Mamma Mía

16 marzo 2017

Curiosidades del embarazo

Dos amigas se encuentran en un café, una acaba de empezar una relación mientras la otra tiene dos hijos, acaba de dar a la luz y cuenta algunas curiosidades sobre esta experiencia.

El café está casi vacío, es un día entre semana y son las 12.00 de la mañana. No es un día soleado pero hay mucha luz que entra por las enormes ventanas. Cristina es la primera en llegar y elige una mesita con sillas de terciopelo en una esquina del salón.

Hola! Perdona el retraso, estaba buscando parking.

Tranquila, acabo de llegar yo también.

El camarero se acerca para decir que la plancha se ha roto y no puede preparar nada caliente. No pide perdón, simplemente comunica y se va.

Bueno que educación! De todas maneras he desayunado ya dos veces, me levanto temprano y con un hambre…! Aunque por las prisas solo trago algunas galletas y un café y entonces después de dejar a Lucas en el cole, desayuno otra vez.

Pues yo no he desayunado todavía y me apetecía una tostada de mantequilla!

Quieres que cambiemos de sitio?

No, no pasa nada, me como un trozo de tarta que veo allí y un batido de fruta.
Por cierto, te veo muy bien!

Jajaja será que llevo una semana durmiendo cuatro horas seguidas! Me encuentro con más energía, imagina que he empezado a hacer ejercicio! …. En casa mientras Felipe duerme… En cuanto cierra los ojos me pongo con la colchoneta y la goma y le doy a tope hasta que se despierta para la toma y luego empiezo otra vez, me lo tomo como descanso entre una serie y la otra. ¡¿Mejor que nada no?!

¿¿ Jajajaj En serio??

Si claro, es la única forma para empezar a recuperar mi forma física. Todavía tengo los kilitos demás del embarazo y de la comida en exceso….. Sabes que he descubierto que durante el embarazo solo necesitamos 300 kl más respecto a la dieta normal? Ósea un yogur y tres galletas…. Aunque te digo, si lo hubiese sabido antes me habría hecho la loca!

Yo tampoco lo sabía. Pero no te agobies porque estas muy guapa y en nada volverás a estar igual que antes y mira el lado positivo, tienes un pecho increíble y puedes ponerte tus zapatos con tacones que habías dejado!

Jajajaj por fin el pie izquierdo ha vuelto a ser de su tamaño! Que fuerte que me haya crecido un pie más que el otro!! Nadie se imagina que durante el embarazo los pies crecen, todos saben que las piernas se hinchan, pero de los pies no….
He leído que la causa es debida a los ligamentos que en general se aflojan para preparar el cuerpo al parto y así los pies se aplanan y se agrandan.

Yo no se si voy a tener hijos, no me veo capaz de pasar por eso.

Que dices! Los hijos son un don, la maternidad es una experiencia increíble, que te da muchísimo y a largo plazo. Todo este lío es transitorio, un momento que pasa y si algo cambia en tu cuerpo, amén, también cambia tu vida y tus prioridades, así que no te preocupes demasiado. Pero eso si, no tengas prisa! Por cierto que tal va con Ale?

Pues muy bien, me encanta como es de cariñoso conmigo, me cuida mucho y tenemos mucho feeling en la cama. Creo que lo presentaré a mis padres.

Cristina se queda pensando a la relación sexual con su marido…. con nostalgia…. ¿Eso también volverá como antes?

¿Que te pasa?

No nada, solo hecho de menos la intimidad con Carlos y lo que éramos. La libertad de hacerlo cuando nos daba la gana y quedarnos en la cama, mientras ahora es como jugar al escondite: ahora, vamos, no espera… si vamos a la cama…. Ni tiempo de quitarse la ropa….
Mamá, mamá, mamaaaaaaaaaa
¿Que?
¡Ven!
Vale.

La intimidad de pareja cambia radicalmente después de tener hijos y como para todo, te acostumbras a tener menos momentos para disfrutar de ella y te conformas. Lo importante es mantener viva la relación y no dejar que el cansancio y la falta de tiempo cancelen estos momentos fundamentales para la pareja.

¿Y allí ha vuelto ya todo normal, no te duele?

Si todo ok, la laceración fue pequeña y los puntos ya se fueron, está casi en su estado, a ver, no es igual que antes, tiene peor pinta para ser sincera jajajja pero comparado a lo que puede pasar…!! Hay mujeres que se laceran mucho durante el parto incluso hasta detrás, afortunadamente la minoría.

Ahhh me duele solo con pensarlo

Pues mira, eso es lo de menos, comparado al dolor de las contracciones!

Me ha contado Carlota que ella tuvo contracciones también después del parto.

Si, me han dicho que eso puede pasar, se trata de un sistema que el cuerpo pone en marcha para limitar las perdidas de sangre siguientes al parto.
Entonces vas a presentar a Ale a tus padres! Que bien, ya tenemos una nueva pareja para nuestras cenas en casa.

Como ha cambiado mi vida en cinco años, piensa Cristina. Desde salir y hacer planes con amigos todos los días, a organizar cenas en casa y de vez en cuando salir a cenar. Los bailes y las copas hasta las 3.00 de la mañana son un recuerdo lejano, tan lejano que si se tomase dos copas ahora estaría de resaca durante tres días.

El camarero se acerca con los batidos y la tarta.

¿Me traes también un café por favor?

Es que he olido el perfume a café de la mesa al lado y me han entrado ganas.

¿No lo habías dejado?

Solo durante el embarazo porque no aguantaba el olor, pero he vuelto a tomarlo, durante el embarazo el olfato está más desarrollado, dicen que es porque así la mujer evita asumir niveles de toxinas que podrían dañar el feto….  Evidentemente el café para mi era demasiado toxico 😉

Ah descafeinado por favor!
En media hora a Felipe le toca una toma.

¿Y Carlos que tal lo lleva con los dos niños?

Pues tranquilo, ahora el pequeño todavía no le necesita mucho, así que la mayor parte del trabajo me toca a mi. Estaba peor durante mi embarazo, por su “embarazo simpático”.

¿¿Y eso??

Se trata de un proceso que pasan los hombres cuando sus parejas se quedan embarazadas. Dicho proceso hace que el padre comience a sentir las mismas cosas que siente una mujer cuando está embarazada, al mismo tiempo que su esposa.

Que cosas más raras pasan con el embarazo! Y con el parto también, me he quedado loca cuando me han dicho que te puedes hacer caca encima!!

Afortunadamente a mi no me pasó, porque tuve contracciones débiles durante todo el día y eso me dio ganas de ir al baño, así que cuando llegué al hospital estaba vacía…. Pero pasa muchas veces, es normal, los músculos que utilizas en el parto, son los mismos que cuando vas al baño y además el niño aprieta al intestino (como un tubo de pasta de dientes).

Buen provecho! jajjajja porque hablamos de esto justo antes de comer la tarta!

En conclusión el embarazo para mi es un proceso. Igual que un postre muy bueno, que necesita tiempo para cocinarlo pero luego disfrutas de él. La maternidad cruza fases de preparación más o menos invasivas, pero el resultado siempre te compensa cualquier esfuerzo y la paciencia.

Feliz Jueves.

