Mamma Mía

25 junio 2018

Cumpleaños feliz Orlando

Querido hijo.
Hoy cumples un año de vida, el que nunca recordarás, pero lo haré yo por ti. Un día cualquiera, mientras estemos tomando un café, empezaré el cuento.
Te recordaré los infinitos besos de buenos días, nuestros juegos con la pelota y con las construcciones, los tiernos momentos amamantándote mientras tu  buscabas como loco mi mano. Los baños largos, hasta que contaba 1,2,3 y te sacaba entre gritos y lloros. Te contaré las cosas ridículas que nos hacían reír a tu hermano y a mi antes de ir a dormir, la mamitis que te afectó violentamente. La posición de cabeza abajo y culo arriba cuando estabas cansado, cómo tocabas la guitarra de madera pequeñita que teníamos en el salón y tu obsesión por subir la escalera a cuatro patas con la escoba….Te contaré nuestros viajes y tu belleza de muñeco. Te contaré mi nostalgia y a la vez la felicidad que me habéis dado, tu hermano y tú.

Te contaré lo que quieras, pero hoy cumples un año y quiero hablarte sobre lo que te espera.

Un año de vida es como un grano de arena en una playa, es como una gota de agua en una tormenta, es el punto de salida de un largo y entusiasmate camino.Yo estaré a tu lado y te acompañaré hasta que pueda seguir solo.

Durante los próximos años aprenderás muchísimas cosas: a caminar, a hablar, a comer con los cubiertos, a escribir, a leer, a atarte los cordones de los zapatos… Cada objetivo alcanzado será un éxito que te producirá mucha felicidad.
Pero recuerda dos cosas: La primera es que en la vida nunca paramos de aprender, así que ofrécete a la sabiduría como hace un germen de trigo al sol, nunca creas saberlo todo, nunca sea arrogante, escucha y sé ávido de curiosidad.
La segunda es que hay dos tipos de felicidad, una que llena rápidamente y que rápidamente se va, mientras que la otra llena lentamente, pero pone raíces en el corazón y nunca te dejará, esta felicidad solo la puedes obtener amando. Las dos felicidades son fáciles de arrancar, no te dejes despistar, solo que la primera se alcanza con menos esfuerzos, mientras que la segunda requiere mucho sacrificio y generosidad. Pero como madre tengo el deber de decirte que vale la pena probarla, porque si la haces tuya, ella te será fiel para siempre.

En los próximos años, tendrás muchos sueños que probablemente irán cambiando. Así que sueña sin avergonzarte, pero si te das cuenta de que uno de estos sueños es más fuerte que otros, si lo sientes en tu tripa, en tu alma, en tu corazón, entonces persíguelo con constancia y tenacidad. Como un pescador, levanta cada mañana sabiendo cual es tu pez para pescar y ve a por ello. Lucha contra el mar agitado y la corriente, alejate si hace falta pero sin perder la brújula y cuando sientas que el pez ha mordido el anzuelo, tira con toda tu fuerza, haz todo lo que está en tus manos para no volver a casa sin él.
Recuerda confiar en ti mismo, pero no te opongas al camino que se te interponga, síguelo y te prometo que llegarás satisfecho a la meta.
Hijo se libre, vive explotando tus capacidades, marcando tus virtudes, aceptando tus limites, sin compararte con otros, porque nadie nunca podrá ser tu mismo mejor que tú. Vive con pasión pero no de pasiones. Entrégate al Amor, al que tienes dentro y si tienes alguna duda pregúntale a él, si estás triste pídele apoyo, si estás perdido, pídeles que te guie. Él no te decepcionará.
Ama la vida, ama los paisajes, ama a las personas, ama a los animales, ámate a ti mismo. Vuela alto pero no por encima de los demás. Respeta el pequeño y el débil como al grande y fuerte. Hazte amigo de la naturaleza, te regalará escenarios inmensos, que te dejarán con la boca abierta. Escucha música, canta y baila, escucha los consejos pero elige siempre con tu cabeza, también cuando los consejos vienen de tus padres. Aléjate de las malas compañías, de los envidiosos y egoístas, de los vagos de corazón, a menos que veas en ellos la posibilidad de ayudarles.
Orlando nunca dejes que la ingenuidad infantil te abandone, úsala como un arma para allanarte el camino, para seguir asombrándote ante las cosas maravillosas, para que las cosas pequeñas sean grandes, para que todo sea posible. Todo es posible si tú lo quieres.

Feliz cumpleaños Orlando.
Gracias por existir en mi vida, eres un regalo maravilloso, que nunca se gastará, mi regalo para toda la vida. Mi eterna felicidad.

Ser madre me ha hecho descubrir el Amor.


Hemos celebrado el primer cumpleaños de Orlando con una fiesta WILD. Toda la decoración de la mesa y colgada en la pared son de Party à Porter  y se pueden pedir directamente en la pagina web.


Mi vestido es de Olivia de Gala.

Sígueme en Facebook, Instagram y Twitter: Laura.Caldarola

 


9 ComentariosEnviado por: lcaldarola

21 junio 2018

La pasta al pomodoro para Orlando. ¡Sin sal y sabrosisima!

