ti mismo antes de actuar. El calendario me dijo: actualizate, vive el presente. La puerta me dijo: abre tu mente y tu corazón para luchar por tus objetivos. El suelo me dijo: agáchate y agradece.

Las turbulencias suelen dejarme herida, marcada con constelaciones de moratones en formas y colores diferentes, que con el paso del tiempo desaparecen al igual que cómo han aparecido.

Hay personas a las que los eventos no les repercuten, otras a las que les sacuden como pañuelos al viento, yo estoy en el medio.
Soy la chica que se tira al mar y se deja llevar por el vaivén de las olas. El cuerpo que flota ligero en el agua , la cara entregada a los rayos del sol y los ojos cerrados.
No quiero molestarme en nadar, no sé donde me lleva la corriente y no miro en qué dirección se dirige mi cuerpo, recibo su petición de no forzar y la acepto. A la vez miles de preguntas como las chispas que relucen en las cumbres de las olas, cogen forma dentro de mi cerebro en busca de respuestas.

Las preguntas siguen sumándose, pero siempre tengo carencia de respuestas. He llegado a la conclusión de que las respuestas tardan más en fabricarse que las preguntas. Y mientras las preguntas siguen creciendo, como los hierbajos que bordean las autopistas o las que se hacen hueco en las macetas de las plantas muertas, sin necesidad de agua, de cuidado y de ganas de tenerlas, las respuestas necesitan tiempo y dedicación, necesitan ser cultivadas con paciencia y crecen despacio, como una flor preciosa.

La vida te pertenece menos de lo que imaginas, las cosas y tu mismo cuerpo. La inmortalidad que lleva cada nombre, cada sonrisa y lagrima, cada pis, es la garantía de que hagas lo que hagas, tu camino está marcado. Ocultado detrás de un tiempo efímero.
El bien más valioso, soberbio y engañoso, sabio y reconfortante, el mayor archi-enemigo del hombre.

En estos tiempos de incertidumbres, hay una categoría que defino como nadadores. Están nadando con más fuerza aún, de mi posición admiro la habilidad con la que mantienen a distancia las distracciones de sus objetivos, independientemente de su naturaleza o gravedad. Los nadadores tienen el corazón acorazado y las finalidades claras y no sacan la cabeza del agua hasta que alcanzan la meta, entonces emergen para celebrar el éxito conseguido.
No sé si los nadadores son felices, es posible que se sientan complacidos, sin embargo a mi me parece un desperdicio abominable todo ese tiempo con la cabeza bajo el agua, sin mirar a los peces y perdiéndose el panorama de ahí fuera.

Lo opuesto a los nadadores son los gusanos chiquitos que viven debajo de la arena mojada. Los niños con paciencia y manos minutas son los únicos interesados en sacarlos para entretenerse durante un rato, antes de abandonarlos en la orilla. Pues los gusanos no sirven para nada, eso parece. (Creo que se usan para pescar, u otra cosa seguramente, diversamente no estarían en este mundo).
No sé si los gusanos de arena son felices, juraría que no, pero estoy segura de que ahí debajo hay una ciudad entera conectadas por galerías infinitas, donde los gusanos pasan los días como el resto del mundo. De pequeña solía escavar en la arena hasta encontrarlos, me los quedaba en la palma de la mano y miraba los colores. Eran tan pequeños que hubiera podido aplastarles con solo dos deditos, sin embrago me gustaba jugar con ellos. Cuando voy a la playa con mis hijos suelo sentarme en la orilla y escavar hasta encontrar uno para enseñárselo. Hay una vida allí debajo que desconocemos.

¿En estos tiempos de incertidumbres tú que haces? Nadas como los nadadores, simplemente existes como los gusanos de arena, lloras una perdida, descubres un talento, sufres la impotencia, vives el día…
Personalmente no tengo un plan, no sé qué voy a hacer ni qué voy a ser, vivo con lo que tengo hoy, a veces lo venero, otras veces lo maldigo y me arrepiento en seguida.
El día que sale el sol estoy más contenta, otros días estoy nostálgica.
Siempre dejo abiertas mis puertas interiores para que pueda entrar la vida tal como se me presenta.