 


10 ComentariosEnviado por: lcaldarola

13 marzo 2017

Madres del 2017

He empezado a escribir este post el día de las mujeres, estaba pensado en las mujeres de hoy, quienes somos y qué hacemos. Entonces a las madres.
¿Podemos considerar una profesión la maternidad?

Esta temática la hemos tratado muchas veces en el parque, mientras Leonardo correteaba de un lado a otro con sus amiguitos. “Ser madre es un trabajo, igual que todos, con la diferencia de que no sigues horarios ni tienes un lugar exacto donde realizarlo”. Sin embargo si te dedica a eso, estás clasificada como: ama de casa o sin trabajo= que en el imaginario colectivo es un poco no hacer nada o simplemente ocuparte de la compra, limpiar casa etc…

Ser madre no significa dar a la luz, si no hacer la madre. Una madre se ocupa de sus hijos, les cuida y les apoya, una madre conoce a sus hijos y está disponible para cualquier cosa, aunque esté ocupada en miles de otros asuntos.
Ser madre no significa pasar el 100% del tiempo con los propios hijos, hay mamás que se ven obligadas a ir a trabajar con horarios para nada adecuados a su situación y de esa forma, trabajan el doble, porque después de la oficina está la casa y los niños. Sin hablar de las que están solteras o que los maridos viajan a menudo, es más duro aún.
Hay otras madres todavía (una minoría), que eligen el trabajo y la vida personal en lugar de pasar más tiempo con sus hijos y que delegan cualquier cosa a las nannies, incluso el momento biberón o lo más íntimos. Ellas también son madres aunque no hacen el trabajo de madre.

Luego están las mujeres que eligen trabajar de madre. Ellas, desde que dan a la luz sienten una vocación, son las que dedican cada momento de su día a descubrir y acudir las necesidades de sus hijos, leen, preguntan y se hacen preguntas, observan y escuchan.
Estas mamás gestionan la casa, los viajes diarios, las actividades y las comidas, son como manager que no paran ni durante la noche. Pero al ser etiquetadas “solo” como madres, no les viene reconocido su trabajo como tal, aunque no descansen ni tengan tiempo de comer sentadas, no hay excusas detrás de la cual ponerse al reparo, ningún trabajo real que justifique su cansancio o estrés.

Hoy en día, por fin se ha reconocido la importancia de la educación emocional, el valor de “estar juntos” y de construir una relación cercana con nuestros hijos, de amor y diálogo.
Hay cursos de preparación al parto, asociaciones para guiar la lactancia, etc… parece que estamos poniendo las bases de una sociedad que no mire a las madres que trabajan de madres como las que solo se ocupan de la casa o que cambian pañales, si no que se está valorizando este rol tan fundamental en la vida. Sin embargo las mujeres se enfrentan todavía al miedo de despido a causa de la maternidad o de una sustitución y sobre todo a horarios de trabajo inflexibles
Me pregunto entonces, cuánto tendremos que esperar todavía para que podamos procrear preciosas familias sin agobiarnos, cuánto falta para que la maternidad tenga por fin su merecido reconocimiento.

Llevo un vestido de H&M, lo elegí por su estampado y según Leonardo me queda muy bien. Mis zapatos son de Acne Studio.

Sígueme en Facebook, Instagram y Twitter: Laura.Caldarola


7 ComentariosEnviado por: lcaldarola

9 marzo 2017

Mono de flecos y sorpresa final

Mi constitución física siempre ha sido delgada. De pequeña tenía el complejo de mis rodillas, me parecían demasiado “para fuera” y por eso nunca me ponía falda, ni los intentos de mi mamá para convencerme de que me quedaba bien funcionaron.
A los doce, trece años, los chicos preferían a mis amigas que estaban más llenitas, siempre me decían lo mismo: eres muy guapa, pero te faltan tres kilos más!
Me cogí mi revancha uno o dos años después…. A los 16 era yo la que rechazaba a los chicos.

Con el embarazo de Leonardo engordé solo 10 kg, prácticamente no se notaba que estaba en “estado interesante”.
Mi forma física y mis analíticas eran tan buenas que pude incluso escaparme de la prueba de la curva glicémica jejjej

Es cierto que el cuerpo después del embarazo no vuelve a ser igual que antes, yo por ejemplo he cogido las curvas femeninas que antes no tenía. Afortunadamente no se me marcaron estrías y mi pecho, al ser tan pequeño, se quedó bien después del periodo de lactancia (que en mi caso duró seis meses porque se me acabó la leche, si no habría seguido hasta el año).

Es fundamental cuidarse durante el embarazo, pero no solo eso, tenemos que respetar nuestro cuerpo siempre y cuidarle cada día y el nos estará agradecido.
Yo llevo toda la vida poniéndome cremas hidratantes tanto para el cuerpo como para el rostro y hago actividad física diaria. A parte beber mucha agua y seguir un régimen alimenticio equilibrado y sano aunque no renuncio a mis antojos. En este periodo por ejemplo no me resisto a pan y chocolate así que intento comprar un buen pan y la crema de chocolate me la envían desde mi pastelería, chocolate negro o con leche, sin azúcar 😉 Está riquísimo! Cuidarse es también disfrutar.

El problema viene a la hora de vestirse! Siempre he sido muy exigente con mi look, debido a mi profesión de estilista y que la moda siempre me ha gustado mucho. Desde que soy madre las cosas cambiaron, junto con mi guardarropas.
Durante el embarazo me resulta difícil verme bien con cualquier cosa, hasta hora compré pocas prendas nuevas pero por lo general sigo utilizando casi toda mi ropa de siempre. El caso de este mono con flecos, me parece el justo compromiso para sentirme guapa y cómoda con mi barriga.
Admito que no soy fan de los monos, pero éste me gustó por su escote en la espalda y los flecos que le dan un aspecto un poco “charleston”. Es de la marca Üterque por si os interesa.

Visto mi estado, para hacer las fotos en movimiento preferí quitarme los zapatos 😉 pero en principio mi look venia compuesto con una sandalias planas.

Elegí un fondo para las fotos lo, es una Tela de terciopelo con dibujo geométrico, os dejo la ref:
Sopeña de la colección Lorenzo Castillo Vol. III para Gastón y Daniela.

Por cierto, ayer para celebrar el día de las mujeres, lancé en mi Instagram un SORTEO para ganar un regalo ideal para la fiesta del papá y que toda la familia puede disfrutar, se trata de LaShootingBOX. Es la primera caja regalo europea que permite disfrutar de una sesión fotográfica (retrato, book, en pareja, en familia, embarazadas o bebés) con un fotógrafo socio profesional en Madrid o Barcelona.
En este caso podéis tener un recuerdo inolvidable de vuestra familia o con vuestro padre. Animaros!!!!

Todos los detalles para participar al sorteo están en mi INSTAGRAM

Foto: Lea Farren


7 ComentariosEnviado por: lcaldarola

6 marzo 2017

Querido papá, queridos papás

¿Laura que tal te va el blog?

Es una de las preguntas fijas que mi papá me hace cada vez que hablamos por teléfono y creo que todavía no tiene claro de que se trata, o mejor que significa esta palabra. A veces se lía entre post y blog y se corrige en seguida porque no quiere que parezca que no sabe.

