Mamma Mía

22 junio 2017

Vestida de negro con ganas de dar a luz.

En la última visita, el lunes pasado, me dijeron que tenía pinta de que Orlando iba a adelantar su llegada. Todas sabemos la ilusión que nos hace sentir el ginecólogo pronunciar estas palabras, considerando que el último periodo de gestación es muy pesado. Para mi esta vez mucho más que la primera, no sé si depende de que con el primer hijo la ilusión es más grande o de la temporada: Leonardo nació en Noviembre y no tuve que luchar contra el calor insoportable de estos días de Junio, o simplemente porque cada embarazo es diferente, pero os aseguro que estoy aguantando estas últimas semanas con fatiga.

El lunes mi útero tenía una dilatación de dos cm y Orlando pesaba 3.560kg, además llevo días con perdidas del tapón mucoso, así que me pareció un buen comienzo de semana, lleno de esperanzas. Por ello anoche (es miércoles) las pequeñas contracciones periódicas me hicieron pensar que algo se iba preparando. No podía dormir. Me fui a la cama a medianoche, tengo el síndrome de Cenicienta, pero no conseguí dormirme, me quedé con los ojos abiertos de par en par. A veces imagino mi cara vista desde fuera, tumbada e inmóvil, con los ojos abiertos fijando un punto y me parezco muerta. No sé por qué lo hago, pero ya desde pequeña, a veces me miraba en el espejo fijamente, hasta que mi mirada pareciera de vidrio y me asustaba. Tiene que ser mi lado oscuro jajajj. En fin, di vueltas y vueltas en la cama, me levanté varías veces por hacer pis y en el espejo del baño, mi cara me pareció más hinchada, los labios sobre todo. Todo esto son señales típicas de la preparación al parto. Volví a la cama y noté algunas contracciones muy suaves, pero periódicas. A las 2.30 desperté a José para compartir mi estado de ánimo con él y luego le dije que se volviera a dormir, no le fue fácil pobrecito. Durante las horas sucesivas luché con un mosquito que me picó en el dedo de la mano, me levanté a echar spray antimosquitos a Leonardo que dormía boca arriba, con brazos y piernas extendidos al igual que un animalito en búsqueda de un poco de fresco en las sabanas. Me atormenta la idea de que le piquen, prefiero que vengan todos a por mí. Luego le pulvericé a José también, que volvió a despertarse con un poco de asma. Lo siento mi amor, debe ser este spray qua acabo de ponerte.
Bajé a cogerme un libro, como no iba a dormir, por lo menos leo. Pensé. En el salón vi que estaba el tendedero con la ropa seca, normalmente esta tarea la dejo por la mañana, pero estaba en marcha y me puse a doblar todas las cosas y las guardé cada una en su sitio. Pobrecita de mí, estoy como un alma en pena.

Sobre las 4.30 creo, conseguí dormirme y a las 6.35 la alarma Leonardo me despertó.
Mammaaaaaaa
Mammaaaaaaa
Ya voy.
Mammaaaaaaa
Ya voyyyyyyyy

-Ahhh en mi primer embarazo no tenía otro hijo y esto es un punto determinante-

Me fui a la cama de Leonardo muerta de sueño y sin chocarme en ninguna puerta.
Leonardo es muy pronto, tenemos que dormir media hora más.
Quiero Capelli (pelo).
Todavía se relaja tocándome el pelo. Nos dormimos media hora más. A las 7.00 era incontenible, la energía explosiva de un niño de tres años y medio se había puesto en marcha y a mi no me quedaba más remedio que ir tras él. Ya se viste solo, me pregunta: Mamma hoy hay gimnástica? Porque de eso depende el uniforme. No hoy no. Luego tenemos nuestra puntual lucha de los calzoncillos. Él siempre quiere ponerse los de superhéroe, pero le van grandes y yo le explico que los que tiene que ponerse son lo que están por encima, con los dibujos marineros. Se pone muy serio y se enfada conmigo como si quisiera hacerlo a propósito, mientras la verdad es que (quien compra los calzoncillos en H&M lo sabe) en cada paquete vienen diferentes tallas, por ejemplo de 3 a 4 años y entonces algunos son más pequeños y otros más grandes, además Leonardo con aquel culito SLIM donde quieres ir?!!
Por fin acabamos con el fitting y vamos abajo a desayunar.
Quiero quik. Yo no le corrijo porque me hace mucha gracias, seria leche con nesquik.
Nunca está bien, o es muy poco nesquik o está caliente o hay poca leche…. Las mañanas son duras para todos.
A las 8.00 salimos de casa con el patinete, después de haber elegido varios juguetes para poner en la mochila.

Estoy escribiendo, sentada en la mesa de mi salón, con la ventana abierta y las golondrinas que gritan de fondo. Escribo mientras todo se ha quedado parado, no noto ninguna contracción desde que me he levantado y pienso que todavía me toca esperar.
El post de hoy es éste, muchas veces las fotos no siguen la línea de lo que escribo, como en este caso. Eso es porque tengo ganas de contaros algo y de enseñaros otra cosa.

En estas fotos llevo un look de Comptoir des Cotonniers que elegí por su sencillez y por el color negro, que siempre ha sido el color que más mejor me hace sentir. Además los vestidos premamás normalmente son más coloridos incluso algunos “cursy”. Mientras que me apetecía volver a mi estilo original, más limpio, rígido y sencillo. El look como decía no es premamá, pero al ser un tejido elástico no tuve ninguna lucha en ponérmelo. Sin duda me quedará ideal una vez que recuperaré mi silueta, pero como embarazada me parece algo distinto y especial.

Mis sandalias son de Jil Sander Navy.

La pulsera y el tatuaje temporal LOVE son de OUIBYOU. El anillo con diamantes negros es mi anillo de compromiso y es de mi joyería preferida italiana, que se llama Atelier VM, el anillo con cabeza de caballo es de otra joyería de Milán que me encanta y se llama Merú.