@somewhereiwouldliketolive

 


3 ComentariosEnviado por: lcaldarola

4 mayo 2020

Como me estoy cuidando durante la cuarentena

Me he animado a escribir un post sobre mi rutina de cuidados  durante la cuarentena,  después de recibir muchos mensajes por Instagram con preguntas sobre mis entrenamientos, dietas y productos que utilizo.

Claramente mi rutina, como la de todos, ha cambiado radicalmente en estos últimos dos meses y a pesar de las buenas intenciones, he tenido que tener en cuenta el “factor posibilidad”.

Empezando por las costumbres alimenticias. En mi caso el cambio no ha sido tanto en la tipología de “dieta”, si no en las cantidades, que se han duplicado. La permanencia dentro casa ha convertido la cocina en un lugar de culto y la comida de los mejores entretenimientos.
El consumo de vino también ha tenido una subida importante, mis copitas han pasado de una a tres.
Disfruto mucho del vino, también de los dulces y aunque no pertenecen al grupo de cosas más saludables, no quiero renunciar al placer que me proporcionan.

Aun así aconsejo tener una buena base de comida, yo la tengo, como alimentos frescos, que cocino yo y productos de calidad. Y sobre todo BEBER MUCHO AGUA.

Entrenamiento.

Intento entrenar todos los días entre 45 y 60 minutos (es lo máximo a lo que puedo aspirar). Suelo hacer un entrenamiento funcional y mezclo cardio con tonificación. Algunas veces sigo las clases de un entrenador de mi gimnasio, otras veces la parte cardiovascular la entreno con circuitos Tabata (os pongo foto) y la parte de tonificación con ejercicios de Pilates o con ejercicios con pesas pequeñas y gomas parecidos a los que hacía en clase de Body Pump, pero más suaves. Se puede entrenar bien también sin pesas. (En Internet y ahora también en IG se pueden encontrar entrenamientos de todos los tipos)

Rutina de belleza.

No soy una persona muy obsesionada con este tema, de hecho hago lo mínimo indispensable: Limpieza diaria e hidratación.
Durante la cuarentena he empezado una asesoría a distancia con el centro estético Beldon Beauty, conozco al equipo y me gusta mucho como trabajan, me fio de sus consejos y por ello me he dejado guiar. Una vez que vuelvan a abrir los centros, iré para seguir la terapia y reforzar donde haga falta con las maquinas. Sobre todo en el caso del cuerpo.

Para el rostro estoy utilizando una espuma limpiadora, que aplico una o dos veces al día, para limpiar la piel. A continuación pongo vitamina C en suero, pocas gotas que distribuyo en toda la cara. Después aplico una crema hidratante adecuada para mi tipo de piel. Por experiencia puedo decir que no todas las cremas valen, es muy importante conocer el tipo de piel que tenemos y los ingredientes de los productos que elegimos, para saber si son compatibles con nuestra piel.

Para el cuerpo suelo usar solamente crema hidratate, mi preferida es el balsamo hidratante Skin Food de Weleda. Pero, durante el confinamiento me he animado también para probar un tratamiento tonificador, asesorado también por Beldon Beauty. Se trata de dos productos (eberlin Línea Slim&firming) uno se aplica primero y el otro a continuación. Yo los utilizo en la zona de los glúteos y en los pechos. Son cremas que trabajan estimulando la circulación sanguínea.
Al ser productos profesionales tienen concentraciones más altas y son más efectivos. Aun así, cualquier tratamiento obtiene mayores beneficios unido a una rutina de deporte y a una alimentación sana.
Hay que cuidar “el conjunto” para obtener resultados visibles, las cremas solas no hacen milagros.

No hay más secretos. La genética es la base, siempre lo digo y según la constitución física de cada uno, se pueden escoger tratamientos, dietas y entrenamientos más adecuados.

Un abrazo muy grande.

 

 

 

 

 

 


2 ComentariosEnviado por: lcaldarola

27 abril 2020

Domingo 26 de Abril

Es domingo. No hace bueno como ayer, el cielo está nublado y entra un aire fresco desde las ventanas que he abierto para airear los dormitorios.
Un domingo más de cuarentena, pero también un día especial, porque los niños podrán salir a la calle hoy, acompañados por uno de los padres o un adulto autorizado.
Durante el desayuno he tomado la decisión de bajar para hacer la compra, la primera vez desde que empezó el confinamiento. Creo que me ha animado la simbiosis con mis hijos, por lo tanto si ellos van a salir, yo también. Será nuestra primera vez juntos. Me he puesto una chaqueta con capucha, de un material impermeable, mascarilla y guantes. Solo habían dos personas más en el supermercado. Horario estratégico. He llenado cuatro grandes bolsas de tela y sudada como si hubiera salido del gym, he vuelto a casa.
Higienizar la compra es una pesadilla sin monstruos y peligros, no lo hago con extrema atención pero le pongo intención. Aprovecho la salida de los peques para dedicarme a la infausta tarea.