Pues bien…. ¡Estoy muy contenta!

Eh me gustaría leer lo que escribes. ¿Cuando me envías algún texto traducido?

Lo haré papa (no se cuando).

Y dime. ¿la gente sigue comentándote?

Sí ☺

¡Ah que bien! Y tu les contestas? Porque eso es importante eh, tienes que hacerlo!…. Le contestate a ese señor que te comentó… etc …. (¡¿¿como se puede acordar de eso??!)

Desde que mi mamá tuvo el aneurisma cerebral, las cosas cambiaron en mi familia. Antes era ella era la que me llamaba para saber como iba todo y sobretodo Leonardo.
Ella era el alma de la familia, nos cuidaba, sobretodo a mi padre. Nosotros nos hemos creado nuestras propias familias, pero la familia de mi mamá es mi papá y viceversa.

La recuperación de esta enfermedad (si con suerte la hay) es larga más de un año y sigue una ruta, desagradable y maldita, hasta que se empieza a notar una lenta mejoría que te restituye la esperanza.
He mirado a mi papá durante este periodo de dificultades, él también ha cruzado fases diferentes, desde la perdida de orientación acompañada de la tristeza en un primer momento, hasta poco a poco reencontrar el equilibrio dentro de la nueva situación.
Mi mamá se parece cada vez más a la de siempre, pero igualmente no es como antes y hora es mi papá quien se ocupa de ella, igual que durante años mi mamá ha cuidado de él.

¿No es esto el amor?

Querido papá.
Siento no haber podido estar más cerca de ti durante este ultimo año, he notado tu soledad y la necesidad de llenarla con nuestra presencia. Empezaste a llamarme por teléfono a menudo, cosa que antes no hacías porque estabas demasiado ocupado y porque solía hacerlo mamá.
Hablamos mucho, siempre hemos tenido un diálogo muy abierto, pero ahora siento todo tu amor en cada palabra que me dices, es como si fuese un niño que me habla, aunque con la sabiduría de un hombre mayor. No te lo he dicho, pero me gusta nuestra nueva relación, a pesar de que haya venido por una causa fea.

He sufrido mucho por la mamá y a la vez por ti, porque nunca te había visto frágil. Para mi tú eres una roca, un refugio donde repararse y ahora que soy mayor sigo viéndote así, pero veo también la vejez que despacio se infiltra en tu cuerpo y me deja vislumbrar el peso de una vida dura y el cansancio de un hombre que ha trabajado demasiado, demasiado papá y lo sabes.
Me habría gustado disfrutar más de tu compañía, pero que sepas que no he sentido la falta de nada, he sido una niña muy feliz y ahora una mujer agradecida.

En el blog hablo mucho de la relación entre madres e hijos pero muy poco de la de los padres, me sale más fácil siendo yo misma madre. Prefiero ser honesta y no podría serlo poniéndome en lugar de otro, la relación de padre la conozco solo como hija y no se lo que siente un papá sino a través de lo que tú me has transmitido y de lo que veo en general.

Esta mañana, mientras estaba escribiéndote, me crucé con un relato que no podía ser más oportuno, es increíble como de repente encuentras respuestas a tus preguntas, así que mientras reflexionaba sobre la relación entre padre e hijos leí esta carta:
“Cuando ya me haya ido”. El profundo mensaje de un padre a su hijo.
Es la conmovedora historia de Rafael Zohler, que la pagina web Genial.guru ha compartido.

La leí mientras estaba sola en casa y menos mal porque he llorado a gatos y perros. Es exactamente lo que me gustaría transmitir, la importancia de la figura paterna dentro de una familia, yo primera tengo que aprenderlo, porque como madre tengo la tendencia a valorar más la relación entre Leonardo y yo. ¡Equivocado! Padre y madre tienen diferentes roles pero de igual importancia y la falta de uno de ellos es una perdida enorme, como nos cuenta este hombre.


Mi mamá y mi papá.

Podéis clicar aquí para ir directamente al link o seguir leyéndola debajo.

La muerte siempre es algo inesperado. Hasta los enfermos terminales esperan no morir hoy. Quizá dentro de una semana, pero no ahora, no hoy.
La muerte de mi padre fue aún más inesperada. Se fue cuando tenía 27 años así como muchos músicos del así llamado “Club de los 27″. Estaba jóven, demasiado joven. Mi padre no era ni músico ni alguien famoso. El cáncer no elige a sus víctimas. Se fue cuando yo tenía sólo 8 años y estaba lo suficientemente grande para extrañarlo durante toda mi vida. Si hubiese muerto antes, no me hubiesen quedado recuerdos de él y no sentiría ningún dolor, pero entonces también podría decirse que nunca tuve un padre. Y yo sí lo recuerdo, porque lo tuve, tuve un padre.
Si hubiese estado vivo, hubiese podido alegrarme con sus bromas, hubiese podido besarme la frente antes de que me fuera a dormir. Quizá me hubiese obligado a ser fanático de su equipo de futbol preferido y me hubiese explicado algunas cosas muchísimo mejor que mamá.
Nunca me dijo que moriría pronto. Aún cuando estaba en la cama del hospital, con tubos por todo el cuerpo no me dijo ni una palabra al respecto. Mi papá hacía planes para el próximo año aunque sabía que ya no estaría entre nosotros el próximo mes. El próximo año iríamos a pescar, viajaríamos y conoceríamos lugares en los que nunca habíamos estado. El próximo año sería maravilloso. Ese era nuestro sueño.
Creo que él pensaba que algo así me daría suerte. Hacer planes para el futuro era su forma de mantener la esperanza. Me hizo reír hasta el final. Él sabía lo que debía suceder pero nunca me dijo nada, no quería verme llorar.
Un día mi madre llegó por mí a la escuela de repente y luego fuimos al hospital. El doctor le dio la triste noticia con toda la delicadeza que pudo. Mi mamá se echó a llorar, le quedaba una pequeñísima esperanza. Yo estaba en shock. ¿Qué significaba eso? ¿Acaso no es una de esas enfermedades que los doctores curan? Me sentí traicionado. Grité lleno de ira hasta que entendí que mi papá realmente ya no estaba entre nosotros. Luego también me puse a llorar.
Luego algo ocurrió. Una enfermera con una pequeña caja bajo su brazo se acercó a mí. La caja estaba llena de sobres escritos con notas en lugar de dirección. La enfermera me entregó sólo una de las cartas.

“Tu padre me pidió darte esta cajita. Pasó toda la semana escribiéndo estas cartas y quería que hoy leyeras la primera de ellas. Sé fuerte”.
En el sobre estaba escrito: “Cuando ya me haya ido”. La abrí.