La visera en piel es de & Other Stories.

Os seguiré contando la evolución de estos día en Instagram y nos vemos aquí el lunes…. Si no estoy en el hospital 😉

Un beso grande y feliz fin de semana.

Sígueme en Facebook, Instagram y Twitter: Laura.Caldarola

Foto de @arashmetterling

 


7 ComentariosEnviado por: lcaldarola

19 junio 2017

Diez claves para superar las rabietas infantiles.

Hace dos semanas más o menos me invitaron a participar en una charla sobre las rabietas infantiles y las claves para superarlas. Desafortunadamente no pude participar aunque el tema me interesa.

Recuerdo sin nostalgia los “terrible two”, el famoso periodo comprendido entre los dos y tres años de vida, de lo cual no hay escapatoria. Cada niño pasa por esta fase, los buenos se convierten en “malos” los tranquilos en agitados, los traviesos se quedan más o menos iguales… Es un periodo difícil para los padres pero hay que aguantarlo con paciencia y sobre todo comprender que es una fase transitoria y necesaria para nuestros hijos.

Superamos esta fase indemnes y Leonardo se acerca a los cuatro años. El caso es que recientemente estoy notando algo hostil en su comportamiento en casa, pensé que se trataba de algo inconsciente debido a la llegada de un hermano y lo hablé con la tutora de su colegio para escuchar una opinión profesional. Tuvimos una charla muy interesante, donde me explicó sobre “la primera pubertad” que llega a la edad de cuatro años más o menos. Se trata de una nueva fase de afirmación, donde hay menos rabietas que en los terribles dos y más bien una actitud que definiría como “llevar la contraria”, exactamente como pasa con la primera pubertad, cuando los padres no nos entienden y son la culpa de todo, pero reducido a una mente de cuatro años que gracias a Dios es más ingenua. Esta fase es muy importante, pedí algunos consejos concretos para poner en práctica con Leonardo, sabemos que cada niño es diferente y por ello para cada uno habrá un método más eficaz que otro.

De todas maneras voy a hacer un breve resumen de la nota de prensa que me llego sobre la charla de María R.C autora del Blog “viviendo con peques”, sobre las rabietas infantiles y espero os venga útil.

Diez  claves para superar las rabietas infantiles.

  1. Cada vez que se presente una rabieta recuerda que es parte de la evolución normal de nuestros hijos.
  2. El modo en el que nosotros actuemos respecto a las rabietas les ayudará en su desarrollo. Intenta aprender cómo podemos ayudarles a enfrentarse a ellas y a sobrellevarlas mejor.
  3. Hay rabietas infantiles voluntarias e involuntarias, es importante identificarlas para poder actuar del modo más adecuado. Los gritos y los castigos pueden causarle frustración en lugar de ayudarle.
  4. El cerebro de una persona no termina de desarrollarse hasta pasados los 20 años, si lo tenemos en cuenta, en lugar de pretender de ellos razonamientos adultos, podremos comprender mejor sus comportamientos.
  5. Cuando intentas razonar con tu hijo, recuerda que mientras la parte emocional del cerebro es innata, la lógica se construye a partir de los 3 años más o menos y por ellos no podéis estar en “igualdad de condiciones”.
  6. La señal de que la lógica empieza a desarrollarse son las preguntas. Identifica si tu hijo está en esta fase y ve resolviendo poco a poco y de forma sencilla todas sus dudas.
  7. Antes de ponerte a razonar con tu hijo en el medio de una rabieta… Calmarlo.
  8. Estudia el comportamiento de tu hijo para descubrir las razones de sus rabietas y de esta forma será más fácil ayudarle a que disminuyan cada día hasta cesarlas.
  9. Los adultos también tenemos parte de culpa ante la evolución de las rabietas; no reaccionamos igual cuando estamos tranquilos que cuando hemos tenido un mal día
  10. Si reaccionamos con calma, las rabietas cesan antes. En lugar que castigar o gritar, intenta decir las cosas con un tono de voz más bajo y cariñoso. Los dos os beneficiareis de esta actitud.

La mejor forma de ver las cosas es la tuya, tú eres la madre de tus hijos, pero está bien conocer todas las opciones. Dice María y yo estoy completamente de acuerdo.

Aprender sobre nuestros hijos es la herramienta más potente que podemos utilizar para proporcionarles la educación, atención y cuidados necesarios.

Y recordaros:

“No te preocupes porque tus hijos no te escuchen, te observan todo el día” Madre Teresa de Calcuta


3 ComentariosEnviado por: lcaldarola

15 junio 2017

Cosas que hay que hacer antes de dar a luz.

Estoy de 37 semanas, dicen que a partir de ahora podría dar a luz en cualquier momento.
El lunes pasado fui al primero de los monitores, menos mal que José vino conmigo porque no habría sido capaz de quedarme quieta media hora. Soy de las que no se relajan nunca, que tienen que ocupar cada minuto haciendo algo, soy da las que se saltan el momento de estirar en el gimnasio. Encima escuchando el ruido del corazón de mi bebé, que por oscuras razones, me produce bastante ansiedad, tanto que estuve a punto de desmayarme.
El útero está cerrado, así que no vas a tener un parto inminente.
O sea me toca aguantar este calor que me está matando “despacito”. Por la noche no duermo, hace demasiado calor incluso con la ventana abierta, no entra aire y yo sudo en exceso, me levanto todo los días mojada y tengo que cambiar las sabanas y la funda de almohada. He tenido que recurrir al aire acondicionado, pero me seca las mucosas de la nariz y acabo respirando con la boca. En fin llevo días durmiendo pocas horas y la verdad es que me gustaría que mi útero colaborara. El lunes que viene tendré otra visita pero no quiero darme ilusiones, tengo la sensación de que Orlando tiene sus razones para quedarse un poco más en mi oscuro vientre y voy a respetar su voluntad. Sin embargo, no escondo que estoy nerviosa con la idea de que queda poco, he empezado a soñar sobre situaciones absurdas en las que se me podrían romper las aguas, es la parte de mi que desea un parto de película y he terminado la maleta, aunque algo falta seguro. Voy poco a poco mentalizándome y sobretodo animándome, el parto de Leonardo a pesar del inmenso dolor, me dejó con las ganas de volver a vivir algo tan fuerte y especial, espero tener una segunda experiencia positiva. Te extraño Italia mía, te extraño familia, te extraño ginecólogo italiano, te extraño hospital donde Leonardo nació, donde mamá se ha quedado durante meses, donde han nacido mis sobrinos. La certeza de lo conocido son como espadas para luchar cuando estas en esta batalla y esta vez no podré contar con ellas. Tal vez no las necesite.