José se los ha llevado a dar un paseo con las bicis, estaban excitados.
En tiempo real, José me enviaba fotos con ellos retratados en el medio de la carretera vacía, me he emocionado. En casa vivo una especie de micro vida, aislada y segura. A veces puedo incluso olvidar lo que pasa ahí fuera. Esta es otra razón por la que no he bajado nunca a la calle para hacer la compra.
El paseo ha sido corto pero necesario.
Después he empezado a recibir fotos y videos con aglomeraciones de familias en las calles de diferentes ciudades de España y me he quedado boca abierta. He estado dándole vueltas, intentando comprender por que después de tanto esfuerzo y sufrimiento, somos capaces de poner en peligro el premio recibido.

Los que no tienen hijos no pueden entender plenamente lo que vivimos dentro de nuestras casas, cuan duro puede llegar a ser un confinamiento para un niño y le resultará más fácil juzgar nuestro comportamiento (primerizos de la fase dos). Pero yo soy madre, vivo en casa con dos niños de edades diferentes, conozco la pesadez, la lentitud, los sacrificios que conciernen la convivencia de la familia. Sé lo necesario que es una salida al aire para mis hijos, un bien demasiado preciado para perderlo. Somos un experimento, si sale bien irá a mejor, pero si fallamos, podemos volver atrás como las fichas del juego de la oca.

Me iría a ver a mi familia corriendo, hasta gastar las zapatillas y quedarme a pies desnudos, me tiraría al mar más frio solo por volver a sentir aquella sensación de libertad, sueño con los encuentros casi cada noche, abrazos cósmicos y besos a carcajadas. Aun así, me esfuerzo para seguir las pautas que nos han impuesto. No es solo el sentido de responsabilidad, para mi es un tema de respeto. ¿A qué libertad se puede anhelar si no hay respeto? ¿A qué libertad se puede aspirar si no hay confianza?

Esta experiencia cambiará muchas cosas y cambiará a algunos de nosotros, pero la humanidad seguirá siendo estéril. El egoísmo tiene raíces fuertes y profundas, no aprendemos. Vivimos y luego olvidamos.
Los vecinos que aplauden con nosotros volverán a ser los vecinos desconocidos de siempre, los coches volverán a correr por la carretera, la gente a reunirse en los bares y cada uno focalizado en sus problemas.
El crecimiento es un camino individual y no colectivo.

Vuelvo a retomar el relato, es lunes, hoy no he salido con los niños. Hace sol, estoy más positiva y os voy a poner la receta del risotto con espinacas que me habéis pedido hace días.

Un abrazo a todos, mucho animo y salid a la calle con los niños, respetando las medidas adecuadas no habrá riesgo, solo ventajas para nuestros pequeños.

Un abrazo

Risotto con espinacas.

INGREDIENTES PARA 4 PERSONAS:

Arroz para risotto (ideal sería Carnaroli) 350gr aprox

Chalota 1

Espinacas 300 gr aprox

Patata grande 1

Mantequilla 50gr

Vino blanco (medio/cuarto vaso)

Parmigiano Reggiano 30 gr

Sal (lo suficiente)

Caldo vegetal

Emmental

Cocinar las espinacas juntos a la patata y un gajo de ajo. Quitar el ajo y salar un poco.
Poner la chalota a dorar con el aceite extra virgen en otra sartén.
Preparar el caldo de verduras ( tiene que mantenerse siempre caliente).
Añadir el arroz en la sartén con el aceite y la chalota, girar para tostarlo. Esfumar con vino blanco.
Añadir las espinacas con la patata y el caldo vegetal.
Seguir añadiendo el caldo hasta conseguir la cocción ideal. Luego añadir la mantequilla y seguir girando.
A fuego apagado añadir añadir el parmigiano rallado y emmental.


3 ComentariosEnviado por: lcaldarola

Post Anterior Siguiente Post