Hijo,
Si estás leyendo esto significa que estoy muerto, Lo siento, yo sabía que eso pasaría.
No quería decírtelo, no quería que lloraras. Fue mi decisión. Creo que una persona que está tan cerca de la muerte tiene derecho a ser un poco egoísta.
Aún me queda mucho por enseñarte, al fin de cuentas no sabes prácticamente nada. Así que te escribí estas cartas. No las abras hasta que llegue el momento indicado ¿vale? Ese será nuestro trato.
Te amo. Cuida de mamá. Ahora eres tú el hombre de la casa.
Con amor, papá.
Su carta enredada y que pude leer con dificultad me tranquilizó y me hizo sonreír. A mi papá se le había ocurrido algo así, tan original.
Esa pequeña caja se convirtió en el objeto más importante del mundo para mí. Le dije a mamá que no la abriera. Las cartas eran para mí y nadie más debía leerlas. Aprendí de memoria lo que estaba escrito en los sobres que me quedaban por abrir. Era cuestión de esperar a que llegara el momento de cada una… y me olvidé de ellas.
Siete años después, luego de que nos mudásemos a un nuevo lugar, no tenía idea de dónde estaba la caja. Sencíllamente olvidé dónde podría estar y en realidad no la buscaba. Hasta que ocurrió algo.
Mamá nunca se volvió a casar. No sé por qué, pero quería pensar que mi papá fue el amor de toda su vida. Durante algún tiempo tuvo un novio que no valía nada. Yo pensaba que ella se rebajaba al estar con alguien así. Él no la respetaba. Ella merecía algo mejor que un hombre que conoció en un bar.
Aún recuerdo la bofetada que me dio luego de que yo pronunciara la palabra “bar“. Lo reconozco, lo merecía. Mientras la piel de mi rostro aún estaba hirviendo por el golpe recordé la caja con las cartas y una carta en específico en cuyo sobre se leía ”Cuando tengas la peor pelea con tu madre”.
Busqué por todas partes en mi dormitorio y encontré la caja dentro de un maletín que estaba arriba del armario. Vi los sobres y entendí que olvidé abrir la carta que decía “Cuando des tu primer beso”. Me odié por eso y decidí abrirla después. Al fin, encontré lo que buscaba.

Ve y pídele disculpas.
No sé qué causó la pelea y no sé quién tiene la razón, pero yo conozco bien a tu madre. Ve y discúlpate, eso es lo mejor que puedes hacer.
Ella es tu madre, te ama más que a cualquier cosa en el mundo. ¿Sabías que ella te dio a luz de forma natural porque alguien le dijo que así sería mejor para tí? ¿Alguna vez has visto cómo da a luz una mujer? ¿Necesitas alguna otra prueba de su amor?
Pídele perdón. Ella te perdonará.

Mi papá no era un gran escritor, era un simple empleado de un banco, pero sus palabras tenían una gran influencia en mi. Eran palabras llenas de sabiduría, mucha más que la que yo hubiese podido tener a mis 15 años, como en ese momento.
Fui con prontitud a la habitación de mi mamá, yo estaba llorando cuando ella se dio la vuelta para verme a los ojos. Recuerdo que caminé hacia ella con la carta en la mano. Me abrazó y estuvimos un rato ahí, en silencio.
Nos reconciliamos y hablamos un poco del tema. Era como si él estuviera ahí, sentado junto a nosotros. Mi madre, yo, y una pequeña parte de mi papá, una parte que él nos había dejado a ambos en una hoja de papel.
Pasó algún tiempo antes de que leyera la próxima carta: “Cuando pierdas la virginidad”.

Te felicito hijo.

No te preocupes, con el tiempo todo se pondrá mejor. La primera vez siempre da miedo. Mi primera vez fue con una mujer bastante fea que además era prostituta.
Mi mayor temor era que le preguntases a tu madre qué es la virginidad luego de que leyeras esa palabra en este sobre.

Mi papá estaba conmigo a lo largo de toda mi vida. Estuvo conmigo sin importar que había muerto hace tiempo. Sus palabras hicieron lo que nadie más hubiese podido: me dieron las fuerzas para superar las numerosas dificultades de mi vida. Siempre supo como hacerme reír cuando alrededor todo parecía una pesadilla y me ayudó a limpiar mi mente en momentos de enojo.
La carta “Cuando te cases” me inquietó mucho. Pero no tanto como la que decía “Cuando te conviertas en papá”.

Ahora entiendes lo que es el verdadero amor, hijo. Entiendes lo mucho que la amas. Pero en realidad, el verdadero amor es eso que sientes por esa pequeña criatura que está a tu lado. No sé si es un niño o una niña.

La carta más dolorosa que he leído en mi vida, y también la mas corta fue una de las de mi padre. Estoy seguro que cuando él escribió estas cuatro palabras estaba sufriendo tanto como yo. Me tomó tiempo, pero finalmente abrí el sobre “Cuando tu madre muera”.

Ahora ella es mía.

¡Que gracioso!… Fue la única carta que no puso una sonrisa en mi rostro.

Siempre cumplí mi promesa, por eso nunca leí las cartas antes de tiempo, bueno, a excepción de la carta “Si te das cuenta que eres gay”. Fue una de las cartas más simpáticas.

¿Qué te puedo decir? ¡Qué bien que estoy muerto!
Ya dejando las bromas a un lado, estando a punto de morir entendí que nos preocupamos mucho por cosas que en realidad no tienen importancia. ¿Crees que algo cambiará, hijo?

Siempre esperé con ansias el próximo momento, la próxima carta, una lección más que mi padre tendría para mí. Es increíble lo que un hombre de 27 años puede enseñarle a un viejo de 85 como en el que me convertí.
Ahora, postrado en una cama de hospital, con tubos en mi nariz y garganta por culpa de este maldito cáncer, paso mis dedos por el ya descolorido papel de la última carta que me queda por abrir. La frase “Cuando haya llegado tu hora” apenas y puede leerse en el sobre.
No quiero abrirlo. Tengo miedo. No quiero pensar que mi hora esté cerca. Nadie cree que un día morirá.
Respiro profundo, y abro el sobre.

Hola hijito. Espero que ya estés viejo.
¿Sabes? Esta fue la primera carta que escribí y fue la más fácil de todas. Es una carta que me liberó del dolor de perderte. Creo que la mente se despierta cuando sientes que estás cerca del fin. Es más fácil hablar al respecto.
Estos últimos días aquí he pensado mucho en mi vida. Fue corta pero muy feliz. Fui tu padre y el esposo de tu mamá. ¿qué más podría pedir? Eso me dio paz interior. Ahora haz tú lo mismo.
Mi único consejo: no temas.

La vida te ofrece situaciones para que aprendemos una lección o descubrimos nuestros limites y la capacidad de superarlos. No siempre hay final feliz, sin embargo siempre aprendemos algo.
Se me ha ocurrido escribir sobre eso porque hoy (4 de marzo, escribí este post el sabado) hace justo un año mi madre se sintió mal y porque este es el mes de la fiesta del papá.
Quiero a mis padres muchísimo, mi vida ha sido llena de amor y sigue siéndolo.

Que esa carta nos ayude a ser hijos mejores y valorar la relación con nuestros padres.

¡Feliz fiesta del papá!

No se si escribiré más post por la fiesta del papá ( 19 de Marzo), así que felicidades a todos los papis y al mío especialmente!
Y no olvidémonos de un detalle, hay papás que no le dan importancia, el mío por ejemplo, pero a otros le gusta que le demos un mimo….
Si no tenéis muchas ideas podéis coger algunas en la página web de Primeriti, que acabo descubrir porque tiene entrega en 72 horas y me estoy haciendo fan de las compras online 😉 jeje

Feliz semana!