¿Que hacen las mujeres días antes de dar a luz?

Yo no descanso y creo que le pasará a todas las madres que ya tienen hijos, sigo trabajando y escribiendo, pero me cojo algunos momentos de relax, me cuido para sentirme bien y contrastar esta sensación de cansancio que me persigue desde hace unos días.

He preparado una pequeña lista de lo que he hecho y que tendríamos que hacer antes de parir y de quedarnos algunos días en el hospital, de aguantar la cuarentena y las noches sin dormir.

Tatuajes en la barriga.
Me hizo tatuajes temporales en la barriga, me apetecía decorarla y hacerlo con estilo.
Me puse una mapa con el texto “be here now” por un lado del ombligo y un grupo de estrellas por el otro lado, como si fuera su mundo, el mundo de Orlando, encima le puse las palabras “love you”. Todos son muy pequeños y refinados, se quitan fácilmente así que se pueden hacer algunos días antes de parir y quitártelos para ir al hospital.
Los tatuajes son de Ouibyyou. en colaboración con @tatooniedesign,  incluso mi preferido, “love” en el dedo índice.

Corte de pelo.
Hace unos días fui a probar un corte de pelo en el salón madrileño del famoso Rossano Ferretti, un paisano que se hizo famoso por cambiar el concepto de corte y aplicarlo a mujeres famosas.
Mientras que con otras cosas soy más atrevida, con el pelo voy precavida y le pedí no cortar mucho. Fue como cortarle la creatividad y yo realmente confiaba mucho en él así que le dejé hacer, mientras Leonardo jugaba con el lego que habíamos traído. Rossano fue muy caballeroso y cortó poco, con su tijera mágica que me contó haber tardado seis años para terminar su diseño. El corte es parecido al que llevaba antes de dejarle crecer un poco más, pero con el toque personal de un maestro.

Ponerse tacones.
Pero de los altos, de los que tienes que concentrarte para caminar con naturalidad. Lo hice un día solo, tenía ganas de ver mis piernas más estilizadas, más parecida a lo que son normalmente y de verme guapa, a pasar de la barriga de nueve meses. Yo lo veo como un reto terapéutico!
Las sandalias son de Paloma Barceló.

Pedicura con gel refrescante para las piernas cansadas en Lima Creative Nails.
Algunas de vosotras habéis visto mis instagram stories donde contaba esta experiencia. El sitio del que hablo es un lugar muy íntimo y relajante, como me gusta a mí, con música bien seleccionada y de fondo, sin ruidos y luz suave.
Mientras te aprovechas de un tea verde, te abandonas a la profesionalidad de las chicas, que son muy majas. El tratamiento que hice yo era una pedicura completa, con masaje con piedras calientes y pediluvio con gel refrescante con menta. Hay de más sabores, según las necesidades. Me quedé una hora y media y estuve a punto de quedarme dormida. Los productos además son de muy buena calidad, los esmaltes son de Chanel, Ysl… etc… en mi caso elegí un color de la gama de esmaltes ecológicos, al estar embarazada me apeteció algo más natural. Elegí un azul clarito que queda bien con todo.

Una pulsera para siempre te recordará este momento.
José me regaló un colgante cuando nació Leonardo, es de oro, con la virgen y el niño por un lado y la fecha de nacimiento de Leonardo por el otro. Creo que repetiremos con Orlando, ya se lo pedí 😉
Las joyas para mi representan algo, llevo pocas y cada una está conectada a un recuerdo concreto, son símbolos. Esta pulsera me recordará este periodo de espera de mi segundo hijo, además la pulsera es parte de un proyecto solidario y todos los beneficios de las ventas serán destinados a la fundación Sandra Ibarra para la lucha contra el cancer. Es un proyecto de Ouibyyou e Intropia.

Pilates para embarazadas y masaje en las piernas.
En el último mes he dejado el gimnasio para apuntarme a clases de pilates para embarazadas en un centro muy especial que se llama Babybe, las que me siguen en rrss ya lo conocen. Voy a clase dos veces a la semana y de vez en cuando aprovecho para un masaje a mis piernas llenas de retención. Es un notable alivio.
El centro, de fisioterapia para mujeres embarazadas, a parte de ser muy agradable por su estilo, está dotado de todos los servicios útiles durante este periodo, además hacen fisioterapia a los niños recién nacidos que es muy importante considerado el trauma causado por el pasaje del conducto al nacer y por la posición recogida durante nueves meses.

Añadiría comer muchos helados, pero esto vale en cualquier momento jeje.

Contadme si vosotras habéis hecho algo en especial antes de dar a luz o lo que tenéis planeado.
Un beso y feliz fin de semana.

Sígueme en Facebook, Instagram y Twitter: Laura.Caldarola

 

 

 


12 ComentariosEnviado por: lcaldarola

12 junio 2017

Cuidado de belleza durate el embarazo

El esperado noveno mes ha llegado. Ya os comenté como este embarazo ha sido diferente del primero y muchas de vosotras me habéis confirmado que también os pasó igual.
A parte del tema náuseas, que es variable según la suerte supongo, es cierto que en los embarazos posteriores al primero, hay algunas cosas que se amplifican, por ejemplo:

La barriga crece más rápido y es más grande.