Orlando el viernes cumplirá su primer año de vida, una gran etapa. Es cuando el mundo coge otra prospectiva, más desde arriba (de pié). Es cuando la intención de hablar se convierte en ridículos sonidos, que a los padres les hacen mucha gracia. Es cuando las ganas de descubrir supera el miedo al peligro. Es cuando la alimentación empieza a parecer a la de un mayor.

Hace unos días he empezado a variar la comida de Orlando bastante radicalmente, aunque teniendo fe en algunas cosas como SIN SAL, SIN AZUCAR y evitando algunos alimentos que todavía no toma. Me he dado cuenta de que cada país y no solo, también cada pediatra, tiene su línea y filosofía. Yo hago un mix y lo adapto a la mía.
Como soy italiana, la primera receta que le he preparado a Orlando ha sido PASTA y la ha devorado, así que he pensado pasaros receta en este post.

Preparación:
He cocinado la pasta en agua sin sal y la he dejado un par de minutos más del tiempo indicado (cuando la hago para los mayores la retiro siempre uno o dos minutos antes de lo que indica el paquete, para que sea AL DENTE) para que le resulte fácil de masticar con sus cuatro dientes.
La pasta se puede hacer con cualquier ingrediente y está riquísima. Yo le hice un gran clásico italiano: PENNE AL POMODORO FRESCO E BASILICO.

Antes de cocinar la pasta hay que preparar la salsa:
La salsa de tomate la he preparado con los tomates pera maduros, le he quitado la piel y cortados en trocitos pequeños. En una sartén he puesto una cuchara de aceite extra virgen y una chalote entera, para poderla quitar fácilmente, su función es solo dar más sabor a la salsa. He añadido los tomates sin antes freír el aceite (cosa que haría si fuera para los mayores). He dejado que se cocinara a fuego lento durante más o menos quince minutos, controlando y removiendo con una cuchara de madera.
NO he añadido nada más y estaba sabrosa.
He vertido la pasta en la sartén con la salsa de tomate fresco para que se amalgamara bien y luego he servido en su platito con unas hojas de albahaca fresca. Me gusta la idea de que Orlando se acostumbre a los olores de la naturaleza.

Otro día le he preparado pasta con verduras y tengo pensado hacérsela también con legumbres, en el sur de Italia se usa mucho… Buenísima! También le he preparado un risotto con verduras, siempre sin sal. Seguiré pasando recetas.

Buen fin de semana ☺

La vajilla es en Eco Bamboo de Kids Ware.

Sígueme en Facebook, Instagram y Twitter: Laura.Caldarola


11 ComentariosEnviado por: lcaldarola

19 junio 2018

La complicidad entre hermanos

Desde que nació Orlando, mis atenciones se han volcado preferentemente hacia él, todas las madres que han pasado por lo mismo saben lo que se sufre en “abandonar al primer hijo” para cuidar del nuevo miembro de la familia. Hay que apretar los dientes y hacerse fuertes porque no hay más remedio, la ley de la natura dice que el más débil es el que más necesita. Menos mal que está el recurso papá. Durante este año, Leonardo se ha separado de mi y ha creado un vinculo más cercano con su padre, esto me produce dos sentimientos opuestos, la alegría al verlos juntos (reconozco que con su padre tiene más intereses en común) y por otro lado sufro nuestra separación. Algunos días, afectada de una nostalgia impertinente, me pongo a mirar los videos de hace un año o dos, cuando yo era su referencia, su refugio, su compañera, cuando la palabra MAMÁ retumbaba por toda la casa, cuando si llegaba tarde o demasiado tarde por un tema de trabajo, él se quedaba delante de la puerta porque quería esperarme, cuando no podía dormir si no conmigo, cuando se relajaba tocándome el pelo y cualquier plan era mejor con mamá. Mi Leonardo ha crecido y además ha coincidido con la llegada de un hermano, que hasta ahora solo le ha quitado el cetro, pero desde hace unos días la fraternidad se ha revelado en su real connotación: la complicidad.

Un día, un poco por la gana de dormir a Leonardo como hacía antes, un poco por las circunstancias, intenté dormir a los dos a la vez, en su habitación y fui participe del florecer de la complicidad entre ellos. Leonardo con ninguna gana de dormir, se puso a saltar en la cama, yo tenía a Orlando en brazo. Había sido un día largo, como la mayoría y tenía ganas de relajarme por fin. Pero Leonardo parecía sordo y a pesar de las amenazas de desgracias apocalípticas que le solté, siguió saltando. De pronto Orlando empezó a agitarse en mis brazos y a emitir un grito agudo al que seguía una risa. Fue exactamente ese momento cuando se encendió la chispa. La conexión entre ellos se había instalado en un segundo, el tiempo de reacción salto/risa. Nada fue igual después, mis protestas fueron vanas, hasta convertirse en placer, cuanto más Leonardo saltaba, más Orlando se agitaba como un loco, si Leonardo paraba, Orlando movía una pierna hacía él como para pedir más y así volvía a empezar la juerga.
Desde ese día se repite la misma situación, si vamos a la cama juntos uno de los dos empieza a instigar el otro, una patada, un toque, una mirada…. muchas veces es Orlando el que empieza, es el único momento del día donde su complicidad se cumple en la máxima potencia, hasta aniquilar mi autoridad de madre. Pero no me importa, deseo verlo, es un nuevo amor que está naciendo.


Leonardo y Orlando llevan total look de Tiny Cottons.