Sígueme en Facebook, Instagram y Twitter: Laura.Caldarola


26 ComentariosEnviado por: lcaldarola

2 marzo 2017

Lo que te imaginas del embarazo… y la realidad.

El embarazo es un momento único. Pero que pasa durante este periodo? Se lo habéis preguntado a vuestras amigas más cercanas? Las que no mienten y que te cuentan la cruda y dura verdad?

El parto no es como en las películas, más bien es parecido a lo que enseñan en estos terroríficos realities en tv, que de todas forma aconsejo no mirar!
En las películas normalmente a la mujer se le rompen las aguas y feliz mira al marido que justo se encuentra a su lado, se sonríen y corren hacia el hospital.
Allí después de dos hiiiii hiiiii el médico “entrega” a la madre un niño limpio y guapo, de aproximadamente tres meses. Siempre que lo veo pienso: menos mal que el niño cuando nace no tiene realmente ese tamaño, si no estaríamos sin poder caminar durante días no??
Realmente el niño es más pequeño y pues… arrugado como las patatas, sucio de sangre y varios líquidos que huelen bastante mal. Leonardo salió igual igual a E.T y lo noté, jamás lo vi guapo como los de las pelis, pero lo quise más que a nadie.

El parto tampoco es como en la tele, a veces las aguas te las rompen las matronas, como en mi caso, o se te rompen mientras estas en Ikea o en el supermercado haciendo la compra, justo para que nadie se entere! Así que te vas “corriendo” al hospital, tal vez acompañada del chico del reparto congelados en lugar que tu marido que esta en una reunión de trabajo.

Ahora volvemos atrás, al embarazo, cada mujer tiene su propia experiencia, yo tuve un embarazo estupendo con Leonardo y uno bastante nefasto con el segundo (que al final creo haber convencido a José para llamarle Orlando).
A pesar de ésto, no soy una fan del embarazo, hay mujeres, por ejemplo mi hermana, que se quedarían con el barrigón un año más y que siente una simbiosis con el niño que lleva dentro, durante todo el periodo de gestación. A mi eso nunca me ha pasado, yo quiero muchísimo a mi hijo desde el primer momento, pero cuando lo tengo en la tripa, es como si fuese algo extraño. Para explicarlo mejor, los cambios durante el embarazo son numerosos: las nauseas, el sueño, la falta de energia… a mi me pilló una cosa que en español no se qué nombre tiene, pero es la necesidad de escupir cada tres minutos, así que durante los primeros cuatro meses salía de casa con bolsita de plástico para eventual vomito y servilletas donde escupir sin llamar la atención de la gente.

De repente lo que te gusta deja de hacerlo y te gusta lo que nunca comes, como si estuvieses poseída, sientes los olores imperceptibles como si fueras un perro y la mayoría de ellos te molestan, incluso el de tu casa o de tu marido a veces.

Luego empieza a crecer la barriga, es emocionante, es cuando te das cuenta de verdad que alguien está creciendo dentro de ti y te pasas el día mirándote y tocándote la dulce redondez que te caracteriza en este periodo. Hasta que viene el día en que no llegas a atarte los cordones y necesitas un espejo para ver si estas todavía depilada o hace falta ir al centro estético, en ese momento es cuando me di cuenta de cómo cambia también ella, tu amiga allí debajo cambia de color, al igual que los pezones, que por su posición corporal son más fácil de averiguar.

Cuando empecé a notar su movimientos es cuando me enteré de verdad que había un inquilino en mi vientre, el que me apretaba la vejiga obligándome a correr al baño. Sobre todo por la noche, cuando me tumbaba para dormir.
Los movimientos se van notando cada vez más, el niño crece y se hace espacio entre los órganos de la mamá. Bloquea el intestino y la circulación, aprieta sobre la vejiga o el hígado, comprime el nervio ciático. En este periodo el embarazo ya está avanzado y las mamis tendencialmente se limitan a decir “tengo ganas de que nazca” y eso no significa: Oh que ganas de verle la carita y tenerle en mis brazos. Si no, que tienes ganas de volver a dormir boca abajo… de dormir! Igual que el hombre a su lado y por supuesto con un nuevo angelito en los brazos.
En mi caso el deseo de conocerle y ver su cara es proporcional a las ganas de que libere mi cuerpo. Leonardo no te lo tomes a mal, pero hijo te prefiero fuera que dentro!

Volvemos al parto.
Quiero un parto natural. Lo más natural posible, como fue lo de Leonardo. Atención, la palabra natural no significa que tu cuerpo saca al niño espontáneamente y sin dolor. Yo he contado siempre mi experiencia tal y cual a como lo he vivida:

Todo empezó con la perdida del tapón, seguido de contracciones durante todo el día, desde las mañana hasta la noche, cuando ya doblada del dolor y con contracciones cada minuto me fue al hospital.
Estaba en casa de mi padres, en Italia, había venido toda la familia, hermanos más hijos para celebrar el cumpleaños de mi sobrino y yo no pude estar sentada ni un momento durante la cena, preferí la posición de cuatro pata, era como el perro al lado de la mesa, pero sin pedir comida.
José llego a tiempo desde Madrid, unas horas antes, justo para poderme ver todavía con la cara que el conocía, me cambió en seguida.

A la medianoche, Cenicienta se convierte en esclava otra vez, yo me transformé en un animal que ladre, las palabras que salían de mi boca eran en un idioma desconocido. Afortunadamente, durante el día, tuve la perspicacia de ducharme, peinarme, ponerme un poco de maquillaje y entre nosotras, porque quiero ser sincera al 100%, de ir al baño infinitas veces así que mi intestino estaba limpio y brillante. No quería que José, después de tanto tiempo me mirase mientras hacía caca en el intento de empujar al bebé. Cosa natural como el parto eh?!
Salimos de casa y fuimos a buscar a mis hermanas que querían acompañarme, eso si ha sido igual que en la películas, yo sufriendo con José a mi lado y mi hermana, que conduciendo a toda leche, recogía por la ciudad a mis hermanos jjajajaj.
No ocurría tanta prisa parece, porque Leonardo nació a las 10.10 del día siguiente. Lo que pasó durante la noche es lo que más o menos todas conocemos, mucho dolor, momentos de rendición, duchas calientes (en mi caso), epidural o no, empujes, emociones, felicidad, dolor, felicidad.

En conclusión, todas tenemos una experiencia que contar y cuanto más asombrosa más efecto producirá cuando las contarais. Hay cuentos apocalípticos sobre el parto, de todos los tipos; que es como estar dentro de un matadero, con sangre que chapotea por todas parte, de ginecólogos que como atletas se lanzan su la barriga para ayudar al niño salir, de laboral largo días, de puntos de sutura iguales a los de Frankenstein…..

La verdad es que el parto es una experiencia muy fuerte, pueden presentarse problemas y complicaciones, nadie sabe lo que le espera y aunque es algo natural y que todas hemos vivido, aunque en formas diferentes, necesitamos que nos reconozcan como épico lo que hemos hecho, porque lo es. Hemos dado a la luz un ser humano, lo hemos construido y cuidado durante nueve meses en nuestro vientre, quien lleva un hijo dentro sabe que se trata de algo indescriptible, nadie nos paragonas a Indiana Jones, pero así es como nos sentimos.