La piel está sujeta a un segundo o tercer (o cuarto) stress, de esta forma el riesgo de estrías y manchas es más alto.

El peso corpóreo tiende a ser mayor y con él, la celulitis y la retención de líquidos.

El embarazo modifica el cuerpo de una mujer durante nueve meses, manteniendo lo que son sus peculiaridades y puntos débiles, así que una engorda más mientras que a la otra le salen las estrías, en mi caso, esta vez son las piernas cansadas, se me hinchan mucho, el tobillo sobre todo y las pequeñas varices no paran de aparecer. Cierto es que el calor de este periodo no ayuda.

Aunque nuestra naturaleza es muy fuerte, los cambios que experimenta el cuerpo son muy grandes por lo que cuidarse con productos específicos no está de más. Reconozco que entre ellos hay algunos más eficientes que otros y que sin duda son valiosos aliados durante este largo camino. Yo durante estos nueves meses he utilizado unos productos de la línea Mustela Maternidad, pensados para este periodo.

Os hago una lista de mis preferidos:

Gel piernas ligera está en primera posición, porque realmente me da alivio, suelo ponérmelo dos veces al día, por la tarde y antes de ir a dormir, que es lo ideal porque tengo tiempo para quedarme unos minutos con las piernas levantadas. Se aplica desde los tobillos hacia arriba y la textura de gel es muy fresca.

En segunda posición está el Aceite Prevención de Estrías, lo que me gusta de este producto es que no te deja la piel grasienta, si no que se seca en seguida y siendo spray no te pones perdida al ponértelo. Eso sí, yo recomiendo dosificarlo con el spray en la mano para aplicarlo y ponerse una toalla debajo de los pies por si acaso sin querer salpica algo! Si no os gusta el aceite existe también la versión en crema.

El Bálsamo Hidratante Calmante es muy suave al igual que su perfume, por eso me lo pongo varias veces en todo el cuerpo. ¡Incluso estoy segura de que la seguiré usando después del embarazo, porque huele muy bien! ☺

La gama es muy amplia, hay productos específicos para cada parte del cuerpo y para cada “problema”, lo mejor es probar y ver los que más os sirven. Y también seguir haciendo deporte si tenéis un embarazo normal, a mí la actividad física me ayuda muchísimo. Hoy en día hay un montón de actividades pensadas para las mujeres embarazadas. Este mes me he apuntado a una clase de pilates en un centro de fisioterapia para embarazadas que se llama Babybe. Voy dos veces a la semana y salgo encantada, me doy masajes en las piernas también.

Ana y yo hemos participado en una entrevista sobre el cuidado durante el embarazo, que podéis ver aquí,  donde hemos contado cada una su experiencia frente a este momento único en la vida. Os dejo con algunas fotos con los creditos de la ropa que llevamos, para las que me habeís preguntado.

Un beso!


LLevo Tank top gris ZARA, Vaquero de rayas ZARA y Pañuelo atado en cintura ZADIG & VOLTAIRE

Llevo Jersey beige AMERICAN VINTAGE y Mini falda vaquera VIOLETA BY MANGO.
Ana lleva Kimono amarillo AMERICAN VINTAGE

Llevo Vestido en punto beige AMERICAN VINTAGE, Cinturón de tachuelas ZADIG&VOLTAIRE, Sandalias tiras multicolor ERES

 

 


3 ComentariosEnviado por: lcaldarola

8 junio 2017

Los infinitos fines de semana

Leonardo tiene un despertador interno, me perdí el momento en el que se lo tragó pero todos los sábados y los domingos a las 7.15 suena. Lo curioso es que entre semana seguiría durmiendo y yo tengo que despertarle para ir al cole. Sucede a las 7.30 y el sistemáticamente me pregunta:

Mamá hoy hay cole?

Noooooooooooo No quieroooo!!

A ver como se lo explico que no depende de mi, que es un hecho que alguien se ha inventado para que nuestras vidas tengan una rutina y para que aprendemos algo que, tal vez, nos será útil en nuestro futuro. Cierto es, que me encantaría si en lugar de escuelas y profesores hubieran maestros de vidas y calles, naturaleza, lugares silenciosos, aire y bancos, ríos y salones lúdicos…. Pero todo eso está en mi cabeza y no puedo contárselo a Leonardo, porque no existe, porque le daría ilusión y no le ayudaría viendo como son las cosas en realidad.

Leonardo hay que ir al cole, te lo pasarás bien con tus compañeros.
Que mala. Mamma!

Al final siempre somos nosotras las culpables.
Me da por pensar a mi pobre mamá que, con todas las buenas intenciones me despertaba todos los días y yo con los ojos todavía medio cerrados y malhumorada, murmullaba cosas y ni le daba los buenos días. A mi tampoco me gustaba ir al cole, no lo escondo, estoy segura de que Leonardo este aspecto lo ha heredado de mí.

Superamos la semana y las peleas de las 7.30 y llega el fin de semana, el momento de descansar y de hacer planes bonitos. No sé por qué Leonardo no le ha captado el concepto del descansar! Y como decía, su despertador automático empieza a sonar a las 7.15 y hace más o menos así:

Mammaaaaaaaaaaaaa!!!
Mammaaaaaaaaaaaaa!!!
Ya está dormir! Es de día.
Es de día mamma, ya esta dormir.

El timbre de su voz puede llegar a despertar también a los vecinos del edificio de al lado y a la mitad de nuestro barrio, además de la misma forma que una alarma que se repite hasta que no la apagas, él no para hasta que no aparezca en su cuarto.

Mamá hoy hay cole?
No
Yeeeeeee!! Venga vamos abajo a jugar!!

En ese momento en mi cabeza se forman los recuerdos de mis travesuras y pienso: por qué pinté la chaqueta de mi compañera aquella vez? Porque le puse el chicle en el pelo a esa chica?…. etc… Otro castigo por haberme portado mal cuando eras chica.