Sígueme en Facebook, Instagram y Twitter: Laura.Caldarola

 


1 comentarioEnviado por: lcaldarola

14 junio 2018

Mi modelo de educación

Cada vez que me pregunto algo espero a que mi instinto me sugiera la respuesta. No sabría decir si es pecar de arrogancia, si es vagancia por no buscar respuesta o simplemente porque siempre me funciona. Este mecanismo lo aplico en todo, con sentido común, pero ello también es mío y personal.

No tengo un verdadero modelo a seguir, existe lo que queremos ser y lo que podemos, es cierto que la vida nos ofrece muchas inspiraciones y sería imposible no utilizarlas para crear nuestro modelo a medida.

En la educación de los niños tengo las ideas bien claras para ser sincera. Sé dónde quiero llegar y cómo hacerlo, aunque la vida no es una línea recta y es imposible pensar en planificar cada cosa, aún más imposible es crear “productos perfectos” de nuestros hijos. Además yo los prefiero felices y reales, cada uno con su carácter, con su forma de ser, con sus méritos y defectos. Para ello, es necesario educarlos y estar pendientes de sus necesidades en la justa medida.

¿Cuál es la justa medida?

No soy nadie para decirlo y también pienso que nadie podría asegurarlo con certeza, cada uno crea su medida según el modelo de educación que está construyendo.
En el núcleo familiar, la forma de educar ha cambiado bastante con el paso del tiempo, en la generación de nuestros abuelos era más “dura”, mientras que se ha ido “aflojando”, hasta llegar hoy en día, a una tendencia a la “hiperpaternidad”: la atención excesiva hacia los más pequeños.
Personalmente no comparto ninguna de las dos escuelas, por un lado a la severidad prefiero la autoridad y por el otro, la “sobreprotección” me provoca ganas de evadir, de hacerlo todo lo contrario. Mi medida se coloca en el medio, intento apoyar y guiar a mis hijos hasta que sean lo bastante grandes como para poder elegir BIEN solos y también equivocarse solos, sin crear demasiados daños (tampoco se puede predecir el futuro).

Estoy construyendo mi modelo de educación, que se basa principalmente en unos fundamentos (a seguir) y a las excepciones que hacen de mí una humana y madre imperfecta.

Libertad
Estar “encima” no es mi rollo, mientras que estar pendiente sí. La libertad representa para mí el valor más grande que tenemos, en todas sus facetas. La libertad nos hace personas felices, pero es un arma muy potente, hay que conducirla en la mejor dirección y creo que como madre lo puedo hacer a través de la generosidad.

Educación / respeto
Somos parte de una comunidad, aprender a estar con la gente y a vivir respetando el prójimo tanto como al ambiente (y a los animales) a nuestro alrededor. Esto le ayudará en las relaciones y en el trabajo. Si hay algo que no puedo tolerar es la mala educación y la arrogancia (su compañero de desgracia). Escuchar, ayudar, comprender y sentirse parte de un lugar que es el mundo. Actuar hacia los demás con el mismo tacto con el que tratarías a un amigo o familiar, respetar el ambiente como si fuera tu propia casa.

Inteligencia emocional
La vida nos regala cada día experiencias de las que podemos aprender, los niños no aprenden solo en el colegio, o mejor dicho, aprenden más en el patio del colegio que de los libros. Aprenden en casa y fuera, jugando, descubriendo, relacionándose, viviendo. Crear un entorno confortable y rico de amor, que le ayude a reconocer los sentimientos y donde se sientan libres para experimentar y expresarse. Para mí los colegios siguen todavía un modelo demasiado masificado y obsoleto, considerando las trazas que el futuro nos depara. La inteligencia emocional es algo que la tecnología no puede sustituir, lo demás si.

Colaboración
Empezando por las pequeñas cosas en casa, a pesar de los roles, es importante ayudarse. Colaborar es la mejor oportunidad que tenemos para ser grandes emprendedores de nuestra vida. Así que no me voy a cansar de pedir a Leonardo que guarde sus juguetes o que me ayude a poner la mesa, a cocinar, a arreglar algo que se ha roto….

¿A qué ha venido este post?
A que hace unos días, volvía a casa con Orlando en la sillita y tres bolsas con la compra, estaba intentando abrir el portal con la evidente dificultad que podéis imaginar y un chico joven, diría veinte años más o menos, se ofreció ayudarme. Me sorprendió. Normalmente nadie lo hace, ni el conserje, pocas veces algunas madres en la misma condición, pero estoy acostumbrada a que si no soy yo la que pide ayuda, nadie se ofrece a hacerlo, por muy cargada que estés.
Pensé: entonces todavía hay jóvenes así, gente educada y disponible, es algo raro hoy en día, sobre todo a una edad como la suya. He deseado que mis hijos de mayores hagan lo mismo y sé que esto dependerá de mí y los valores que les proporcione ahora.