Sígueme en Facebook, Instagram y Twitter: Laura.Caldarola


25 ComentariosEnviado por: lcaldarola

27 febrero 2017

Estrenamos la colección H&M Studio SS17

Siempre “me quejo” de que la ropa de niño no es tan ideal como la de niña, hay cositas muy monas pero en comparación al universo niña…. Salimos perdiendo nosotras mamás de varones.
Me ha pasado el entrar en tiendas, sobre todo en las grandes y estar rodeada de prendas rosa, con encaje, de bolsitas y accesorios preciosos, de faldas y vestidos para perder la cabeza y entonces preguntar a la vendedora:

“Perdona donde está la colección niño?”

-Mira tienes que ir al fondo, girar a la derecha y allí encontrará una escaparate con lo que tenemos de niño –

¿¿¿En serio???

Es cierto. Un rincón dedicado a los principitos de casa y con todas las tallas, desde bebé a los 14 años…

¿Habéis notado que las prendas de bebé son mucho más bonitas que las de niño? Hay marcas que hacen ropita de bebé preciosas pero a partir desde los tres años no se que le pasa y de repente cambian estilo, que no es igual de mono.

En fin, no metemos peras y manzanas en el mismo cesto, como diría en Italiano “nos facciamo di un erba un fascio”, también es posible encontrar cosas graciosas para los niños. Justo de eso os quiero contar.

El 1 de Marzo saldrá a la venta la capsule de H&M Studio SS17, se trata de una pequeña colección para los pequeños, hace tiempo os enseñe una donde Leonardo y yo salíamos vestidos de traje y con una guitarra de madera….. no se si os acordáis, bueno, en este caso la colección está inspirada a un encantador mundo de bailarinas y boxeadores.

Me invitaron al shoowroom para ver el estreno de la colección y me encantó porque de verdad refleja un mundo mágico y fantasioso. Cogí un look para Leonardo y cuando vi los de niña no puede detenerme en pedir uno para una amiguita de Leonardo. (Eso es mi oculto deseo de tener una niña jajjajjaj).

Vi a Leonardo ilusionado de su nueva ropa y de los tatuajes de agua que trae. Nos cerramos en el baño entre risas a ponerlos, mientras y yo de “mala” madre le repetía: “no los enseñes en tu cole Leonardo vale? Este es nuestro secreto” jajjajajja.

El look de Leonardo es con el mismo estampado y está compuesto de una t-shirt de manga corta, para que pudiese estrenar sus nuevos tatuajes, que por cierto son parte de la colección y los encontrareis a la venta. Para mi son los mejores que he visto para niños. De una chaqueta negra que no quiso ponerse, siempre siguiendo el tema tatuajes, un leotardo y encima unas bermudas chándal. Muy chulo el match. Las botas le gustaron muchísimo, pero todavía le quedan un poco grandes así que tendrá que esperar para ponérselas.

Para Fatu elegí un look rojo con rayas blancas y la palabra Love estampada, compuesto de una camiseta de manga larga, una falda, una bomber reversible, que nosotros utilizamos del lado de raso rojo, mientras en el otro lado hay un estampado con piezas de domino sonrientes.
Los zapatos son como los de bailarina y con este look quedan de maravilla. En el pelo le puse un lazo a juego.

En la colección hay también accesorios como mochilas y muñecos como el que lleva Leonardo en la foto.

Contarme si os gusta igual que a mi 😉

¡Os deseo un lunes fantasioso!


5 ComentariosEnviado por: lcaldarola

23 febrero 2017

Brunch de niños, prohibido el paso a los mayores

Este fin de semana he organizado un brunch en casa para Leonardo y sus amiguitos. Los compis del barrio, con los cuales quedamos en el parque y vamos a la piscina cada viernes. Somos como una gran familia: las mamis y sus pequeños y juntos lo pasamos bien. Me gusta que Leonardo tenga su grupo de amigos, cuantos más mejor, así aprende la amistad y la generosidad.

“Leonardo cuando vengan tus amigos a casa, tienes que dejarles jugar con todos tus juguetes y disfrutar de su compañía”

“Pero luego los juguetes se quedan aquí mamma vale?¡”

Es un placer verlos felices y alegres. También cuando saltan en el sofá y corretean por todas partes con las manos sucias de chocolate, también cuando deshacen la cama, golpean a la pared con el martillo de madera e intentan meterse los cuatro en la mini casa de cartón. (Que todavía sigue en pie! No se como aguanta la pobre casita, me da una pena jajajja).

Entre toda esta marea y olas de euforia, hemos también asistido a un momento de tranquilidad único, cuando le he puesto la comida en los platos. Funciona oye, se han quedado en silencio (casi) comiendo como si no hubiese un mañana. Tal vez por el gasto de energía de tanto corretear y gritar.
Para la ocasión he preparado una mesa con estilo “vintage” y multicolor. He elegido manteles individuales con dibujos de medios de transportes y también unos para pintar, vienen en una cajita con los rotuladores, a tema robots como los vasos, son muy graciosos. Los platitos de cuadros vichy repiten los colores naranja y azul de los bowls. La cubertería también la elegí a tema, pero diferente para cada niño.
Había dejado para la única niña, un set decorado con estilo cachemire muy bonito, pero Leonardo quiso sentarse en ese sitio y no conseguí hacerle cambiar de opinión.

Lucharon por las palomitas de colores, fue un éxito total! Comieron mucha fruta, fresas y kiwi, también les preparé unos yogures de fresa (que no me dio tiempo a decorar).
Para beber les ofrecí zumo de fruta y de comida algo de bollería y sándwiches de queso y tomate (que la mayoría me he comido yo).

El resultado de la mesa me gustó. Intento siempre hacer las cosas un poco especiales, para que se puedan disfrutar al 100%. Creo fuertemente en el poder de la estética y si una cosa es bonita, transmite buen rollo, que sea un objeto, una comida, una decoración de lugar o de una mesa….

Si queréis crear una mesa parecida a la mía, hace falta muy poco:
Los complementos son de la línea Mini Home de El Corte Ingles. Hay más variedad que podéis mirar en la pagina web. Para darle un toque divertido, he puesto a lo largo de la mesa un ferrocarril de madera para que los niños pudieran jugar y pasarse el tren.
Debajo de la mesa he repartido varios juguetes y puntos de papel de colores.
La comida hace el resto!

Y ahora os presento a los niños:

Leonardo ya lo conocéis, es el rubio trasto que no para de comer fresas y lleva jersey de cuello alto y bermudas de Gocco.

Fatu es la niña, única y guapísima, tiene un año más que Leonardo y lleva un vestido de Gocco.

Abdoulaye es el hermano de Fatu y tiene la misma edad que Leonardo, incluso son del mismo mes e iban a la misma guardería. Abdu lleva una camisa azul de Bonnet à Pompon bermudas de Gocco.

Bruno es el mejor amiguito de Leonardo, ya lo habéis visto en otros posts, el también tiene un año más y los dos se llevan fenomenal, nunca discuten y tienen una relación especial y madura, parecen niños mayores cuando están juntos. Bruni, así lo llama Leonardo, lleva jersey de Gocco y pantalón de Brotes.