Ok dejame ir al baño y bajamos.

Tengo 20 segundos para arreglarme porque si no el despertador vuelve a atacar. Con el tiempo he aprendido a ser más rápida y a lavarme la cara con el agua del bidet mientras hago pis jajajjaja (mentira).

Siempre me pide que le coja en brazos para bajar la escalera, no es que tenga miedo, si no que es su forma trasversal de pedir cariño. Le cojo y el me abraza fuerte y me besa en el cuello y en la cara. Disfruto de este momento tierno mientras me concentro para no caerme por la escalera porque con el sueño que tengo mi estabilidad emotiva y física es precaria.

Me hago un café, me lo concede porque mientras tanto él prepara la zona de juegos.
Un ruido infernal de repente, de los que te hace tirar el café caliente por encima. No es nada, solo la caja 70×100 de lego que acaba de volcar, me espera por lo menos una hora de combates, luchas, aviones, súper héroes y malos malísimos, todo lo que más le gusta a una chica vamos!

Más vale entrenar porque va a venir otro varón hhhhhh

Normalmente José y yo nos turnamos, pero en cualquier caso, los dos acabamos fritos.
Que hora es? Me pregunta José
Las 9.30 Le contesto. Solo han pasado dos horas.
La mayoría de la gente está todavía durmiendo el sábado a las 9.30, mientras que nosotros hemos desayunado, jugado a la guerra, escuchado la playlist de Leonardo, montado barcos, aviones y coches…

Tenemos que salir de casa suplica José.
Vamos a vestirnos y salimos de casa. Madrid está desierta a esta hora durante el fin de semana, la tiendas abren sobre la 11.00, las cafeterías a las 10.00 Las únicas personas que cruzamos son personas que corren u otros padres en nuestra misma condición. Leonardo va a toda leche con su patinete mientras nosotros nos arrastramos detrás de él, sujetándonos el uno al otro de la mano.

Cuando pasa esto, significa que el “código rojo” ya se ha activado, sucede en los días sin planes, tarde o temprano José y yo vamos a discutir. (Lo comenté con varias amigas y me confirmaron que lo mismo les pasa a ellas… menos mal).
Creo que el problema está en la forma de ser de las personas como José y yo, siempre en búsqueda de algo que hacer, de planes, diversión, amigos, gente. Cualquier cosa que nos permita no aburrirnos, pero a la vez la necesidad de hacer planes que le gusten a Leonardo. Mientras en pareja todo sería diferente, en familia los niños vienen primero.
Primeros en el sentido que intentamos hacer todo para ellos, para que disfruten y pasen el tiempo haciendo cosas “educativas”, que le aporten algo. En fin, se crea una frustración que nos pone de malhumor y esto siempre acaba con una discusión. Nada de preocupante, es una reacción natural y que solucionamos en seguida.
Por otro lado Leonardo parece en la gloria, lo miro y sé que disfruta de solo nuestras presencia, no le hace falta nada más. Los que necesitan más somos nosotros, que no sabemos, todavía o nunca lo sabremos, conformarnos con el sencillo “aburrimiento familiar”.

Llevo un jersey de Benetton y una falda de American Apparel. Leonardo lleva una camiseta de manga larga de Cos y vaqueros de Zara Kids.

Mi pregunta entonces es: ¿¿A vosotros también os pasa??

Me gustaría escuchar opiniones porque yo personalmente creo que más o menos los fines de semana son parecidos entre familias, mientras José cree que esto no es muy normal, que los padres no se van al parque también de domingo toda la mañana porque ya han ido todos los días de la semana o que no se quedan horas jugando con sus hijos, mañana y tarde más bien busca algún momento de libertad en el cual puede hacer algo que le gusta, algo de mayores.
Hay que decir que nosotros no tenemos familia aquí, porque los abuelos te salvan la vida en muchos casos!
Y también que Leonardo todavía no han aprendido a jugar solo. Esto espero que lo solucionemos con la llegada de Orlando.

Un abrazo y feliz fin de semana jajajajja

Sígueme en Facebook, Instagram y Twitter: Laura.Caldarola

Foto de @Arachmetterling.


32 ComentariosEnviado por: lcaldarola

5 junio 2017

En el vientre de una mamá

A veces me pregunto que sienten los bebes cuando están todavía en el vientre de su mamá, he de decir que todos estuvimos ahí dentro durante nueve meses, algunos más otros menos, pero parece imposible acordarse de como fue.
Con los ojos de “llegada al mundo” me entra claustrofobia al pensar en el espacio tan pequeño y oscuro que hemos ocupado durante tanto tiempo y, como hacíamos pis y caca? Como podíamos respirar en un lugar liquido? Que pensábamos?

Hace unos días, estaba cenando con una pareja de amigos y uno de ellos me leyó un texto que había recibido por mensaje. Era el dialogo entre dos bebés en el vientre de su mamá. No es nada de científico, ni contesta a mis preguntas sobre como fue la estancia dentro de la barriga, más bien una parábola sobre la existencia de Dios, sobre la vida y la muerte. Me pareció precioso, tuve que contener las lágrimas mientras lo escuché delante de mis amigos, pero luego al leerlo otra vez no pude detenerme.

Lo busqué en internet y lo encontré. Al fondo he puesto el link del texto original.

Aquí tenéis el mensaje que me envió mi amigo, el diálogo entre dos bebes en el útero de su madre.

En el vientre de una madre había dos bebés. Uno de ellos preguntó al otro:
¿Crees en la vida después del parto?

El otro le respondió:
¿Por qué? ¡Por supuesto!. Tiene que haber algo después de nacer. Obviamente parece que estamos aquí para prepararnos a ser lo que seremos después, además tenemos capacidades que están hechas para algo más grande que sólo el estar aquí.

El primero le contesta:
¡Tonterías!. No hay vida después del nacimiento. ¿Qué te hace pensar que podría haberla?