Sígueme en Facebook, Instagram y Twitter: Laura.Caldarola


3 ComentariosEnviado por: lcaldarola

11 junio 2018

Mallorca

Nuestra semana en Mallorca ha sido nublada e intensa. Llegamos el lunes pasado, desde el aeropuerto fuimos directamente a alquilar un coche a un sitio que se llama Ok, el cual descubrimos que estaba fuera del aeropuerto y se llega mediante un servicio de shuttle de autobuses. Está bien organizado pero desde luego cómodo no es. Con el coche bien equipado y dos niños dormidos, nos dirigimos a nuestra meta: localidad Can Picafort. Era la primera vez que iba a Mallorca y nos perdimos unas cuantas veces, porque el GPS funcionó fatal! Llegamos al destino con algo retraso y un poco nerviosos, pero la villa nos alegró el humor.
Todo el viaje se organizó para celebrar la boda de Nina, la mejor amiga alemana de José, su mejor compañera y guía de la época Berlinesa. Se casaron en la playa el sábado, pero durante toda la semana hubo planes para celebrar, la verdad es que me he anotado varias cosas para cuando toque mi turno 😉
Alquilamos junto a otros amigos una casa rural en medio del campo, ideal, con piscina y todas las comodidades. La dueña es una señora mallorquina súper simpática, que nos regaló una riquísima ensaimada artesanal. Leonardo se hizo amigo de las caracoles y pintó sobre algunos troncos de árboles cortados, también se pasó algunos ratos con su nueva nintendo. Orlando se arrastró por toda la casa y el patio, destrozando pantalones y zapatos!! Los dos se lo pasaron en grande, nosotros menos jajajja porque no pudimos aprovechar de la tranquilidad y las ventajas que transmitía la casa. La parejita Leonardo & Orlando es un coctel explosivo de agotamiento.

A pesar de un junio parecido al Octubre, fuimos una tarde en catamarán, lo alquilaron los novios en el puerto, muy cómodo para ir con los pequeños también. Nos bañamos en una bahía preciosa, con el agua fría y oscura por la falta de luz y sol, Leonardo y yo dimos una vuelta con la canoa.
El viento nos acompañó durante el viaje de vuelta en la barca y Leonardo no paró de correr de un lado al otro del catamarán, mareándonos a todos. Deseé llegar a tocar tierra pronto. Como el sol lo cambia todo, pensé, y los niños también.

La playa de Can Picafort, me encantó, aunque de nuevo no tuvimos suerte con el clima.
Me bañé y comimos una de las paellas más ricas que he probado, en un chiringuito bien decorado que se llama Can Gavella.
Mientras la playa donde los novios se casaron es parte del patrimonio ambiental, más salvaje, pero me gustó menos.
Sin embargo la ceremonia fue la más bonita y especial que he visto nunca. Nos sentamos en las rocas, cantamos hasta que llegó la novia. Vestida de blanco, venía como una sirena desde el mar.
El sol eligió salir de golpe, potente, como para decir “estoy con vosotros” y nosotros tuvimos que irnos antes de que acabara la celebración y antes de que los niños se quemaran su piel sensible..

Participamos en todos los planes pero los dejamos siempre a la mitad… no disfrutamos como hubiéramos querido si fuéramos José y yo solos. Los niños se portaron bien, Leonardo socializa fácilmente, también en otro idioma y Orlando dentro de lo que cabe, no ha sido malo, pero llegué a Madrid exhausta. Es cierto que también las vacaciones ya no son un plan para descansar y regenerarse, a pesar de los conforts, del fantástico destino, de la compañía, los hijos son un constante y bendito agotamiento.

Quiero volver a Mallorca, visitarla como a mí me apetece, porque lo que he probado me ha encantado. El mix de campo y playa me enamora.


Mi bikini, mis pantalones y el sombrero son de H&M. El look de Leonardo es de Blan Blin, las chanclas de Igor.


Mi bañador es de H&M, los looks de los niños son de tiny cottons.


Mi sudadera es de H&M


Mi vestido es de H&M y mis chanclas de Igor.


El peto de Orlando es de Zara.


Mi vestido es de Numero21, mis sandalias de Steve Madden.


La camisa de Leomardo es de Blan Blin, los pantalones de Cos.


Mi chubasquero es de H&M


Sígueme en Facebook, Instagram y Twitter: Laura.Caldarola


2 ComentariosEnviado por: lcaldarola

4 junio 2018

En la cama

Haciendo “limpieza” en el ordenador, que cada día me recuerda el poco espacio disponible que me queda, he encontrado muchas fotos que nos retratan en la cama y me ha hecho gracia pensar como un elemento que siempre ha representado un valor en concreto (el lugar para dormir), se haya convertido en nuestro primario fondo para las fotos. La cama para nosotros se ha convertido en el punto de encuentro por la mañana durante los fines de semana, una cama elástica para Leonardo, el momento de mimo para Orlando, las confesiones entre José y yo y por supuesto el cotilleo, el momento de complicidad entre Leonardo y Orlando, donde contamos los cuentos y muchas veces jugamos.
Estoy segura de que os pasa lo mismo en vuestras casas, por ello he tenido la idea de hacer una galería con algunas fotos hechas en la cama, las que más me gustan.

Hoy nos vamos de vacaciones a Mallorca en ocasión de la boda de la mejor amiga alemana de Jose. Os mantendré al día en rrss y a la vuelta prepararé un post sobre el viaje.
Ojalá tengamos suerte y el sol nos haga el regalo de aparecer algunos días.