Toda la ropita podéis encontrarla en El Corte Ingles.

La mesa de madera es obra de José, mientras las sillas son también de El Corte Ingles.

Sígueme en Facebook y Instagram: Laura.Caldarola


13 ComentariosEnviado por: lcaldarola

20 febrero 2017

Con un look exótico me despido de los vaqueros

He llegado a la semana 21! Ya he pasado la mitad del camino! La ecografía morfológica de la semana 20 resultó positiva. No me acordaba del ponerme tan nerviosa y sin embargo, cada vez que me tumbo en la silla del ginecólogo me viene un nudo a la garganta y tengo que retener las lágrimas.
Está confirmado que se trata de un niño, reconocí aquella imagen en el monitor de la eco, la misma que hace más de tres años miré por primera vez.

-Por favor ojalá pueda convencer a José para llamarle Orlando!-

Me gusta mucho, era el nombre que quería ponerle a Leonardo pero no convencí a José en aquel momento.
Orlando Furioso es un poema italiano épico!!! Me imagino contándoselo a la hora de dormir, al hermanito de Leonardo. Es un nombre precioso, nada común y que es igual en Italia como en España y a tomar por saco la marca de salsa de tomate!

Todavía quedan meses, ya lo del nombre lo arreglaremos, mientras tanto noto como mi barriga ha explotado de repente en estos últimos días.
Con este look me despido definitivamente de los vaqueros, fieles compañeros de aventura de todos los días. Los vaqueros que llevaba en esta foto son de Üterque, me gustaron por la vestibilidad ni ancha ni apretada y por la cintura alta, que si estás embarazada resulta más confortable.
Mientras la camisa que llevo es de & Other Stories, marca que me encanta porque tiene piezas especiales, como esta camisa y con precios accesibles. Por último el collar y las sandalia con plataforma y bordadas de piedras preciosa, también son de Üterque, siempre encuentro zapatos que me gustan de esta marca!! Me divertí poniéndome el collar como guirnalda en algunas fotos, me encanta su color.

Por mi forma de ser tan exigente y para que podáis conocer la esencia de este look, he elegido poner un fondo en las fotos, que es también una sugerencia más que quiero daros. Se trata de una tela que se llama Plantation y representa hojas de color fresa, de la colección Africalia de Gastón y Daniela, otra tienda de Madrid que me encanta. Cuando vi la tela me enamoré!!! Hay también otras variantes de color, todas preciosas, pero ésta es mi preferida!!!

¿Que os parece este look?

Ah y decidme algo de Orlando como nombre también 😉 otra opción es Martín.

Os deseo un lunes exótico con cielo azul y atardecer rosa.

Las preciosas fotos me las hizo Lea Farren

Sígueme en Facebook y Instagram: Laura.Caldarola


18 ComentariosEnviado por: lcaldarola

16 febrero 2017

Carta a mi hijo. El amor de una madre no tiene fin.

Desde que nació Leonardo, sentí que yo misma había vuelto a nacer con él. El embarazo prepara tu cuerpo durante nueves meses para una nueva vida, pero tu corazón no conoce todavía lo que pasará. Amamos durante toda nuestra vida y desde que venimos al mundo, pero no sabemos realmente nuestra capacidad de amar hasta que no nos sometemos a una prueba. Ser madre ha sido para mí un descubrimiento, el nacimiento de nuevos sentimientos. Por primera vez he descubierto un nuevo y profundo lado de mi ser. También he comprobado que el amor no tiene margen ni fin y ahora que estoy esperando a mi segundo hijo, me doy cuenta de que el amor no se comparte si no que se multiplica infinitas veces. El amor de una madre no tiene fin.

Estas fotos las hicimos por la campaña de Petunia, una marca de bolso para mamá. Las fotos nos la hizo Rus Anson.
Os aconsejo de mirar la pagina web de estos bolsos porque he constatado que son hechos muy bien, cuidados en los detalles, ideales para las mamis primerizas.

Querido Leonardo.

Tienes solo 3 años pero cuando te miro distingo algunos rasgos de niño mayor en tu cara y puedo imaginar como serás dentro de algunos años. Pero todavía eres pequeño y necesitas que me ponga a tu lado para dormir, reímos y nos contamos cosas, es nuestro momento de confesión, luego nos miramos en silencio hasta que tus ojos se cierran y tus manos buscan mi pelo y mis manos, así cogiéndome te abandonas. Me quedo un poquito más para mirarte mientras duermes y siento que me inunda una profunda nostalgia porque sé que este momento se acabará cuando seas mayor, que llegará el día en el que no necesitarás buscar seguridad en mis manos y confianza en mi pelo que ahora no paras de perseguir.

Noto tu desenvoltura cuando estás con los compañeros del cole o con tus amiguitos en el parque, te pones chulito y como debe ser, no me haces caso, ni contestas a mis preguntas, tanto menos a mis “ordenes”, pero cuando volvemos a casa me pides que te coja en brazos y aprietas tu cara contra de la mía.
Contestas a mis “te quiero”, incluso eres tú quien muchas veces me lo dice primero, todavía no ha llegado aquel pudor típico de los mayores que pondrá el silencio entre nosotros.
Disfruto de cada uno de tus besos, que siguen siendo muchos y me pregunto hasta cuando durará. Porque sé que antes o después te dará vergüenza y serán las “ocasiones especiales” las que debilitarán el embarazo de acercarse tanto el uno al otro.

¡Mamá yo solo! Me repites cuando intento ayudarte en algo y te pones serio para conseguir tu reto. ¡Tu vete! Añades, porque no quieres que te mire mientras estás ocupado, pero luego vienes corriendo a enseñarme que bien lo has hecho, orgulloso de ti mismo, quieres complacer a tu mamá. Y es así Leonardo, cada vez que te miro me alegro del niño que eres y del hombre que serás y si ves algo brillante en mis ojos no te preocupes, no son lágrimas, sino el agradecimiento a la Providencia por haber sido tu mamá.

Sigo siendo el faro en tus días, aunque me vas enseñando poco a poco tu camino, tus pies me sugieren que eres todavía mi pequeño, tu piel tan suave me recuerda cuando te pusieron en mi pecho el día que naciste, sin embargo la expresión de tus ojos tiene una conciencia que en aquel tiempo no tenías. Estás poco a poco descubriendo el mundo, experimentando emociones y construyendo tu personalidad.

Más pronto de lo que esperamos te convertirás en un hombre. No conocerá el amor de una madre, más bien el de un hijo y probablemente el de un padre y yo staré encantada de que me lo cuentes, mientras tanto, seguiré yo contándote de mi amor por ti durante cada día en que estemos juntos y para siempre. Porque el amor de una madre jamás se acabará.

Sígueme en Facebook y Instagram: Laura.Caldarola


10 ComentariosEnviado por: lcaldarola

13 febrero 2017

Te quiero como eres…. Pero

Prólogo_

Hablaré sobre una persona que amo y que no intento cambiar, sino educar* o como diría el Principito: domesticar.

*educar a una relación de pareja.

El amor tiene su fundamento en el respeto, en todos sus aspectos. Te quiero mucho José.