El segundo dijo:
Bueno, supongo que si tenemos ojos, piernas y boca es porque hay un mundo exterior que tiene más luz que aquí adentro y así podremos mirar, y será un lugar donde podremos caminar con nuestras piernas, y comer con nuestra boca.
O sea, ¿por qué tendríamos piernas si no tuviéramos que caminar nunca, o por qué tendríamos ojos si nunca vamos a tener que mirar la luz? Tal vez habrá muchas otras cosas que por ahora no podemos comprender.

El primero respondió:
Eso es absurdo. Tú sólo estás creando una ilusión encantadora y esperanzadora de que las cosas van a mejorar.
Esta oscuridad es todo lo que hay. ¿Quién necesita caminar? ¿Y comer con la boca? ¡Qué ridículo!
El cordón umbilical suministra nutrición y todo lo que necesitamos. Además el cordón umbilical es tan corto que la vida después de nacer lógicamente se acabaría.

El segundo insistió:
Bueno, yo sí creo que hay algo más allá afuera de este útero.
Una especie de anhelo está en mi corazón de querer poder ver, caminar libremente, comer y disfrutar de las cosas.
O sea, ¿por qué habría que tener estas piernas, ojos, boca y manos entonces?
¿Y de dónde sale este anhelo de querer usar todo esto si no estuvieran hechos para algo más?
De hecho creo, que tal vez no necesitaremos este cordón umbilical nunca más.

El primero volvió a responder:
¡Qué tonterías!
Y más aún, si hubiera vida, entonces ¿por qué nadie ha regresado de allí?
Cuando uno nace la vida llega a su final, además después de nacer no hay nada más que oscuridad, silencio y olvido.
Nacer no nos llevará a ninguna parte.

El segundo siguió con su explicación:
No. Seguramente nos encontraremos con nuestra madre y ella nos cuidará.

El primero respondió
¿Madre? ¿Tú realmente crees que tenemos una madre? Eso es ridículo.
Si existiera una madre entonces, ¿dónde está ahora?

El segundo dijo:
Ella es todo lo que nos rodea. Estamos rodeados de ella. Somos de ella y es dentro de ella donde ahora vivimos. Sin ella, el mundo en el que estamos ahora no existiría.

A lo que dijo el primero:
Bueno, yo no la veo, por ello es lógico que ella no exista.

A lo que el segundo respondió:
A veces, cuando estoy en silencio y me concentro realmente la llego a escuchar, puedo percibir su presencia, y escucho su voz cariñosa, llamándome desde arriba.

El texto original pertenece a Pablo J. Luis Molinero y se llama Chico y Chica, lo leí y me encantó, es más completo y tiene un final.

Sígueme en Facebook, Instagram y Twitter: Laura.Caldarola

Foto de @Arachmetterling.


6 ComentariosEnviado por: lcaldarola

1 junio 2017

Te cuento como Leonardo vino al Mundo

Ana, amiga que estás embarazada de tu primera hija, tengo el placer de compartir mi segundo embarazo contigo, tan solo nos separa una semana y solo nos falta un mes para la meta. Quiero contarte como Leonardo vino al mundo.

La mañana del 22 de Noviembre del 2013 me levanté y fui al baño para hacer pis como de costumbre. Vivía en casa de mis padres en aquel periodo, pensé que era lo mejor considerando que estaba embarazada de Leonardo y que José vivía entre Berlín y Madrid.

“Mamá! Mamá! Creo que se me ha roto el tapón, ven!”

Me había informado sobre como reconocer cuando empieza el periodo anteparto. Lo más común es que se te rompan las aguas, o el tapón mucoso y las contracciones.

Salía de cuentas al día siguiente, el 23, así que no tuve dudas y llamé a mi ginecólogo, un hombre joven y muy disponible que sinceramente echo de menos en este embarazo. A la media hora ya estaba visitándome y estaba claro, Leonardo iba a nacer en menos de 48 horas.

Se me pone la piel de gallina solo de pensarlo, la emoción de tener tu primer hijo es algo que por mucho que te cuenten, no te lo imaginas hasta que lo pruebas tu misma.
Pasé la mañana con pequeñas contracciones, me duche, me aseguré de estar bien depilada y me hice ondas en el pelo. La maleta estaba lista, yo también, solo faltaba José, que estaba trabajando…. En Madrid!! Por supuesto le llamé para avisarle y se puso muy nervioso con la idea de no llegar a tiempo, cogió el primer avión de la tarde.
Vi la tele, leí, comí algo, mientras las contracciones iban aumentando de fuerza y ganando cercanía entre una y otra.

Era el cumpleaños de uno de mis sobrinos así que organizamos una cena de familia en casa de mis padres, me apetecía mucho aunque visto la situación, no lo habría disfrutado plenamente.
Mi hermano fue a recoger a José al aeropuerto, era la primera vez que se veían y tuve que explicarles más o menos como iban vestidos para que pudiesen reconocerse. A la hora de la cena estaban todos, José incluido. Mis contracciones eran muy fuertes y cada vez que tenía una, mi cuerpo me obligaba a ponerme a cuatro patas. Aguanté la cena, sin cenar y esforzándome de no parecer un alma atormentada a los ojos de mis sobrinos, pero sufría muchísimo.
Se fueron todos a dormir prontito, sobre las 11.30 Yo me quedé en el salón con mi mamá, ella no quiso dejarme.

“Mamá vete a descansar, no te preocupes por mí, os avisaré en cuanto no pueda más y decida ir al hospital”.

“Prefiero quedarme contigo, sé lo que se siente en este momento”.

Mamá, nunca me olvidaré de este momento y de tus palabras, es lo que me hace desear tener una hija, para poder ser la madre que tu has sido para mi, para decirle lo mismo en el mismo momento. Gracias por haberte quedado, por entender y sentir conmigo.

Fueron pocos minutos, una media hora más o menos y tuve que despertar a José, que acababa de dormirse.