Sígueme en Facebook, Instagram y Twitter: Laura.Caldarola


1 comentarioEnviado por: lcaldarola

31 mayo 2018

El tiempo me devolverá

Tengo miedo a envejecer y no es por las arrugas ni por los cambios del cuerpo, no es porque dejaré la juventud y su levedad, es porque junto a mi vejez, mis hijos se harán mayores y pasarán de ser mis críos, a hijos del mundo.
Todo lo que hemos construido juntos, todos los momentos en los que me han llamado por necesidad, mis brazos cansados de sujetarles horas y horas, los lloros y las risas que hemos compartido, la aventura de crear una familia, aquel “nosotros” que nunca olvidaré y que el tiempo, sin permiso, se llevará a cambio de los recuerdos.
Ese tiempo que nos castiga con días interminables y años fugaces. Los “mamás” se convertirán en ecos lejanos dentro un silencio incómodo.

Tengo 35 años, pero sé que los 45 llegarán en menos de diez años y sin darme cuenta tendré la edad de mis padres y vosotros la mía. Las fotos serán mi herencia, lo que quedará de vuestra infancia. Intentaré darle vida a los recuerdos, buscando los sonidos, los olores, las sensaciones del pasado que extrañaré sentada en vuestra habitación excesivamente ordenada.
El tiempo me habrá devuelto el orden en casa que ahora nerviosa, reclamo continuamente, sin embargo yo buscaré vuestro caos alegre.
El tiempo también me devolverá el silencio, que ahora necesito para trabajar y concentrarme y que solo consigo cuando estáis fuera de casa, sin embargo yo buscaré insistentemente vuestras voces de niños y el estruendo que creáis.
El tiempo me devolverá muchas horas libres, las que cada día anhelo, sin embargo no sabré como ocuparlas, porque estoy acostumbrada a dedicar todo mi tiempo a vosotros.
Junto a ellas, el tiempo me devolverá las noche de sueño seguido, sin embargo me despertaré muchas veces porque los hábitos de madre son difíciles de perder, entonces me levantaré para ir a vuestra habitación vacía y secretamente lloraré porque os echo de menos.
Junto a la vejez recogeré los frutos de mis acciones. ¿Qué es importante? Entonces me preguntaré. ¿Lo hice bien? Y vosotros reprochareis mis faltas y errores, por lo menos hasta que seáis padres.
No tengo miedo a las arrugas, porque reconoceré en ellas las sonrisas que os he dedicado, los sustos que me he pegado viéndoos caer, las lagrimas que he derramado por el agotamiento. No tengo miedo a los cambios de mi cuerpo porque reconoceré en ellos el valor de mis acciones: la fuerza de mis brazos que os han sujetado durante años, la curvatura de mi espalda marcada por la miles de veces en las que me he agachado para recogeros del suelo, la ternura en mis manos que os han acariciado infinitas veces, la energía en mis piernas que han corrido muchas carreras. Mi cuerpo será el mejor testigo de mi vida de madre, por ello no lo temo, me recordará eternamente que he sido feliz a vuestro lado. El tiempo me hará más daño pero no hay solución contra a ello, la única forma de luchar es no malgastarlo.

El tiempo es lo que más ansiamos y lo que peor utilizamos. W.P

En el presente coleccionamos recuerdos. Lo que vivimos ya es pasado, ya no está. Cada instante vuela rápido y no vuelve nunca, en lo bueno y en lo malo. Tenemos que vivir intensamente el presente porque hoy ya es futuro.
Aunque me esfuerce en recordar los momentos pasados juntos, en aquellos días que me parecían interminables, solo se me forman en la mente puñados de imágenes, nosotros delante de la ventana, o mientras creaba a Leonardo una barrera de cojines en el sofá para que no se cayera, un juego, un paseo de los miles que hicimos….
A veces siento que el tiempo “me supera”, me deja en lagrima viva delante de las fotos de mis hijos recién nacidos, culpable de ser una madre imperfecta que sigue intentando ser perfecta. Llegaré a comprender demasiado tarde que mejor que “perfecto” es “mejor”. El tiempo me amarga con las dudas existenciales, aprovechándose de mi corazón de madre, mientras se escapa de mi.
Hoy deslizando con el dedo la carpeta de fotos en el móvil, he encontrado algunas fotos antiguas y me atacó una nostalgia tremenda, tanto que tuve que dejar la ensalada que estaba comiendo, para llorar como Dios manda.
Entonces sentí como si la vida se me pasara desapercibida entre los empeños y el agobio de hacerlo todo. Sabiendo que mis hijos son lo verdaderamente importante para mi y que no tendré el regalo o la posibilidad de volver atrás.

A mis hijos. Para siempre.


Sígueme en Facebook, Instagram y Twitter: Laura.Caldarola


16 ComentariosEnviado por: lcaldarola

28 mayo 2018

Con la comida (no) se juega

Estaba pensando que nunca he escrito sobre los hábitos de los niños en la mesa, he hecho algún post sobre la decoración y poco más.
Principalmente por dos razones, no me gusta opinar sobre las elecciones alimentarias de los demás, así como tampoco me gusta que los demás lo hagan conmigo. La otra razón es porque la comida no es y nunca ha sido un tema de preocupación para mi, a pesar de ser una persona muy atenta y bastante adicta a las reglas.
Soy una golosa patológica, en mi caso el dicho: “se come antes con los ojos y luego con la boca” lo borda, nunca como por hambre, no llego a tenerla, porque no paro de picotear. A los que comen tres o cuatros veces al día no puedo comprenderles, los entiendo pero es una cosa extraña para mi forma de ser. Además trabajando mucho en casa, la cocina para mi es una llamada continua, un reclamo, un potente imán y un (cobarde) aliado contra el aburrimiento.