P.S: la natura de este post es irónica. No se aceptan polémicas si no sonrisas. El amor es divertido.

TRAMPA EN EL BAÑO.
El embarazo me da mucho sueño, hay días en los que no aguanto despierta hasta las 22.00.
Dejo el cuarto de Leonardo y mientras bajo las escaleras hasta el salón estoy ya en la primera fase REM. Me arrastro hasta el sofá, donde me espera José con una peli o serie, que jamás veré.
Cuando de repente abro los ojos, no hay luces encendidas y estoy en la cama. No me acuerdo como he llegado hasta aquí. Tengo que hacer pis, la luz que entra por la ventana con la persiana subida, es suficiente como para ir al baño sin encender la luz.
“¡Porca miseria!” Me tropiezo con algo que está en el suelo y llego hasta el water volando. ¿Que es?
¿Porque José me ha tendido una trampa? De eso se trata, sino porque dejar una bolsa llena de cosas en medio del baño durante la noche?!!

Se lo he preguntado y esta es su respuesta:
Yo también estaba muerto cuando subí a la habitación y dejé la bolsa en el primer sitio que vi. No pensé en ningún tipo de consecuencia al dejarla allí.

LUCHA EN LA CAMA
-¡Mamá quiero dormir! Está buio (oscuro), túmbate, túmbate aquí.
-Me gustaría Leonardo. No te imaginas como me cuesta levantarme por la mañana, igual que a ti, pero tenemos que prepararnos para ir al cole.
Me pongo el despertador a las 7.00 para tener tiempo de vestirme y organizar las cosas para Leonardo, al que despierto a las 7.30. Desayunamos bastante rápido y a las 8.00 salimos de casa. José solía ir al gym muy temprano, pero desde que tuvo la operación de la pierna se queda durmiendo un poquito más.
Así que por la mañana no lo veo, el sale de casa justo antes de que yo vuelva. Tardo más de una hora y media entre ir y volver del cole, es decir perder el 25% de la mañana! Entro en casa y con un gesto mecánico abro las ventanas, me gusta que entre aire por la mañana. Subo arriba para hacer lo mismo en los dormitorios.
¿Ahhhhhh Quien está aquí? ¡Sal fuera gato! Perro?! León?! o ladrón quien quiera que seas! ¿Qué éstas buscando en mi cama?
Silencio. Ni un ruido, excepto la voz de mis pensamientos….
De pronto cojo el móvil y saco una foto que retrata la cama reventada, como si de una batalla se tratase, que evidentemente tuvo José con el edredón y los cojines para salir de allí.
Lo llamaré para saber si se encuentra bien y si le han hecho daño, aunque entiendo, viendo los restos abandonados en mi cuarto, que él ganó.

Drin. Drin: ¿José? ¿Que tal amor? ¿Oye que ha pasado con la cama?
Que cama? No ha pasado nada…ahhh..bueno..me ollvide hacerla y doblar las sabanas…perdón! Se me pasó otra vez.

LOS PLATOS QUE NO CAMINAN
El protagonista del día hace un poco de todo, prepara la mesa para todos los compañeros, guarda los juguetes, abre la puerta a los padres a la hora de la recogida… A todos les gusta ser el protagonista del día porque es un personaje responsable y los niños lo ven como una manifestación de madurez y línea de meta de mayor. A raíz de eso, aproveché el momento y empecé hacer lo mismo en casa. De tal manera Leonardo se acostumbraría a guardar sus cosas, a ayudarme con la mesa e incluso cocinar conmigo. Casi siempre se implica con entusiasmo en estas actividades caseras y yo sueño con que este aprendizaje se le quede en el ADN para siempre.
Lo miro mientras va y viene de la cocina al salón con platos, cubertería y mantel, tan pequeñito me hace una gracia que siento mi corazón estallar y propagar amor por todo mi cuerpo.
¿Mamma ya está mi cena? A ver que es!
Es el primero en cenar, sigue fielmente los horarios italianos y a las 20.00 toda la comida está en el plato. Primero y segundo.
Intento recordar como era yo de pequeña pero me resulta difícil. Me gustaría mirarme de lejos y luego acercarme para hablar con la niña que era, mirarle a la cara y reconocer mis rasgos sin las marcas del tiempo. ¿He cambiado tanto?
¿Os los preguntáis de vez en cuando?
¿Las experiencias modifican nuestro ser y nuestras perspectivas cambian proporcionalmente a nuestra altura?

¿José tu fuiste el protagonista del día alguna vez en el cole? Ayudaste con ilusión en las tareas de casa a tu mamá hasta que la pubertad te enseñó la libertad, te recomendó la pereza y te susurró que los platos, como en los dibujos de “The Sword in the Stone”, se limpian solos, mientras danzan! Porque desde que te conozco no ha pasado un solo día sin que tus platos lleguen a la vajilla. Al principio se quedaban en la mesa, a la espera de que un milagro los llevase a la cocina. Daban incluso pena verles así abandonados y solitarios.
Un día te dije: amor, siento decirte que los platos no tienen vida, es necesario que tú mismo los acerques a la cocina, puedes hacerlo?
Si. Pudiste! No he vuelto a encontrar platos en la mesa, ahora están en la cocina, justo encima del lavaplatos* esperando a su destino.

*un electrodoméstico (blanco en nuestro caso) que sirve para lavar la vajilla sucia.

La lavaplatos es una cosa extraña, casi extraterrestre para la mayoría de los hombres, supongo que es, porque no acaban de entender su función o que incluso le tengan miedo porque jamás se atreven a abrirlo, tal vez se piensan que va a salir algo venenoso o que pueda hacerles daño.
Por si a caso se lo pregunto a José.

¿Porque no te gusta abrir el lavaplatos amor?
No meto las cosas porque no tengo claro si está limpio o sucio muchas veces, de vez en cuando ya está en marcha y tampoco lo puedo meter, otras porque ya está todo tan lleno que no cabe ni un alfiler, muchas otras veces reconozco que me olvido. Intentaré estar más atento en el futuro. Tienes toda la razón.

Esta foto nos la hizo Leonardo!

Antes de terminar, quiero que José sepa que espero pasar con él todos los San Valentines de mi vida.

A José_
No nos entenderemos miles de veces, yo haré el papel de la “tocanarices” y tú del pasota, me enfadaré porque te olvidarás de tirar la cisterna del váter y tú porque me agobiaré por un cojín colocado de una forma distinta a la mía. Nos molestaremos con nuestras manías (tú más porque yo tengo muchas), la cama parecerá pequeña y tal vez lucharemos por las sabanas. Discutiremos una y otra vez sin encontrar una solución, pero haremos la paz y seguiremos queriéndonos. Aprenderemos el uno del otro, aprenderemos a ser pacientes, a dar el valor justo de las cosas y si posible a reír de las que no tienen importancia.

Esta foto tambíen nos la hizo Leonardo!

Me encantaría que me escribáis vuestras historias divertidas de pareja, incluso los hombres que me están leyendo.

Feliz día de San Valentín.

Sígueme en Facebook y Instagram: Laura.Caldarola

 


12 ComentariosEnviado por: lcaldarola

Post Anterior Siguiente Post