“José tenemos que ir, tengo contracciones cada minuto, no puedo más”.

Desperté a mi hermana mayor también que cogió su coche, nos despedimos de mi mamá que seguía despierta y con los ojos lagrimosos, igual que los míos. La próxima vez que nos veamos seré una madre, como tu. Esto pensamos las dos mirándonos, antes de que saliera por la puerta.

“Vamos a recoger a Luisa” Me dijo mi hermana Elisa. Luisa es mi hermana pequeña y ella también quería venir, así que fuimos los cuatros en el coche al hospital, yo muriéndome de dolor mientras ellos bromeando intentaban hacerme reír.
Entramos en el hospital y me hicieron los monitores, no recuerdo la barriga tan dura como en aquel momento.
Cuando pienso en la suerte que tuve al poder compartir este momento con mi familia, me da una pena infinita no poderlo repetir con Orlando.

Me ingresaron y tuve que despedirme de mis hermanas, solo podía entrar un miembro de la familia y obviamente fue el padre. José no se enteraba de nada porque no hablaba italiano y a parte era su primera vez! Yo le traducía en ingles lo que podía mientras lloraba del dolor. El inglés era nuestro idioma para comunicarnos porque todavía no había aprendido español y eso lo hacía todo aún peor, hablar en otro idioma mientras estas pasando por el infierno!!

“Me voy a morir, te lo digo. Yo no puedo con esto, creía que si, pero no. No puedo con esto”. Se lo repetía continuamente y sinceramente lo pensaba.
Tenía contracciones de parto y no estaba dilatada… Era plena noche y Leonardo parecía estar cómodo allí donde estaba, o tal vez era yo la que no estaba preparada…. Quien sabe como reacciona el cuerpo y la mente ante tanto dolor.
Supongo que eran las 4 de la madrugada o por ahí cuando me pusieron la epidural, me había dilatado 3 cm por fin!!
Después todo cogió otro ritmo, avancé rápidamente en dilatar y me dormí un ratito, estaba en la gloria….

Las matronas, dos jóvenes muy preparadas y amables conmigo, me explicaron como iba a ser la cosa y todas las sensaciones que habría probado. Me lo explicaron tan bien que me resultó fácil intuir cuando tuve que empezar a empujar y como hacerlo.
Llegó el momento, y dejaron pasar a mi hermana Elisa que había vuelto. Me dio coraje tenerla cerca.
Cuando la cabecita estuvo visible, me puse a cuatro patas y con mi brazos sobre las piernas de José, que sentado delante de mi, me sujetaba.

Así vino a la luz Leonardo, mientras sus padres se tenían agarrados y la luz entraba por la ventana. Eran las 10.10 de la mañana, el reloj sonreía igual que nosotros y yo le amé con locura.

Llevo un mono y sandalia de la colección Ladies Trend de H&M

Sígueme en Facebook, Instagram y Twitter: Laura.Caldarola

Foto de @arashmetterling


7 ComentariosEnviado por: lcaldarola

29 mayo 2017

Más cerca

Desde que Leonardo llegó al mundo, el 23 de Noviembre no me he separado de él. Un impulso materno desde mis vísceras se libró desde el momento en que le vi. En mi barriga no le hice demasiado caso, sin embargo cuando vi por primera vez su carita azulada y su cuerpo arrugado sentí el deseo de estar pegada a él, de protegerle y no dejarle. Cuando me lo quitaron de los brazos, recién nacido, para seguir las prácticas de limpieza, medidas etc… me costó soltarle. Le extrañe durante los pocos minutos en los que se lo quedaron, mientras terminaban de coserme y limpiarme para poder ir a mi habitación con un aspecto decente y ver a mi familia que me esperaba. La sensación de llegar ante todos con mi hijo en brazos fue emocionante, supongo que algo parecido a la de los campeones cuando llevan la copa en las manos, la más importante de toda su carrera. Así, Leonardo fue mi trofeo, el más importante de mi vida, el trofeo por el cual todavía me siento invencible y enormemente agradecida.
Durante la estancia en el hospital no le dejé ni un segundo. Mientras algunas mamás aprovechaban de la enfermera y matronas para descansar un rato, yo me lo quedé en mi cama, 24 horas de 24, incluso su cunita se quedó perfectamente intacta durante estos días. Leonardo durmió a mi lado, pegado a mi cuerpo, no me importó descansar, me daba igual comparado con el deseo de tenerle.
Cuando volvimos a casa me organicé con una cunita que puse al lado de la cama, para tenerlo muy cerca de mi.

Lo mismo voy a hacer con Orlando. Ya tiene su cuna, es de Chicco y es pura casualidad que se llame Next2Me Dream !!!

Este fin de semana le he dicho a José: “montame la cuna para Orlando por favor”
“Ya??”
“Si amor, sabes como somos…. Bueno como soy…. llega el último mes y te entra una impaciencia… Venga montala y así vemos como queda”.

He aprovechado también para comprar un modelo de Baby Monitor  más avanzado comparado a lo que tengo que es solo vocal (vamos evolucionado con la tecnología de la casa).

Es cierto que nuestra habitación, siendo de mayores es más bonita tal y como es, pero he elegido un color neutro de la cuna que queda bien, lo mismo voy a hacer con las sabanas, todo clarito. He puesto algunos juguetes musicales y con luces y también unos peluches para que se acostumbre a la compañía jajaj

En las manos tengo un humidificador que es fundamental con el clima seco de Madrid, para que Orlando duerma bien.

Los cojines Más Cerca son de Ikea, podeís encontrarlos en la tienda temporal en la calle Serrano 55.

Esta es la luz Baby Moon, autmática antimiedos de forma de luna.