Pero me gusta comer bien y soy bastante escrupulosa en la elección de los productos, me caso con el “poco pero bueno” y prefiero comprar en las tiendas artesanales, panaderías, fruterías… o en mercados y tiendas biológicas, más que en el supermercado, donde hago la “compra general”.
En mi casa me han enseñado a comer bien, a distinguir la calidad, a abrir el paladar a los sabores, las especias, los olores. Mis padres nunca han sido “terroristas” con nosotros: “hasta que no termines, no te levantas de la mesa”, “no te pensarás ir a dormir sin cenar”…. Y se los agradezco muchísimo, porque de esta forma he aprendido a disfrutar de ello. La comida es un momento ideal para compartir, lo es desde siempre y desde que hay vida, encontrarse alrededor de la mesa para celebrar, para tomar decisiones, para negociar, para enamorarse….. hay mucho más que comida en una cena, desayuno o almuerzo…. Hay momentos.

Con mis hijos soy bastante más pesada que mis padres, intento que coman a partir de lo suficiente, para arriba jajajj. Desde pequeños les he acostumbrado a los alimentos frescos y artesanales, aunque se trate de un helado, un postre o una chuchería, aunque no soy una fanática y que ¡viva las excepciones, en mi casa hay nutella y patatas como en todas las casas del mundo!! Porque que mundo sería sin nutella?! Jajjajaja
A mi me encanta la versión bio de avellanas y sésamo, pero os soy sincera, cuando le preparé el bocadillo a Leonardo con ella me dijo: “mamá esto no me gusta, quiero un bocadillo con chocolate!”

De todos modos a Leonardo le tengo bien controlado, ha sido muy fácil hasta ahora, con Orlando veremos, de momento tiene pinta de comilón, si se queja dale un trozo de plátano o de pan y te olvidas de él. Finalmente ha empezado a comer trozos, desafortunadamente ahora me cuesta el doble darle los alimentos triturados…. Tiene mucha curiosidad por nuestra comida y cuando estamos en la mesa le ofrezco cosas para que pueda estudiarlas, probarlas, relacionarse con ellas. Eso sí, la que me lía en la misma mesa y todo a su alrededor me ha hecho plantearme comprar un plástico y ponérselo debajo!
Mientras tanto le he comprado nueva vajilla. Estoy convencida de que la presentación de un plato es importante para que le estimules, además, bajo mi punto de vista, es una forma de educarle al cuidado en los detalles.

A parte de la vajilla y cubiertos evolutivos para las diferentes fases de crecimiento, he comprado varias tipos de vasos: uno de entrenamiento, con boquilla para aprender a ser autónomo y uno para más adelante, con boquilla con forma del borde, parecido a un vaso normal. Y también para cuando salgamos: un termo porta papilla, que para mi es un invento maravilloso!! Con unos prácticos recipientes para llevar papillas y también, fruta, galletas etc…
Todos estos productos son de Chicco y los podéis encontrar en la pagina web, os voy a enseñar más en stories.


1 comentarioEnviado por: lcaldarola

24 mayo 2018

Cuando vuelves a casa pero ya no es tu casa.

Mi familiares están tan ocupados que aunque no nos veamos desde hace meses, al aeropuerto viene a recogernos Stefano, nuestro escrupulosísimo conductor. Amable, con la música a medida y que no me deja darle agua a los niños “por si acaso manchan los asientos”, así que tengo que recurrir a mis dotes de agente secreto para pasarle una patata o una galleta, cuando se ponen muy pesados porque tienen hambre! Y fingir echarles una bronca para disimular.
Cuando llegamos a casa no hay nadie, solo el orden que se convertirá en el caos y el silencio que pronto echaremos de menos.
Sin embargo el solo ruido de las ruedas de la maleta, despierta los sentidos (siempre en alerta) de mi tía, una señora soltera que ha vivido con mis abuelos toda la vida y que desde que ellos han muerto está teniendo su segunda juventud, no me refiero a novios, más bien a una libertad nueva, que le permite levantarse a la hora que le apetece y hacer lo que le da la gana, como por ejemplo bajar a saludarnos y quedarse sin invitación durante horas y horas.
En casa de mis padres no hace falta la invitación, la gente va y viene como si fuera una aduana.

Vamos a la pastelería. Es el plan, siempre! Si Mahoma no va al monte entonces el monte viene a Mahoma.

La pastelería está a pocos metros de casa de mis padres, estoy hablando de Novara, mi ciudad natal, aunque yo elegí irme a vivir a Milán y para mí, es mi ciudad. Leonardo conoce perfectamente el camino y nos adelanta porque tiene prisa. Recuerdo que les pasaba lo mismo a mis sobrinos mayores cuando eran más pequeños, les encantaba ir a la pastelería y ponerse con las manos en la masa.
Echo de menos entrar en la tienda y ver a mi madre salir detrás del mostrador y venir hacia Leonardo con una sonrisa luminosa, los brazos abiertos y decirle “Ciao tesoro, sei qui!”. Después del aneurisma cerebral no ha vuelto a trabajar en la tienda y se queda en el taller, hace un poco de todo y un poco de nada, pero sobre todo no se parece a mi madre anterior. Es una nueva mamá,más gordita y encorvada, más enfadada y menos dulce, aunque se emociona cuando nos vamos y está lista para ayudar cuando le pedimos algo. Es una mamá que se olvida lo que está haciendo o lo que tiene que hacer, a veces incluso no se acuerda si ha comido, así que la veo prepararse el café a las dos de la tarde, convencida de haber almorzado (y no).
El “post enfermedad” le ha sacado los lados débiles, que antes tenía bajo control y les ha liberado, cambiándole el carácter y mis hijos no tendrán la posibilidad de disfrutar del abuela maravillosa que han conocido mis sobrinos mayores, la que ya no está para dejar espacio a una abuela que tiene menos paciencia y caricias ☹.

Leonardo lleva su delantal e insiste al abuelo sin parar que le dé algo que hacer, mientras va pidiendo a todos los muñecos de azúcar de súper héroes o de coches que se utilizan para decorar las tartas y que están en el mueble al lado de la máquina del chocolate. Se lo ha aprendido todo.
¿Mamá, me lo puedo comer? A pesar de que ni una sola vez le dijese que sí, él sigue pidiéndomelo (comerse esos muñequitos de azúcar). Así que se conforma con darle dos chupadas.
Leonardo habla mucho y le hace gracia a todos, aunque Orlando tiene enamoradas a todas las mujeres que trabajan en el taller. Se lo van pasando de brazo en brazo pero él solo quiere ir con el abuelo o con el tío y hemos descubierto que tiene una marcada preferencia por los hombres en general. Dentro de una pareja de desconocidos, sin dudar él se va a los brazos del chico…. Un misterio….
Le veo con ganas de comer todo lo que se come su hermano ante él. “Queda poco” le digo yo, con la boca llena también.

No pasa un día sin pasar por la pastelería, Leonardo quiere ayudar al nonno!
Durante estos días ha preparado pasteles, tartas, galletas…. que trajimos a Madrid para que pudiera llevarlas al colegio y contar durante la asamblea su trabajo como pastelero. También me traje unos dulces parecidos al panettone (que algunos de vosotros me habéis comentado) con trozos bien gordos de chocolate negro…. Así que mis desayunos durante estos días están siendo especialmente alegres.

Mi padre es de la vieja escuela, la que te enseña a trabajar duro, a sacrificar cada minuto de tu vida por ello y con sus setenta años cumplidos, sigue siendo el trabajo su primera preocupación, además de pasión. Siempre creo que voy a pasar más tiempo con él, pero cada vez la ilusión se rompe en trocitos que se difuminan en el aire, nuestras conversaciones son prevalentemente por la noche, en el sofá de la cocina, cuando los niños duermen y nosotros podemos tomar una copa de vino con los pies en alto.

Mi hermana mayor vive a Milán y la vimos un solo día, cuando vino con sus hijos salvajes a destrozar, junto al resto de mis sobrinos (son ocho en total y una sola niña) la sala juegos del restaurante donde fuimos a cenar. Novara es pequeña, pero es perfecta para los niños, hay actividades, juegos y restaurantes kids friendly (donde pronto no nos permitirán ir más jajjaj). Leonardo con sus primos es como un león en la selva pero con una sonrisa de oreja a oreja.
Cuando estamos todos juntos, a parte del caos infernal, se respira familia, la de verdad, la cruda y genuina que no está afectada de secretos ni postureo, la que en el chat se llama happy family y que mezcla fotos de niños con chistes de todo tipo.

“¿Mamá puedo ir a casa de Bianca?”
Bianca es mi única sobrina, a la que todavía hago regalos, altísima y tímida con un hermano más travieso que nadie. “Vale” le contesto y mi hermano se lo carga en el coche y se lo lleva a su casa, a mi hermano y mi cuñada siempre les toca un sobrino demás en casa…
Mientras mi hermana Luisa, la pequeña, que de pequeña ya no tiene nada, porque ya tiene sus 32 años, ha tenido su segundo hijo, Martino, el número ocho de los sobrinos. Esta fue la mayor razón para la que nos fuimos a Italia y ha merecido la pena, Martino es muy pequeño, tanto que Orlando a su lado me pareció un bebé gigante. El pequeñín ha nacido en el ruido y en los gritos de su hermano y primos, seguro que crecerá como un chico fuerte y probablemente sordo jajajjaja.

La casa de mis padres ha parecido a una experiencia mística porque me quitaron internet, mis padres son los únicos, que todavía no utilizan internet. Mi madre tenía una Tablet pero ya no la usa, solo utiliza el teléfono y mi padre también. Cuando me dieron la noticia me entró hasta un mareo y también una rabia bastante importante. Pero tuve que aguantarme y pensar vivir en la jungla, porque la verdad es que mi casa se parece bastante a la jungla, una jungla civilizada pero que como tal se queda. Libre.

Me gusta ir a ver a mi familia, pero me gusta aún más volver al lugar que he convertido en mi hogar, junto a mi nueva familia, la que estoy construyendo paso a paso, con fátiga y amor, sobre el modelo que he tenido desde que nací, con los valores que me han enseñado mis padres y que no obstante las diferencias que a veces nos alejan, sigue siendo el más valido para mí.
Os quiero familia. Os quiero a las dos.