 


5 ComentariosEnviado por: lcaldarola

25 mayo 2017

Ideas para un dormitorio de niño

En casa de mis padres compartía el dormitorio con mis dos hermanas. Nuestro cuarto era bastante grande y decorado de manera sencilla; el estilo de aquellos tiempos era completamente diferente a lo que vemos ahora y además nuestra madre nos daba libertad para decorarlo a nuestro gusto. El resultado tengo que decir que no era de revista jajajaja, cada una tenía sus preferencias y exigencias y con la edad iban transformandose.
Lo que sobre todo íbamos cambiando era el color de la habitación: rosa pastel, azul clarito, lila… Incluso amarillo limón! Que mi hermana propuso en un día de locura. Había una cantidad de peluches exagerada de todos los tamaños, diarios secretos, accesorios para el pelo, joyas de plástico, libros y fotos. Con el paso del tiempo se iban mezclando recuerdos de nuestra infancia con objetos nuevos, de “señoritas”.
Realmente nunca llegamos a darle un cambio de look completo y todavía a día de hoy, conserva el aspecto de aquel tiempo, vintage. Se convirtió en una especie de cuarto de guardarropa y pusimos una cinta de correr, que ya nadie usa.

Leonardo empieza ahora a tener sus preferencias, sobretodo con la ropa, mientras que todavía no ha llegado a “contaminar” la decoración. Nosotros tenemos en cuenta lo que le gusta a la hora de comprar algo y de decorarlo, pero es verdad que seguimos nuestro criterio estético. Ya os enseñé varios estilos que adoptamos: los monstruos, los cowboys, la estantería de libros y juguetes… Nos gusta revolucionar la casa de vez en cuando, los dos, José y yo, cambiaríamos toda la disposición cada seis meses jajajjjaj. Hace unos días estaba comprando café en el Corte Ingles, justo al lado de la planta para el hogar de niños, Leonardo que estaba conmigo, se fijó en un dibujo de robots de un conjunto de sabanas (está en la epoca de los transformers &co). Me tocó mi punto débil y no supe poner marcha atrás, vamos a decorar el cuarto de robots! Bueno solo un poco vale?

Lo que hice fue modificar la “zona de dormir” o sea cama y su alrededor. Sigue gustándome la cama en el suelo, además no pensaba en comprarle ahora una cama nueva, esto ya lo veremos más adelante. Posicioné el colchón con el conjunto de robots, más los cojines en otra zona del cuarto, a un lado le puse una mesita de noche con una lámpara y los libros que solemos leerle antes de acostarse, en el otro lado, cerca de la gran ventana, le he creado una zona para jugar, con una alfombra ovalada, una silla y una cesta para guardar  juguetes, o en el caso de las fotos, para ponerse el mismo! El resultado me gusta aunque es “muy de niño” para mi punto de vista y mi “yo” pequeña no habría elegido los robots, pero él está encantado y se siente un machote con tantos hombres mecánicos a su alrededor.

Mientras vi otra colección, la que me habría gustado a mí, con tema marina, muy bonita! …. Tal vez con el próximo cambio….

Besos.

Sígueme en Facebook, Instagram y Twitter: Laura.Caldarola

 


8 ComentariosEnviado por: lcaldarola

22 mayo 2017

Nuevo trend: embarazadas!

No me acuerdo de como nos conocimos para ser sincera, sé que fue por Mirian, pero no se me ocurre cuando ni donde. Ana tampoco se acuerda, porque se lo pregunté.
Lo que sí me acuerdo bien es el momento en el que me dijo que estaba embarazada. Fue en un evento de Elle, me apartó y me dijo:
“Lauri tengo que contarte algo”.
Y yo que ya lo sabía por intuición, le contesté: “y yo a ti”.

Unos días antes, en otro evento de Elle tuve dos pistas importantes:
1)El generoso escote de Ana, que el largo vestido rojo dejaba entrever.
2)Ana no tomó ni un cocktail o copa de vino y Mirian tampoco para crear más despiste.

“Estoy embarazada”.

“Lo sabía!! Yo también”

¿¿En serio??

Y tan en serio, nos quedamos embarazadas casi a la vez, con una semana de diferencia según nuestros cálculos.

Me gusta la idea de tener a una amiga que está pasando lo mismo que yo en el mismo momento. Solíamos enviarnos notas vocales muy divertidas cada vez que una tiene una eco o una analítica. Ana lo pasa fatal con los análisis jajjaj y yo me paso todo el día lavando fruta y verdura con el bicarbonato. Cada una con su paranoia mental, la mía viene de mi país, porque en Italia son más escrupulosos con el tema embarazo que aquí; más exámenes, más reglas, más consejos y sinceramente también más disponibilidad.

Un día le dije “tenemos que hacernos fotos juntas” será un recuerdo para siempre. Dos amigas más dos futuros amigos, Zoe y Orlando. Tal vez un día, dentro de muchos años estarán mirándolas juntos.

Salimos a dar un paseo por Alonso Martínez, es mi zona preferida de Madrid, hay unas callecitas preciosas por allí y tiendas de diseño muy chulas. Hacía un día soleado pero sin demasiado calor, he acertado con el look.
Es de la colección Ladies Trend de H&M, que estará a la venta la semana que viene en las tiendas de Velázquez y Gran Via y en la página web. Fuimos a la presentación de H&M Club hace dos semanas y allí elegí algo que todavía me entrase… mi barriga aumenta día a día.
El conjunto está formado por un top y un pantalón, al estar embarazada preferí ponerme solo el pantalón, con una t-shirt del mismo color, mientras que el top es muy corto y me pareció excesivo ir por la calle con la barriga al aire, aunque en un lugar más escondido de la gente, aproveché para probármelo (así podéis ver el look completo).
Las sandalias son de terciopelo azul. De toda la colección, los calzados son la cosa que más me gustó, uno en especial que os enseñaré en otro post.

Las fotos nos la hizo Ara Schmetterling, después de un desayuno muy dulce en la duquesita.

Os deseo un feliz comienzo de semana.

Sígueme en Facebook, Instagram y Twitter: Laura.Caldarola


5 ComentariosEnviado por: lcaldarola

Post Anterior Siguiente Post