Sígueme en Facebook, Instagram y Twitter: Laura.Caldarola


8 ComentariosEnviado por: lcaldarola

21 mayo 2018

¿Cuando y como dejar la lactancia materna?

Vuelvo con un tema que interesa a todas las madres: la lactancia materna.
Justo hace unos días vi en Instagram una foto de una Mommy influencer que sigo y me llamó el atención. La foto retrataba una camiseta que tenía escrito: no más teta por la noche. El post trataba sobre el fin de la lactancia materna y tenía muchos comentarios. Me puse a leer algunos de ellos porque me interesa muchísimo conocer las opiniones de más mujeres, además en este caso de otro país, americanas.
Hace unas semanas escribí otro post sobre la lactancia materna, donde hablé sobre mi experiencia personal que fue muy positiva en ambos casos. Esta vez, sin embargo, el punto clave de mi artículo quiere ser cuando y cómo decir adiós a la lactancia materna.

Con Leonardo tuve una experiencia muy distinta comparada con la de ahora con Orlando. Era madre primeriza y mucho más insegura, dejé de amamantar a los siete meses, pensaba que mi leche se estaba acabando porque Leonardo había empezado a comer más alimentos. El caso es que en un mes se me cortó la leche y Leonardo perdió el instinto de mamar. Fue bastante triste para mi, recuerdo llorar bastante y sentir nostalgia de esta relación tan especial con él. Empecé a darle leche de fórmula, la tomaba bien para ser sincera, pero hoy mirando atrás no haría lo mismo. Creo que fue por mi inseguridad o falta de conocimiento, o también las demasiadas opiniones que cada uno se siente en deber de dar a una madre primeriza (yo la primera, jeje) y que a veces no ayudan, confunden! Nunca escuchéis a alguien antes que a vuestro instinto maternal! Porque es el más sabio de todos.

Con Orlando está siendo una experiencia diferente, he decidido proseguir hasta por lo menos el año.
Ahora está a punto de cumplir los onces meses y come súper bien, de hecho ya tomaba leche materna solo por la mañana y por la noche pero cuando se puso malito rechazó cualquier tipo de comida y se volcó con empeño otra vez en la teta . Nada nuevo, lo hacen todos los niños en determinadas circunstancias. Desafortunadamente esta frecuencia me ha causado nuevas grietas, que duelen muchísimo cada vez que se engancha.
Son obstáculos de la lactancia que se superan, con las curas apropiadas se pasan bastante rápido. Pero hay otra cosa, siento que la campanilla está a punto de tocar para nosotros, siento que se está acercando nuestro momento de despedida y por un lado me apetece, aunque se que lo echaré de menos un día. Cuando será, espero gestionarlo sin traumas para los dos y no pienso sustituir mi leche por la de fórmula, lo que pienso es seguir introduciendo alimentos a su ritmo hasta que su alimentación sea completa y no necesite tomar leche. No sé cuanto tardaré, el tiempo justo para que ninguno de los dos sufra la despedida. Puede que sobrepase el año, probablemente, pero no me apetece proseguir mucho más.

Creo firmemente que la maternidad es subjetiva y personal, que cada mujer tiene el derecho de vivirla a su manera y sin sentirse amenazada ni juzgada por los demás. La lactancia materna para mi es un milagro, una cosa demasiado especial, que tenemos la ocasión de probar pocas veces en la vida. La aconsejaría y la aconsejaré a todas mis amigas y a más mujeres que me pidan consejo. Pero respeto muchísimo a las madres que han optado por el otro camino. La decisión no tiene nada a qué ver con el amor que sentimos hacia nuestros hijos. Tanto unas como las otras están actuando en el amor y esto es lo que cuenta, todas hacemos lo mejor para nuestros hijos, porque somos madres!

Escribo este post con la intención de animaros a escribir vuestra experiencia con la lactancia y sobre todo me encantaría saber cómo habéis tratado el fin de la lactancia materna, como habéis tomado la decisión y como lo habéis llevado a cabo psicológicamente y físicamente.
Recuerdo que con Leonardo lloré muchos días, ya que para mí este vínculo ha sido especial y sigue siéndolo, a pesar de que necesite mucha dedicación. No puedo imaginarme cómo será esta vez, pero os lo contaré cuando lo pase. Mientras tanto contadme por aquí vuestras experiencia, por favor sin comentar, sin juzgar, porque las experiencias son las únicas cosas que pueden ayudar. Somos madres, cada una con su vida única y especial, cada una con su filosofía, pensamientos y educación, compartidlos libremente es un acto de generosidad, tenéis la posibilidad de hacerlo a través de mi, hoy en este post. Sé que sería de ayuda a muchas mujeres.
Gracias de corazón.

Acabamos de volver de Italia, ha sido una semana intensa y sin Wifi, bastante rara la verdad, pero he disfrutado de la familia y de muchos dulces…. me he pasado a ser sincera!
Vuelvo a tope, con muchas cosas que hacer y mi estrés de siempre, el que es parte de mi.
Feliz semana.

Sígueme en Facebook, Instagram y Twitter: Laura.Caldarola


36 ComentariosEnviado por: lcaldarola

Post Anterior Siguiente Post